martes, 31 de julio de 2012

A Ovidio Bonilla: No puede renunciar a la Corte, porque no está electo. Puede renunciar a la candidatura. No resolvería el pleito, pero le ahorraría la humillación.

Al Dr. Sigfrido: Ya que le regalaron un doctorado, tal vez adquirió capacidad intelectual para entender: Sólo puede haber 1 árbitro y se llama Sala de lo Constitucional.

A Ana Guadalupe Martínez: Qué fatal verla en este pleito a la par de los ortodoxos, en vez de asumir su papel histórico representando a la izquierda independiente.

A Sánchez Cerén: ¿Por qué no se mete en las negociaciones y resuelve el pleito? ¿No está interesado en salvar su candidatura presidencial – o sus camaradas no lo dejan?

A Mauricio Funes: Que bueno que se unió al movimiento YoMeVistoDeBlanco, que defiende la independencia de la Sala. It’s never too late, dicen en Washington.

A Freddy Cristiani: No se le ocurra firmar un segundo 743 para amarrar a la Sala. Nadie tiene derecho de cometer 2 veces el mismo error.

A Tony Saca: ¿Cree que puede salir dos veces con la suya? En 2006 puso magistrados. En 2009 lo intentó y por esto lo echaron del partido. En 2012 casi lo logró.

A los magistrados del 2006: Ustedes hubieran podido evitar la crisis. Nadie los quería quitar ni los cuestionaba. Hoy, aunque los “ratifiquen”, quedan manchados.

A los 4 de la Sala: Que no se les suba a la cabeza todo el apoyo. No era por ustedes ni para todas sus sentencias, sino por el principio constitucional.


A la sociedad civil: Al fin se despertó. Algo tarde, por esto estamos en este pleito. Nunca vuelvan a hacerse de ojos pachos, ni hacia la izquierdo ni a la derecha.

A todos en el cónclave de Casa Presidencial: Al final rindan cuentas sobre cada paso de la negociación.

A mis colegas periodistas: Aprovechemos el día del periodista para reflexionar sobre nuestro papel en todo esto. ¿Nos llenamos de gloria? No creo.

Saludos, Paolo

El cuadro completo del diálogo sobre la violencia

Hace poco se filtró en varios medios parte de un documento confidencial, que los dirigentes de las pandillas MS y 18 habían entregado al Secretario General de la OEA, en la reunión celebrada en el penal de Mariona el 12 de julio. Por invitación de los mediadores, monseñor Fabio Colindres y Raúl Mijango, fui el único periodista presente en la parte privada de esta reunión. Para hacer posible esto, tuve que comprometerme a no hacer uso periodístico de este documento, en el cual los pandilleros planteaban algunas propuestas para una futura agenda de diálogo. Por ética profesional, cumplí este compromiso. Si algo es “off the record”, hay que respetarlo.

Sin embargo, partes del contenido del documento se filtraron y se publicaron, pero no de manera completa y textual, sino como una lista de “demandas” de los pandilleros. Esta publicación no autorizada y parcial generó una percepción equivocada que, en vez de hacer transparente el proceso, invita a especulaciones.

Imaginémonos, por un momento, que la filtración hubiera sido de otra manera, que en vez de las “demandas” de los pandilleros se hubieran publicado solamente las “demandas” que los pandilleros han recibido de parte de los mediadores o facilitadores. Imaginémonos que, en vez de enterarse que los pandilleros “demandan” la suspensión de la ley anti-pandillas, el acuartelamiento de la Fuerza Armada, la suspensión del uso de testigos criteriados, libertad condicional para reos de tercera edad o enfermos, el público se hubiera enterado que a las pandillas les “demandan” que se entreguen a la justicia todos sus miembros con órdenes de captura o condenas pendientes; que entreguen todas las armas; que cesen definitivamente toda actividad delictiva, incluyendo extorsiones...

¿Cuál hubiera sido el impacto sobre la opinión pública en el tema de “la tregua”, si la filtración de documentos hubiera sido selectivo en este sentido? Obviamente diferente, pero igualmente equivocada. Información selectiva y fuera del contexto siempre es equivocada y genera percepciones falsas. Así como se filtraron las “demandas” de los pandilleros, sin dar a conocer que son la respuesta a “demandas” hechas a ellos, la percepción obviamente es que los pandilleros están tratando de negociar beneficios para ellos, sin estar dispuestos a ceder en su activar criminal. Es una percepción falsa que a muchos les confirma sus sospechas que los únicos que se benefician de la tregua son las pandillas.

Igual, si sólo se hubiera filtrado al público que los pandilleros están dispuestos a considerar la entrega de armas y miembros de sus clicas con ordenes de captura, sin mencionar lo que ellos al mismo tiempo están planteando al Estado, también se hubiera creado una expectativa falsa en el debate público. Hay que ver las dos caras de la medalla, para que cada uno de los elementos en discusión tengan sentido y puedan ser sometidos a análisis.

Es por esta razón que solicité a los protagonistas de este proceso que me liberen de mi compromiso de confidencialidad. Las filtraciones parciales y fuera del contexto nunca son idóneas para crear transparencia y un sano debate. Ya que una parte se filtró, creando una imagen distorsionada, mejor romper con la confidencialidad y exponer la imagen completa de lo que está pasando. Esto voy a tratar de hacer en este artículo, con el consentimiento de los facilitadores de este proceso, monseñor Fabio Castillo y Raúl Mijango.

He puesto entre comillas la palabra “demandas”, por que de hecho no se trata de demandas, sino de temas a incluir en un futuro diálogo. Y digo diálogo, porque no está claro el formato que este proceso va a adquirir. Los pandilleros son de la opinión que pronto debe convertirse en una negociación con el gobierno. El gobierno ha recibido una propuesta en esta dirección por parte de los pandilleros, en una carta dirigida al presidente de la República con fecha del 22 de junio; pero tanto el presidente como el ministro de Justicia y Seguridad han declarada que no está dentro de sus planes abrir negociaciones directas con organizaciones criminales. Por su parte, los pandilleros no han hecho de esto un punto de honor y parecen estar dispuestos a seguir con la mecánica ya acostumbrada del diálogo con los mediadores, quienes a su vez dialogan con las autoridades correspondientes de Seguridad.

Los pandilleros han hecho llegar al gobierno un documento llamado “Propuesta de Acuerdo Marco para la Recuperación de la Paz Social en El Salvador, donde aparecen los mismos temas que proponen incluir en la agenda que en la propuesta que expusieron en la reunión con la OEA:

1. “1. Reformas legales, ejemplo: derogatoria de la ley anti-pandillas, reforma del Código Procesal Penal en art. 92ª, 103, 105, eliminación de la figura del testigo criteriado y todos aquellos arts. que excluyan de beneficios penitenciarios a los miembros de la pandillas.
2. Planes de reinserción social y productiva (becas, créditos productivos, capacitación y oportunidades de trabajo) para los activos en situación de libertad y para los familiares de los pandilleros recluidos en centros penales.
3. Suspensión definitiva de la actuación de grupos de exterminio vinculados o protegidos por entidades públicas e investigación de los que actúen apoyados por entidades públicas.
4. Mejoramiento de condiciones carcelarias y apertura para el desarrollo de actividades productivas, educativas, deportivas y culturales.
5. Acuartelamiento de la FAES.
6. Indulto para todos los privados de libertad que sobrepasen la tercera edad y los que padezcan de enfermedades terminales.
7. Aplicación del principio de libertad condicional y asistida y de fases de confianza y semi libertad a todos los que reúnan los requisitos para el recibimiento de tales beneficios.
8. Abolición de todo tipo de tortura en los interrogatorios y trato civilizado por parte de la corporación policial en la aplicación de los procedimientos, respetando la propiedad privada y los derechos de los familiares no implicados.
9. Establecer como máxima de tiempo de reclusión en el Penal de máximo Seguridad de Zacatecoluca 3 años.
10. Creación de una entidad público privada donde participen al menos dos miembros de cada pandilla, dirigida por los facilitadores, entidad que debería ser la encargada de la coordinación y ejecución de todos los programas de reinserción social y productiva derivados de este acuerdo.”


En esta lista hay propuestas (en cuanto a tortura, acciones de exterminio, mejoramiento de condiciones carcelarias, creación de centros productivos en las cárceles, reinserción de pandilleros, etc), que sólo describen obligaciones que el Estado tiene pendiente y no ha cumplido. No requieren reformas legales sino la estricta aplicación de la ley.

Otras propuestas parecen razonables y viables dentro del marco legal existente o con leves reformas legales, como el indulto para reclusos ancianos y enfermos y la creación de una entidad público-privada de reinserción.

Quedan algunas propuestas que, a primera vista, parecen chocantes, por que su cumplimiento afecta la capacidad del Estado de perseguir el delito: el tema de los testigos criteriados, del retiro de la Fuerza Armada y de la ley antipandillas, de la cual también se deriva que actualmente los pandilleros no son elegibles para libertad condicional. Es entendible que estas propuestas, al hacerse públicas fuera del contexto, causaron preocupación en la opinión pública. Sobre todo mientras no se revela que este catálogo de temas que los pandilleros proponen para la agenda de diálogo es la respuesta a otro catálogo de temas, con el cual ellos fueron confrontados por parte de monseñor Colindres y Mijango:

* “Suspensión definitiva de todo acto de violencia que provoque fallecidos o lesionados.
* Suspensión de todo acto delictivo como: secuestros, extorsiones, robos, hurtos, y comercialización de drogas por mayor o menor.
* Entrega voluntaria de todos aquellos miembros de pandillas que hayan cometido delitos y sean requeridos por la ley para su juzgamiento.
* Deposición y entrega de armas y explosivos que se encuentren de manera ilegal en manos de miembros de pandillas.
* Localización de cementerios clandestinos.
* Respeto al libre tránsito de personas. Libre circulación de pequeños y medianos y grandes comerciantes a zonas controladas por las pandillas.
* Cero desapariciones y suspensión del reclutamiento forzoso.


Estas propuestas de agenda y otras también fueron entregados al presidente de la República, en un anexo formado por todos los dirigentes de ambas pandillas. En la carta los pandilleros comentan sobre estos pasos que en el contexto de “una segunda fase del proceso que iniciamos el 9 de marzo” ellos podrían considerar: “Hemos analizado una serie de puntos que pueden existir de su parte” y “no omitimos manifestarles nuestra disposición y apertura para poderlos como puntos de una agenda más global, que en suma con los nuestros pueden trazar la hoja de ruta de la nueva fase de diálogo que estamos proponiendo.”

Queda bien claro que no son acuerdos, ni siquiera son demandas. Son los temas que los diferentes participantes del proceso de diálogo proponen para armar una agenda. Ya en su conjunto, esta agenda es menos escandalosa y cobra sentido. Los puntos de la suspensión de la ley anti-pandillas y del acuartelamiento de la Fuerza Armada obviamente podrían ser consideradas, una vez (y solo) que exista un compromiso por parte de las pandillas y un mecanismo de verificación en cuanto a la suspensión definitiva e integral de sus actividad delictivas. Es significativo el hecho que los dirigentes de las pandillas, al verse confrontados con la idea de la entrega voluntaria de todos los que tienen ordenes de captura, no se levantaron de la mesa ni rompieron las conversaciones y la tregua. No es que hayan aceptado este punto. No hay acuerdos sobre ninguno de los puntos mencionados. Pero los pandilleros están de acuerdo a iniciar un diálogo, de la forma que sea, con todos estos puntos sobre la mesa.

Si esta es la agenda, y si realmente todas las partes están dispuestas de entrar en serio en ella, se abre la posibilidad histórica de resolver el problema de la violencia en nuestro país.
(El Diario de Hoy)




sábado, 28 de julio de 2012

Carta a Alfredo Cristiani

Estimado don Freddy:
No sé si con tantas horas de encerrona en Casa Presidencial tendrá tiempo para leer esta carta. Se la mando de todos modos, porque a diferencia de los cardenales que están bajo llave en el Vaticano los días y las noches necesarias hasta que emitan humo blanco y haya un papa nuevo, ustedes no tienen porqué aislarse del mundo...

La mando, a pesar de que el FMLN ha insistido que, mientras dure el cónclave en Capres, “no intervengan otras fuerzas de la sociedad”. ¡Eso quisieran!, que la sociedad civil se calle y espere que los políticos resuelvan entre ellos. 

Le mando esta carta, porque usted está ahí sentado no sólo para defender los intereses de su partido. Ustedes están sentados en esta mesa con la enorme responsabilidad (¡y oportunidad!) de tener que responder a las exigencias de toda una sociedad que exige que la salida a esta crisis sea limpia, transparente y sostenible. Estamos observando con gran expectativa, pero también con sano escepticismo, cómo ARENA asume este inacostumbrado rol. Está en juego la institucionalidad del país, pero también la credibilidad de un partido que nos dice que ha abandonado, de una vez por todas, sus viejas costumbres de chanchullos para repartirse cuotas de poder para evitar que las instituciones sean independientes.

Muchos no les creen. Ustedes dicen que ARENA que con la depuración de los Saca, Gallegos, Gutiérrez Castro, Will Salgado... está naciendo un partido nuevo y comprometido con la construcción de un verdadero Estado de Derecho. Hoy, en este cónclave en Casa Presidencial, vamos a ver si es cierto. Si este diálogo, con el consentimiento de ARENA, produce una salida chuca, la gente se lo va a cobrar a ustedes. Nadie espera que el Frente, que nos ha metido en esta crisis, sea el garante de una solución limpia que restablezca el pleno e incondicional cumplimiento de la Constitución, incluyendo al artículo que manda que las sentencias de la Sala de lo Constitucional son inapelables y de cumplimiento obligado.

Nadie espera que el garante sea Funes, quien durante meses, en vez de apagar el fuego, le echó leña. Nadie espera nada de los partidos Gana, CN, y PES. Tampoco podemos esperar que Cambio Democrático pueda aportar más que buena voluntad y buenos argumentos. La única fuerza sentada en esta mesa que puede ser garante de una solución apegada a la Constitución y las expectativas de la sociedad, es Arena. ¿Quién hubiera pensado esto el año pasado, cuando ustedes le hicieron el favor al FMLN de aprobar el decreto 743 para ponerle candado a la Sala? ¿Quién hubiera pensado esto en el 2006, cuando ustedes, todavía hipnotizados por Tony Saca, violaron la Constitución haciendo lo mismo que ahora en 2012 repitió el Frente, ahora hipnotizado por Saca: elecciones amañadas de magistrados?

Está bien que ustedes estén tratando de facilitarles una salida al Frente y al presidente. Entiendo que esto es el objetivo de este cónclave. Pero no se atrevan a negociar lo innegociable: el cumplimiento de las sentencias. Y tampoco se atrevan a negociar cuotas partidarias en vez de buscar magistrados idóneos.

Saludos, Paolo
(Más!/EDH)

jueves, 26 de julio de 2012

Columna transversal: "Acordamos cumplir la ley, siempre y cuando..."

Antes de la actual crisis de institucionalidad, jamás me hubiera imaginado que algún día iba a abrir los periódicos y ver titulares como: "Políticos acuerdan respetar fallos CSJ". Uno pensaría que el compromiso de acatar la Constitución y las sentencias de la Corte Suprema, que según la Constitución son inapelables y de cumplimiento obligatorio, va implícito en el juramento de diputados, presidentes, ministros y todo funcionario público. Resulta sorprendente, si no sospechoso, que tengan que reunirse por 10 horas en Casa Presidencial para reafirmar lo que ya juraron solemnemente.

Es como si la Asamblea Legislativa aprobaría, luego de un largo debate sobre incidentes reales, un pronunciamiento que "los diputados acordamos a abstenernos de atentar contra la vida de agentes policiales, de golpear a nuestras esposas y de cometer cualquier delito, por lo menos durante nuestro mandato como legisladores". Siempre, por supuesto, con la reserva que cada diputado interprete, a su conveniencia, el texto de la ley que infringe...

En este sentido, parece más realista el titular de El Faro: "Partidos firman acuerdo para acatar sentencias 'que se apeguen al texto de la Constitución'". ¿Y las otras sentencias, las que ciertos partidos no consideran apegadas al texto de la Constitución? Podemos entender que se reservan el derecho de no acatarlas.

Esto es precisamente el problema central, y obviamente este punto esencial no ha sido resuelto en la encerrona en Casa Presidencial: ¿Quién decide si una ley o una sentencia está o no "apegada al texto" de la Constitución? Precisamente para que esto no quede a criterio de cada partido, cada presidente, cada órgano del Estado, cada ministro, cada diputado o cada ciudadano o empresario, la Constitución delega la última palabra a la Sala de lo Constitucional. Es un principio constitucional no negociable, no sólo en El Salvador, sino en todos los países que pueden llamarse Estado de Derecho.

El escueto comunicado firmado el martes por los secretarios generales de todos los partidos en Casa Presidencial deja en lo ambiguo este punto: "El acatamiento de los fallos de la Corte Suprema de Justicia adoptados sobre la base del estricto respeto al texto de la Constitución", afirman los partidos, es uno de "los principios que orientarán este proceso de diálogo".

Lo siento mucho, pero los partidos van a tener que dar un paso más y terminar firmando un documento que los comprometa con "el acatamiento de los fallos de la Corte Suprema de Justicia adoptados sobre la base del estricto respeto al texto de la Constitución, dejando a la Sala de lo Constitucional el exclusivo derecho de decidir cuando hayan dudas sobre el texto de la Constitución". Para solucionar la crisis y para restablecer el Estado de Derecho en El Salvador, los partidos van a tener que firmar un documento que los comprometa, de una vez por todas, a no seguir condicionando el cumplimiento de las sentencias de la Corte Suprema y su Sala de lo Constitucional. Cualquier "acuerdo" o "pacto" que no llegue a esto, no resuelve la crisis, sino sólo le daría largas. Con toda la inseguridad jurídica que esto implique.

Las sentencias de la Sala de lo Constitucional pueden ser sujetas de crítica, pero no de revisión. Ni por parte de la Asamblea o del Ejecutivo, y tampoco por parte de una Corte Centroamericana de Justicia que trata de elevarse a Corte Constitucional Centroamericana, que no existe ni debe existir. Ni los países europeos, que tienen un proceso de integración económica, jurídica y política mucho más avanzado que Centroamérica, han creado una Corte Europea encima de las Cortes Constitucionales de cada país. Ni piensan hacerlo.


Esto es otro tema no resuelto y ni siquiera mencionado en el acuerdo de los partidos de buscar un acuerdo. Para resolver la crisis, en próximas reuniones van a tener que tocar este punto y llegar a un acuerdo que remueva todas las dudas al respecto. Me atrevo a decir que a esta altura del conflicto, con las irresponsables medidas tomadas por algunos partidos y las igualmente irresponsables declaraciones del presidente Funes, el problema más grave ya no es quiénes al final se van a sentar en las sillas de la Corte Suprema Salvadoreña, sino la amenaza de crear el antecedente que de facto se instale, encima de nuestra Corte Suprema, una Corte regional que se arrogue la competencia de revisar y revertir las sentencias de las Cortes Constitucionales de cada país centroamericano. Es por esto que las Salas Constitucionales de Guatemala, Honduras, El Salvador y Costa Rica sostienen unánimemente que la Corte Centroamericana no tiene ninguna jurisdicción en cuestiones constitucionales.

Que nadie se haga ilusiones: Falta bastante para solucionar la crisis. Falta que 50 diputados (y el presidente) acepten cumplir su juramento: "cumplir y hacer cumplir la Constitución..." El diálogo interpartidario en Casa Presidencial, en última instancia, no es para producir una "solución negociada" sobre algo no negociable, sino para crear las condiciones para que el Frente y sus aliados puedan salir del callejón sin perder la cara. Lo que le queda de cara. Si esto se logra, todos ganamos.
(El Diario de Hoy)

Carta a los jóvenes futbolistas de Soyapango

Estimados bichos:
Bienvenidos en casa y felicitaciones por su éxito en el torneo internacional Gothia en Suecia. Quedar en el tercer lugar en una competencia de 188 equipos juveniles de 70 países no es poca cosa y nos llena de orgullo a todos.

Muchos han criticado el hecho que ustedes se presentaron en Suecia con la bandera roja del partido FMLN y no con la bandera azul y blanca de su país. A mi realmente me tiene sin cuidado con qué bandera ustedes ganaron la medalla de bronce. Se prepararon, jugaron bien, ganaron, ¡y punto!

Cada uno tiene derecho de usar los colores y las banderas que le convencen y convienen. Y si ha sido un partido que a ustedes les ha facilitado preparase y viajar a Suecia, y no el Estado, ¿por qué no van a presentarse con la bandera de su partido? Si todos los clubes se presentan con los logotipos de sus patrocinadores en el pecho. ¿Y qué? A ustedes les patrocina el FMLN o Alba Petróleos o quien haya pagado las cuentas, así como los hubiera podido patrocinar La Constancia...

Y que bueno, porque sin este patrocinio a lo mejor no hubieran podido ir a Suecia. Estoy seguro que la gente de Soyapango, independientemente si son del FMLN o de ARENA o de ningún partido, se sienten orgullosos de ustedes. Porque no importa la bandera, ustedes lucharon en representación de su ciudad y su país. Y lo hicieron bien. De esto se trata.

Así que no le hagan caso a nadie que quiere descalificar su éxito cuestionando su bandera. Son mezquinos y envidiosos. Me imagino que la gente de Soyapango les han dado la bienvenida que merecen, como deportistas que han triunfado en el mundo.

Saludos, Paolo Lüers

(Más!/EDH)


martes, 24 de julio de 2012

Carta al ministro David Munguía Payés

Estimado David:
Ya que de todas formas me acusan de ser asesor tuyo, de una sola vez aprovecho para darte un consejo, aunque sea gratis: Remueva tu nombre de las especulaciones electorales.



Algunas mentes torcidas por la corrupción no se pueden explicar que yo, duro crítico de este gobierno, haya apoyado tu política de facilitar el entendimiento entre las pandillas para buscar una reducción de la violencia. La cosa es que yo veo que el proceso, que comenzó con la tregua entre las pandillas, está abriendo la oportunidad histórica de construir un proceso de paz que ponga fin a la escalada de violencia. Precisamente por esto te hago el llamado de no permitir que este proceso se contamine con la dinámica electoral.

Ya suenan voces que atacan tu política con el argumento que detrás hay un propósito electoral. El hecho que cada rato te mencionan como posible integrante de fórmulas presidenciales, abona a estas dudas.


Hace falta una palabra clara tuya. No la tradicional de todos los politiqueros, que frente a posibles candidaturas siempre dicen: “No, pero tal vez sí; ahora no pienso en esto, pero si me lo ofrecen...” De vos necesitamos escuchar palabras tajantes que borran este tema del mapa de una vez por todo: “Ante el aporte que puedo dar asegurando que el país, sin violar su marco legal, alcance la paz, cualquier ambición electoral es irrelevante. Por esto, no estoy disponible para ninguna candidatura.” Punto y fin de la especulación.


De todos modos, no perdés absolutamente nada. Renunciar a candidaturas improcedentes no es sacrificio, es ganancia. Nadie que te conoce, te ve como vice ni de Salvador Sánchez Cerén ni de Tony Saca. Nadie en su sano juicio y con dignidad quiere ser el tonto útil a la par de ninguno de estos personajes. Que vayan con sus propios compinches, sin disfrazarse con el prestigio de uno de los pocos honestos. De todos modos, convertirse en vicepresidente no vale nada. No significa ni poder, ni oportunidades de corregir las políticas del presidente.


Para esto no tenés derecho de poner en riesgo el proceso de pacificación que iniciaste, y que difícilmente llegará a feliz término sin el respaldo de un ministro que define esto como su absoluta prioridad, sacrificando incluso cualquier otra ambición. La cosa es al revés, David: Vos pudiste asumir este enorme riesgo y reto de la tregua, precisamente porque no tenés ninguna posibilidad de llegar a presidente. Estás afuera de toda ecuación presidencial, no porque no estés calificado de ser presidente, sino porque no tenés partido y no tenés proyecto político viable para el 2014. Por esto vos pudiste abrir esta oportunidad de paz, que ni ARENA ni el Frente han podido ni siquiera imaginarse. No echés al traste esta oportunidad tal vez única por una payasada de vicepresidencia que de todos modos no procede, ni por los números, ni mucho menos por la decencia...


Hasta ahí mis consejos gratis. Vos tenés la decisión y la palabra.


Paolo

(Más!/EDH)

lunes, 23 de julio de 2012

Observador político: Cuidado con lo que pidan

Estoy cansado de escuchar que la solución a la crisis de la Corte Suprema es política. Dicen que no hay solución jurídica. Pero lo que realmente quieren decir es que no quieren aceptar la única solución posible: que todos aceptan acatar lo que la Constitución manda a cumplir: las sentencias de la Sala de lo Constitucional.
Todos los días leo llamados a buscar una “solución negociada”, normalmente dirigidos a los partidos políticos. Algunos incluso llegan a demandar negociaciones entre los órganos del estado enfrentados: Asamblea y Sala. Cuidado con lo que pidan.
Ahora el presidente de la República se unió a este coro: “La salida es política, porque el problema es político.” Así fundamenta su convocatoria a los partidos a llegar a Casa Presidencial para buscar una solución.
Los magistrados de la Sala están siendo criticados como intransigentes y arrogantes, incluso por sectores que rechazan el desacato y el intento de instalar una Corte paralela. Pero como jueces tienen toda la razón en decir que no tienen nada que negociar. ¿Qué van a negociar? ¿Las sentencias ya pronunciadas que declararon inconstitucionales las elecciones de magistrados del 2006 y del 2012? Obviamente es imposible. ¿O van a negociar las futuras sentencias, diciendo al FMLN, al presidente Funes, a Tony Saca y a Gana que no se preocupen, que no van a sacar ninguna sentencia que les toque sus intereses? Imposible. Si los magistrados de la Sala acceden a negociar, pierden su sentido de ser: su independencia.
Y los partidos, ¿qué quieren que negocien? ¿Qué tipo de “solución política” pueden pactar los partidos que no pase por la solución jurídica: el cumplimiento de las sentencias de la Sala? Ninguna. Sobre esto es precisamente el pleito, y es un buen pleito que vale la pena pelear: las sentencias y su cumplimiento no son negociables. Esto es el principio que unos están defendiendo y otros quieren erradicar. Así que no pidan a los que están defendiendo este principio que lo relativicen y erosionen. Ni a los magistrados, ni a los jueces y abogados que arriesgan sus carreras para defender este principio. Ni a los partidos políticos que en esta batalla han asumido la defensa del Estado de Derecho: Cambio Democrático y ARENA. Ni a la ciudadanía que se ha movilizado.
En el caso de ARENA: Al fin la presión interna y ciudadana ha logrado obligar a este partido a asumir una posición clara de defensa el principio de la independencia y separación de poderes, en vez de seguir negociando cuotas en las instituciones. Le ha costado a ARENA, dado sus propios pecados cometidos antes de limpiar la casa. Obviamente, es una posición que compromete a ARENA para el futuro y para sus futuros gobiernos. Se han fortalecido los sectores en ARENA que quieren aprovechar la salida de Saca, Gallegos, Gutiérrez Castro y Cia. del partido y la ruptura de sus viejas alianzas con el PCN y el PDC para comprometer su partido con el principio de la independencia de los poderes, erradicando de una vez por todo las viejas prácticas de manoseo y manipulación de las instituciones. Y en esta situación, cuando esto todavía es un compromiso frágil en ARENA, les piden que busquen una “solución política” a la crisis, cuando la única solución es la jurídica: imponer el cumplimiento de las sentencias. Sobre todo mientras la “solución política” huele a reparto de cuotas partidarias de poder en instituciones que deben ser no partidarias.
Hay sólo dos salidas a esta crisis que se generó por el desacato por parte de los 4 partidos que hacen mayoría en la Asamblea y por la actitud del ejecutivo. Y las dos son, en última instancia, jurídicas. Una es que la Corte de Managua desestime la demanda de Sigfrido Reyes, Rodolfo Parker, Guillermo Gallegos y Chico Merino. Si esto pasa (ya sea para no quedar totalmente aislada esta Corte de toda la comunidad jurídica de Centroamérica, o incluso a petición del FMLN que desesperadamente necesita una salida a la crisis que produjo), a la Asamblea no le queda otra que acatar las sentencias y proceder a la elección de los magistrados correspondientes a las generaciones del 2006 y del 2012. Una solución eminentemente jurídica.
La otra solución sería que el ejecutivo, empezando por el presidente de la República, abandone su posición equivocada e inconstitucional y comience a hacer lo que le toca: cumplir y hacer cumplir las sentencias de la Sala de lo Constitucional. ¿Qué significa esto? Dejar de tolerar y facilitar la usurpación de cargos en la Corte Suprema; poner a la fuerza pública en función de lo que las autoridades legítimas de la Corte Suprema soliciten para garantizar el orden dentro de las oficinas y el cumplimiento de las sentencias. Si para esto es necesario desalojar del edificio de la Corte Suprema a los 5 abogados cuya elección como magistrados fue declarada nula por la Sala, que se haga, con todo y cerrajero y sindicalistas que se arrogan tareas de seguridad.
Si el ejecutivo tomaría esta posición, así como ya la asumieron la mayoría de los colaboradores jurídicos y empleados administrativos de la Corte Suprema, la Fiscalía General, la Procuraduría de Derechos Humanos y una creciente cantidad de jueces y magistrados de cámara, la farsa de la instalación de una Corte paralela se cae. Esto tampoco sería una solución política ni negociada, sino una solución jurídica basada en el cumplimiento de la Constitución y de las sentencias de la Sala.
Son las únicas dos formas de solucionar la crisis. Ambas no comprometen los principios jurídicos mediante negociaciones entre órganos o entre partidos.
El problema político, y las negociaciones necesarias para resolverlo, vienen después, una vez superada la crisis y acatadas las sentencias, cuando a los partidos políticos les tocará ponerse de acuerdo para elegir a 10 magistrados, sus suplentes, y al nuevo fiscal general. Esta sí será la hora de las negociaciones, porque es por definición una tarea de la Asamblea, y como requiere de mayoría calificada, tarea de negociación entre los dos partidos grandes que son los únicos que juntos pueden alcanzar estos 56 votos.
Durante semanas existía una “solución política” factible, incluso una sin perdedores y vencedores, y sin violar ningún principio del Estado de Derecho: unos cediendo en su negativa de cumplir las sentencias y repetir las elecciones de magistrados; y los otros cediendo en su negativa de aceptar a los candidatos que resultaron nombrados en la negociación entre FMLN, GANA y CN en abril del 2012, en la cual no participó ARENA. Sin embargo, luego de los acontecimientos ilegales del 16 de julio, con la instalación de una corte paralela, esta solución ya no existe. Don Ovidio Bonilla y Sigfrido Reyes desecharon esta salida. Ahora habrá que comenzar la elección de magistrados en una mesa limpia, regresando a la lista de 30 candidatos del 2012. Incluso no estoy seguro si los magistrados del 2006, por su complicidad en la conspiración de Sigfrido Reyes y Ovidio Bonilla, siguen siendo candidatos viables. La único forma de ponerse de acuerdo sobre la elección de magistrados es que el FMLN y ARENA acepten construir una lista de candidatos independientes, en vez de repartirse cuotas. Cualquier otra salida que plantee el presidente Funes a los partidos, habría que rechazar.

(El Diario de Hoy)

sábado, 21 de julio de 2012

Carta al canciller

Estimado Hugo Martínez:
Aunque has sido muy prudente y callado, todos sabemos que no estás nada de acuerdo con la política que Sigfrido Reyes y sus nuevos amigos Chico Merino, Mauricio Gutiérrez Castro, Guillermo Gallegos y Rodolfo Parker han armado, negándose a acatar las sentencias de la Sala de lo Constitucional y tratando de instalar una Corte Suprema paralela. Has sido mucho más prudente que tu presidente, quién en vez de mantenerse fuera del pleito y mantener abierta la opción de mediar como jefe de Estado, se metió en el ring, asumiendo las mismas posiciones de Sigfrido Reyes y sus amigos. Tú no. Te mantuviste callado, lo que ya es casi un acto de disidencia en tu partido...



Y para más joder, ahora a vos te caen los reclamos por todas partes: la ONU, senadores, el State Department, embajadores, Corporación Fomilenio, Comunidad Europea...

Aunque tratabas de restarles importancia, vos bien sabés que estos reclamos son serios y pueden meter en serios problemas al país. Por esto no entiendo tus últimas declaraciones, tratando de restarle peso a las declaraciones de los senadores Marco Rubio y Bob Menéndez, quienes anuncian sanciones contra El Salvador “si no resuelve la situación inconstitucional” del desacato a las sentencias de la Sala de lo Constiticonal. Dijiste una cosa que les va a caer como un balde de agua fría en el Senado: que la de Rubio y Menéndez es una opinión personal, como si dos diputados salvadoreños hablaran a nombre de El Salvador...


Estimado Hugo: Es una cosa que los halcones de tu partido, quienes de todas formas prefieren que dependamos de los petrodólares de Venezuela, descalifiquen así a dos de los más poderosos senadores. Vos sabes, y deberías explicarle a tu presidente, que cuando dos líderes legislativos, uno republicano y otro demócrata, hablan así, la administración Obama les va a hacer caso. A menos que tu presidente tenga la ilusión que Barack Obama es su amigo y lo va a sacar del aprieto... Si es así, vos deberías explicarle a Funes que no se engañe: los Estados Unidos -y sus presidentes- no tienen amigos, tienen inversiones. Y así como ustedes conducen al país, apostar a El Salvador es mala inversión, porque no hay seguridad jurídica.

Venite un día a La Ventana, Hugo, así como hiciste antes de ser ministro, y platiquemos. Sobre Washington y sobre El Salvador. Y sobre el futuro de la izquierda.

Saludos, Paolo 
(Más!/EDH)

jueves, 19 de julio de 2012

Carta a la izquierda independiente

Estimados compañeros:
Con mucha satisfacción y esperanza he visto que las figuras de la izquierda independiente se han unido para mostrarle que en El Salvador existe una izquierda comprometida con la democracia, los principios republicanos, la separación de poderes y la decencia.

Fue un acto histórico: intelectuales de izquierda como Dagoberto Gutiérrez, Roberto Rubio, Salvador Samayoa, Felix Ulloa; el diputado Douglas Avilés del CD, el ex-ministro de economía Dr. Héctor Dada, el ex-guerrillero Facundo Guardado, los bichos de la juventud socialdemócrata, los activistas sociales del ISD, el veterano socialcristiano Dr. Abraham Rodríguez, los ex-magistrados Fortín Magaña y Domingo Méndez, la ex-magistrada de la Corte Centroamericana de Justicia Silvia Guillén, profesores de la UCA y de la UES, las feministas de CEMUJER, sindicalistas independientes... todos juntos diciendo al FMLN y al presidente Funes: “Ustedes no pueden hablar a nombre de la izquierda. Aquí está la izquierda independiente y pluralista exigiendo: ¡Acaten las sentencias de la Sala de lo Constitucional!”

Gracias por al fin haberse unido. Gracias por aclarar que el conflicto sobre el Estado de Derecho nada tiene que ver con nuestra clásica polarización entre derecha e izquierda. No es “la izquierda” que está tratando de instalar una Corte Suprema títere, ni “la derecha” defendiendo la Constitución. El atentado a la Constitución proviene de un fatal y oscuro pacto entre una parte de la izquierda, la más autoritaria y corrupta, y los grupos más corruptos de la derecha. Y por suerte, la defensa de la Constitución no es bandera solo de la derecha, sino también de la izquierda independiente...

Siempre han existido voces de la izquierda desmarcándose del FMLN SA. de CV. y su pacto con la derecha corrupta. Pero han sido voces aisladas. Hoy hablan juntos y con fuerza.

El canto de engaño de Funes confundió y dividió a la izquierda democrática. Unos le hicieron caso y se embarcaron en el gobierno del FMLN. Otros se vieron obligados a buscar alianzas con la derecha. Otros se frustraron. Pero hoy, viendo el vergonzoso pacto de Funes con el FMLN y Tony Saca contra el Estado de Derecho, el factor Funes ya no es divisivo, sino comienza a unir a la izquierda democrática.

Faltan figuras importantes que todavía no se han logrado desprender de la alianza que da sustento a Funes: figuras de la izquierda democrática como Jorge Meléndez “Jonas”, Ana Guadalupe Martínez, Alberto Arene, Ileana Rogel... Falta también que los sectores democráticos dentro del FMLN se pronuncien. Pero el inicio está hecho: la izquierda democrática ya habló y entra en escena como un actor.

¿Que todas estas figuras lastimosamente todavía no se han reunido en una solo tribuna de cara al pueblo hablando de una sola vos? Es cierto. Entonces les pregunto: Ya cada uno se ha pronunciado, ¿por qué no se juntan en un evento de fuerza?

Saludos, Paolo
(Más!/EDH)

martes, 17 de julio de 2012

El lavado de mentiras

Dicen que las mentiras, cuando logran que un número suficiente de diferentes voceros las repiten, se vuelven verdad. “Lavado de mentiras” llaman esta estrategia muy común de los servicios secretos y otros que lanzan campañas de desinformación. El lavado funciona, cuando logran que la desinformación sea retomada por voceros que nada tienen que ver con la fuente que la lanzó y sus oscuras intenciones. Una vez en boca de gente respetada y de expertos reconocidos y luego retomada por medios de comunicación creíbles, la mentira “se lavó” y parece verdad.

Para la campaña de desinformación sobre el acuerdo de las dos pandillas MS y 18 para reducir la violencia han encontrado a este experto respetado en persona de Douglas Farah, un reconocido periodista-investigador y analista de seguridad para el prestigioso “Center for Strategic & International Studies CSIS” de Washington. En junio de este año, Farah publicó en la pagina WEB del CSIS un informe titulado “The Transformation of El Salvador’s Gangs into Political Actors – La transformación de las pandillas salvadoreñas en actores políticos”. Y lamentablemente, mi amigo Douglas Farah, a quien conocí como un gran reportero al final de la guerra salvadoreña, esta vez no se tomó el tiempo para exhibir su usual rigurosidad investigativa, sino que retomó, de fuentes para él creíbles y fuera de sospecha, informaciones y juicios, sin realmente someterlos a prueba.

Y cabal, inmediatamente los medios lo toman como referencia. Las mentiras y desinformaciones han sido lavadas. Ahora, en boca de un analista de la talla de Douglas Farah, ya parecen objetivas. Perdieron el pecado de origen.

Para evitar malentendidos: Ni Douglas Farah ni a los medios que recogen su informe actúan de mala fe. Tal vez actúan con cierta negligencia. Tal vez con una cierta predisposición, que los hace bajar la guardia y los hace vulnerables de convertirse en eslabones de esta cadena de reciclaje y lavado de desinformación.

Entremos en materia. ¿Cuáles son las supuestas informaciones que llevan a Douglas Farah a sus juicios tan negativos sobre “la tregua” de las pandillas? Primero, la supuesta información que ya hizo olas cuando la publicó en marzo de este año El Faro: que “la tregua” se originó en negociaciones secretas del gobierno, en particular del ministro de Seguridad David Mungía Payez, con los dirigentes de las dos pandillas recluidos en aquel entonces en la cárcel de máxima seguridad de Zacatecoluca. Segundo, que el gobierno compró la voluntad de los jefes pandilleros de reducir la tasa de homicidios. Tercero, que debido a esta corrupción de sus líderes, las bases de ambas pandillas no están de acuerdo, lo que lleva a la conclusión que “la tregua” no es sostenible. Y cuarto, que detrás de la negociación, por parte de las pandillas, está su decisión de convertirse en actores políticos, lo que lleva al señalamiento que El Salvador está en peligro de convertirse en un Estado fallido que permite no sólo el fortalecimiento de las pandillas, sino su conversión en crimen organizado con poder político.

Para ninguna de estas cuatro afirmaciones nadie ha ofrecido pruebas. Muchos han intentado detectarlas, pero sin resultado. Ni para las negociaciones del gobierno con las pandillas. Mucho menos para la compra de dirigentes pandilleros por parte del gobierno. Tampoco para divisiones y rebeliones dentro de las pandillas. Ni para planes de los pandilleros de incursionar en la política. Todo se quedó, desde marzo a la fecha, en la repetición de las alegaciones. Y mientras tanto, “la tregua” se ha sostenido, contra todos los pronósticos. Las cifras hablan por si, incluyendo las cifras de desaparecidos. Con lo que también se cae la tesis que las clicas manipulan la tasa de homicidios desapareciendo a los cuerpos.

Un periodista tan profesional como Douglas Farah no hubiera retomado estas “informaciones”, sin cuestionar y someterlos a examen de comprobación, si las hubiera recibido de las fuentes originales: sectores interesados dentro de los aparatos de seguridad e inteligencia, que se sienten amenazados por los cambios en del gabinete de seguridad con la llegada de David Mungía Payez a esta cartera. Unos porque definitivamente fueron desplazados con la ruptura del control partidario del FMLN sobre Seguridad, la PNC y las estructuras de inteligencia de la policía y del Estado. Otros, porque no quieren tolerar que bajo el odiado gobierno de izquierda se abra la posibilidad de resolver un problema que ellos no han podido resolver cuando tuvieron el control de estos aparatos bajo los gobiernos de derecha.

Si estas “fuentes” hubieron hablado poniendo su cara, nadie les hubiera prestado mucha atención, mucho menos Douglas Farah. Entonces, hablaron al oído de ciertos periodistas, aprovechando el clima de rechazo a la llegada de los dos generales a la dirección de la política de seguridad. Intuyeron -correctamente- que existía una cierta predisposición de aceptar cualquier “información” que aparentemente confirmaba la tesis que los militares iban a manejar mal los asuntos de seguridad.

Así cayeron en la trampa los colegas de El Faro. Y otros, en todos los medios principales. Y también mi amigo Douglas Farah, quien vino a El Salvador a invitación de El Faro a participar en un foro sobre periodismo. Para alguien como Douglas Farah, El Faro es un medio respetable, cuyo intento de desarrollar el periodismo investigativo siempre ha apoyado. Ve a sus jóvenes y comprometidos reporteros y cronistas casi como sus alumnos. Así que les compró la historia ya reciclada, ya casi blanqueada por la publicación en su periódico digital, que el gobierno compró a los jefes pandilleros en las cárceles. Les compró las historias de las amenazas de las pandillas contra el director de El Faro. Les compró, sin necesidad de mayor investigación y comprobación con otras fuentes, la historia de las divisiones en las pandillas. Quiero pensar que algunas otras fuentes consultó, pero obviamente fuentes igualmente contaminadas, algunos de ellos ex-colegas nacionales desde sus tiempos de corresponsal de guerra.

El resultado es irónico. Mientras que El Faro, viendo la realidad y haciendo su trabajo de investigación, abandona su inicial postura y comienza a cubrir con escepticismo, pero también con objetividad, el desarrollo de “la tregua”, Douglas Farah se lleva a Washington una imagen superficial y contaminada y redacta un informe parcializado. Y este informe, a su vez, es ampliamente citado por los medios. Una vez citado por los medios mainstream, el analista Carlos Ponce puede usar el informe del CSIC como comprobación de la tesis que siempre ha defendido: que “la tregua” es insostenible y peligrosa. Se cierra el ciclo del reciclaje y lavado de desinformación.

Conociendo bien a Douglas Farah y su profesionalismo, le reto a venir nuevamente a El Salvador, esta vez por más que unos días, y hacer una investigación seria sobre el tema.
(El Diario de Hoy) 

Carta a Rafael Mendoza, a quien el rey expulsó del templo legislativo


Estimado Rafa:
Dice el Chele Alas, encargado de prensa del presidente de la Asamblea, que tiene en su posesión una grabación donde alguien, dentro de una multitud de periodistas que querían respuestas de Sigfrido Reyes y no las obtuvieron, dijo la palabra “culero”. Y dice el Chele Alas que fuiste vos el culpable de esta ofensa al todopoderoso...

Por esto el mismísimo presidente Reyes ordenó a sus agentes de Seguridad que ya no te dejen entrar a la Asamblea, porque no sos digno de cubrir para El Diario de Hoy los pleitos en este órgano del Estado, como lo has hecho por 8 años con admirable paciencia y resignación...

Bueno, no queda muy claro quien ordenó este acto de censura. El Chele Alas dijo que fue la Junta Directiva, pero doña Milena Calderón de Escalón reveló que el caso ni siquiera se discutió en la Junta, de la cual es integrante. Así que asumamos que fue una decisión solitaria de señor que se sintió aludido por la palabra “culero”.

Recomiendo al aparato de inteligencia de Sigfrido Reyes a mejorar su capacidad de grabar cualquier comentario que los colegas periodistas hacen fuera de cámara y micrófono sobre los señores diputados. Podrían coleccionar una riqueza de expresiones, incluso mucho más creativas que “culero”, y empezar a expulsar, uno por uno, a todos los reporteros, hasta que sólo queden los sumisos y los que están en planilla de “menta” de presidencia de la República o de la Asamblea...

Escribo esto el mismo día que el presidente de la Asamblea se dirige solemnemente a los sindicalistas que se han tomado el edificio en frente, de la Corte Suprema, para agradecerles que hayan “recuperado otro órgano del estado del control de la derecha”. A partir de este día, los ciudadanos y los periodistas tenemos todo el derecho de decirle palabras mucho más serias que la que supuestamente le dijiste vos, Rafa. A partir de hoy todos tenemos derecho de decirle: delincuente, golpista, violador de la Constitución, instigador a actos de usurpación de cargo y de interferencia en la justicia...

Mientras tanto, querido colega Rafa Mendoza, vos gozá del privilegio que te han liberado del terrible deber de tener que ir todos los días a la Asamblea para escuchar las debates estériles y aburridos.

Un abrazo, Paolo
(Más!/EDH)

sábado, 14 de julio de 2012

El secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, habló con El Diario de Hoy durante su visita a El Salvador. Aquí la entrevista exclusiva:

Paolo Lüers: Secretario, el jueves usted celebró en Mariona una reunión con los 30 máximos dirigentes de las dos pandillas. Se habló que la OEA asumía un rol de garante del proceso que los pandilleros iniciaron con la tregua y continuaron con otros compromisos de reducción de violencia. ¿Qué significa que la OEA sea garante?
José Miguel Insulza: Se ocupó mucho la palabra este día. En realidad, garantizar significa que alguien se hace responsable de que determinados acuerdos se cumplan...

Y esto es un poco difícil...
Es un poco difícil, porque los acuerdos no los cumplimos nosotros. Yo lo que garantizo es que se actúa de buena fe. Tanto las pandillas, como la Iglesia, como la sociedad civil quieren trabajar en este asunto que aqueja al país. Lo que nosotros vamos a hacer es verificar si se está cumpliendo – e informar si se está cumpliendo o no. Ahora, naturalmente si se cumple o no, definitivamente no depende de nosotros. Ellos han querido usar la palabra garante y yo lo he aceptado, previa consulta con muchos colaboradores. Porque tampoco quiero parecer usurpando roles que pueden corresponder a otros.
¿Esto es un rol personal o institucional?
Institucional. Yo no podría hacer el trabajo que esto requiere: ir a los distintos lugares, verificar las cifras de delitos, verificar si se están cumpliendo las distintas partes del acuerdo. Lo tiene que hacer un equipo nuestro, que es el equipo de seguridad pública.

¿Cuál fue la impresión personal que tuvo estando en frente de unos 30 pandilleros? ¿Cuál es su impresión del grado de compromiso de ellos? ¿Se convenció que ellos van en serio, o se quedó con dudas?
Creo que van en serio. Ellos creen que pueden hacer una contribución a su país. Me impresionó mucho esto: su idea no es sólo mejorar su situación en los penales, sino hacer una contribución a su país. Ellos tienen un genuino dolor por las cosas que han pasado antes y de los cuales han sido protagonistas, y quieren cambiar. Ahora, esta es la voluntad. Naturalmente tienen que convencer a mucha gente, y al mismo tiempo la gente debe de convencerse -la gente de El Salvador- de que lo que ellos dicen realmente es lo que quieren hacer. También hay que hacer un esfuerzo para mejorar sus condiciones de vida, no porque esto sea una especie de negociación o un toma y daca, digamos, sino porque ciertamente la situación en las cárceles, la situación que vive esta gente, no ayuda para cambiar de actitud. Aquí lo más notable es que gente, que está en la cárcel por delitos cometidos, pero que está viviendo en las condiciones que ellos viven, haya encontrado la disposición a cambiar. Yo espero que todo cambie en este sentido también la situación carcelaria. El tema de las prisiones en América Latina es para mi la principal violación de Derechos Humanos que existe. Y no lo digo por este país, porque no he estado lo suficiente.

¿Cómo ve el espacio que tiene el gobierno para responder a esta propuesta de los pandilleros? Porque lo que hoy le entregaron a usted ya es un paso adelante hacía abrir una negociación...
Yo no creo esto va a parar en una negociación. Yo me recuerdo en los años 90 cuando era ministro de Relaciones Exteriores de Chile y asistía a la Alianza Económica del Pacífico. Ahí construimos un acuerdo de libre comercio no negociado, sino con concesiones recíprocas que los distintos países fueron haciendo, con la esperanza que los otros hicieran lo mismo.

¿Este es el mecanismo que usted ve?
Este es el mecanismo. Lo que hacen las partes, se basa en la confianza que los otros respondan con una conducta distinta. Y hasta ahora se ha cumplido, ¿verdad? Yo no veo una negociación, lo veo difícil pedir al gobierno que negocie. La mayor parte de lo que ellos plantean, no requiere modificaciones legales ni perdones especiales. La mayor parte son cosas que se pueden cumplir dentro de la ley salvadoreña, y muchas incluso se pueden considerar que son derechos humanos a los cuales cualquier persona tiene derecho.

Hasta ahora ha sido así. Todas las concesiones que el Estado ha dado a los reclusos son cosas que de cualquier manera tenía obligación de cumplir. Pero hoy plantearon algunas propuestas que sí requieren modificaciones de leyes.
Esto habría que examinarlo bien y en detalle. Habría que ver, pero yo lo veo difícil pedir que el gobierno de El Salvador negocie concesiones que signifiquen cambios en la ley o concesiones económicas especiales. No creo que está en la disposición tampoco.

Si es así, el proceso dependerá más de la sociedad civil.
Dependerá de la sociedad civil y también de los empresarios. Espero que haya un esfuerzo en este sentido. Dependerá del país en su conjunto. Y dependerá de la buena voluntad que las pandillas vayan mostrando. Dependerá de la manera en que ellos vayan cumpliendo, porque esto cambia el clima del país. Había que ver qué clima hay en seis meses...

El problema es que en seis meses entramos en coyuntura electoral y esto puede complicar el proceso.
Es posible. Pero la sociedad salvadoreña necesita paz. Por tanto sería difícil que alguien dijere que este proceso no siga. No creo. Mientras haya menos crimen y menos delito, la gente va a estar contenta.

¿Esto para usted y la OEA es una experiencia nueva de meterse de observador en un problema interno de seguridad?
Lo más parecido que hay en este plano es lo que hicimos nosotros en Colombia en apoyo al plan de paz, que era el plan de pacificación del presidente Uribe para los paramilitares. Parecido porque algunos de estos grupos armados estaban claramente vinculados al crimen organizado; porque había muchos muertos de por medio; porque había una normativa que no permitía indulto. Se logró una reinserción. Hoy en día subsisten grupos armados, siempre van a subsistir, pero el nivel de violencia bajó sustantivamente. Estuvimos y estamos encima de este proceso, verificando en todo el territorio colombiano. A esta altura, lo que menos se verifica es la desmovilización, esta ya ocurrió. Estamos verificando los derechos en materia de devolución de tierras, la atención a las víctimas, etc. Y estamos informando también al gobierno cómo estamos viendo los rebrotes de violencia.

Ya tiene una impresión de cómo el gobierno salvadoreño va a responder a esta propuesta de los pandilleros. ¿Ya la entregó al Presidente?
No me corresponde a mí entregarla. Yo veo una actitud abierta y comprensiva por parte del gobierno, y esto ya es gran mérito. De otra manera, con el gobierno teniendo otra actitud, por ejemplo descalificando la gestión de monseñor Colindres, todo esto hubiera sido imposible.
(El Diario de Ho

Carta a los pandilleros

Hace como dos años escribí un par de cartas bien agresivas sobre ustedes. Les dije que se comportan como machos, pero que son cobardes, porque atacan a mujeres, niños, vecinos indefensos. Les dije que si quieren defender al barrio, que dejen de hacerlo pedazos. Les tiré estas cosas, no tanto para hacerlos reflexionar a ustedes (que me pareció imposible), sino para hacer reflexionar a la gente para que les pierda el miedo. Porque vivir en miedo es lo más humillante que hay.


De repente ustedes aceptaron el reto. Reflexionaron. Y cuando fui a las cárceles para hablar con ustedes, me tiraron el reto de vuelta: Nos retaste que cambiemos, ¡ahora te desafiamos nosotros que nos escuchés!

Acepté el reto. Hemos venido conociéndonos. Hemos platicado. Hemos discutido. Yo les he escuchado y les he dicho lo que pienso. Hasta ahora, lo que ustedes me dijeron que iban a hacer, lo cumplieron. Dejaron de matarse entre ustedes. Dejaron de matar a jóvenes que nada tienen que ver con pandillas, sólo porque viven en el barrio equivocado. Dejaron de joder las escuelas, paralizando la educación. Dejaron de matar a transportistas y quemar buses. Dejaron de matar a policías, custodios y sus familiares.

Yo también les cumplí. Comencé a escribir sobre ustedes y la tregua, para que la gente les ponga atención y les dé el beneficio de la duda. Me han criticado por esto, me han dicho que ahora soy amigo de pandilleros. No me importa. Soy amigo de la paz.

Anteayer nos encontramos nuevamente en Mariona, en la reunión con el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza. Y anunciaron que van a prohibir la violencia contra las mujeres. Nada de violaciones. Nada de desaparecer muchachas.

Ustedes me explicaron que para los pandilleros “la palabra” es clave, es ley. Les tomo de su palabra, cuando dicen que quieren ser parte de la solución, porque están cansados de ser el problema. Les reto que sigan cumpliendo.

Si ustedes cumplen, juntos podemos trabajar para un país donde todos caben, también ustedes, con todo y tatuajes. No sé si se va a lograr, pero vale la pena intentarlo.

Nos vemos. Paolo
(Más!/EDH)
Postdata: El inicio de la carte original es como aquí reproducido. En el publicación en El Diario de Hoy se agregó "Estimados amigos". No lo había puesto, porque todavía no estoy seguro de cómo decirles: ¿amigos, chavos, señores pandilleros...?

Fotoreportaje: Insulza a los pandilleros: "Cuenten conmigo como garante del proceso"

El Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, recibió de las dirigencias de las dos principales pandillas de El Salvador una propuesta de negociación para convertir la actual tregua entre las pandillas en un proceso de paz entre las pandillas y la sociedad salvadoreña. Insulza se reunió el jueves 12 de julio con cabecillas de ambas pandillas en el penal de Mariona, al cual las autoridades habían trasladado a los dirigentes de la mara Salvatrucha y de la pandilla Barrio 18 desde diferentes penales donde están reclusos. Participaron unos 50 pandilleros, aparte del subsecretario de Seguridad Multidimensional de la OEA, Adam Blackwell, así como los mediadores monseñor Fabio Colindres y Raúl Mijango.

La propuesta de negociación, a la cual este periódico tuvo acceso, pero cuyo contenido específico se mantiene reservado a petición de los mediadores, incluye propuestas detalladas de mejoramiento del sistema carcelario, cambio de ciertas normas del Código Penal y de la reinserción productiva de los pandilleros a la sociedad.

El vocero de la mara Salvatrucha, Borromeo Enrique Solórzano, El Diablito, hablando a nombre de ambas pandillas a nivel nacional, pidió al Secretario General de la OEA que acompañe este proceso de negociación y paz "como observador y garante", y expresó que ellos están dispuestos a llevar el proceso de reducción de la violencia y delincuencia en el país "hasta las últimas consecuencias".

El dirigente del grupo Los Revolucionarios, de la pandilla 18, El Duke, recluso en el penal de Quezaltepeque, dio lectura a la propuesta completa de negociación de ambas pandillas. Luego El Duke entregó el documento al secretario Insulza, con el pedido de entregarlo al Gobierno salvadoreño. El funcionario de la OEA expresó sentirse satisfecho y emocionado "con esta propuesta tan clara y racional, que señala soluciones dentro del marco de la legalidad". Aseguró a los dirigentes de las pandillas que "pueden contar conmigo, voy a entregar esta propuesta hoy mismo al presidente Funes".

Insulza ofreció sus servicios de "garante que esta propuesta de ustedes sea debidamente discutida y, a lo mejor, concretizada", y se comprometió de seguir apoyando los esfuerzos de monseñor Fabio Colindres y Raúl Mijango como facilitadores y mediadores del proceso. El secretario Insulza aseguró a los dirigentes de las pandillas: "Ustedes ya han logrado algo importante y bueno: ahorrar cientos de vidas. Ojalá que esto lo logren sostener. ¡Felicidades!"

Al final de la reunión en Mariona, Carlos Ernesto Mojica, El Viejo Lin, de la 18, entregó al secretario Insulza otro comunicado conjunto, en el cual las pandillas anuncian dos medidas concretas, como muestra de su "plena disposición, convicción y voluntad de contribuir en la búsqueda de una solución definitiva que recupere la paz tan anhelada por todos los salvadoreños": una entrega simbólica de armas, que Mojica llama "desarme parcial de nuestras estructuras". Las armas serán entregadas al Secretario General de la OEA para su posterior destrucción "por medio de los facilitadores monseñor Colindres y Raúl Mijango".

Los pandilleros proponen que "con los restos de las armas destruidas se construya una escultura que simbolice el inicio de este proceso de paz". La otra medida concreta que anunciaron los pandilleros es su decisión de "cesar todo tipo de violencia contra las mujeres." Mojica informó que las dirigencias de ambas pandillas "ya hemos girado instrucciones precisas" para que esta decisión se cumpla por parte de todos las clicas a nivel nacional.

El secretario general, José Miguel Insulza, está en el país por dos días a invitación de monseñor Fabio Colindres, quien en mayo le expuso en Washington el proceso de la tregua y le solicitó sus buenos oficios para convertirla en un proceso de paz. Aparte de la reunión con los pandilleros, Insulza sostuvo conversaciones con el Presidente de la República y con el ministro de Justicia y Seguridad, David Munguía Payés. En la mañana de viernes se reunirá con el Comité Humanitario, compuesto por empresarios e intelectuales, para darle sostenibilidad a la tregua como aporte de la Sociedad Civil, así como con dirigentes empresariales. A mediodía del viernes asistirá a un acto religioso en la plaza Barrios, donde supuestamente se va a efectuar la entrega simbólica de armas.

Varios de los voceros de las pandillas expresaron a El Diario de Hoy su satisfacción con la visita del funcionario internacional. "Esto abre una gran oportunidad histórica para avanzar hacia la paz", expresó El Viejo Lin. Otro pandillero, que pidió no publicar su nombre, dijo: "Lo de hoy es una gran muestra de unidad entre las dos pandillas. Pero una unidad no para delinquir, sino para desmontar conjuntamente la violencia. Esto hubiera sido imposible hace un año". Y El Viejo Lin agregó: "Si el señor Insulza dice en público lo que nos ha dicho aquí, en Mariona, que él se compromete como garante, esto cambiará la historia".

También el dirigente de la MS, Borromeo Enrique Solórzano, El Diablito, se mostró optimista: "Ya ves, viejo, hoy la cosa va en serio. Nosotros vamos con todo...".

Los voceros de las pandillas esperan un respuesta escrita de la OEA, definiendo el tipo de compromiso que puede asumir, y una respuesta formal del gobierno. Pero, sobre todo, esperan reacciones de apertura y apoyo de parte de la sociedad salvadoreña. "Apoyo no para nosotros, sino para la solución del problema, que tiene que involucrar a todos. Nosotros ya dimos el primer paso", resumió El Viejo Lin.
(El Diario de Hoy)

jueves, 12 de julio de 2012

Carta a los magistrados fantasma

Estimados abogados:
Llegan todos los días a la sede de la Corte Suprema de Justicia. No tienen oficinas no oficio ahí, pero insisten en instalarse en la oficina de un magistrado que les da posada para seguir jugando a magistrados.


Fueron electos por los diputados de la colación gubernamental FMLN-GANA-CN-PES, pero en la Asamblea pasada que no tenía derecho de elegir. Así consta en la sentencia de la Sala de lo Constitucional.

Ustedes no quieren reconocer esta sentencia e insisten en la legalidad de su elección. Por esto llegan todos los días, aunque nadie les pare bola y tampoco les van a pagar...

Esto es grave. Hasta ahora nadie ha cuestionado a ustedes como personas, solamente el mal procedimiento de su elección, que no fue culpa suya. Pero ahora se están haciendo cómplices del desacato de una sentencia inapelable, que todo funcionario tiene obligación de cumplir. Esto sí nos hace dudar de sus personas y de su capacidad de ser magistrados y garantes de la Constitución.

Yo hasta ahora estuve presionando a ARENA a que busque una solución sin perdedores ni vencedores al conflicto, simplemente ofreciendo a los demás partidos volver a elegir a los mismos magistrados, incluyendo a ustedes. Ahora tengo serias dudas si esto es una solución válida, ya que ustedes muestran todos los días irrespeto a la Constitución queriendo usurpar a la fuerza cargos que no les corresponden mientras no sean legítimamente elegidos por la nueva Asamblea. Tal vez hay que buscar a mejores magistrados.

Saludos, Paolo Lüers

Columna transversal: La trampa

¿Qué le pasa a Joaquín Villalobos? Él fue mi jefe durante la guerra. A veces no estuve de acuerdo con sus decisiones o planteamientos, pero siempre respeté su capacidad y honestidad intelectual. Lo conocí de cerca como un líder audaz, quien tomaba decisiones y acciones, mientras el resto del FMLN se desgastaba en discusiones estériles. Esta audacia lo convirtió en el comandante más dinámico, menos predecible, menos dogmático y más flexible de la insurgencia. En una palabra, en el más peligroso para el adversario.
Este tipo de audacia incluye, por definición, el riesgo de equivocarse. Otros comandantes guerrilleros poco se equivocaron, porque poco aportaron al proceso insurgente. Este tipo de audacia política también incluye una dosis de soberbia: atreverse a efectuar giros sorprendentes sin esperar que los demás terminen de entenderlos.
A veces esto es indispensable. Si Villalobos no hubiera abandonado, sin hacerles caso a los demás miembros de la Comandancia General, la guerra de guerrillas, concentrando sus fuerzas para formar la Brigada Rafael Arce Zablah y pararse al ejército frontalmente, la insurgencia probablemente se hubiera acabado en 1983.
A veces la audacia y soberbia le hicieron cometer errores graves a Villalobos. Como cuando rompió con el FMLN sin asegurarse que los comunistas se quedaran solos. Formó el Partido Demócrata y se quedó sólo él.
Y nuevamente hoy, cuando trata de convencer a la izquierda democrática a apostar a Tony Saca como la "tercera vía", para romper la polarización ideológica en El Salvador, en su reciente columna "Vientos paraguayos en El Salvador", escrita para El País de Madrid y reproducida por La Prensa Gráfica. Igual que en 1994, Joaquín Villalobos piensa que cuando él va adelante y habla fuerte, los demás le van a seguir. Por suerte, en tiempos de paz esto ya no funciona.
Empecemos con el análisis que está a la base de su llamado a apostar a Tony Saca: "En El Salvador las elites económicas han provocado una crisis entre los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial", escribe Villalobos, refiriéndose a la actual crisis constitucional. Atrevida afirmación. Si el punto de partida es tan equivocado, las conclusiones serán insostenibles. No son las "elites económicas" que han provocado esta crisis, sino el interés común y la estrategia concertada del FMLN y del bloque Funes-Saca de hacerse del control de la Corte Suprema y de la Fiscalía, luego de ya haber logrado controlar la Corte de Cuentas, el Consejo Nacional de Judicatura y el Tribunal Supremo Electoral. Es cierto, la derecha, en su tiempo, hizo lo mismo. Pero hay una diferencia: La derecha política y económica ha manoseado las instituciones para privilegiarse al máximo (política y económicamente) del sistema republicano. Es condenable. En cambio, la alianza FMLN-GANA lo hace para destruir el sistema. La derecha pervirtió las instituciones, la nueva alianza entre izquierda autoritaria y el sector más corrupto de la derecha las destruyen. Unos distorsionaron las reglas, otros las quieren sustituir por nuevas que les permitan avanzar hacía un Estado irreversiblemente autoritario.
En medio de esta crisis, Villalobos no ve lo obvio: el surgimiento de una alianza FMLN-Saca que aplicaría una estrategia "todos contra ARENA", no importando si al final tengamos como presidente a Sánchez Cerén o a Tony Saca, sino ve "el surgimiento de una tercera fuerza basada en la alianza Saca-Funes", que "crearía un nuevo balance político, y sacaría a El Salvador de la polarización".
Ahí estamos en el meollo del asunto: Para que la estrategia común FMLN-Saca funcione, el último no puede presentarse simplemente como el candidato del pedazo que logró arrancar a ARENA. GANA no suma suficiente y no tiene legitimidad. Se necesita preparar el terreno para que Saca pueda ocupar el espacio del centro, y en particular del centro-izquierda, donde hay un enorme vacío. Este vacío lo ocuparon en el 2009 figuras como Mauricio Funes, Alex Segovia, Héctor Silva y Héctor Dada, para exitosamente complementar al voto duro del FMLN y derrotar a ARENA. Pero esto no se puede repetir, luego del desastre del gobierno Funes-FMLN. Para el 2014 se necesita una "tercera fuerza" aparentemente independiente del FMLN, y otras figuras, porque los que entraron al gobierno se desgastaron. Ahí es donde de repente cobran importancia figuras históricas de la izquierda democrática como Ana Guadalupe Martínez, Juan Ramón Medrano y Joaquín Villalobos.
Para mí y mi orgullo de haber sido parte del ERP, conducido por estos nombres ligados a la mejor tradición democrática entre los insurgentes, esto es golpe difícil de asimilar. El hecho que termina siendo Joaquín Villalobos el que le abre el espacio a Tony Saca a ocupar el lamentable vacío que todos nosotros hemos dejado en la centro-izquierda de nuestra sociedad, es inconcebible.
"Nada es más corrupto que el monopolio del poder", concluye Villalobos en su columna. ¿Será realmente que no se da cuenta que el regreso de Tony Saca al poder, o la asunción de Sánchez Cerén a un poder compartido con Tony Saca, es la mejor receta para establecer un "monopolio del poder"? Uno que se parecería al establecido en Nicaragua, que nunca se hubiera dado sin la ayuda de una derecha corrupta con necesidad de asegurarse inmunidad y participación en el control de las instituciones.
(El Diario de Hoy)
La columna de Joaquín Villalobos: http://internacional.elpais.com/internacional/2012/07/05/actualidad/1341516520_122920.html

martes, 10 de julio de 2012

Carta a los jóvenes de “Yo me visto de blanco”

Bichos:
A veces los viejos deberíamos hacerles caso a ustedes, los jóvenes, los impacientes, los idealistas. Los viejos (los experimentados, los curtidos, los maduros, los desilusionados) ya estamos demasiado resignados (cínicos, cómodos, frustrados) para creer que como ciudadanos tenemos influencia en la política. Ya nos acostumbramos y vemos como normal e inevitable los chanchullos, las componendas, la corrupción en la política...
Entonces, aparecen ustedes de la nada (o más bien del ciberespacio de las redes sociales) y dicen: ¡Alto! Este país es nuestro futuro, no vamos a permitir que 50 diputados y 1 presidente desmonten el Estado de Derecho, solo porque no aguantan una Sala Constitucional independiente.
Y surge, a saber de quién de ustedes, una idea que a muchos les parece ingenua: “Yo me visto de blanco” el día miércoles 11 de julio, como una señal ciudadana, pacífica, pero visible y masiva, para dar a la Asamblea Legislativa un mensaje simple: ¡Acaten la Constitución, acaten las sentencias de la Sala de lo Constitucional, respeten la división de poderes!
No es una idea ingenua. Es una idea genial. En vez de manifestarse bloqueando el tráfico, manchando paredes, quemando llantas, enfrentándose con la policía o con las fuerzas de choque del FMLN, simplemente vestirse de blanco y seguir haciendo lo que siempre hacemos: estudiar, trabajar, ir de shopping, vacilar en la noche: pero vestidos de blanco para mandarles un mensaje a los políticos: Resuelvan esta crisis antes de que sea tarde, y la única solución es acatar las sentencias de la Sala de lo Constitucional y volver a elegir los 10 magistrados para que tengamos una Corte Suprema que funcione...
¿Qué tiene de ingenuo esto? A veces los viejos piensan que todo lo que no es cínico, es ingenuo. Y con esto entierran toda esperanza que las cosas cambien...
¿Cuáles son las alternativas? Esperar que los empresarios convoquen una huelga para salvar el Estado de Derecho? Esto podría ser el último cartucho, pero todos estaríamos sufriendo las consecuencias...
¿Esperar que lo resuelva la oposición, o sea ARENA, negándole al gobierno de FMLN-GANA la aprobación de préstamos y del presupuesto, para presionarlos a que respeten la Constitución? Podría funcionar, ¿pero a qué costo? Y además, si nosotros los ciudadanos no nos movilizamos, ¿quién dice que ANEP y ARENA se van a arriesgar para una causa que la ciudadanía no está dispuesta a defender?
La responsabilidad por defender el Estado de Derecho no la podemos delegar a nadie. La tenemos que asumir todos. Por esto, yo pido a todos a unirse el miércoles 11 a los jóvenes y pasar el día vestidos de blanco. Sean creativos: pónganse algo de blanco que nos distingue de los cínicos, de los indiferentes y de los corruptos.
Nos vemos el miércoles, en todas partes, Paolo Lüers
(Más!/EDH)

sábado, 7 de julio de 2012

Carta a Salvador Sánchez Cerén

Estimado profesor:
Ya es un hecho: Usted representará al FMLN en las elecciones presidenciales. Lo felicito. Es más, me gusta esta decisión. No sólo porque esto garantiza que su partido entregue el poder en el 2014, estableciéndose en el país la alternancia. Recuérdese que la verdadera prueba de la alternancia democrática no es cuando un partido logra sustituir a otro que ha estado ejerciendo el poder por 20 años, como pasó en el 2009, sino cuando luego vuelve a entregarlo, si el pueblo así lo decide...


Lo que más me gusta de su candidatura presidencial es que constituye un acto de honestidad: Ya nada de esconderse detrás de compañeros de viaje, sino asumir con franqueza lo que realmente es el FMLN. Sobre todo después del desastre con Funes...

Ningún candidato mejor que usted, si el partido quiere levantar su cara propia y dejar de disfrazarse con ideas y figuras que no representan los verdaderos propósitos del partido. Usted es el hombre para esto, y esto es mil veces más transparente y honesto que la maniobra del 2009, cuando el Frente y Funes se usaron mutuamente como trampolín para llegar al poder.

Con usted como candidato, el pueblo tendrá oportunidad de tomar en el 2014 una decisión clara sobre el rumbo del país: ¿Vamos al “socialismo del Siglo 21”, que poco tiene que ver con socialismo y mucho con capitalismo de Estado-partido – o vamos a construir un modelo político republicano de división de poder e independencia de poderes que se controlan mutuamente, asociado con un modelo la economía social del mercado? ¿O vamos a apoyar a una llamada “tercera vía” que dice salvarnos del socialismo bolivariano, pero de hecho le abre las puertas y le ayuda a desmontar la división de poderes?

Así que yo celebro que usted sea el candidato. También le felicito por haber renunciado al ministerio de Educación. Lo que asusta es su anuncio de dedicarse plenamente a su cargo de vice-presidente. Sabemos que a esto no puede renunciar. Pero la decencia le obliga a no aprovecharse de este cargo para hacer campaña. Usted debería reducir al mínimo necesario sus apariciones como gobernante y presentarse al pueblo como lo que ahora es: un candidato partidario en plena campaña. Nada de entregar regalos gubernamentales, nada de inaugurar obras, nada de viajar por el país con fondos del Estado. Si durante tres años usted ha sido invisible como vice, mejor manténgase así...

Le deseo que logre explicar bien el proyecto político del Frente, para que hasta el último salvadoreño lo entienda y pueda tomar sus decisión electoral...

Saludos, Paolo Lüers

(Más!/EDH)

jueves, 5 de julio de 2012

Carta a la embajadora de Estados Unidos

Estimada Mari Carmen Aponte:
¡Welcome back! Su regreso al cargo de embajadora en El Salvador es un acto de justicia. Tuvo que abandonar su cargo por un pleito pendejo entre poderes en Washington (para que vean: también pasa en Estados Unidos...), que nada tuvo que ver con usted ni con su trabajo como embajadora. Al fin Senado y Casa Blanca se pusieron de acuerdo y usted pudo retomar su cargo. Enhorabuena.



Aparte de todos sus credenciales hay una que al fin se impuso: Todos los sectores políticos salvadoreños (gobierno y oposición; empresa privada y FMLN) pidieron su confirmación como embajadora. Es muy inusual que alguien se gane el respeto de todos, sin excepción, en un país tan polarizado.

Y esto la pone a usted en una situación privilegiada. En la fiesta del 4 de julio en la embajada, todo el mundo (de Sigfrido Reyes a Belarmino Jaime, de Tony Saca a Norman Quijano y Ana Vilma de Escobar; de la gente de ANEP a la gente del FMLN) le dio la bienvenida. Era como decir: Que bueno que al fin regresó, embajadora, a ver si usted puede mediar en este conflicto que amenaza a destruir nuestro Estado de Derecho...

Yo comparto esto. No porque creo que la potencia Estados Unidos debe intervenir y poner orden en El Salvador. ¡Dios guarde! Siempre he estado en contra de esta actitud de presidentes, senadores, diputados o embajadores estadounidenses que se comportan como si fueran gobernadores en nuestra tierra. Hasta a la guerra fui por esta razón.


No, Mari Carmen, quienes pensamos que usted puede mediar exitosamente para que los presidentes de la Asamblea y del Ejecutivo regresen a la razón y acepten a respetar la independencia de la Corte Suprema y a cumplir las sentencias de la Sala de lo Constitucional, no apelamos a la potencia imperial. Apelamos a su capacidad humana como persona, como mujer latina que entiende los problemas que en estas latitudes tenemos para ponernos de acuerdo y para hacer valer el Estado de Derecho.

No apelamos a la representante del presidente Obama, sino a Mari Carmen Aponte. A la mujer que, a pesar de tener el conflictivo cargo de embajadora de los Estados Unidos de América, se ha ganado el cariño y respeto de todos los salvadoreños, no importando nuestros intereses y nuestras ideologías.

Bienvenida y suerte, Mari Carmen Aponte! Paolo Lüers
(Más!/EDH)