sábado, 25 de julio de 2015

Carta al Fiscal General: ¡Actúe!

Estimado Luis Martínez:

Usted tiene en sus manos la denuncia de La Prensa Gráfica sobre los hackers que clonaron la versión digital de este periódico, insertando contenidos originales a la par de otros que atentan contra el honor de su director, José Roberto Dutriz.
Usted tiene conocimiento de un caso similar en Guatemala, documentado por La Prensa Libre, donde una de las pistas lleva a un ciudadano salvadoreño.
Usted tiene en sus manos además, desde hace semanas, la denuncia de Roberto Rubio, director de FUNDE, representante de Transparencia Internacional y columnista, quien tiene indicios que similares ataques contra el honor de él y su familia posiblemente provienen de entidades estatales salvadoreñas.

Sólo la fiscalía, con sus recursos y competencias legales de recabar datos en los sistemas informáticos y los bancos, puede determinar quiénes están detrás de estas acciones ilegales. Sólo la fiscalía puede solicitar la colaboración de autoridades de otros países, en particular Estados Unidos, para rastrear la huella de los hackers, quienes obviamente usan conexiones informáticos y bancarios internacionales para cometer sus delitos.
Si usted, como titular de la Fiscalía General de la República, no procede con las investigaciones pertinentes, estos delitos, como tantos otros, quedarán en la impunidad que hace posible este envenenamiento de nuestra cultura política y de la libertad de expresión.
Si usted no actúa, nunca vamos a saber si detrás de estas campañas ilegales contra empresas, medios de comunicación y generadores de opinión pública están instituciones y funcionarios públicos que cometen estos delitos con fondos del Estado.
Si usted no actúa, señor fiscal, se hace cómplice.
Estos delitos son difíciles, casi imposibles, de investigar para las empresas y las personas afectadas, sin que a su vez incurran en operaciones ilegales. Pero son fáciles de investigar para la fiscalía, la cual tiene el monopolio de interceptar conexiones telefónicas, digitales y bancarias. Para esto tenemos una fiscalía.
Aún así, periodistas mexicanos han logrado documentar el amplio espionaje de datos que en México ha cometido por años una empresa de espionaje cibernético, contratada por el gobernador de Puebla (vea la actual edición del medio digital mexicano “animalpolítico.com”, o la documentación en el blog salvadoreño “segundavueltasv.wordpress.com”). Ahí es claramente el Estado que actúa criminalmente, y de manera sistemática, contra opositores políticos. Tal vez en El Salvador todavía no hemos llegado a este extremo. Pero seguramente llegaremos, si la única autoridad competente, o sea la fiscalía, no procede con rigor – y sin temor de tocar fibras del poder, incluso del Estado o de partidos políticos.
Recién instalado en su cargo, usted dijo que en el país operan 4 centros ilegales de escucha telefónica e intercepción de datos - y que tenía conocimiento de sus ubicaciones y quiénes los operan. Nunca leí ninguna noticia que la fiscalía haya desmantelado estos centros de espionaje y llevado a la justicia a sus operadores. Es tiempo que usted actúe, para garantizar el libre ejercicio de la libertad de expresión, de prensa y de la oposición política.
La pelota está en su cancha, señor fiscal general. Saludos,  
firma paolo
Posdata: Sigo convencido que para erradicar este cáncer no hace falta una nueva legislación que restrinja la libertad de expresión en el Internet. Las leyes existentes ya definen los delitos en cuestión. Sólo hay que aplicarlas.

miércoles, 22 de julio de 2015

Carta al FMLN: Solo preguntando sobre corrupción, impunidad y golpe de Estado

Estimados compas:
Algo raro está pasando. Ustedes toda a vida han hablado de la corrupción y de la impunidad. Lo hicieron durante la guerra y lo hicieron durante “los 20 años de ARENA” – porque obviamente hubo corrupción y hubo impunidad. Y continuaron hablando de este tema, incluso con voz más alta, cuando al fin llegaron al poder: Gerson Martínez dio cientos de declaraciones denunciando la corrupción, armando cientos de paquetes con evidencias. Y Mauricio Funes, por ratos, dejó de atender el trabajo de gobernar con tanto que hablaba de la corrupción. Incluso instaló en Casa Presidencial una Secretaría Anticorrupción que hasta la fecha existe, siempre al mando de Marcos Rodríguez, aunque esta más bien se convirtió en una policía secreta interna para disciplinar, extorsionar, controlar y alinear a los funcionarios del gobierno.

Con todos estos antecedentes, ¿cómo explicar que cuando al fin sectores influyentes de la sociedad civil retoman su tema y proponen la instalación de una Comisión Internacional contra la Impunidad (similar a la que en Guatemala está investigando casos que tienen al borde de la cárcel a la vicepresidenta y al presidente de la República), el FMLN habla de desestabilización de su gobierno e incluso de un intento de “golpe de Estado”?
Dicho de otra manera: ¿Por qué un partido que durante todos sus 34 años de vida ha denunciado la corrupción y la impunidad, ahora, al solo escuchar la palabra Comisión Internacional se siente aludido? ¿Por qué el FMLN siente que una entidad que con independencia, recursos y competencia técnica investigaría la corrupción, constituye una amenaza a su presidente y su gobierno?
Ustedes dicen que no es necesaria una Comisión de este tipo. Bueno, incluso si fuera cierto que no es necesaria y que nuestras instituciones tienen plena capacidad (y voluntad) de investigar, ¿cuál es el daño, el peligro, la amenaza? La única amenaza es que ustedes salgan salpicados…
Pero en serio, ¿cómo pueden argumentar que no es necesaria una Comisión Independiente? ¿Acaso en los 6 años que ustedes han gobernado, se ha erradicado la impunidad? ¿Acaso en El Salvador se ha condenado a los responsables de tanta corrupción que ustedes han denunciado durante décadas?
¿Acaso en los últimos 6 años nuestras instituciones al cargo de la lucha contra la corrupción y el crimen han superado todas sus deficiencias y sus amarres políticos, de manera que ahora ya no hay impunidad? Difícil que sostengan esto, así como están la Fiscalía General de la República, el sistema judicial, la Corte de Cuentas, la misma PNC…
¿Y no han ustedes insistido muy recientemente que la fiscalía es cómplice de la impunidad, en el caso CEL-ENEL? Bueno, tal vez es mal ejemplo, porque ustedes saben, igual que yo, que esto fue un caso fabricado por fines inconfesables…
Pero esto es otro argumento a favor de una Comisión Independiente: No sólo se trata de superar la falta de investigación y persecusión del delito, también se trata de asegurar que no se sigan levantando juicios políticos que no buscan justicia, sino más bien venganza y ventajas electorales.
La única explicación porque el FMLN reacciona con tanto pánico es que ahora los investigados serían ustedes. Ya tienen 6 años de administrar al país y el arco público. Muchos de los delitos posiblemente cometidos durante los gobiernos de ARENA ya son prescritos – y esto no se puede cambiar retrospectivamente. Así que una CICIG salvadoreña obviamente investigaría a la administración de Tony Saca, a quien ustedes siguen necesitando como aliado; a la de Funes, que vive en una casa de vidrio; y al actual gobierno. Además, por supuesto, a los corruptores del campo privado, muchos de los cuales ahora, como suele pasar, son aliados de ustedes. Los corruptores siempre son aliados del gobierno de turno.
Otra pregunta final: ¿Para ustedes, lo que está pasando en Guatemala, es un golpe de Estado contra el presidente Otto Pérez?
Piensen antes de gritar. Saludos  
firma paolo

martes, 21 de julio de 2015

Carta al padre Rogelio Poncel

Mi muy querido hermano: Yo nací y me crié como hijo de un ateísta y una luterana. Nunca fui expuesto de cerca a la Iglesia Católica y sus ritos, que siempre me parecían algo extraños, obsoletos. Crecí en una ciudad alemana casi segregada: la mitad eran católicos, la otra luterana, había escuelas, clubes deportivos y sociales, y hasta almacenes separados para las dos confesiones. No tuve ni novias ni amigos cercanos católicos. Como joven con mente escéptica me sentí más cómodo en la cultura protestante, marcada por su tradición liberal, su mayor tolerancia, su progresismo político. En toda mi vida en Alemania, no me recuerdo de haber hablado, más que palabras de cortesía, con un cura católico.
Hasta que en 1981 llegué a Morazán. En medio de este mundo extraño de guerrilleros y campesinos, dominado por guerreros, la vida me juntó con vos, Rogelio, con otro europeo y con otro pacifista. Inicio de una gran amistad. Fue la primera vez que conviví con un cura católico. Un sacerdote que en media de la locura de la violencia que se llama guerra vos predicabas la idea de la paz, basada en justicia. Me hiciste romper todos mis prejuicios. Tu presencia a la par de ellos y tu ejemplo hicieron un poco menos inhumana la guerra, para las familias campesinas que más la sufrieron, pero también para los guerrilleros del ERP. Y ciertamente para mi, el gran escéptico de ideologías y religiones.
Vos fuiste el correctivo, el antídoto, a la tendencia de radicalización inhumana que produce la guerra. Y con asombro me di cuenta que solo un cura, con su biblia y sus ritos confortantes, podía jugar este papel. Bueno, no cualquier cura, sólo un cura como vos, tan fuerte en sus convicciones, tan serio en su compromiso con los excluidos y reprimidos.
Muchos años más tarde, la vida me juntó con otro cura, también en una situación extrema: con Fabio Colindres, a quien acompañe a las cárceles más yucas del país para hablar con los pandilleros más emblemáticos, todos condenados por homicidios, secuestros, extorsiones… La manera como monseñor los retó a abandonar la filosofía que la vida no valía nada, ni la ajena ni la propia, porque ya nada tenían que perder, me hizo siempre pensar en vos, Rogelio, predicando entre otros hombres dispuestos a matar y morir. Aquella guerra era muy distinta a la actual. Y Fabio Colindres, el cura conservador, es muy distinto al Rogelio, el exponente de la Teología de Liberación. Pero algo tienen en común: ejercen el sacerdocio como instrumento para incluir a los excluidos; creen en la fuerza del amor como antídoto al mal; y practican el postulado cristiano que nadie, ni el mas malvado, es totalmente malo, y puede tener salvación si es capaz de movilizar lo bueno que queda en él, como en cualquier ser humano.
El pasado fin de semana volvimos a encontrarnos en Morazán, para celebrar tus 50 años de sacerdocio. Un reencuentro que me reafirmó que seguimos siendo los hermanos que nos volvimos bajo bombardeos y tormentas. Has pasado más de 20 años promoviendo la reconciliación entre salvadoreños, que durante décadas se mataron entre ellos. Has sabido incluir en tus comunidades a los que antes eran considerados enemigos. Has insistido en buscar solución a la injusticia social que generó la guerra pasada y que sigue generando esta nueva guerra que estamos viviendo.
No comparto todas tus ideas, ni vos todas las mías, pero respeto, con admiración, como vos vivís tus convicciones. Me recibiste, en medio de esta comunidad que creaste en Morazán, como un hermano.

Gracias, Rogelio, sos mi héroe, más que cualquier guerrero. 
firma paolo
Lea también la entrevista de El Faro con Rogelio:

“Cuando le apuntan, el cristiano tiene derecho
a defenderse, a apuntar también”

 

lunes, 20 de julio de 2015

Carta a los populistas: la historia de Reem y Angela

En internet circula un vídeo titulado "La respuesta de Angela Merkel que hizo llorar a una niña palestina".

Aquí el contenido del vídeo: En un programa de televisión con jóvenes, una niña palestina, llamada Reem, cuya familia está buscando asilo en Alemania, dice a Angela Merkel que su sueño es estudiar en Alemania, pero que su familia en 4 años no ha conseguido la residencia permanente, y que tiene miedo que su sueño no se va a cumplir.

La jefa del gobierno alemán explica a Reem que no todos los refugiados que buscan asilo pueden quedarse en Alemania, que hay millones de refugiados en África y los países de Medio Oriente, y que Alemania acoge a muchos, pero no puede asimilar a todos.

Reem comienza a llorar y Angela Merkel se le acerca para consolarla.



Al circular este vídeo en internet, a la señora Merkel le cae una tormenta de comentarios que en su gran mayoría dicen lo mismo: ¡Qué barbaridad la jefe del gobierno alemán! Luego de pasar encima de los pobres griegos, ahora maltrata a una pobre niña. ¡Qué falta de empatía, qué dura esta señora, qué cruel!

¿Qué hubiera hecho en esta situación un líder político menos sincero y más populista? Hubiera aprovechado la oportunidad de las cámaras de la televisión para abrazar a la niña y decirle: Yo te voy a resolver el problema, a ti y a tu familia, comuníquese mañana con mi oficina y te vamos a tramitar la residencia, y una beca.

Así lo hubiera hecho Hugo Chávez, a quien le encantaba dar estas muestras de bondad en sus programas dominicales: el caudillo pasándose encima de la fría burocracia, dando en vivo ante las cámaras órdenes a sus ministros de resolver los problemas "del pueblo". Así posiblemente lo hubiera hecho el profesor Sánchez Cerén en uno de sus programas televisivos "Gobernando con la gente": "Director de migración, tome nota y resuelva!"

Claro que la mujer más poderosa de Europa hubiera tenido la capacidad de resolver el problema de una niña o una familia, y de quedar bien ante las cámaras: La madre de la nación.

Pero Angela Merkel sabe que, por más poder que le da su cargo, ella no puede resolver el problema de todos los refugiados que quieren estudiar o trabajar en Alemania. Sabe que el gesto humanitario (y el efecto publicitario) de usar la televisión para resolver un caso conmovedor sería mentirle, no a Reem, sino a los millones de refugiados. Y al país.

Merkel prefiere quedar mal antes de mentir y crear ilusiones. Lo mismo hizo en el caso de Grecia. Quedó mal, como una mujer fría y calculadora, exponiéndose a cualquier tipo de ataques e insultos, insistiendo en una solución amarga, dolorosa, pero que es la única que a largo plazo resuelve el problema de Grecia y de Europa. El primer ministro francés, François Hollande, mostró empatía con los griegos, apapachó a Alexis Tsipras en público, criticó la línea dura de Merkel, pero no aportó absolutamente nada a una solución práctica de la crisis griega pero esto sí: Ganó unos cuantos puntos de popularidad en las encuestas. En cambio, Angela Merkel los perdió.

Esta es la diferencia entre políticos populistas y líderes reales. Unos piensan en su ego y su popularidad, los otros piensan en su país, se niegan a mentir, corren el riesgo de caer mal, pero construyen soluciones. Merkel se comprometió ante Reem a hacer que nadie tenga que esperar 4 años para saber si tendrá oportunidad en Alemania o no. Esto está en su poder, cumplir los sueños de todos los niños no.

Piensen antes de juzgar. Saludos, Paolo Lüers
(Mas!/El Diario de Hoy)

 

Columna transversal: Un alegato por el disenso

Me canso de estar escuchando el mismo discurso de que el país necesita superar sus divisiones políticas, llegar a acuerdos entre todos sobre el rumbo delpaís, y que entonces nuestros problemas se resolverían. Lo escucho de religiosos, de algunos empresarios que quieren quedar bien con Dios y el diablo, de columnistas que no quieren ofender a nadie. Y de políticos que buscan un nicho electoral predicando "unidad" y "el fin de las ideologías", y que se ofrecen como salvadores capaces de superar la polarización.

Sostengo lo contrario: No habrá consenso entre personas, sectores y partidos que en el fondo, aunque no lo dicen claramente, visualizan rumbos muy diferentes e incluso excluyentes para el país. El problema es precisamente que nadie dice con claridad y sinceridad adónde quiere llevar al país.

El déficit nuestro no es de "unidad", sino de conceptos claros y de discusión abierta de nuestras diferencias. Me encanta que el FMLN haya anunciado que quiere discutir, en su próximo congreso, su concepción del socialismo. Ojalá lo hago con sinceridad y claridad, no de manera cerrada, sino pública; no de manera defensiva, sino ofensiva. Y ojalá que ARENA se atreva a poner en su agenda un debate serio, público y ofensivo sobre el Estado liberal y el carácter del capitalismo que quiere construir en El Salvador.



Lo que nos hace falta es el disenso honesto y transparente, no el consenso. Lo que nos urge es que las diferencias entre las distintas visiones del país se vuelvan tan claras que los ciudadanos, a la hora de votar en 2018 y 2019, puedan tomar una decisión consciente y educada, creando una mayoría alrededor de una propuesta definida. Solo así se puede definir el rumbo. Es ilusorio (o incluso engaño) querer encontrar el rumbo en una mezcla, una fusión o un promedio de posiciones antagónicas.

¿Acaso no son antagónicas las visiones de los dos partidos principales? Aunque no hacen lo suficiente para definir y proyectar con claridad sus visiones, estas inmediatamente se vuelven visibles cuando en el mundo ocurren procesos definitorios. Tomemos el caso de Grecia: Con una claridad que pocas veces muestran en temas nacionales, ante el antagonismo clarísimo de posiciones encontradas, en la crisis europea-griega todo el mundo toma posición: unos por el gobierno socialista y estatista griego, otros por los líderes socialdemócratas, socialcristianos y conservadores que insisten en responsabilidad fiscal para facilitar el crecimiento, mercados libres y sostenibilidad del Estado de Bienestar Social construido en Europa.

Tomemos el ejemplo de Venezuela: Ante la imposibilidad del régimen chavista de gobernar sin represión y sin atentar contra las libertades individuales y empresariales, el FMLN se identifica plenamente con el chavismo y ARENA plenamente con la oposición venezolana. Es reflejo de sus posiciones claramente antagónicas y excluyentes, aunque poco se perfilan con claridad cuando se discute sobre el rumbo de nuestro propio país. Es obvio que en el país existen diferentes visiones sobre el funcionamiento de las instituciones, sobre el tema de la independencia de los poderes, sobre el rol del Estado y del mercado, sobre el significado de "participación ciudadana", y sobre la relación entre medios de comunicación y Estado. Sería mucho más viable administrar estas diferencias si fueran más claramente asumidas por los actores políticos y sociales.

Olvidémonos de la ilusión (o el engaño) de que la definición del rumbo que necesita el país para salir de la paralización económica y política, saldrá de la conciliación de las diferencias. Saldrá de la capacidad de los partidos (y de la ciudadanía) de construir mayoría (y no un "consenso nacional" entre todos) alrededor de propuestas claras y no disfrazadas. Solo esto dará al ciudadano votante la posibilidad de apostar por una de las visiones alternativas que los partidos le presentan.

Lo dicho no significa que los partidos, una vez que sus propuestas económicas y políticas sean claramente definidas y proyectadas, no puedan ponerse de acuerdo sobre soluciones prácticas a problemas concretos y urgentes. No se trata de una guerra ideológica entre gobierno y oposición. Se trata de un enfrentamiento de ideas y programas, mediante el debate democrático. Por supuesto las ideologías pueden y deben convivir en un país, pero en competencia, regulada por la Constitución, y no con el permanente engaño que de dos visiones excluyentes vamos a forjar un "consenso nacional".
(El Diario de Hoy)

martes, 14 de julio de 2015

Carta a los que piden una Comisión Internacional contra la Impunidad

Estimados amigos:

Todos estamos preocupados por la corrupción y por la falta de capacidad y voluntad de la fiscalía -y de su actual titular- de investigarla y perseguirla. Todos estamos conscientes que la fiscalía no es realmente independiente. Y todos sabemos que la impunidad no sólo es un problema de la fiscalía, sino también del sistema judicial, de la Asamblea, del Ejecutivo, de los partidos. Hasta ahí hay un amplio consenso.
Entonces, ustedes dicen que la solución es pedir que nos instalen una Comisión Internacional contra la Impunidad, como la CICIG en Guatemala. Yo tengo mis dudas: prefiero que todos nos concentremos en presionar que el país tenga una fiscalía que puede combatir la impunidad y la corrupción.
En vez de pedir una Comisión Internacional, que por definición sería temporal, necesitamos hacer funcionar nuestras instituciones constitucionales y permanentes. Comenzando con la fiscalía.
Este año la Asamblea Legislativa tiene que elegir al nuevo fiscal general. Hay que aprovechar esta oportunidad para crear acuerdos sobre una reforma profunda de la fiscalía. El punto de partida es encontrar a un fiscal competente, independiente y audaz, que rompa con la tradición de usar la fiscalía como centro de extorsión. Un fiscal que ni encubre corrupción, pero que tampoco acepta encargos de venganza política.
Sin un buen fiscal no avanzamos en nada, pero tampoco el mejor fiscal resuelve todo el problema. Hay que reformar la fiscalía – y tienen razón: Para esto se necesita intervención de organismos y personajes internacionales, que no tienen intereses propios: ni políticos, ni económicos, ni partidarios. Tienen razón ustedes: Sólo así se corta el nudo gordiano que amarra la corrupción y la impunidad.
Dentro del proceso de elección del nuevo fiscal general, hay que construir un acuerdo de reformar la fiscalía, y de conseguir para esto los apoyos e impulsos internacionales necesarios. La figura es simple: Nada impide al nuevo fiscal general a nombrar, dentro de su institución, pero con autonomía de criterios y procedimientos, a un fiscal especial. Este fiscal especial puede ser un extranjero, escogido por Naciones Unidas (así como pasó con el Comisionado que en Guatemala dirige la CICIG), y que tenga entre sus facultades la de crear una comisión especial con dos tareas: llevar adelante investigaciones especiales contra la impunidad, así como lo hace la CICIG; y generar reformas al funcionamiento de la FGR, que en un plazo razonable hagan dispensable la intervención internacional.
Es un modelo parecido a la CICIG guatemalteca, pero la diferencia es que trabaja dentro de la fiscalía y para reformarla. Tiene mucho menos complicaciones constitucionales que delegar funciones de la fiscalía a un organismo parelelo. No requiere de compleja y controversial legislación, como la instalación de una Comisión Internacional paralela a la fiscalía. Y tiene una enorme ventaja: Garantiza que cuando termine el mandato temporal del fiscal especial y de su comisión internacional, nos dejará una fiscalía reformada que por si sola puede cumplir su mandato de combatir la impunidad y la corrupción.
Como dije: El primer paso es saber asegurar que se elija como fiscal general a un profesional con el coraje y la voluntad de cortar el nudo gordiano de la impunidad - con la necesaria ayuda de la comunidad internacional y de la ciudadanía, con profesionalismo e independencia, y con la visión de asegurar que en el presente y en el futuro el juego político, institucional y económico del país sea limpio, y no para satisfacer revanchismos y resentimientos. Sería la FGR que haría un convenio con Naciones Unidas y otras instancias internacionales, no el gobierno.
No pidamos milagros ni inventemos un “deus ex maquina” que caiga del cielo y resuelva nuestros problemas, cuando dentro de nuestro marco institucional podemos construir soluciones sostenibles que no alteran ni la soberanía ni la institucionalidad del país.
Está abierto el debate. Saludos, Paolo Lüers
(Mas!/El Diario de Hoy)

sábado, 11 de julio de 2015

Carta al ministro de gobernación: ¿Interviene en asociaciones independientes?

Estimado señor Arístides Valencia:
El 30 de mayo de este año, la Asociación Cafetalera de El Salvador celebró su Asamblea General Ordinaria, en la cual a eligió su Junta Directiva para el período mayo 2015 – mayo 2017. Se presentaron dos planillas, una encabezada por el ingeniero Sergio Edmundo Ticas Reyes, la otra por el licenciado Omar Flores, hermano del viceministro de Agricultura, Hugo Flores. Resultó electa, con mayoría simple, la primera. Terminó la Asamblea en plena armonía, con el licenciado Omar Flores juramentando la nueva Junta Directiva.
A las 11 horas del día 2 de junio, el ingeniero Ticas se presentó en el Ministerio de Gobernación para solicitar en el Registro de Asociaciones la inscripción de la Junta Directiva. Entregó toda la documentación: la carta de solicitud; la certificación de la elección, firmada por los tres miembros de la Comisión de Revisión de Credenciales electa por los delegados presentes en la Asamblea; copias de los credenciales de cada uno de los delegados que participaron en la elección; y el recibo del derecho de inscripción cancelado. Irónicamente el ing. Ticas no se presentó a primero hora, porque asistió a una invitación a Casa Presidencial. 
En el Registro de Asociaciones informaron al Ing. Ticas que en horas de la mañana del mismo día 1 de junio, mientras él (¡qué ironía!) respondió a una invitación a Casa Presidencial, recibieron otra solicitud de inscripción de la Junta Directiva de la Asociación Cafetalera, para el mismo período de mayo 2015-mayo 2017. En esta solicitud se inscribieron como miembros electos de la Junta Directiva personas que ni siquiera habían participado en la Asamblea General celebrada el 30 de mayo.
Con fecha 3 de junio, el ingeniero Ticas presentó a la Lic. Ana Delmy Mendoza Campos, jefa del Registro de Asociaciones del Ministerio de Gobernación, un escrito objetando “la inscripción de cualquier otra planilla que no sea la electa en la Asamblea General. Además el presidente de los cafetaleros solicitó que le entreguen una certificación de la solicitud de inscripción fraudulenta y sus documentos anexos, con el fin de poder tomar las medidas legales pertinentes.
Hasta ahí ya es una historia bastante preocupante, sobre todo porque su ministerio no ha contestado ningún de los escritos presentados. Sin embargo, hubo otra sorpresa más: Unos día después, consultando la página web del Registro de Asociaciones, aparece en la base de datos que no son dos, sino tres las Juntas Directivas de la Asociación Cafetalera que han solicitado inscribirse para el mismo período. Curiosamente, la tercera la encabeza el Lic. Omar Flores, el mismo que en la Asamblea del 30 de mayo perdió la elección, reconoció su derrota y juramentó a la planilla ganadora. Acuérdese, estamos hablando del hermano de un compañero suyo en el gabinete de gobierno.
Inmediatamente, el ingeniero Ticas presentó otro escrito al Registro, con fecha del 18 de junio, reiterando su objeción a la inscripción de cualquier planilla que no sea la legítimamente elegida. Nuevamente solicitó que se le entreguen certificaciones de las dos solicitudes fraudulentas. Su ministerio, hasta la fecha, no ha contestado nada. Ni ha inscrito la Junta Directiva.
Esto significa que una importante gremial como la Asociación Cafetalera de El Salvador tiene ahora, ante el silencio y la inacción del Ministerio de Gobernación, más de 40 día de estar acéfala. Con la consecuencia que no puede efectuar urgentes inversiones y trabajos de mantenimientos en la finca de su propiedad.
Le pregunto: ¿Qué juego está jugando su ministerio? Sus burócratas disponen de toda la documentación necesaria para cumplir con su deber de inscribir la nueva Junta.
¿Esto tiene algo que ver con posiciones críticas que la Asociación Cafetalera ha expresado sobre las políticas de café del Ministerio de Agricultura? ¿Es represalia contra dirigentes gremiales que insisten en la independencia de sus asociaciones?
Espero que usted, como ministro, de una respuesta pronta y justa. No a mi, a los cafetaleros agremiados.
Saludos, Paolo Lüers
(Mas!/El Diario de Hoy)