jueves, 28 de julio de 2016

Carta a la PNC: ¿Ganándose los corazones y las mentes?

La cuenta oficial de la corporación policial publicó en Twitter una foto y un comentario.

Cuando algunos usuarios les hicieron comentarios sarcásticos, alguien mandó a borrar la foto de Twitter, pensando que con esto la eliminarían. No es así, siempre se puede recuperar. Internet tiene memoria…




Los primeros comentarios que le cayeron a la foto se enfocaron en los pies descalzos de los niños: ¿Y a esta escuela no han llegado los zapatos que supuestamente el gobierno regala a todos los alumnos?

A El Cuco obviamente no ha llegado ‘el profe’ con su show del ‘buen vivir’, porque no tienen ni zapatos ni computadora.

Otros enfocaron más bien en el fusil: ¿Qué impacto tiene en los niños recibir clases de un hombre con arma de guerra?

Algunos bromearon: Si deja el fusil afuera, lo roban. Si anda desarmado, lo matan…

Pero esta foto realmente no es para bromas. Yo vi las mismas escenas durante la guerra, en las llamadas “acciones cívicas” que los asesores norteamericanos enseñaron a los soldados salvadoreños a hacer en “zonas conflictivas”. ¿Recuerdan estas acciones para “ganarse los corazones y las mentes” de los campesinos y para “dejar al pez (a la guerrilla) sin agua (sin apoyo popular)”?

En una escuelita en El Congo vi a los soldados de la Segunda Brigada enseñarles a los bichos una película de “Rambo” – y para subrayar lo absurdo, en inglés…

“Counter insurgency” se llamaba esta estrategia: contrainsurgencia. Falló. Y a pesar de esto, ustedes ahora la replican, esta vez contra las pandillas. Hoy se llama “prevención”, o la mano amiga a la par de la mano dura.

Pero no funciona esta prevención. Fusil en mano no se ganará ningún corazón. Lo tuvieron que aprender los generales de los ‘80 y lo tendrán que aprender los comisionados de hoy, que irónicamente algunos eran guerrilleros en los 80 y deberían entender el volado de los “corazones y mentes” de los pobres…

Saludos,

44298-firma-paolo

(MAS!/El Diario de Hoy)

martes, 26 de julio de 2016

Carta a los relevos de diputados: Hoy es cuando

Estimados amigos:
Esta carta va a los que no están satisfechos con la política y los partidos como son. Pero no a los aficionados de la nueva moda de declararse anti-políticos y anti-partidos – estos de todos modos nunca van a cambiar nada. Son la quinta columna del establishment…

El antídoto de mala política no es menos política, sino mejor política. No es abolir los partidos, sino renovarlos.

Esta carta va dirigida a los que quieren cambiar la política – pero que hasta ahora no han dado el paso a asumir responsabilidad política, porque los partidos no les han abierto las puertas; y porque no se querían meter adonde no están invitados. Estoy hablando de gente que están con sus dos pies dentro de la vida económica y social del país; que tienen éxito académico, profesional o empresarial; y que tienen rato de hacer política desde la sociedad civil o la opinión pública.

Estoy hablando de ustedes, a los cuales les pican las manos de meterse en la política partidaria, pero tienen pánico de ensuciárselas. Y les digo que hoy es cuando…

ARENA va a hacia un relevo generacional. Pero si ustedes no se meten, este puede quedarse sin renovación de ideas. No serviría de mucho. Hay que aprovechar este relevo generacional para abrir el partido hacía la sociedad, sobre todo hacia la masa crítica de la clase media que hasta ahora no ha tenido una opción partidaria y electoral. Y hay que aprovechar este relevo para abrir puertas y ventanas para que entre aire fresco, propuestas nuevas, tolerancia y pluralismo. Hoy es cuando. En ARENA, aunque hay fuertes sectores conservadores muy resistentes al cambio, les está cayendo el cinco que pueden ganar en el 2018 y en el 2019, pero que tienen que construir una mayoría nueva junto con la sociedad civil.

Hoy es cuando, y no sólo en ARENA. Si ARENA se abre hacia el centro, al FMLN no le quedará otro remedio que hacer lo correspondiente. Van a tener que abrir espacio para el debate, para cierta pluralidad, y para que entre gente nueva. Toda la gente de izquierda independiente, que no han encontrado ningún espacio dentro del FMLN, al rato serán bienvenidos para ayudar a hacer al FMLN más competitivo y atractivo.

Así que hoy es el momento de acercarse a los partidos. Los dos partidos grandes los van a necesitar, aunque tal vez muchos de sus dirigentes todavía no lo saben. En el caso de ARENA, el partido está listo para incorporar, para las próximas elecciones de diputados, por lo menos unos 20 de ustedes en su oferta política. Hay varios, como Juan Valiente, Johnny Wright Sol, Mauricio Interiano, Edwin Zamora y otros que desde adentro van a mantener abierta la puerta para que ustedes entren – porque de esto depende la renovación consecuente del partido, y por ende su propio futuro político.
Por la inmensa tarea que tiene por delante la próxima Asamblea –nada menos que redefinir el rumbo del país y generar las soluciones y acuerdos para que salga de su estancamiento económico y político-, las más brillantes mentes de la siguiente generación tienen que entrar al nuevo Legislativo – por donde se puede, en el partido donde se sientan más cómodos o donde detecten apertura.

No voy a dar nombres, pero ustedes ya saben de quiénes estoy hablando. Están preparados. Incluso ya lo han pensado. Ya tienen nombre y peso en la opinión pública y en los debates de la sociedad civil. Las condiciones están dadas. Habrán amplias alianzas listas para apoyarlos y para garantizar que se les abran espacios.

Y cuando digo hoy, es literalmente ahora. Falta un año para que se decidan candidaturas, pero quien no se mete ahora, quedará nuevamente afuera.

De ustedes depende. O se animan a cambiarla, o dejen de quejarse de la clase política. Saludos,


44298-firma-paolo






(MAS!/EL DIARIO DE HOY) 

sábado, 23 de julio de 2016

Carta a Hugo Barrera: Bienvenido a la competencia de ideas

Estimado don Hugo:
Muchos en estos días le estarán diciendo que desista de su candidatura a la presidencia de ARENA. En cambio, yo le digo: Es importante que usted se presente, porque le da sentido político a esta elección que decidirá sobre el rumbo de su partido. Es bueno que los votantes tengan que decidir si quieren un partido conservador y anticomunista o un partido que lucha por libertad y democracia; un partido ideológicamente cerrado o uno plural, abierto, deliberante y democrático. Es importante que estas dos opciones -la tradicional que usted representa; y la renovada que representan Edwin Zamora y Mauricio Interiano- se articulen, compitan abiertamente, se discutan – y que la militancia decida qué rumbo quiere: para atrás o para adelante…

Por esto es importante que usted mantenga su candidatura y la defienda con claridad. Y que los otros candidatos hagan lo mismo: decir con valentía con qué concepto, con qué proyecto político y con qué discurso quieren ganar las elecciones del 2018 y del 2019. Porque de esto se trata: Desplazar al FMLN del poder – no de seguirse viendo el propio ombligo. Esto tiene que terminar con esta elección. En septiembre del 2016, el partido opositor tiene que salir de su debate interno con definiciones claras: de liderazgo, de ideología y de propuesta política al país. Para lograr esto, las diferentes opciones en esta elección interna tienen que ser claras.

Aunque pocas veces estoy de acuerdo, siempre me ha gustado que hable claro y pelado. Como ahora, sobre las sentencias de la Sala de lo Constitucional.

Tanto Medardo González como usted llamaron a no acatar las sentencias de la Sala de lo Constitucional sobre la amnistía y sobre los diputados suplentes. Claro y pelado; sin disfraz democrático.

Muchos pegaron el grito al cielo: “ARENA es igual al FMLN, ambos no respetan la institucionalidad.” Pero hay una gran diferencia, que tal vez no sea visible a primera vista: Don Medardo es secretario general de su partido, y él dice estas arengas contra la Sala precisamente para mantenerse en este cargo: Sus bases quieren escuchar consignas radicales.

En cambio, usted es candidato a presidente de su partido – y precisamente por este tipo de deslices autoritarias va a perder toda posibilidad de ganar las elecciones internas. Porque en ARENA estas posiciones autocráticas ya son minoritarias – y porque en la ciudadanía, con la cual ARENA necesita aliarse para construir una nueva mayoría, estas posiciones causan rechazo.

Lo bueno es que estas posiciones que usted representa y que hay que superarlas se expresan con claridad. Siempre es así: para derrotar las posiciones retrógradas, primero tienen que manifestarse abiertamente.

Ya dijo abiertamente que no piensa que hay que acatar las sentencias de la Sala. Así que ojala que usted, en su convicción de que sus ideas todavía son vigentes, también explique con la misma transparencia sus propuestas de Seguridad Pública. Donald Trump acaba de destapar en su Convención en Cleveland, sin tapujos, su visión de “law and order” y de “mano dura” para todos los conflictos internos y externos que enfrenta Estados Unidos. Por esto va a perder, porque en Estados Unidos ya no hay mayoría posible para esta visión de exclusión, racismo, represión y militarismo.

No nos defraude, don Hugo, quédese fiel a su tradición de hablar claro y pelado. Exponga claramente sus conceptos de “mano dura”. Su partido tiene que decidir si quiere entrar en una competencia con el FMLN quién es el más decidido, con menos escrúpulos, para llevar al éxito la política de “mano dura” – o si quiere competir contra el FMLN con una propuesta alternativa e integral: atacar las raíces del problema, con inversión social para incluir en el desarrollo económico la población hoy marginada y sus comunidades.

Por más claras que sean las alternativas, más fácil será que ARENA adopte el rumbo adecuado. Saludos,

44298-firma-paolo


(Mas!/El Diario de Hoy)

lunes, 18 de julio de 2016

Carta a los que dirigieron la guerra: No sean cobardes

Estimados ciudadanos:
La Sala declaró inconstitucional la Amnistía del 1993. Me parece una decisión errada y peligrosa, hecha con criterios anacrónicos que desconocen la lógica de la transición de la guerra a la paz.

Los crímenes cometidos durante la guerra, por ambos bandos, son reprochables y las víctimas tienen derecho a reclamar justicia. Pero el crimen más grande hubiera sido prolongar la guerra. Así que cuando la paz parecía alcanzable, se nos planteó un conflicto entre dos imperativos jurídicos y éticos: el derecho de las víctimas a la justicia; y el deber del Estado y de la sociedad entera de parar la guerra. La sociedad salvadoreña privilegió el interés nacional por sobre el derecho individual de las víctimas. Así nació la amnistía como instrumento de hacer viable el cese al fuego y la incorporación de los combatientes de ambos lados al nuevo país a construir. Bajo el tutelaje de la comunidad internacional y sus organismos, El Salvador aplicó un mandato de los Convenios de Ginebra que desde el fin de la Segunda Guerra Mundial rigen los conflictos armados: “A la cesación de las hostilidades, las autoridades en el poder procurarán conceder la amnistía más amplia posible a las personas que hayan tomado parte en el conflicto armado.”

Pero bueno, la amnistía fue declarada inconstitucional, y la sentencia es inapelable. Nos toca a todos ser responsables y evitar que esto tenga un costo impagable para el país.

Cuando en 1992 se formó la Comisión de la Verdad, hubo una decisión de la Comandancia General del FMLN: Como líderes político-militares de la guerrilla se iban a hacer cargo, ante la Comisión de la Verdad y el pueblo, de los crímenes que sus fuerzas han cometido.

A la hora de la verdad, sólo los comandantes del ERP cumplieron. Interrogados por los comisionados sobre los asesinatos de los alcaldes dijeron: “No busquen responsables, nosotros asumimos la plena responsabilidad.” Por esto aparecen señalados en el Informe.

Los demás comandantes no se hicieron cargo de nada. Por esto Schafik, José Luis Merino, Salvador Sánchez Cerén, Medardo González, no salen mencionados en el Informe. Tampoco ningún miembro del Alto Mando de las Fuerzas Armadas se hizo cargo de ningún crimen cometido por sus fuerzas.

El país enfrentará una situación crítica a partir de la decisión de derogar la amnistía y abrir espacio para que sean investigados y enjuiciados los crímenes señalados en el Informe de la Comisión de la Verdad - y otros que la Comisión no logró documentar, como por ejemplo las ejecuciones sumarias de unos mil combatientes y colaboradores de las FPL a manos de sus compañeros. Espero que esta vez los ex comandantes de la guerrilla y de la Fuerza Armada que hayan ordenado y encubierto crímenes tengan la valentía y el patriotismo de hacerse cargo y ahorrar al país años de investigaciones, acusaciones, y contraacusaciones.

Todos los que durante años hicieron campaña contra la amnistía, siempre dijeron que no se trata de alcanzar venganza y castigo, sino la verdad.

Entonces, establezcamos lo más antes posible la verdad. Que cada uno diga lo que bajo su mando pasó y costó dolor a miles de víctimas civiles. Que cada uno se haga cargo de los excesos horribles que se cometieron: secuestros y desapariciones, masacres y asesinatos de civiles.

Los comandantes del ERP, quienes ya lo hicieron ante la Comisión de la Verdad, que lo vuelvan a hacer. Los comandantes de las FPL y del PC, que rompan su silencio y pidan perdón a sus víctimas de sus secuestros, asesinatos y “limpiezas”. Lo mismo los miembros del Alto Mando militar y los civiles que organizaron escuadrones de muerte…

Nos daremos cuenta que los culpables de los crimen cometidos durante la guerra, a partir del 1992 han trabajado por la paz, por la democratización y por la reconciliación. La sociedad e incluso las víctimas les van a perdonar, y les van a reconocer a todos su fiel cumplimiento de los Acuerdos de Paz.

Claro que sé que esta llamado es demasiado idealista y que no muchos van a actuar así. Pero con unos pocos que lo hagan, todos ganaremos como país.


(MAS!/El Diario de Hoy)

martes, 12 de julio de 2016

Carta al embajador Benítez: Regrese a Alemania con la frente en alto

Estimado General:
Yo siempre he señalado lo absurdo de la decisión del fiscal general de acusarle a usted de traficante de armas, pedir a la Asamblea que realice un antejuicio, para luego imputarlo ante los tribunales correspondientes. Hoy afortunadamente esta solicitud fue archivada, no prosperará ningún juicio, y usted puede regresar a Berlín a ejercer su cargo de embajador nuestro en Alemania. Felicitaciones.

Solo podemos esperar (y rezar) que las excelentes relaciones con Alemania no hayan sufrido daño, ni por el intento del Fiscal de enjuiciar a nuestro embajador en Alemania, ni por los permanentes ataques del gobierno salvadoreño y del FMLN contra el embajador alemán en nuestro país, y su intento de callarlo siempre cuando habla de libertad de expresión, de corrupción y de independencia judicial…

La calidad de las relaciones entre países amigos en gran parte depende de la calidad de los embajadores. Las relaciones con Alemania son tan buenas y fructíferas porque han estado en manos de dos embajadores que se han ganado respeto en los países donde están destacados.

atilio-benitez-exministro-defensa.jpg

Su problema, general Benítez, es que ahora le toca regresar a Berlín debilitado. Los diputados de ARENA negaron sus votos para rechazar la solicitud de antejuicio contra usted. O sea, le negaron el restablecimiento pleno de su honor. No conozco sus motivos.

Si para castigar al gobierno del FMLN decidieron pasar encima de un distinguido soldado y embajador, cometieron un grave error. Y si lo hicieron para quedar bien con un Fiscal General que a esta altura ya está claro que fue un error elegir, cometieron una tremenda estupidez.

Al no resultar contundente la acusación del Fiscal, lo único responsable que podían hacer los diputados, incluyendo los de oposición, era reparar el daño: conseguir una resolución unánime para que el hombre que nos representa en Alemania regrese a su cargo sin mancha y con pleno respaldo de su país.

Bueno, con la actitud pusilánime de los diputados de ARENA, sea cual haya sido su motivación o cálculo político, ahora todo depende de usted. Espero que como militar probado que es, usted tendrá la capacidad de ir a Berlín con la frente en alto y seguir representándonos con dignidad.

Saludos,
44298-firma-paolo

(MAS!/El Diario de Hoy)

sábado, 9 de julio de 2016

Carta a Roque Dalton: ¿Crimen de lesa humanidad?


roque


Estimado Roque:
Me hubiera encantado conocerte. Pero antes de que yo tuviera noción de tu nombre, incluso de tu país, te mataron en uno de estos eventos trágicos de la historia de movimientos revolucionarios que apuestan a la violencia sin tener la madurez ni la responsabilidad que esta decisión exige.

Algunos movimientos revolucionarios lograron adquirir esta madurez, aprendiendo de sus trágicos errores; otros se encerraron en su radicalismo inhumano y su cinismo de poder – y llegaron a producir actos de barbarie, no sólo en Rusia, China, Camboya, Perú y Colombia – también en El Salvador.

Cuando el ERP, en la infancia de su vida clandestina, cometió el estúpido crimen de ejecutarte para resolver un problema de disidencia y disputa de poder, pagó un altísimo precio: se dividió, y casi se abortó su idea de convertirse en una fuerza revolucionaria. Esta crisis hizo madurar al pequeño núcleo de jóvenes decididos a cambiar la historia de su país por la vía de la insurrección. Cuando yo vine al país, en enero del 1981, me encontré en el ERP una organización que había renunciado a la represión totalitaria para imponer en su militancia la unidad, la disciplina y la disposición combativa. Por esto, cuando decidí incorporarme a la guerrilla, sólo lo vi posible en el ERP. No hubiera aguantado las reglas de militancia y obediencia en ninguna de las otras organizaciones que conformaron el FMLN. Ni me hubieran aguantado a mi.

Cuando se hizo visible que la guerra se iba a prolongar muchos años más, miles de combatientes y colaboradores de la guerrilla entraron en duda, en desánimo, en crisis. En este contexto, las FPL (la organización conducida por el hoy presidente de la República) mostró que nada había aprendido de los sangrientos conflictos internos que en 1983 que habían costado la vida a sus dos máximos dirigentes: Mélida Anaya Montes y Cayetano Carpio. En vez de hacerlos madurar, esta sangrienta lucha interna por la verdad revolucionaria y el poder, los hizo más intolerantes, más represivos. Resolvieron la crisis de la prolongación de la guerra ejecutando a más de mil de su propia gente, acusándolos de “traidores”.

El ERP enfrentó la misma crisis, pero la resolvió de otra manera, sin represión, sin ejecuciones. Utilizó el debate como instrumento, y abrió a sus combatientes y bases la opción de retirarse a los refugios en Honduras. Y en vez de debilitarse, se fortaleció.

Vos pagaste con tu vida este proceso doloroso de maduración. Con todo lo que he leído y escuchado de vos, estoy seguro que no estarías de acuerdo con lo que pasa hoy en tu nombre. El crimen que apagó tu vida de poeta y revolucionario no es un “crimen de lesa humanidad”, como ahora reclaman en tu nombre. El tuyo fue un crimen de radicalismo inmaduro. Los crímenes de lesa humanidad, que la comunidad internacional ha decidido perseguir sin límites de tiempo y prescripción: “A los efectos del presente Estatuto, se entenderá por ‘crimen de lesa humanidad’ cualquiera de los actos siguientes cuando se cometa como parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil y con conocimiento de dicho ataque: a)  Asesinato; b)  Exterminio…”, dice el Estatuto de Roma.

Contrario a lo que muchos irresponsables alegan, esto no aplica en tu caso. Tu muerte no fue “parte de un ataque generalizado o sistemático” contra los poetas e intelectuales – así como el asesinato de monseñor Romero y de los Jesuitas no lo fue contra la Iglesia Católica. Son crímenes políticos que no tienen justificación, y tal vez tampoco tendrán perdón. Pero no son crímenes de lesa humanidad que hay que penalizar luego de 40 años y a pesar de la amnistía que facilitó la paz. Son tres crímenes entre miles que fueron cometidos por razones políticos – por ambos bandos del conflicto.

Como país hemos logrado un acuerdo muy amplio, profundo y sólido de eliminar de la política la violencia – y otro acuerdo que se plasmó en la amnistía: de no perseguir penalmente los crímenes que se cometieron en el marco de la guerra, para abrir la posibilidad que todos que antes éramos enemigos con ganas de matarnos mutuamente, podamos aportar para construir el país.

No sé si Jorge “Jonás” Meléndez y Joaquín Villalobos tuvieron que ver con tu muerte. Pero sí sé que son parte de la construcción de la paz en El Salvador, igual que muchos ex militares que durante la guerra cometieron crímenes.

Conociéndote de tus libros, creo que vos estás de acuerdo que tu muerte no pesa más que la de cualquier campesino, empresario, alcalde o estudiante asesinado.

Saludos,


44298-firma-paolo






(MAS!/El Diario de Hoy)

jueves, 7 de julio de 2016

Carta a los diputados: Pongan el candado para evitar inconstitucionalidades

Estimados legisladores:
Me van a disculpar mis lectores fuera de la Asamblea que hoy voy a tocar un tema que muchos sentirán aburrido. Pero es necesario, porque se espera que este día llegue a plenaria la ratificación de la reforma constitucional para alargar el mandato de diputados, alcaldes y concejos municipales de tres a cinco años.

En general estoy de acuerdo. No para ahorrar dinero, teniendo menos eventos electorales, como muchos alegan a favor de la reforma. Las elecciones son el corazón de la democracia, y no es por ahorrar dinero que podemos tomar la decisión de reducir su frecuencia. Pero hay otros argumentos válidos: Tres años es muy poco tiempo para implementar agendas legislativas y planes de gobierno municipales; y el costo de tener elecciones con tanta frecuencia no se mide en dólares sino en el daño que hace al país que siempre esté en tiempos preelectorales y en campaña proselitista.

Por esto estoy de acuerdo que se alarguen los períodos a cinco años. Siempre cuando de manera consecuente se implementen las reformas electorales y la renovación de los partidos políticos necesarias para tener un parlamento y gobiernos municipales de mayor calidad, transparencia y legitimación democrática. Porque tener una Asamblea y gobiernos municipales como los actuales establecidos por cinco años más bien parece una pesadilla…

Bueno, pero mejorar la calidad de los partidos, de los diputados y de los alcaldes depende, en última instancia, de nosotros, los ciudadanos, la Sociedad Civil, más que de la legislación.

Pero ojo: Ustedes no pueden modificar los períodos legislativos sin al mismo tiempo garantizar que también se modifiquen los períodos por los cuales la Asamblea elige a magistrados de la Corte Suprema, al fiscal general, y a otros titulares de órganos del Estado.

La Sala de lo Constitucional ya sentenció que es inconstitucional que la misma Asamblea elija más de una sola vez los cinco magistrados de la Corte que, según la Constitución, hay que renovar cada 3 años. No puede ser que una Asamblea, con la correlación de fuerzas que tiene, pueda elegir a 10 de los 15 magistrados. Tampoco que una Asamblea elija a un Fiscal General y ella misma lo reelija.
Entonces, sólo pueden modificar los períodos de la Legislatura si también cambian los períodos del mandato de los magistrados y del fiscal general. Si no, alteran de manera peligrosa el orden constitucional y la seguridad jurídica del país.

Lastimosamente, la Asamblea anterior que aprobó la reforma constitucional que ahora les toca a ustedes ratificar, no hizo caso a las voces que señalaron este tema. No incluyeron a la reforma los períodos de magistrados, fiscal general y otros titulares. Típica muestra de negligencia legislativa. O de malas intenciones, quien sabe…

A ustedes ahora les toca reparar este error. Al mismo tiempo que ratifiquen una reforma, tienen que aprobar la otra complementaria, la cual en entonces será ratificada por la Asamblea que elegiremos en 2018. Y en la reforma actual ustedes tienen que incluir una claúsula de transición que garantice que la nueva Asamblea sólo tenga la duración alargada si al no más juramentarse ratifica la reforma la elección de magistrados y del fiscal. Este candado lo tienen que tomar ustedes. Esto no puede depender de la correlación de fuerzas ni de la buena voluntad de la nueva Asamblea.

La reforma que tienen que encaminar es bien simple: el mandato del Fiscal General se alarga de 3 a 5 años; y en vez de que cada 3 años se renueven 5 magistrados, como hoy manda la Constitución, se renovarán 3 magistrados cada 5 años. Cada magistrado sería electo por 15 años, lo que hará más robusta la independencia del máximo tribunal.

En vez de ratificar hoy a la carrera, hagan su tarea bien y aseguren que el orden constitucional no sea alterado.

Saludos,
44298-firma-paolo
Postdata: Espero que en la plenaria de hoy ustedes suspendan la ridícula moción de la Comisión Política de censurar un spot de televisión que tematiza el flanco débil de esta Asamblea: la corrupción mediante la contratación de asesores.