sábado, 31 de diciembre de 2011

Carta sobre lo bueno del 2011

Carta sobre lo bueno del 2011

Estimados lectores:


El martes escribí sobre lo feo del 2011, el jueves sobre lo malo, y hoy me toca sobre lo bueno.


Claro que ha habido cosas buenas en este año que hoy termina. Muy buenas. Voy a comenzar con lo más importante: la derrota que la ciudadanía dio al nefasto decreto 743. Los partidos, pasándose de listos, querían amarrarles las manos a los magistrados de la Sala de lo Constitucional antes de que tuvieran tiempo de declarar inconstitucional el control que las cúpulas partidarias mantenían sobre la elección de los diputados.

Pero el decreto contra la independencia judicial causó tanta protesta, sobre todo entre jóvenes universitarios y profesionales, que primero ARENA y luego también el FMLN se tuvieron que retractar y al final devolverle a la Sala su independencia. Y así la Sala procedió a revolucionar nuestro sistema electoral, obligando a los partidos y la Asamblea a aceptar el voto por persona. En este caso, los movimientos de ciudadanos indignados y los magistrados de la Sala ganaron la batalla por la democracia y la institucionalidad. El gran perdedor: el presidente de la República, quien hasta el último momento defendió el decreto de mordaza a la independencia judicial...


Entonces, son dos buenas noticias gemelas: la presión ciudadano defendiendo la Constitución, y el resultado final: la conquista del voto por persona.


Y casi al final del 2011 (el año de más violencia y homicidios de la pos-guerra), la mejor noticia de todas: ante el fracaso de su política de seguridad y la presión de la sociedad, el presidente decide entregar la tarea de reformular y dirigir la política de Seguridad al único integrante de su gabinete dispuesto a enfrentar y combatir en serio a las pandillas y su control sobre barrios, colonias y municipios enteros. Asume el mando en Seguridad David Mungía Payez, a pesar de la férrea resistencia del FMLN, que no quería soltar el control sobre la PNC. Y lo mejor de esta buena nota: el nuevo ministro asume el reto con valor y decisión. Y produce inmediatamente un viraje de concepción: declara que la amenaza primordial para los ciudadanos proviene de las pandillas, mientras que el jefe de Inteligencia del Estado todavía insistía en lo contrario: que no son las pandillas los responsables de la violencia, sino los carteles de droga...


Entonces, la siguiente buena noticia: la sustitución de Eduardo Linares como jefe de Inteligencia.


Nunca es tarde para las buenas noticias.


Feliz Año 2012 les desea Paolo Lüers

(Más!)

jueves, 29 de diciembre de 2011

Columna transversal: La historia no contada de la comunicación en tiempos de guerra

El otro día me entrevistó un investigador social. Quería reconstruir en un libro la inusual historia del proyecto de comunicación que desarrolló el ERP durante la guerra civil salvadoreña. Hablamos de la Radio Venceremos, y cómo se transformó en el Sistema Radio Venceremos, que produjo revistas, exhibiciones fotográficas y películas, ganando premios en festivales internacionales, pero al mismo tiempo exhibiendo sus documentales en reuniones clandestinas en San Salvador y en asambleas de campesinos en todo el oriente del país. Hablamos de la campaña "Armas para El Salvador" en Alemania, una locura mediática sin precedentes, con la cual recogimos cuatro millones de dólares para armar a los insurrectos salvadoreños.

Hablamos de la película "Doble cara", que rodamos en los años 1987-88 en Santa Ana y Ahuachapán, y en la cual intervinieron cnco diferentes equipos de filmación compuestos por cineastas y periodistas de Estados Unidos, Puerto Rico y El Salvador: dos viajando con la guerrilla en las montañas de occidente, tres grabando con la Fuerza Armada y cubriendo sindicatos y organizaciones campesinas.
Hablamos de "El Salvador Media Project" en New York, que nos permitió distribuir las películas del Sistema RV en EE.UU. y Europa, y nos abrió la puerta a Hollywood, para reunir el dinero necesario para seguir con la locura de la comunicación como eje de la estrategia guerrillera. Mediante esta oficina, que fundamos con documentalistas de New York, logramos armar equipos que terminaron metiendo sus cámaras en operativos de la guerrilla urbana y campamentos guerrilleros, pero también adentro de los cuarteles de la Fuerza Armada.

Contando todo esto en detalle tomé conciencia retrospectiva de la audacia de este proyecto comunicacional. Una locura de este tamaño sólo podía funcionar si se juntaban dos factores: una dirigencia político-militar sumamente visionaria, que entendió que en esta guerra lo mediático tenía que cobrar la misma importancia estratégica que lo militar y lo político, y un equipo creativo de artistas e intelectuales al mismo tiempo independientes y disciplinados. Un acto de balance muy complicado dentro de una organización política-militar.

¿Qué clase de gente logró reunir el ERP para este proyecto comunicacional? ¿De dónde venían y qué hacen ahora?

Cuando al principio de la guerra Guillermo Escalón filmó en Morazán "La decisión de vencer", ya era el cineasta más destacado de El Salvador. Hoy es el gurú del cine documental y experimental en Guatamala, Francia y El Salvador, sus tres países.

El venezolano Hernán Vera estudió cine en Londres, para terminar pasando toda la guerra en Morazán como "Maravilla": escribiendo para la radio y filmando combates. Epigmenio Ibarra, quien en El Salvador se convirtió en el corresponsal de guerra por excelencia (y desde esta posición en el socio clandestino del Sistema RV), al sólo terminar la guerra fundó con Hernán Vera la productora mexicana "Argos". Revolucionaron la telenovela mexicana con "Nada personal" y docenas de otras producciones.

El escritor venezolano Carlos Henríquez Consalvi se hizo famoso como "Santiago", la voz de la Venceremos, y luego de la guerra fundó el "Museo de la palabra", un proyecto extraordinario y sumamente creativo de mantener viva la memoria histórica.

Los hermanos Giovanni y Marvin Galeas fueron de los escritores jóvenes incorporados al Sistema Radio Venceremos, junto con Jacinta Escudos y Pablo Cerna. Giovanni y Jacinta salieron en 1984, pero Marvin se quedó durante toda la guerra con la radio. Hoy los tres son escritores y columnistas con mucha influencia. Marvin además se ha convertido en uno de los cerebros de las campañas electorales de ARENA. A Pablito Cerna un cáncer le arrancó la vida en 1995, cuando estaba al punto de convertirse en el pionero del periodismo investigativo.

Mario César Martí, quien durante años fue el vínculo y traductor entre todo este equipo de locos y la dirección del ERP, hoy es uno de los pintores de más trascendencia de Centroamérica. Vive en Francia. Carlos "El Chino" Figueroa y Jorge "Toni" Ávalos condujeron desde New York el "El Salvador Media Project" del ERP , hoy Jorge es uno de los principales dramaturgos salvadoreños, y "El Chino" ha convertido su productora Meridiano89 en la vanguardia y cantera de la producción cinematográfica del país.

Katia Lara se incorporó con 16 años al equipo de cine de RV, aprendiendo la magia de la edición, hoy es la cineasta más exitosa de Honduras. Su hermana Karla también fue del equipo de cine de la RV, y ahora como cantautora es todo un símbolo en Honduras. Daniela Heredia se incorporó como cineasta a Media Project, fue la editora de "Doble cara", y luego fundó "PublicArt", la productora del ERP nacida en San Salvador antes de los Acuerdos de Paz. Hoy dirige "La Ventana", uno de los puntos de referencia de la vida cultural salvadoreña.

Gustavo "El seco" Amaya inició el trabajo de fotografía del ERP y terminó siendo el jefe del equipo de fotógrafos y camarógrafos en Morazán. Hoy dirige una de la ONGs más importantes de municipalismo y proyectos con jóvenes.

Y el que firma esta columna, luego de coordinar durante la guerra los trabajos de cine del Sistema RV, en 1994 fundó junto con Horacio Castellanos Moya, Miguel Huezo Mixco y Pablo Cerna el semanario "Primera Plana", y hoy es uno de los columnistas más controversiales del país.

Todos estos personajes (y docenas de fotógrafos, camarógrafos, diseñadores y escritores más) convergieron, en medio de la guerra, en un proyecto comunicacional sin antecedentes. Espero que salga el libro con el cual comienza esta columna.
(El Diario de Hoy)

martes, 27 de diciembre de 2011

Carta sobre lo feo del 2011



Carta sobre lo feo del 2011

Estimados lectores:

Voy a aprovechar esta última semana del año  para hacer un balance del 2011: lo bueno, lo malo y lo feo. Empecemos con lo feo, para terminar el año con el sabor de lo bueno...

Pero veamos la diferencia entre lo malo y lo feo. Lo primero son cosas que van mal en el país, pero que con políticas acertadas se pueden mejorar: el crecimiento económico, la seguridad pública, la inversión, la productividad...

En cambio lo feo son cosas que no tienen solución, porque son cosas de carácter (o más bien de falta del mismo), de actitudes, de vicios... Cosas que realmente indignan. No son cosas malas, sino maldades, que no se pueden mejorar, sino hay requieren cambios de fondo y raíz.

En este sentido, lo más feo del 2011 ha sido la actitud conflictiva del presidente con el sector privado. Ha sido una constante durante todo el año - y ha sido señalada al presidente por algunos de sus ministros, por funcionarios internacionales y de la administración Obama, quienes han querido construir puentes para facilitar acuerdos sobre el crecimiento, la inversión y el empleo.

Pero obviamente la actitud negativa con los gremios empresariales no es un problema racional que puede tener soluciones racionales, sino es un problema de hígado, de prejuicio y de resentimientos llevados a política presidencial.

El problema es que todas las grandes apuestas del país: los asocios público-privados, la conversión del puerto de La Unión en un polo de desarrollo e inversión, el Asocio por el Crecimiento con Estados Unidos, el segundo proyecto Fomilenio... todas estas apuestas estratégicas sólo van a tener éxito si el gobierno logra construir consensos y compromisos compartidos con el sector privado y con la oposición.

Lo otro feo del año 2011 ha sido la manera cómo el gobierno Funes ha manejado el sector energético: los nombramientos de personajes cuestionados en las presidencias de CEL, INE y LaGeo; el desastre de la construcción de la presa hidroeléctrica El Chaparral; y la decisión del gobierno de no acatar la sentencia internacional a favor de ENEL como socio estratégico para el desarrollo de la energía térmica – han hecho al país un daño casi irreparable.

Lean el jueves sobre lo malo, y el sábado 31 sobre lo bueno que ha pasado en 2011.

Saludos, Paolo Lüers

(Más! y El Diario de Hoy)

sábado, 24 de diciembre de 2011

Carta al Niño Dios

Querido Niño Dios:

le voy a decir brevemente lo que yo deseo para el 2012:

  • Que haga uso de sus buenas relaciones celestiales, pidiendo que alguien con poderes especiales ilumine a nuestro presidente para que supere su soberbia, sus vicios por los desmedidos lujos, y su obsesión con los símbolos del poder...
  • Que en las elecciones de marzo la sabiduría popular ilumine a los votantes para poner una Asamblea menos dócil, menos lamec..., más transparente y más independiente....
  • Que mande un rayo sobre la Asamblea cada vez que traten de usar la mayoría sucia que lograran en el mercado de compraventa de voluntades, para aprobar cosas que en la nueva Asamblea electa por el pueblo ya no podrán imponer: aumento de IVA, elección de magistrados corruptos, etc...
  • Que el semáforo para ciegos, que por equivocación montaron en la Masferrer, lo pongan enfrente de la Escuela de Ciegos en San Miguelito...
  • Y un ipad para mi.

Atentamente, Paolo Lüers

(Más!)

jueves, 22 de diciembre de 2011

Carta a los diputados del FMLN


Carta a los diputados del FMLN

Estimados amigos:

Ustedes propusieron una ley que permite a la Comisión de Hacienda de la Asamblea requerir del ministerio de Hacienda –y luego hacer pública- toda la información sobre las declaraciones y pagos de impuestos de las empresas.

Vaya, esto sí es una propuesta audaz, cuando una de sus diputadas, Lorena Peña, la presidenta de dicha Comisión, acaba de meter la pata: filtró a la prensa, sin ninguna ley que se lo permita, un listado de empresas supuestamente culpables de evasión de impuestos en rango de millones de dólares. Resulta que el listado proveniente de Hacienda que Lorena publicó fue alterado para crear la impresión de evasión masiva. No sabemos quién alteró el cuadro y sus números, el ministerio o la diputada Peña, pero al final todo era paja.

Y ahora vienen ustedes y presentan una iniciativa de ley para convertir en legal el delito que cometieron Hacienda y Lorena Peña.

Es como si algún diputado comete un delito e inmediatamente presenta una ley para legalizarlo. Es como Francisco Merino hubiera promovido una ley que permite a los diputados tirarles balas a los policías...

Es una cortina de humo para esconder la mano que tiró la piedra.

Porque en serio no pueden haber hecho la propuesta. Si fuera en serio, hubieran comenzado con hacer públicos sus salarios, sus gastos de representación, sus gastos de transporte y comunicación, los salarios de sus ‘asesores’, los servicios que sus guardaespaldas pagadas por el estado hacen a su familia y sus negocios privados, sus viáticos, sus ganancias de otras fuentes, los ingresos de su partido... Porque ustedes sí son servidores públicos, igual que los ministros y el mismo presidente - y el público sí tiene derecho de conocer sus finanzas y sus declaraciones de renta...

Exigir que chuloneen a las empresas privadas y no estar dispuestos ni siquiera a revelar cuánto cuestan las plazas que la Asamblea paga a cada fracción partidaria, ¡esto si es audaz! Para no decir sinvergüenza...

Quieren legalizar el abuso que de todas formas están haciendo del acceso privilegiado que como diputados tienen a los datos confidenciales de Hacienda. Quieren acumular municiones para seguir chantajeando a empresarios. En Venezuela, Nicaragua y Ecuador, donde gobiernan sus amigotes, ya hay miles de casos de empresarios y opositores puestos quietos, usando Hacienda y Fiscalía como instrumentos de control político.

Pónganse claros, compañeros, si quieren ir a esta jungla.

Paolo Lüers
(Más!, El Diario de Hoy)

miércoles, 21 de diciembre de 2011

La trampa

Es un precedente positivo que El Faro, en un editorial, reconoció que ha “fallado en la aplicación del proceso editorial exigente, que somete la información a rigurosos procesos de verificación”, cuando acusó a una serie de empresas, con nombre y apellido y montos millonarios, de evasión de impuestos.

Es más que saludable que El Faro haya pedido disculpas a sus lectores y a las empresas acusadas sin sustento. Nuestros medios casi nunca practican esta buena costumbre.

Pero la autocrítica de El Faro se queda corta, por lo menos la pública. No se atrevió a recoger a cabalidad todo el análisis crítico que internamente se discutió a raíz de la publicación sobre los supuestos ‘evasores’.

Dice el editorial: “Ahora que la presidenta de la Comisión de Hacienda proporcionaba esta lista, parecía una información de gran valor.” Es difícil imaginarse que los periodistas de El Faro sean tan ingenuos como para creer que en medio del encendido debate nacional y legislativo sobre el aumento de los impuestos la diputada Lorena Peña actuaba de buena fe. Es difícil imaginarse que los colegas de El Faro sean tan ingenuos para creer que la condición de presidente de la Comisión legislativa de la ‘fuente’ era garantía de autenticidad.

Precisamente por que la ‘información’ provenía de la diputada Lorena Peña del FMLN, o sea de una fuente interesada y beligerante, había que sospechar del valor de esta ‘información’. Ahí el problema de fondo es -y esto reconocen en privado periodistas de El Faro, pero no el editorial de retractación- que también El Faro, igual que la ‘fuente’, actuaba como protagonista en la batalla en favor del aumento de los impuestos. Sólo bastaba haber visto a Carlos Dada en las dos noches de periodistas de Nacho Castillo para darse cuenta de esto.

Al Faro le hizo trampa su deseo que la acusación de evasión sea cierta. Y su otro deseo que se haga ‘justicia’: que al fin paguen los que (según su visión del mundo) se han negado a pagar. O sea, el deseo que se aprueba la reforma fiscal planteado precisamente en estos términos por el presidente su partido FMLN.

Nosotros los periodistas tenemos que tener mucho cuidado para no caer en las trampas que nos hacen nuestros prejuicios. Por que de repente cae, aunque sea de una fuente que normalmente la vemos con la debida sospecha, una ‘información’ (un documento filtrado, por ejemplo...) que nos cae como anillo al dedo, porque supuestamente nos confirma lo que siempre pensábamos y nunca pudimos comprobar. Es precisamente lo que pasó a los colegas de El Faro.

No sometieron a un proceso de verificación la supuesta ‘información proveniente de Hacienda’ que les sirvió en bandeja de plata Lorena Pena, porque de antemano estaban predispuestos a darle credibilidad. No por el alto cargo público que ostenta la ‘fuente’, sino por sus propios prejuicios.

De esta manera periodistas tan inteligentes como los de El Faro, con bastante experiencia en técnicas de investigación, pasaron por alto ‘el proceso riguroso de verificación’. En este caso, ni siquiera hubieran tenido que hacer una gran investigación consultando expertos en materia tributaria. Sólo un simple examen de lógica hubiera bastado para darse cuenta que esta lista y sus números no podían provenir de un documento oficial de Hacienda. Publicaron, como ‘prueba; de evasión, un cuadro que obviamente fue fabricado con el sólo propósito de ver a qué medio enganchaban para publicarlo y así promover la campaña ideológica contra la empresa privada que se oponía al aumento de los impuestos.

En otra circunstancia, sin un paquete tributaria que en la Asamblea y en la opinión pública corría peligro de ser rechazado, El Faro no hubiera caído en esta trampa. Lorena Peña les entregó el listado en el momento adecuado, sabiendo que periodistas prejuiciados en medios como Colatino y El Faro sólo estaban esperando ‘la prueba’ para dejarse ir con la denuncia de evasión justo cuando el partido oficial y su presidente la necesitaban: horas antes de la plenaria decisiva.

Falta hacer dos reflexiones finales. Una en forma de pregunta: ¿Quién fabricó la prueba falsa? ¿Alguien en Hacienda para enganchar a Lorena Peña para que ella le tirara la cáscara en que se deslizara El Faro? ¿O fue fabricada en la fracción del FMLN, con una pequeña ayuda de ‘alguien’ en Hacienda que proporcionaba los nombres de las empresas y los números incompletos? De todas formas, alguien -o en Hacienda o en la Asamblea, o en ambos- hizo mal uso de información confidencial para manipular la opinión pública. Alguien debería responder por este abuso de su cargo estatal.

La otra reflexión es necesaria para que los demás periodistas y medios no pensemos que salimos limpios de este fango. El hecho que los demás medios, que también recibieron la famosa lista de Lorena Peña, no cayeron en la trampa es en sí ningún mérito: Me atrevo a decir que no fue porque aplicaron correctamente examinando la ‘prueba’ y llegaron a la conclusión que era falsa. Era más bien porque de todas forma no tocan temas tan delicados como la posible evasión de impuestos o posibles arreglos entre ministros de Hacienda y ciertas empresas. ¿Que tal si El Diario de Hoy, en vez de simplemente ignorar la lista que recibió de Lorena Peña, hubiera salido con una nota que somete a un examen crítico los datos filtrados. En vez de hacerse los suizos, sólo porque el tema ‘evasión’ es un terreno minado que mejor no hay que tocarlo, los demás medios hubieran podido salir con notas investigativas relatando cómo Hacienda y FMLN usan el tema evasión para manipular la opinión pública, con el único fin de que se aprueba el aumento de impuestos.

(El Diario de Hoy)

martes, 20 de diciembre de 2011

Carta a los participanres de la concentración "Paz En El Salvador"



Version:1.0 StartHTML:0000000194 EndHTML:0000006815 StartFragment:0000002413 EndFragment:0000006779 SourceURL:file://localhost/Users/arndluers/Documents%2017-37-08/a-MAS/MAS%20459-paz.doc

Carta a los participantes de la concentración “Paz En El Salvador”

Estimados amigos:

tal vez no se han dado cuenta, pero este domingo en la Plaza de las Américas ustedes lograron algo importante: se rompió el silencio de la juventud. Salieron a la calle cientos de jóvenes diciendo: Ya no aceptamos ser víctimas.

Para no ser víctima, hay que dejar de comportarse como víctima. Para conquistar el derecho de vivir sin miedo, hay que organizarse, indignarse en público, encachimbarse, tomar acción.

Tal vez están frustrados porque esta primera vez no llegaron miles de jóvenes a la convocatoria “Paz en El Salvador - ¿Seré yo el siguiente?” – pero ustedes dieron el primer paso: romper la resignación.

Tal vez están frustrados por que los medios de comunicación no les hicieron eco. Entonces, la próxima vez hay que gritar más fuerte. Tal vez, en vez de ir a un parque, hay que poner a la gente enfrente de la fiscalía o del ‘castillo’ de la PNC...

Espero que nunca más vuelvan a callarse, que nunca recaigan en la resignación ante el crecimiento de las pandillas y ante la impotencia del Estado. Ambos se pueden combatir: la inoperancia de la las autoridades con la presión ciudadana. Y las pandillas quitándose lo que ellas necesitan para sentirse fuertes: el miedo, la pasividad, el silencio...

Aunque a veces no parece: la gran mayoría de la juventud salvadoreña no es cómplice de la violencia. La mayoría no son maleantes, sino va todos los días a estudiar y trabajar. Pero en silencio. Esta mayoría no se ha expresado. Ha aceptado su rol de víctimas, porque la experiencia colectiva es: “Yo no puedo cambiar las cosas. Si la policía, el ejército, el Estado no pueden contra las pandillas, mejor me quedo callado.”

Ustedes están rompiendo con esta resignación. Hoy son pocos, pero muchos los escuchan. Mañana serán más y también en Soyapango y Sonsonate. Son miles de jóvenes que comparten su indignación y la rabia.

Cada joven que se anima a dar la cara contra la violencia le quita un poco de poder a las pandillas - y le aumenta la presión al gobierno, a los fiscales y a los jueces a que actúen.

Claro que es difícil. Puede ser incluso peligroso. Pero lo más peligroso es no hacer nada y dejar que crezca el cáncer. Ustedes han mostrado el valor, la creatividad y el liderazgo para iniciar un movimiento ciudadano capaz de despertar el gigante que es la mayoría silenciosa. No se dejen frustrar porque ahora son pocos que dan la cara.

Saludos, Paolo Lüers

(Más!, El Diario de Hoy)


sábado, 17 de diciembre de 2011

Carta al comandante en jefe de la policía

Estimado Mauricio Funes:

Nuevamente quedó mal con la verdad. Por más que usted en campos pagados (por nosotros, por cierto) se proclame portador de la ‘pura verdad’, al fin siempre queda al descubierto la mentira.

Ahora en el caso de la formación de la nueva fuerza elite policial Grupo de Intervención Antipandilla GIAP. Los medios informaron que el ministro de Seguridad había nombrado al comisionado Douglas García Funes como jefe de la GIAP – un oficial caído en desgracia durante el mando del anterior ministro.

Inmediatamente usted desmintió esta información: “Lo que hoy publica La Prensa Gráfica, supuestamente basándose en una publicación en las redes sociales, en Twitter, en una página de Twitter que tiene el comisionado García Funes, no es más que una especulación... El comisionado García Funes no ha sido considerado para estar al frente de esta unidad, ni va a ser el jefe de esta unidad.”

Vaya, habló el comandante en jefe.

Sin embargo, dos días después sale publicada en un periódico la copia de la orden emitida por el ministro de Seguridad que dice: “El suscrito ha dispuesto que los mandos de la misma queden establecidos de la siguiente manera: Comisionado Douglas García Funes, Jefe del GIAP...”

Habló el general que usted mismo ha traído para dirigir la política de Seguridad.

Entonces, aparte del eterno problema suyo con ‘la verdad pura’, saltan preguntas tal vez más importantes: ¿Y quién manda? ¿Usted dará al nuevo ministro el respaldo que necesita para hacer más eficiente la PNC? ¿O quiere usted jugar a jefe de policía?

Una cosa queda clara, usted mismo lo confirmó: El nuevo ministro no puede ni siquiera decidir sobre cómo armar nuevas unidades, ni mucho menos sobre quienes las van a comandar. Usted lo manda a luchar contra las pandillas, pero con las manos amarradas. Bueno, si es así, nada va a cambiar en la política de Seguridad, y de nada sirve haber cambiado de ministro.

Es impresionante qué rápido usted se dedica a boicotear los planes de su nuevo ministro. O sea, boicotear lo que todos queremos: que se combata la delincuencia.

En vez de jugar al mismo tiempo a ministro de la verdad, director general de impuestos y ahora también de policía, usted debería dejar que resuelvan los que saben. Como el ministro David Mungía Payez y el comisionado Douglas García Funes.

Saludos, Paolo Lüers

(Más!)

jueves, 15 de diciembre de 2011

Carta a la diputada del FMLN Lorena Peña

Querida Lorena:

En facebook se lee las cosas más insólitas, pero vos te ganaste un premio con esta nota que publicaste ayer miércoles 14 de diciembre:

“Que San Romero ilumine la plenaria y derrote la avaricia de los millonarios evasores para que aprobemos la reforma fiscal en beneficio de las mayorías. Amen!”

Hay varias cosas insólitas en estas palabras. La primera me parece la más simpática y humana: que vos, antes de ir a la Asamblea para tomar decisiones que afectan la vida de todos nosotros, elevás una plegaria para que Oscar Arnulfo te ilumine en esta gran responsabilidad. Perfecto. Siempre supe que tomás realmente en serio la política. Viendo tantos pícaros cínicos en la Asamblea, que no creen en nada, sólo te puedo felicitar.

Segundo, y esto ya no me gusta tanto: que subís a facebook tus plegarias. Con esto tu devoción ya pierde algo de su nobleza: peligroso que se convierta en una paja propagandística más...

Tercero, y esto ya me choca: Realmente te crees este dibujo de blanco y negro, de la nobleza de la mayoría sufrida y la avaricia de los millonarios. Y no sólo esto: haces una fusión entre la doctrina de amor del obispo y la doctrina del odio de clases de Lenin, con un resultado que Oscar Arnulfo Romero hubiera rechazado como insulto a la inteligencia y a la vez a la Iglesia.

Lorena, la tarea que ustedes los diputados tenían ayer era mucho más terrestre: decidir con análisis frío y examen de números si la tal reforma fiscal realmente es la solución al a la crisis fiscal del país. Mejor hubieras pedido que te ilumine un matemático o economista, y no un fantasma surgido de la fusión de dos religiones, la católica y la comunista...

El mundo y la economía no son tan simples como tú expresás en tu plegaria. Lo que te parece un servicio a los pobres, bien puede terminar de hundirlos en más miseria.

Conociéndote por más de 30 años, Lorena, no puedo creer que no te indigna los gastos obscenos que públicamente exhiben el presidente y sus amigotes. ¿Cómo puedes hablar a Romero de la “avaricia de los millonarios” y luego ir a aprobar impuestos para que siga este derroche de recursos mediante caravanas de carros lijosos, jets privados, semáforos a domicilio, fiestas de Blue Label y helicópteros al servicio de la corte real de Casa Presidencial?

Yo sé que vos estás convencido de que los ricos tienen que pagar más. Ok. ¿Pero como puedes ni siquiera proponer un recorte de gastos de este gobierno?

Te manda muchos saludos Paolo Lüers


(Más!)

Columna transversal: Desnudos se van a las elecciones del 2012 y 2014


Desnudos se van a las elecciones del 2012 y 2014


Se perdió, una vez más, la oportunidad de llegar a una solución integral de la crisis fiscal del país. Nuevamente se puso un parche, además, mal puesto.

Se perdió la oportunidad de curar la enfermedad. Sólo se recetó una medicina amarga y venenosa (aumento de impuestos) con envoltorio dulce, pero igualmente dañino (exención del impuesto de la renta a los sectores de clase media baja), cuando la cura hubiera requerido de una estricta dieta: reducir la gordura y el sobrepeso del Estado. Y quitarle varios de sus vicios.

¿Realmente existía la oportunidad de llegar a una solución integral que hubiera atacado el problema simultáneamente del lado de los gastos, de los impuestos, de la ampliación de la base tributaria, del endeudamiento, de una redefinición de las prioridades y de una política audaz para facilitar la inversión?

Habría existido si la Asamblea le hubiera negado al gobierno la solución chambona, el atajo, la vida loca de los gastos incontrolados y la vida fácil de pasar la cuenta a otros. El médico que nunca le dice al paciente: "Alto con esta locura de tomar antibióticos cada vez que algo te duele", nunca va a convencer al enfermo que debe someterse a un riguroso examen o a la dieta necesaria.

Por parte del gobierno (y sobre todo de un Presidente que obviamente no entiende de economía) es comprensible, aunque no aceptable, que trate de evitarse los exámenes y el régimen de dieta. El gobierno siempre tiene la tendencia de gastar más y cobrar más a sus contribuyentes. Por esto en la democracia republicana las decisiones sobre gastos e impuestos nunca las dejan al Ejecutivo. Son los parlamentos los que tienen la responsabilidad y la facultad de hacer los exámenes pertinentes y recetar todas las medidas para que haya una cura integral de la enfermedad.

Si ayer la Asamblea hubiera negado al gobierno el camino fácil de simplemente aumentar los impuestos para poder continuar gastando, no habría sido un acto de irresponsabilidad, como les señalaba el Presidente, sino de alta responsabilidad. Entonces, sí hubieran obligado al gobierno a abrirse a una negociación seria con la oposición y con el sector privado, con el objetivo de llegar a un pacto fiscal que todos pudieran apoyar y dinamizara la economía.

En vez de esto, hicieron la pantomima de una "negociación" con la seudo-oposición de GANA y Concertación Nacional para cambiar algunos numeritos y porcentajes, pero sin salir del esquema impuesto por el gobierno. El esquema es mover una sola palanca de la maquinaria fiscal: los impuestos, y dejar a todas las demás sin correcciones de rumbo.

Los culpables del hecho que ahora cierra la oportunidad de buscar una solución integral a la crisis fiscal y una verdadera cura a la enfermedad del Estado son los 66 diputados que ayer votaron por el paquetazo de impuestos. Sobre todo los diputados de la seudo-oposición de GANA y CN. A partir de hoy incluso los más ingenuos se dan cuenta que estos partidos son apéndices del gobierno. Son parte de la enfermedad. Y como todo apéndice, van sobrando, son dispensables.

Ellos y el FMLN van a tener que pagar en marzo de 2012 por su mala praxis. El gobierno, que ayer recibió de una Asamblea disfuncional el aval de seguir metiendo en crisis al país y su economía, ya no tendrá ninguna solvencia para seguir hablando de unidad, de pactos fiscal, de concertación.

La oportunidad para buscar consenso sobre el rumbo del país pasó. La echaron a perder el gobierno (que nunca la buscó) y los 66 diputados oficialistas. Para la empresa privada, a partir de este día fatal, ya no tiene ningún sentido seguir hablando del pactos fiscales. Sería perder tiempo y, aún más grave, facilitar al gobierno salvar la cara. El gobierno y la mayoría legislativa tomaron su decisión y tienen que enfrentar las consecuencias. Quedan desnudos de sus disfraces de concertación. Y así, desnudos, irán a las elecciones del 2012 y 2014.

(El Diario de Hoy)

miércoles, 14 de diciembre de 2011

¿Qué carácter tiene nuestra Asamblea?

¿Qué carácter tiene nuestra Asamblea?

Hoy la plenaria de Asamblea va decidir el rumbo de la economía del país: o apuestan a más impuestos con menos crecimiento y empleo; o apuestan a menos gastos del Estado con crecimiento de la economía y del empleo.

Pero no solamente en esta disyuntiva está enfocada la atención de a ciudadanía. Hoy también se va a definir el carácter de esta Asamblea, y de cada uno de sus fracciones partidarias y de sus 84 diputados. Hoy vamos a saber si tenemos una Asamblea independiente del gobierno, con la capacidad y voluntad de asumir su función principal de entidad fiscalizadora del Ejecutivo y su carácter de representante de toda la sociedad – o una Asamblea dominada por una mayoría oficialista dócil con diputados y fracciones dispuestos a venderse a cambio de continuar usufructuando de las políticas y programas clientelistas del papá gobierno, incluyendo desembolsos mensuales a partidos y diputados.

Puede ser que algunos partidos y sus diputados y dirigentes pierdan privilegios y prebendas, si en la plenaria de hoy deciden responder a la razón y la conciencia, votando en contra del paquetazo de impuestos, en vez de responder a los chantajes de Casa Presidencial. Pero mostrando independencia y responsabilidad ganarían algo que en tiempos electorales vale mucho más: credibilidad y respeto por parte de la sociedad civil. Toda la ciudadanía, sobre todo la clase media y su gemelo, el sector de votantes independientes, hoy está pendiente de cómo se van a definir cada partido y cada diputado ante este disyuntiva.

La clase media salvadoreña ya no se deja confundir tan fácil. En este caso, todos los cañones propagandísticos del FMLN y del gobierno estaban apuntando sobre la clase media. El error de cálculo de los estrategas en Casa Presidencial y su ministerio de propaganda llamado Polistepeque: los integrantes de la clase media que esta navidad reciben como regalo la exención del impuesto sobre la renta a título personal, no se van a olvidar del impacto desastroso del paquetazo sobre sus empresas y sobre la economía en general. Van a dejar de pagar unos pocos dólares de impuesto cada mes, pero saben que pueden quedarse sin su negocio o sin su empleo. Luego de 7 años de experiencia amarga con gobiernos populistas, primero con Saca y luego con Funes y nuevamente Saca en Casa Presidencial, ya no es tan fácil dale atol con el dedo a la clase media con regalitos de navidad.

Todos los argumentos están sobre la mesa. No hace falta repetirlos aquí. La pelota está en manos de la Asamblea. Esto significa, hoy que el voto será por persona, en manos de cada uno de los 84 diputados. Los estamos viendo.

(El Diario de Hoy_


martes, 13 de diciembre de 2011

Carta a los que conmigo producen "Desde La Ventana"

Carta a los que conmigo producen “Desde La Ventana”

Con el permiso de mis lectores y de MÁS! voy a aprovechar este espacio, no para hacer un comercial para mi programa de televisión “Desde La Ventana”, pero sí para hablar de toda la gente maravillosa que hacen posible y exitosa esta aventura.

Estimados amigos:

yo ni idea tenía de la cantidad y calidad de gente que uno necesita para producir un modesto programa de media hora. Por lo menos cuando uno quiere que salga fuera de lo común, agradable, fresco...

Para empezar, no lo podía hacer sin Sebastián El Torogoz de Morazán, mi hermano desde los tiempos de guerra. Con su sabiduría y picardía de campesino, el Torogoz es mi polo a tierra que evita que estemos hablando paja en las nubes.

Tampoco lo podría hacer sin Carlos El Chino, quien me metió en este lío y está poniendo toda la maquinaria y creatividad de su productora en función de que salgamos bien. O sin Pedro Portillo, el veterano productor, quien a la hora de grabar toma el mando y me obliga a cumplir con la rigorosa disciplina que impone el medio televisivo. O sin Santiago, el mago de iluminación y jefe de fotografía quien garantiza que el singular ambiente de La Ventana se traduzca a televisión. Ni hablar de los camarógrafos, iluminadores, gaffers y maquilladores que completan este fantástico equipo creativo.

El programa se graba en la barra de La Ventana, metiendo stress y caos al funcionamiento del restaurante que por el desmadre de luces y cámaras no deja de atender a sus clientes. Sin el ambiente de La Ventana y el aporte de Daniela y todo su equipo este sería otro programa gris y estéril.

Y falta mencionar a los invitados. Este programa no es para reproducir los mismos discursos y discusiones que vemos todos los días, sino para presentar y retratar personajes. Es mentira que El Salvador no dispone de una gran cantidad de personajes que con su trabajo marcan la diferencia. En la sección “Invasión Juvenil” presentamos miembros de la generación de jóvenes que empieza a irrumpir en la política y la opinión pública para transformarlas. En la sección “Estrellas Emergentes” presentamos artistas jóvenes que se abren espacio. Y en el plato fuerte llamado “El Reto Político” presentamos a personajes políticos con liderazgo y visión, pero obligándolos a quitarse la máscara y hablar al calzón quitado.

Mi admiración y agradecimiento a todos los personajes, jóvenes o adultos, de derecho o de izquierda, que han aceptado participar en las tres secciones.

Gracias a todos, Paolo Lüers

(Más! y El Diario de Hoy)


lunes, 12 de diciembre de 2011

Pagamos para que estemos felices pagando más

Observador político:

Pagamos para que estemos felices pagando más

Yo sé que es legal, pero no es legítimo: el masivo uso de la propaganda política del gobierno para promover sus iniciativas de ley. Nos quieren cobrar más impuestos, y además gastan millones de nuestro dinero para convencernos de la necesidad y justeza del paquetazo. Los ciudadanos estamos pagando por la soga que necesitan para ahorcarnos.

La publicidad del gobierno debería estar limitada (por ley y ética) a la información que debe el gobierno a los ciudadanos. Información sobre epidemias o desastres, sobre campañas de vacunación, sobre cambios en los servicios estatales, sobre licitaciones, etc.

Sus opiniones la pueden los gobernantes expresar todos los días en entrevistas, debates, discursos y conferencias de prensa – pero no deberían tener permiso de empaquetar y difundirla en publicidad y propaganda pagado con fondos públicos.

La información que divulgan las instituciones del Estado tiene que ser de utilidad pública, no de utilidad para el titular. Y definir si es de utilidad pública el aumento de impuestos, no compete al presidente, sino exclusivamente a los diputados.

Si el presidente o sus ministros quieren presionar a los legisladores a que aprueban sus iniciativas de ley, se pueden reunir con ellos, debatir con ellos, convencerlos. Incluso pueden movilizar a la opinión pública mediante sus apariciones en televisión y prensa. Pero no mediante campañas de propaganda gubernamental. Mucho menos cuando la propuesta de ley del gobierno, como en el caso del paquetazo de impuestos, es muy controversial y divide la sociedad en dos campos. En esta situación poner toda la maquinaria del Estado en función de mover la balanza de la opinión pública se llama abuso de poder. Y también es despilfarro. El otro día el presidente estaba retando a los críticos de su política fiscal que le digan adónde hay despilfarro en su gobierno. En el permanente uso de fondos públicos para la propaganda política.

Las partes interesadas en el conflicto sobre los impuestos (los partidos, las gremiales empresariales, los sindicatos, etc.) tienen todo el derecho de gastar su dinero en la publicidad o la propaganda que estimen pertinentes para influirnos en pro o en contra del paquetazo. Pero el gobierno no es un sector interesado más que puede entrar en la batalla propagandística. El gobierno representa a todos, los que están en favor de aumentar los impuestos, como los que están en contra. Y la otra diferencia: El dinero que el gobierno gasta no es suyo...

Alguien debería elaborar y presentar una ley que regule la publicidad de las instituciones del Estado, aplicando una regla básica: El Estado tiene que facilitar a los ciudadanos la información que necesitan para formar opiniones y tomar decisiones. Pero no tiene porqué intervenir en el proceso autónomo de la formación de la opinión pública con lavados de coco vía la desinformación y la propaganda.

Si sumásemos los fondos que la presidencia, los ministerios, la Asamblea, las autónomas como CEL y ANDA, las alcaldías y otras instituciones estatales gastan en publicidad que no es informativa sino más bien opinativa y propagandística, llegaríamos a números impresionantes. No podemos ni adivinar esta suma, porque ninguna de estas instituciones hace transparente su presupuesto de publicidad. Ahí es donde tenemos que empezar a hacer funcionar la Ley de Transparencia.

No podemos continuar tolerando un Estado que se niega a proveernos de información pero nos bombardea con propaganda. ¿Habrá en la nueva Asamblea Legislativa diputados dispuestos a cambiar esto? ¿Realmente queremos un Estado que nos dice qué pensar?


(El Diario de Hoy)

sábado, 10 de diciembre de 2011

Carta de adiós a Héctor Silva:

Querido Héctor:

Nos vas a hacer falta. Luego del episodio de este gobierno vamos a necesitar, más que nunca, a la gente decente, pensante y visionaria para reconstruir la izquierda salvadoreña. O sea, comenzar a construir una izquierda moderna. Es irónico: Ya no vas a estar con nosotros cuando al fin llegue la hora que tanto has anhelado: la hora de la izquierda democrática que trabaje para reformar y humanizar el sistema político y económico, en vez de seguir buscando como sustituirlo con modelos desfasados.

Siempre pensábamos que tu momento era en el 1999 cuando, siendo alcalde de San Salvador, apuntaste a la presidencia. Pero te diste en la madre contra el muro de ortodoxia y dogmatismo en el Frente. En vez de postularte para la presidencia, el partido te expulsó...

Luego pensábamos que tu hora era el 2004, cuando el país enfrentó el dilema terrible de escoger entre Schafik Handal y Tony Saca - y apareciste vos como candidato del centro y de la razón. Tampoco era tu hora. Vos no estabas hecho para enfrentar con decisión al FMLN proyectándote como la verdadera izquierda. El país prefirió el populismo de Saca como antídoto contra el comunismo. Los dos sabemos que de nada le ha servido esta decisión...

Tu verdadera hora histórica hubiera sido luego del fracaso de este gobierno Funes-FMLN, para recoger los pedazos de la izquierda y crear una fuerza socialdemócrata que sí puede fortalecer la democracia de nuestro país.

Vos sabés que nunca estuvo de acuerdo que vos entraras a este gobierno del FMLN y de Funes. Sin embargo, tuviste tus razones para sí entrar, y las puedo respetar: Creíste firmemente que desde el gobierno se podía transformar al FMLN y convertirlo en una fuerza política responsable. Aunque esta ilusión se frustró, hiciste un buen papel en el gobierno. No te desgastaste en los estériles debates entre Funes y el FMLN, y no te metiste en el fango de la corrupción, del populismo y del cinismo que se ha apoderado de este gobierno. Juntos con otros, de dedicaste a cumplir bien con la administración pública, manteniendo abierta la opción de una futura izquierda responsable.

Aunque ya no estés cuando se trate de hacer realidad esta opción, serás uno de sus arquitectos. Adiós, Héctor!

Paolo Lüers

(Más!)

viernes, 9 de diciembre de 2011

Héctor Silva

Héctor Silva

¿Qué tipo de presidente hubiera sido Héctor Silva? Miles de veces me hice esta pregunta. Ante la disyuntiva que nos plantearon los dos partidos grandes en las elecciones del 2004: Schafik Handal o Tony Saca, yo me apunté a trabajar en la campaña de Héctor Silva. No tanto para que ganara, porque esto obviamente era imposible, sino para que nazca una tercera fuerza, una izquierda democrática.

Héctor fue un excelente alcalde capitalino. Encabezó exitosamente una coalición del Frente con el CDU y grupos ciudadanos independientes. Tan bueno que estuvo al punto de erigirse como candidato presidencial del FMLN para el 1999. Esta era la oportunidad del Frente de convertirse en una fuerza de izquierda moderna, plural, capaz de gobernar y reformar al país.

Pero lo que muchos vimos como oportunidad histórica, Schafik y los demás líderes ortodoxos dentro del FMLN lo vieron como peligro. Literalmente me dijo Schafik en 1998: “Prefiero perder las elecciones y mantener el carácter revolucionario del partido, antes de permitir que ganemos con Silva y nos convirtamos en un partido socialdemócrata.”

Quien sabe si Héctor Silva hubiera ganado en el 1999. Si hubiera peleado en serio la candidatura, nadie se la hubiera podido quitar. Pero Héctor no fue hecho para el pleito, siempre ha sido un hombre de la concertación, del equilibrio, del entendimiento. Sabía que si él insistía en su candidatura y si apostara consecuentemente al espirito de renovación que en estos años prevalecía dentro del FMLN, podía imponerse, pero al costo de la división del Frente y tal vez incluso de enfrentamientos violentos.

Se retiró de la candidatura y luego del partido. Historia que se repitió 5 años después con Oscar Ortíz, quien ganó las primarias, pero aceptó la decisión del partido de falsificar el resultado y declarar candidato presidencial a Schafik Handal. Con la diferencia que Héctor se apartó del partido y Oscar se quedó esperando su turno.

En el 2004 muchos vieron agotada la capacidad de ARENA de conducir el país en su camino a construir la democracia y el progreso. Los cinco años de gobierno de Saca confirmaron esta tesis. También vieron agotado el esfuerzo del FMLN de construir una mayoría alrededor de su modelo de socialismo autoritario. En este sentido parecía lógica la candidatura de Héctor Silva del 2004 y el esfuerzo de crear una nueva fuerza política capaz de romper la polarización.

Sin embargo, este esfuerzo fracasó. No solo el intento de ganar la presidencia, sino también el esfuerzo de crear una nueva fuerza política. Cayó en vano, porque Héctor y sus aliados nunca se decidieron a definir con claridad el carácter de esta nueva fuerza. Apuntaban de manera vaga a un difuso “centro político”, y nunca se atrevieron a decir: esta es la socialdemocracia disputando al FMLN el liderazgo en la izquierda.

Nuevamente, meterse en un enfrentamiento de este tipo no estaba en Héctor Silva, el hombre de los puentes y del diálogo.

Cuando en el 2009 Héctor Silva se sumó a la campaña de Mauricio Funes, yo lo critiqué fuertemente. No pudo entender -y lo dije en público - que luego de toda su historia con el FMLN llamara a votar por la bandera rojiblanca. Héctor me explicó que le daba el beneficio de la duda a Mauricio Funes: “Si este hombre realmente quiere desde el poder presidencial transformar la izquierda en una fuerza reformista y democrática, yo le voy a apoyar...”

Yo le dije: “Vos deberías saber que el FMLN nunca se iba a dejar transformar desde afuera, y tampoco por personajes que ellos consideran ‘tontos útiles’ y ‘compañeros de viaje’. Además, en este gobierno los únicos que realmente creen en una izquierda democrática, sos vos y un par de gatos que ahora son útiles darle credibilidad a la campaña... A Mauricio Funes no le interesa por nada este concepto.”

Lastimosamente, tuve razón. Héctor Silva se incorporó al gabinete de Funes, como tal vez su mejor administrador público, pero no lo dejaron avanzar ni un milímetro a la realización de su ideal: romper la polarización creando una fuerte izquierda democrática.

Entonces, ¿qué tipo de presidente hubiera sido Héctor Silva si hubiera peleado en el 1098-99, hubiera tomado por asalto la candidatura de la izquierda y tal vez ganado? No se si hubiera sido mejor presidente que Francisco Flores, quien ganó en 1999. Pero seguramente, si Héctor se hubiera convertido en presidente en el 1999, la izquierda se hubiera transformado. Tal vez se hubiera dividido en una fuerza ortodoxa y otra reformista y socialdemócrata. Tal vez Silva hubiera fracasado, pero con dignidad, dejando huellas positivas. Estoy casi seguro que nos hubiéramos incluso evitado la recaída en el populismo y cinismo que marcan las presidencias de Tony Saca y Mauricio Funes.

¿Qué tipo de presidente hubiera sido Héctor Silva? ¿Un presidente como el alcalde Silva? Nunca lo vamos a saber. Héctor nos dejó, uno de los pocos hombres de la política salvadoreña que han logrado despertarnos confianza, esperanza y respeto, incluso en sus derrotas.

(El Diario de Hoy)



jueves, 8 de diciembre de 2011

Carta a un amigo

Querido R.:

Cuesta creerlo: Te pegaron un balazo. A sangre fría, en la cabeza. Entre todos, a vos, un tipo que todo el mundo quiere en Suchitoto. Un tipo que vino del Norte para incorporarse a la comunidad, para echar riata, para enseñar.

De la nada, más bien con la fuerza de tu visión, levantaste una granja experimental, una escuela de agricultura, una empresa ejemplar. Donde no había nada más que la mísera economía de subsistencia, vos te imaginabas una oasis de creatividad, de eficiencia, de bienestar. Y la construiste.

Donde nadie se atrevía a pensar más allá de las subvenciones, del asistencialismo y de la limosna para los pobres, vos rompiste el círculo vicioso y enseñaste un camino para el progreso basado en creatividad.

Donde las ONGs y fundaciones siguen cultivando el culto a la pobreza, vos estás construyendo una utopía real basada en productividad y tecnología aplicada.

Pero estamos en El Salvador, un país donde la esperanza siempre está en peligro de ser apagada por la violencia. La barbaridad te alcanzó. Alguien, a saber quién y porqué, te quiso matar. Algún cobarde te pegó un balazo, sin dar la cara, anónimamente, de atrás.

Conociéndote no me puedo imaginar qué le puedes haber hecho a alguien para que trate de cortar tu mano que siempre estaba estrechada para que otros se levanten.

Ya sabíamos que nuestro país está enfermo. Pero esta noticia casi me hizo llorar. De rabia, de impotencia, de tristeza. Esto no puede seguir así. Hay que erradicar este cáncer y fortalecer las defensas del paciente.

Por suerte sos un tipo con siete vidas, y el balazo no te mató. Estoy seguro que tampoco se morirán tu granja, tu escuela, tu visión.

Levantate rápido, te necesitamos. Paolo Lüers

(Más!)

martes, 6 de diciembre de 2011

Carta a la Asamblea Legislativa

Carta a la Asamblea Legislativa

Estimados diputados:

Nos hemos olvidado que el primer órgano del Estado es la Asamblea Legislativa. Los que tienen la llave en sus manos para decidir sobre el rumbo del país, son ustedes, no el presidente.

Hoy, cuando el país tiene que ponerse claro sobre el rumbo de su política fiscal, es el momento de acordarse: el presidente propone, pero ustedes deciden. Momento de acordarse y de tomar acción audaz...

Ante el problema fiscal en que se encuentra este país a dos años y medio del gobierno FMLN-Funes, el presidente presentó a ustedes y la nación su propuesta: en vez de atacar el déficit reduciendo el gasto, prefiere cobrar más impuestos.

Funes propone una reforma tributaria que aumenta el impuesto sobre la renta a las empresas. Todas las empresas, con una sólo excepción: las informales que de todos modos no pagan nada.

Funes quiere trasladar el serio problema de liquidez del gobierno a las empresas. Lo que afectaría a las empresas (incluyendo las pequeñas) no es tanto el aumento de 25% al 30% del impuesto, sino las medidas ocultas dentro de este paquetazo: el aumento por 33% del pago a cuenta, lo que puede meter en crisis de liquidez a muchas empresas. Pero también hay un impuesto nuevo: el “impuesto mínimo” de 2% sobre el total de ventas. Esto pone en aprietos a todas los negocios que tienen alto volumen de ventas, pero poco margen de ganancia. Miles de empresas tienen ganancias entre 0% y 5% sobre su total de ventas. Si les quitan 2%, algunos quiebran y otros se quedan con ganancias tan bajas que no vale la pena invertir. 2% suena poco, pero es entre el 50% y el 100% de las utilidades de muchas empresas.

La alternativa descartada por el presidente es: reducir el gasto, erradicar cualquier forma de gasto ineficiente y superfluo - como casi todos los demás gobiernos lo están haciendo: no sólo en Europa, también en Brasil, el gran modelo para Funes...

La decisión la tienen ustedes. Nadie más. O se deciden por aumentar impuestos y gastos, o por reducir gastos y aumentar el crecimiento. Así de simple.

Ustedes dejaron pasar la oportunidad de ejercer su responsabilidad sobre el rumbo del país, cuando sin ninguna discusión sobre austeridad aprobaron el presupuesto para el 2012. Hoy que el gobierno quiere aumentar los impuestos, es su última oportunidad para frenar y corregir.

Y no se olviden: los que van a elecciones no son el presidente y sus ministros, ¡son ustedes! Ustedes van a pagar la factura si ahora se equivocan o se acobardan.

Saludos, Paolo Lüers

(Más! y El Diario de Hoy)

sábado, 3 de diciembre de 2011

Carta a a Willy & Ricky


Carta a Willy & Ricky:

Estimados candidatos a alcalde de San Miguel:

Gracias a ustedes la aburrida campaña electoral está agarrando chispa. Se dijeron de todo, hasta se pusieron sobrenombres: el alcalde se convirtió en ‘Chepe’, el candidato rojo en ‘Ricky Martin’, ‘Ricky Ricón’ y ‘Lagarto Juancho’. Obviamente en esta competencia ganaste vos, Will – ¡qué falta de imaginación ponerle ‘Chepe’ a un personaje como Salgado!

El candidato de Frente salió como mentiroso, pero no sólo en palabra, sino de hecho, porque Will trajo como comprobante el expediente de mora municipal de uno de los concejales de Ricky. Este, en cambio, no trajo recibo para comprobar que su camarada es ‘honesto’ y ha pagado su mora con la alcaldía. Otro round para el alcalde.

Entonces vos, Ricky, fuiste al contraataque: “Chepe, en 12 años no has logrado ni siquiera poner una sola plancha para hacer pupusas...” Tu adversario sólo hizo muecas, porque al igual que todos nosotros no entendió de qué diablos estabas hablando. Otro round perdido, Ricky...

Hubo un empate en cuanto a insultos: corrupto versus mentiroso. Incapaz versus incapaz. Y vos, Ricky, sólo ganaste un sólo punto: saliste como el mejor vestido: Willy de brigadista de pinta y pega, vos de banquero.

Las conclusiones de un observador neutral que no tiene vela en esta misa: primero, como era de esperar, Will Salgado ganó la pelea verbal. Seguramente también la ganaría el ex-comando contra el sobrino del ex-comandante, si la próxima vez lleguen a golpes, patadas o tiros. Segunda, ni uno ni el otro tiene la calidad humana para ser alcalde de una ciudad como San Miguel.

Sólo les recomiendo una cosa para los próximos capítulos: eliminen el moderador. El pobre Romeo Lemus no sólo resultó sobrando, sino estorbo en el reality show de Ricky & Willy. Siempre cuando trató de intervenir y controlar el debate, la pelea se cortó y hubo bajón en el show.

Así que, Ernesto López: cuando en tu canal se transmite le pelea de revancha, mejor tómese un día libre y siga durmiendo. Quien se mete donde tiran heces sale con caca en la cara...

Saludos, Paolo Lüers

(Más! y El Diario de Hoy)



viernes, 2 de diciembre de 2011

Carta al ministro de Hacienda:

Estimado Carlos Cáceres:

Hasta ahora le creí cuando usted se mostró sorprendido por la repente aparición en la Asamblea de una propuesta de ley para aumentar el impuesto sobre la renta. Fue el FMLN, no fui yo, afirmó usted. Ni el presidente. ¿Cómo van a pensar que vamos a aumentar impuestos sin concertar?

Ahora, viéndolo en Frente al Frente de TCS, ya no sé a quien creer. Parece más bien que el único punto donde no hay ninguna diferencia entre el partido FMLN y el gobierno presidido por Mauricio Funes es cuando hablan del bolsillo. Del nuestro, por supuesto, donde ambos quieren meter las manos.

Yo entiendo la lógica del Frente, que es meramente electoral: Siempre se vende bien decir a la gente que los pobres van a pagar menos y los ricos más. Y hay que seguir regando subsidios...

Pero usted como ministro de Hacienda sabe que la cosa no es tan simple. Usted sabe que cualquier impuesto siempre lo pagamos todos: los pobres con alza de precios y pérdida de empleo, los ricos con menos capacidad de inversión.

El hecho que usted argumenta ahora igual que el FMLN, comprueba que todo el discurso sobre la necesidad de un Pacto Fiscal -e incluso sobre el tal Asocio para el Crecimiento- es paja. No va a haber pacto fiscal ni crecimiento, si ustedes insisten en mantener el alto nivel de gasto del gobierno, de subsidios, de publicidad y de empleados públicos. Claro que este alto nivel de gasto les está causando ahora un déficit tan grave que tienen crisis de liquidez.

Cuando a uno no le alcanza el pisto, nunca hay más que tres opciones: o aumentar los ingresos, o gastar menos, o pedir prestado. Lastimosamente, los señores Prestado y Fiado ya se murieron. Recortar no quieren. Y la única manera de aumentar ingresos es que nosotros les paguemos más impuestos...

Si ustedes apoyan esta idea populista del Frente, despídanse de una vez por todo de la idea de negociar un pacto fiscal. Una vez aumentados los impuestos ya no habrá nada que negociar. Olvídense también de la idea rector del Asocio por el Crecimiento, que era: removerle los obstáculos al crecimiento. Porque con el aumento del impuesto sobre la renta le están poniendo freno de mano y tranca al motor que es la inversión.

Pero usted sabe todo esto. El problema es político: el Frente necesita que el gobierno siga con su tren de gastos, publicidad millonaria y subsidios para no hundirse en las elecciones...

Saludos, Paolo Lüers

(Más! y El Diario de Hoy)



Columna transversal: Ya no hay pretexto

Encuentro en twitter, facebook y pláticas de café, comentarios que me sacan de onda. Pongo como ejemplo este mensaje que recibí: "Paolo, tengo una idea para crear un dibujo. La idea es esta: Una persona siendo aplastada por una sábana, simulando una papeleta de votaciones, y la persona diciendo: ¿Cómo diablos hago esto? De qué sirve, si siempre serán los mismos..." Inmediatamente contesté: "Esto no se vale. Hemos exigido el voto por cara, y lo conseguimos. No vale ahora decir: de todos modos siempre son los mismos. Ahora hay que hacer uso de este nuevo derecho y escoger".

Yo entiendo el escepticismo de mucha gente. Los partidos han asumido las reformas electorales obligados por la Sala de lo Constitucional, de mala gana. Las cúpulas partidarias no querían el voto por persona. El FMLN se quedó trabado en su campaña del voto por la bandera, y hoy no encuentra cómo salir del berrinche que armó. Y ARENA, aunque apoyó la reforma cuando vio que era inevitable, en el fondo siguió (igual que el FMLN) apostando al voto tradicional por la bandera: colocó a todos sus diputados actuales en los primeros puestos de su lista, y puso de relleno a algunas caras nuevas y algunos candidatos con ideas frescas y posiciones abiertamente críticas al trabajo de la Asamblea Legislativa, incluyendo su propia fracción.

Los partidos hubieran salido con la suya, dejando sin efecto el nuevo derecho ciudadano al voto por persona, si la Sala no hubiera puesto paro a esta maniobra. Pero los magistrados se pusieron claros: no eliminaron el voto por bandera, pero sí prohibieron que los votos por bandera sean abonados a los candidatos privilegiados que los partidos colocaron en "puestos seguros". De repente, ya no hay puestos seguros ni candidatos privilegiados, y todos los aspirantes tienen la misma oportunidad. Cada uno tiene la obligación de convencer al votante: con su trayectoria, con sus propuestas, con su voluntad de cambiar la manera cómo trabaja la Asamblea y cómo se hacen leyes.

Hay muchas razones de mantenerse escéptico. Las reglas han cambiado, pero los partidos no. Pero la nueva modalidad del voto por persona nos da una oportunidad histórica: usar el voto para impulsar la renovación y la democratización de los partidos.

Ya no hay pretextos. Ya no se puede tomar la posición cómoda y decir: De todos modos, los partidos hacen lo que quieren, y los diputados siempre serán los mismos. Esto ya no vale. Si serán los mismos ya no depende de los partidos, sino está en manos del votante. Los partidos pueden tratar de conseguir que al fin, aun con las nuevas reglas, salgan electos los mismos, pero nosotros, haciendo uso inteligente del voto por persona, podemos renovar la Asamblea, los partidos y la manera cómo se hace política.

Posiblemente entre los cientos de candidatos de todos los partidos no existen 84 que tengan la voluntad y la capacidad de revolucionar la Asamblea. Pero incluso en las listas de los partidos más cerrados a la reforma hay candidatos críticos que tienen la disposición de acabar con la corrupción y que apuestan a una Asamblea transparente. La tarea de los votantes es identificar a los candidatos que tienen voluntad de deshacer los escandalosos privilegios, que se han recetado generaciones de diputados de todos los colores; que se comprometen a poner fin al abuso de viáticos, camionetas de lujo, turismo político, guardaespaldas convertidos en personal de servicio de la familia...

Nuestra tarea es obligar a los candidatos que dejen de esconderse detrás de banderas y programas partidarios y que se destaquen con propuestas concretas y compromisos comprobables.

Si la mayoría de votantes privilegia con sus votos a los candidatos que muestran más independencia, preparación y valor necesarios para renovar a sus propios partidos y a la Asamblea, el país avanza. Si los votantes castigan a los diputados más corruptos, ineptos y oportunistas de todos los partidos, eliminando a los artífices de los pactos oscuros en las últimas Asambleas, el país avanza.

Si en estas elecciones los candidatos más críticos, más capaces, mejor preparados, salen ganando con mucho más votos personales que los diputados grises, cuya principal virtud ha sido la obediencia ciega a sus direcciones, los partidos van a cambiar. Son los ganadores de estas elecciones que van a marcar el rumbo y el ritmo de renovación en cada uno de los partidos. Tal vez no van a tomar el control inmediatamente, pero ya no los podrán ningunear ni marginar dentro de sus partidos. Sobre todo cuando su éxito electoral sea resultado de una nueva forma de campaña: el debate franco con una sociedad que se pone exigente.

Por esto ya no vale la abstención, ni la indiferencia, ni la resignación. Hoy vale la pena votar porque podemos escoger.

(El Diario de Hoy)

martes, 29 de noviembre de 2011

Carta al vice-presidente de la República

Estimado Salvador Sánchez Cerén:

Al fin han decidido dejarse de pajas y no esconderse más detrás del presidente. De todas formas, ya se choteó esta imagen que ustedes lograron crear con Mauricio Funes (y que les permitió ganar las elecciones del 2009) – y de repente se dan cuenta que esconderse detrás de un presidente fracasado no es conveniente, mucho menos en tiempos electorales.

Así que ahora sacan su propia cara. Sorpresa para muchos (no para mi): Sigue siendo la misma cara de antes; el FMLN no ha sufrido cambio ninguno; todo este discurso, con el cual el presidente ha tratado de vender el gobierno FMLN-Funes como una izquierda moderna, tolerante y abierta, no ha dejado huellas en el rostro del FMLN.

El dilema: Con tal de llegar al poder y asumir ministerios claves, han tenido que sacrificar (y hasta negar) su propia identidad. Y ahora tienen que ir a elecciones, pero solitos, sin Funes y sus amigos, y se dan cuenta que la gente ya no los entiende. Perdieron tres años sin promover su propia agenda política...

Ahora deciden sacar su propia cara, pero enfrentan un problema grave: Todas sus posiciones van contra corriente, ya ni su propia gente las entiende...

Durante tres años (empezando con la campaña 2008/9), se ha dicho a la gente que la salvación viene del Norte. La bella amistad Funes-Obama, y ahora el Asocio para el Crecimiento han creado grandes expectativas entre los salvadoreños...

Pero de repente viene usted y da este discurso en Santa Ana: “Nos vamos a enfrentar ahora no solo con la derecha, nos vamos a enfrentar ahora con la política de Estados Unidos. Ellos no quieren que el FMLN siga gobernando. ¿Por qué? Porque nosotros somos amigos de la revolución latinoamericana, somos amigos de Cuba, de Venezuela."

Igual con el tema de los militares y la Seguridad. Para calmarles los nervios a los salvadoreños agobiados por la violencia, el gobierno sacó a la calle al ejército. Durante dos años escuchamos que así se resolverá el problema. Logran crear una gran expectativa, tan fuerte que el presidente decide trasladar al General Mungía Payez de Defensa a Seuridad.

Precisamente en este punto, ustedes arman el gran berrinche contra “la militarización de la policía” y amenazan con romper con el presidente.

Su gran problema es el punto de ruptura. Su fuera la corrupción, todo el mundo les aplaudiría. Pero deciden ir contra las expectativas que ustedes mismos crearon. ¿Y todavía les sorprende que salen mal en las encuestas?

Saludos, Paolo Lüers

(Más! y El Diario de Hoy)

sábado, 26 de noviembre de 2011

Carta a los salvadoreños que triunfan luchando

Estimados Carlos, Efraín, María Isabel, Camila , JR y los bichos de Suchitoto:

No es cierto que los futbolistas de playa son los únicos salvadoreños que triunfan en el mundo. Tampoco es cierto que sólo en el arte del asesinato sobresalimos y llamamos la atención del mundo.

En nuestro país hay miles de mujeres y hombres que a diario luchan por alcanzar la excelencia, la superación y el progreso. Algunos conocidos como tú, doctora María Isabel Rodríguez (para mi Chabelita), que acabas de recibir en la Universidad Autónoma de México tu séptimo doctorado de honor.

Pero no sólo triunfa una veterana como Chabelita, tal vez la ministra de salud más respetada del mundo entero... También jóvenes como tú, Camila Sermeño, primera violinista de nuestra Orquesta Sinfónica Juvenil: Fuiste invitada como violinista a tocar una temporada entera en la Orquesta Juvenil de Madrid. Y a seguir formándote en un conservatorio en España...

O como tú, José René “JR” Martínez, hijo de una familia de emigrantes originaria de Polorós: ganaste el concurso televisivo “Bailando con la Estrellas” en Estados Unidos, luego de salir severamente quemado en combate en Irak. Y luego de hacerte famoso de costa en costa de Estados Unidos como orador en eventos con otros veteranos y lisiados de guerra.

O como ustedes, Carlos Aguilar y Efraín Cornejo, profesores en el cantón Llanos de Achichilco de San Vicente: ganadores del Foro Mundial de Docentes Innovadores 2011, en Washington. Ustedes fueron elegidos entre más de 200 mil aspirantes que compitieron en eventos nacionales en esta competencia mundial del programa Alianza por la Educación de Microsoft. Ganaron con su fantástico proyecto “Yo quiero hacer películas”, con docenas de cortos filmados por los alumnos de Achichilco...

O como ustedes, los bichos de la escuela de Teatro EsArtes de Suchitoto: los invitó el gobierno de Canadá a presentarse ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos OEA en Washington...

Mucha gente puede creer que ustedes son la excepción. Que la regla es la violencia y lo mediocre. Yo creo que es al revés: la excepción son los pandilleros. Ustedes son los dignos representantes de millones de salvadoreños que luchan diariamente por trabajar, estudiar y triunfar. Y que merecen todo el apoyo de todos nosotros.

Les saluda Paolo Lüers

jueves, 24 de noviembre de 2011

martes, 22 de noviembre de 2011

sábado, 19 de noviembre de 2011

Carta a un empresario



(Más! y El Diero de Hoy)

jueves, 17 de noviembre de 2011

Carta a uno de los candidatos a ministro de seguridad

Columna transversal: En vez de pactos, una nueva mayoría

La nostalgia por la unidad es mal asesor. Conduce a la tentación de buscar unidad a cualquier costo. Normalmente a costa de principios.

La unidad (de las izquierdas, de las derechas, del país...) es un logro valioso cuando (y sólo cuando) es resultado de un proceso de construir visiones y valores compartidos.

La unidad como imperativo ideológico es un corsé de fuerza, que tiende a limitar el pluralismo y el derecho a la disidencia. En situaciones de mucha tensión (guerras, revoluciones, crisis...) el imperativo de unidad suele producir tensiones, persecuciones, exclusiones, y hasta ejecuciones.

Es positivo que construyan unidad los que comparten principios, valores y visiones, y que no se dejen dividir por intereses personales o sectoriales. Sin embargo, la falsa unidad, la que no está sustentada en valores compartidos sino en intereses o enemigos comunes, es dañina. El miedo a faltar al imperativo categórico de la unidad de una supuesta izquierda lleva a socialdemócratas como Insulza (el infeliz Secretario General de la OEA) o Moratinos (el no menos infeliz ex-canciller de España) a actitudes de condescendencia con regímenes de "izquierda" como los de Hugo Chávez, Rafael Correa, Daniel Ortega e incluso Raúl Castro. Si traducimos este fenómeno a la situación doméstica, nos encontramos con los tontos útiles que se metieron en el Gobierno del FMLN y no saben cómo salir sin volverse "traidores".

Igual en la derecha. Angustiados por el imperativo categórico de la unidad necesaria para enfrentar el peligro comunista, los liberales (y hasta los libertarios) frecuentemente sacrifican sus principios, encubriendo la corrupción de los populistas, los abusos de los mercantilistas, y el autoritarismo (e incluso la represión) de los conservadores.

A veces los principios se imponen, como en el caso de la ruptura de los sectores democráticos del FMLN histórico con el partido FMLN, convertido por los ortodoxos en corsé unitario. O cuando, para salvar su identidad, ARENA se desmarcó del círculo de Tony Saca.

Pero no siempre estas rupturas resisten a la maldita nostalgia de la unidad. Al sólo darse el pretexto (llamado Mauricio Funes), muchos de los disidentes del difunto FDR regresaron a la supuesta armonía o seguridad de la unidad de la izquierda. Y en la derecha, incluso entre los liberales, no ha muerto la tentación de hacer caso al canto de sirenas de la "unidad de la derecha" orquestado por Tony Saca. Han logrado levantar a ARENA del coma en que había caído en el 2009, pero todavía hay quienes no están claros cuál ha sido la tragedia de ARENA: la derrota electoral, la traición de sus ex-dirigentes, o la pérdida de la unidad y la ausencia de Saca...

No hay claridad sobre la cuestión clave: ¿Qué es lo que hay que superar? ¿La división o los remanentes de las concepciones de corrupción y populismo que todavía existen en ARENA? Igual como para algunos grupos y personajes de la izquierda democrático, todavía no es claro que sólo tendrán futuro político rompiendo con el FMLN. Lo que tienen ahora, dentro del "gobierno de unidad nacional", es tiempo prestado con fecha de vencimiento.

En ARENA todavía existe la tentación de sacrificar la coherencia y el ritmo de la renovación orgánica y programática, en aras de no alienar a sus sectores más conservadores y de no quemar los puentes para una potencial "unidad de toda la derecha", incluyendo Gana y Saca. Sería un error fatal hacer caso a esta tentación.

En vez de dejar las puertas abiertas para una falsa unidad sin principios, ARENA debe hacer lo contrario: cerrar las puertas de este lado, lo más hermético posible, y abrirlas del otro lado, del lado de los independientes, de los desencantados con los partidos; de los que han votado por Saca y terminaron defraudados, que luego votaron por Funes y terminaron desilusionados e indignados.

Si dejan de llorar por la unidad perdida, ARENA tiene la oportunidad histórica de construir una nueva mayoría, cuyo cemento ya no serían los pactos y componendas, sino una visión compartida de pluralismo, reforma, institucionalidad democrática, responsabilidad social y defensa de las libertades. Si ARENA abre suficientes puertas hacía los independientes, la clase media urbana y la juventud, puede surgir una nueva mayoría y una nueva gobernabilidad. Y de paso esto volvería dispensable a Gana y Saca.

(El Diario de Hoy)