miércoles, 31 de julio de 2013

Sobre la hipocresía

Resulta que tuvo razón el señor Fiscal General cuando habló de la "tregua hipócrita". Solo que no son los pandilleros ni los mediadores los que actúan con doble moral, sino el gobierno y su presidente. Quieren capitalizar los logros de la tregua, pero no quieren asumir los costos políticos. La exitosa reducción de la violencia tiene muchos padres, pero parece que fue una milagrosa concepción inmaculada, porque nadie admite haber tocado a la muchacha.

A finales del año 2012, cuando la tregua entre las pandillas y la mediación de monseñor Colindres y Raúl Mijango ya tenían más de medio año de exitosamente reducir la conflictividad en muchas comunidades, el presidente llega a la conclusión de que se han generado las condiciones para que el gobierno desarrolle una estrategia de intervención e inversión social en los municipios donde se produjo y sigue reproduciendo el caldo de cultivo del fenómeno de las pandillas. En este contexto el Presidente nombra al entonces viceministro de Justicia y Seguridad, Douglas Moreno, como coordinador del gobierno para esta intervención social, incluyendo la prevención y rehabilitación.


Al mismo tiempo, los mediadores y las pandillas habían llegado a una conclusión parecida y plantearon que en una "segunda fase del proceso que se inició con la tregua" los municipios tendrían que apoderarse del proceso y llevarlo a la rehabilitación de las comunidades y del tejido social, con participación activa de las comunidades y sus liderazgos, incluyendo las pandillas, que ya habían expresado su deseo de mostrar en las comunidades su voluntad de inserción a la vida legal y productiva.

Nació la idea de los "Municipios libres de violencia", y el primer lugar donde se firmó un "acuerdo local por la paz y la vida", el 22 de enero de 2013, fue Ilopango. Hasta le fecha se han incorporado un total de once municipios, cinco de ellos gobernados por ARENA (Ilopango, Quezaltepeque, Sonsonate, Apopa y San Vicente), cinco por el FMLN (Santa Tecla, Ciudad Delgado, Zacatecoluca, Puerto La Libertad y Nueva Concepción), y uno por el CD (Puerto El Triunfo).

En cada uno de estos municipios se consensuó, entre los diferentes liderazgos del municipio, un acuerdo. Estos acuerdos todos tienen la firma del alcalde, de los voceros locales de las pandillas, y de liderazgos religiosos, comunitarios o empresariales del municipio. Y hasta el día que Ricardo Perdomo asumiera como ministro de Justicia y Seguridad, siempre firmó un funcionario de esta cartera, a la par de los pandilleros y del alcalde. En público, ante los ojos de la comunidad y las cámaras de la prensa. Nada oculto. A veces firmó el ministro Munguía, a veces el viceministro Moreno.

Cualquiera puede revisar los documentos en las respectivas alcaldías o incluso en el ministerio. Son documentos públicos. O puede revisar los reportes de prensa y las fotos publicadas donde se ve a funcionarios a la par de pandilleros. Así que desde enero de 2013 esto no es novedad y no debería escandalizar a nadie, ni a El Faro ni al Presidente.

Pero la participación del ministerio no sólo fue protocolaria en el acto público que se hizo en cada ciudad para declararla en proceso de convertirse en "Municipio libre de violencia". Antes de llegar a esto hizo falta mucha carpintería, se celebraron muchas reuniones, y en varias de ellas participaron funcionarios del gobierno. Y por lógica, en algunas de estas reuniones participaron pandilleros, ya que de esto se trata: aprovechar la tregua entre ellos para construir procesos integrales de rehabilitación de las comunidades. Y por parte del gobierno no sólo participó Douglas Moreno, a quien ahora el Presidente culpa de haberse reunido con pandilleros sin autorización, sino representantes de las diferentes agencias gubernamentales que tenían que entrar en acción en el marco de la estrategia del gobierno de dar sostenibilidad a los pactos municipales y de desbloquear el desarrollo en las comunidades: FISDL, Obras Públicas, Fovial, Educación, Salud, Propaz, Injuve... y hasta la PNC.

Nadie, ni el hombre que vive aislado en la residencia presidencial, se puede imaginar que estos proyectos de construcción de "Municipios libres de violencia" se pueden lanzar sin o en contra de las pandillas. Los mediadores y los alcaldes se encargaron de construir acuerdos con las pandillas, y los representantes del gobierno solo tenían que llegar y coordinar y afinar la entrada de sus programas. Douglas Moreno nunca tuvo que negociar nada con los pandilleros. Sólo tuvo que transmitir y explicar el compromiso del gobierno de invertir en las comunidades. Tuvo que construir confianza mutua. Esto se llama diálogo. Negociación es otra cosa.

Las pandillas se han convertido en participantes proactivos de los planes municipales de desarrollo. Con todos los problemas y peligros que esto significa, pero también con mecanismos acordados de solución. Incluso con hotlines telefónicas que permiten a los alcaldes, los mediadores y los cabecillas de las pandillas a resolver de manera inmediata conflictos antes de que se vuelva imparable la escalada de la violencia y revancha.

El 27 de este mes de julio El Faro publica un reportaje titulado "Exviceministro de Seguridad negoció en persona con líderes pandilleros", revelando que para construir todo esto exitosamente en 11 municipios (con mas de 1 millón de habitantes), el viceministro Moreno se sentó, en diferentes ocasiones y lugares, en una misma mesa con pandilleros. Lo único que tenía que hacer el presidente Funes era decir: "Claro que sí. La concepción inmaculada no existe, por lo menos no para los mortales que gobernamos este país. Sin embargo, no hemos negociado nada con las pandillas. Hemos coordinado la ejecución de acuerdos ya negociados entre los alcaldes y las pandillas, con apoyo directo de iglesias y de los mediadores de la tregua. Ellos cambiaron la situación conflictiva en las comunidades, y el gobierno llegó a hacer el trabajo que durante años estaba paralizado por la violencia. ¿Cuál es el problema? Están visibles los logros."

Pero si no tenía suficiente visión y coraje, simplemente podía quedarse callado. Ya conocemos la obsesión de El Faro de probar que tuvo la razón. Cuando en marzo del 2012 (equivocadamente) reveló una supuesta negociación oculta del gobierno con las pandillas, con dinero y concesiones carcelarias a cambio de que se reduzcan los homicidios.

A nadie le impacta mucho cuando ahora nuevamente El Faro contamina su labor informativa (en un tema que ha tratado mejor que otros medios), metiendo de contrabando interpretaciones muy particulares para comprobar su tesis de siempre: el gobierno mantiene negociaciones ocultas con pandillas. Pero por más que El Faro lo interprete así, el hecho de que un viceministro se sienta en una mesa con pandilleros, aparte de otros liderazgos locales, no significa que está negociando.

Hay muchas maneras de sentarse en una mesa —para aclarar conceptos, para evitar malentendidos y expectativas falsas, para explicar cada uno sus acciones, incluso para coordinar acciones— sin nunca llegar a negociaciones con compromisos que se condicionan mutuamente.

¿Por qué nuestros gobernantes se sienten tan en la defensiva que no pueden explicar esto al público, con la frente en alto, defendiendo y protegiendo a sus funcionarios, orgullosos de los logros obtenidos, conscientes de los peligros, pero con la certeza de poderlos manejar responsablemente?

¿Por qué, cuando sale un reportaje como el reciente de El Faro, el presidente no puede decir: "Por suerte tengo funcionarios que tienen los huevos de sentarse donde hay que sentarse para resolver los problemas de seguridad. Y por suerte tienen la capacidad e integridad de sentarse con quien hay que sentarse y nunca comprometer al gobierno y a los intereses de la población. Y tenemos la suerte de tener alcaldes valientes y visionarios, de diferentes partidos, que han sabido llegar a acuerdos con los pandilleros sin sacrificar la seguridad de la población. Los felicito a todos y les externo mi pleno apoyo"?

Por el contrario: lo primero que hizo el nuevo ministro de Justicia fue sacrificar al director general de Centro Penales, para bajar la presión política y mediática. Y lo primero que hacen el presidente y sus ministros, ahora que El Faro reporta que el gobierno negocia con pandilleros, es buscar a un culpable.

El chivo expiatorio se ofrece en la persona de Douglas Moreno, quien hace un mes tuvo que renunciar a su cargo, por un problema personal y legal. Como Moreno ya está en el suelo, se ofrece para recibir algunas patadas más. Qué falta de lealtad, qué falta de liderazgo.

¿Quién va a creer que un viceministro, que quiere realizar reuniones no autorizadas con pandilleros, las convoca en su oficina en el ministerio? ¿Y quién va a creer que nadie sabía de esto? ¿Qué otra cosa que risa y pena nos puede provocar que el actual ministro de Justicia, en aquel entonces jefe de la Oficina de Inteligencia del Estado, que supuestamente sabe todo, tampoco sabía de estas reuniones, ni de las realizadas en los municipios, algunas de ellas cubiertas por la prensa nacional?

Si quieren la definición de "hipócrita" (que el señor fiscal general no dio) aquí la encuentran: "El actual ministro de Seguridad, Ricardo Perdomo, que cuando se celebraron las reuniones era director del Organismo de Inteligencia del Estado (OIE) y por tanto parte del gabinete de seguridad, negó a El Faro haber sabido nunca de estos contactos entre Douglas Moreno y representantes de las pandillas." ("Exviceministro de Seguridad negoció en persona con líderes pandilleros", El Faro, 27 de julio 2013).

"Nunca tuve conocimiento y de haberlo sabido nunca lo hubiera permitido. No era nuestra política reunirnos con ellos (con los pandilleros), nunca ha habido, que yo sepa, contacto de titulares del ministerio con pandilleros" (David Munguía Payés, actualmente ministro de Defensa, a la fecha de las reuniones entre Moreno y los pandilleros ministro de Justicia y Seguridad; citado por El Faro).

"El gobierno está llevando a cabo su estrategia que se llama municipios libres de violencia, y esa estrategia no tiene nada que ver con las pandillas" (Presidente Funes, en su programa Conversando con el Presidente, citado por el sitio oficial presidencia.gob.sv)

"El presidente no estaba al tanto de esa reunión. No tenía conocimiento de ellas. Fueron decididas de forma unilateral por el exviceministro. Si él se hubiera enterado de esto, (el presidente Funes) hubiera decidido tomar medidas, incluso la destitución del funcionario" (David Rivas, secretario de comunicación de la presidencia, citado por El Faro).

Con este tipo de declaraciones hipócritas, ¿cómo piensan empoderar a los alcaldes, a los mediadores, a los dirigentes locales y a aquellos pandilleros que están apostando a la rehabilitación y reconciliación desde las comunidades? ¿Quién será el siguiente chivo expiatorio, cuando el gobierno necesita a sacrificar a alguien porque ya no aguanta la presión política y mediática? ¿Uno de los alcaldes? ¿Un mediador acusado de violar la ley de prescripción de pandillas?
(El Diario de Hoy)

martes, 30 de julio de 2013

Carta a los 300

Estimados amigos:
Un día de estos al fin me encontré con los 300. Bueno, no con todos, pero con algunos de los fundadores de este movimiento. Y cuál era mi grata sorpresa: Detrás del nombre de “los 300” se esconde mucho más que una nueva técnica para financiar la campaña de Norman Quijano. Digo “esconde”, porque aparte de ustedes nadie sabe, ya que hasta ahora no lo han dicho en voz alta, ni al partido ni a la ciudadanía: Somos el relevo de ARENA. Somos la generación posguerra que al fin está lista para tomar en sus manos el partido y el país – y en el proceso reformarlos.

Bueno, en aquella noche daba la impresión que hasta ustedes mismos se asustaron cuando al fin lo dijeren en voz alta: Si no estamos satisfechos de cómo se maneja el partido, la selección de candidatos y la formulación de políticas públicas, vamos a tener que meternos nosotros mismos en política...

Entonces, lo que empezó como un compromiso de reunir a 300 profesionales y empresarios jóvenes para ayudar financiar la campaña de Norman Quijano, de repente se convierte en otro compromiso mucho más serio: En el camino de asegurar que gane ARENA, cambiar el rostro y el rumbo del partido.

Lo significativo es que este grupo de los 300 que ya llegó a ser los 500 no nace como disidencia, no nace como rebeldía, no nace en pleito. Nace con un propósito integral: aportar los fondos frescos, pero también las ideas nuevas que necesita ARENA para ganar, pero sobre todo para gobernar con visión del futuro.

No ser rebeldes tiene su precio: hasta ahora ustedes no han reunido la fuerza, el ímpetu, la agresividad necesarios para irrumpir en la política y transformarla. Pero tiene una gran ventaja: Nadie los va confundir con la paja de Walter Araujo y su “nueva derecha”, que no es otra cosa que el intento de destruir a ARENA. Nadie los va a confundir con los primos Saca y su “derecha social”, que no es otra cosa que el populismo puro.

Si ustedes deciden proyectarse decididamente como la nueva cara de ARENA, que no solo es capaz de asegurar que gane las elecciones, sino también que cambie de verdad y no vuelva a recaer en sus viejos vicios del autoritarismo y mercantilismo, ¿quién los va a detener en su propósito de transformar al país empezando con su propio partido?


Mientras algunos analistas de ciertas tendencias de la izquierda (Dagoberto Gutiérrez y Joaquín Villalobos) y ciertas tendencias de la derecha (Kiro Waldo Salgado, Walter Araujo) siguen hablando de la oligarquía, de las 13 familias, o del reducido grupo de capitalistas llamado Grupo 20 controlando ARENA, ustedes dicen: Aquí hay 300, 500, 1000... profesionales y empresarios de la siguiente generación, todos exitosos, todos liberales, todos clase media, todos trabajadores, todos hartos de la corrupción, todos comprometidos con dar prioridad absoluta a la educación – y vamos a hacernos responsables del partido ARENA y del país para transformarlo y hacerlos aptos para el salto al primer mundo. Los que hoy en día continúan hablando de la oligarquía, incluyendo Elías Antonio Saca y Salvador Sánchez Cerén, Dagoberto Gutiérrez y Joaquín Villalobos, siguen anclados en el siglo pasado y en el tercer mundo. Déjenlos hablar solos y prepárense a entrar en política transformándola.

Sólo les digo una cosa: No queden sólo hablando, tomen acción. Otra oportunidad como esta (de tomarse su lugar a fuerza de ideas, sin necesidad de botar lo acumulado) no se les va a abrir. Si se duermen o ahuevan ahora, vamos a tener mal gobierno, no importando quién de los 3 candidatos gane. Y a la siguiente generación, los bichos de hoy, les va a tocar una verdadera revolución.

Saludos, Paolo Lüers
(Más!/EDH)

sábado, 27 de julio de 2013

Carta a Washington

Dear friends:
Edgar Snowden ya está de regreso en Washington. No físicamente, porque todavía se encuentra en el aeropuerto de Moscú, esperando que alguna nación democrática le ofrezca asilo y protección con dignidad – una de estas naciones europeas que a raíz de las revelaciones de Snowden están descubriendo que los servicios de inteligencia de ustedes, los estadounidenses, los están sometiendo a una sistemática violación de sus constituciones y sus leyes de protección de datos privados.

¿Por qué digo que Snowden ya está de regreso en Washington? Bueno, el miércoles pasado, 205 miembros de la Cámara de Representantes, entre demócratas y republicanos, ya le dieron la razón al supuesto ‘traidor’ Snowden: votaron por una ley que prohibiría a la NSA a interceptar comunicaciones privadas, a menos que un juez haya firmado una orden específica con nombre y apellido de la persona a vigilar, y luego de que se comprueba una sospecha fundamentada (“probable cause”).
Así debería ser la ley en Estados Unidos, y así es la ley en los países de la Unión Europea, violada todos los días por las agencias de inteligencia de Estaos Unidos (y algunas europeas). Así es la ley también en El Salvador: No puede haber intervención de nuestras comunicaciones privadas sin una orden específica contra una persona específica. Y también nuestro derecho está siendo violado diariamente por Estados Unidos - y a saber por quiénes más... El fiscal general habla de la existencia de 5 centros de escucha telefónica, cuando sólo una, la que controla la fiscalía, tiene fundamento legal para existir y operar. Porque sólo este centro de escucha es sometido a control judicial. Supuestamente...
Ya 205 diputados en el Congreso están exigiendo que la NSA y sus programas, que revisan y filtran toda la comunicación digital de ciudadanos suyos y extraños sean sometidos a control judicial, para garantizar que el ciudadano y sus comunicaciones estén protegidos mientras no haya una orden judicial específica y fundamentada. Esto significa que Edgar Snowden tuvo razón de denunciar una práctica ilegal de su gobierno. Sólo faltan que 7 diputados cambien de opinión, para que el Congreso pase una ley que podría llamarse Ley Snowden y que prohibiría la vigilancia digital indiscriminada y masiva.
Y miren, estimados políticos en Washington, entre los 215 diputados que votaron en contra de esta ley, salvándole por el momento el pellejo a la NSA, hay decenas que ya exigen a Obama medidas estrictas para evitar el abuso. Si no, se unen a la iniciativa de ley contra la NSA.
Así que, estimados amigos en Washington, ustedes van a tener que abandonar, tarde o temprano, esta práctica inaceptable de espiar a sus ciudadanos sin control judicial, y al resto del mundo incluyendo a gobiernos amigos. Sus propios ciudadanos, y por ende sus representantes en el Congreso, están al punto de poner fin a este abuso.
En este contexto, de una sola vez tomen una decisión audaz: citen a Edgar Snowden como testigo ante una comisión del Congreso, con garantías de inmunidad. Investiguen de fondo las prácticas de sus agencias de espionaje y sométanlos a control judicial. Edgar Snowden no es un traidor, es un testigo, y no debería estar obligado a terminar en Moscú, Caracas o Managua.
Think about it.
Paolo Lüers
(Más/EDH)

viernes, 26 de julio de 2013

La alternancia es un juego entre dos

Apenas digerimos el empate entre tres que diagnosticó la encuesta electoral de El Diario de Hoy, TCS publica los resultados de la firma mexicana Mitofski – y tengo que confesar que siento cierto alivio: Tal vez no es tan cierta esta pesadilla que en este país todo sea posible y cualquiera pueda llegar al poder...
Me parece más probable el cuadro que pinta Mitofski: FMLN y ARENA empatados, y UNIDAD en un tercer lugar distante. O sea, el tercer candidato irrumpió, pero no logró y probablemente no logrará desplazar a ninguno de los dos partidos grandes. Y esto tiene su explicación. Aunque es cierto que el ex-presidente Saca se convirtió en un jugador importante, o más bien, que nunca dejó de serlo desde que salió del poder; su vehículo llamado UNIDAD no logra convertirse en la tercera fuerza que se necesitaría para romper el bipartidismo. Simplemente, porque no es una fuerza. No sólo que no es partido, ni siquiera es una unidad de propósitos, principios, y valores. Es una coalición alrededor de un candidato. Ellos mismos lo dicen: “Saca es Unidad”. Además está claro que tiene fecha de vencimiento: dejará de existir el día de las elecciones presidenciales, y ya en el 2015 competirán sus elementos ahora ninguneados que se llaman GANA, PCN y PDC, cada uno por su lado y en fuerte competencia entre ellos mismos por el caudal de votos de su caudillo Elías Antonio Saca.


Las dos encuestas (Jabes/EDH y Mitofski/TCS) coinciden en el otro punto: ARENA y FMLN se encuentran empatados. En ambas encuestas, las diferencias entre los candidatos de los dos partidos están dentro del margen de error. O sea, son irrelevantes. Empate técnico se llama esto.

Esto corresponde a la lógica política e histórica del país. El Salvador entró en la fase de la alternancia. Pero alternancia no significa que cualquier alianza coyuntural y cualquier caudillo pueden llegar al poder. Significa que a partir de ahora, cualquiera de los dos partidos históricamente crecidos y representativos puede ganar, dependiendo de las circunstancias concretas de cada coyuntura electoral: calidad de los candidatos, desgaste del gobierno saliente, ánimo de los independientes, carácter de la tercera fuerza, grado de apertura dentro de los dos partidos principales...

En esta coyuntura,  y muy a pesar de los errores que está cometiendo ARENA, las posibilidades se inclinan un poquito más a un gane de la oposición en segunda vuelta, favorecido por el fracaso del gobierno de Funes, y por una barrera que todavía no permite al FMLN construir mayoría. Barrera construida y mantenida por la misma dirigencia del Frente, su oportunismo, sus negocios, su autoritarismo. Repito: Esta leve tendencia a favor de ARENA existe a pesar del lamentable estado de su partido, y a pesar de que no escogieron a un candidato ganador, es decir muy atractivo para los indecisos.

Así como están las cosas ahora, faltando 6 meses para llegar a las elecciones, parece que la única manera que ARENA puede perder es que Saca logre primero desplazar al candidato del FMLN, y luego atraer el voto de izquierda en la segunda vuelta contra Norman Quijano. Lo complicado para Saca es el primer paso: vencer al FMLN en primera vuelta. El segundo paso, vencer a Quijano con apoyo del FMLN, es mucho más fácil. Pero en la vida y en política, siempre hay que dar el primer paso antes del segundo. Y para desplazar al FMLN, Saca tendría que lograr dos cosas: recibir el apoyo directo y abierto del presidente Funes, y que al mismo tiempo adoptar un perfil y posiciones de oposición al FMLN. Pero estas dos cosas, en la práctica, son incompatibles. ¿Cómo va Saca distanciarse claramente del FMLN - y al mismo tiempo recibir el apoyo del gobierno Funes, del cual forma parte del FMLN? Sólo sería posible en caso que Funes esté dispuesto terminar su mandato rompiendo con el FMLN. O sea, Funes tendría que estar dispuesto a salir de Casa Presidencial quedando mal y enemistado con ambas fuerzas principales del país. Su sentido de supervivencia no le va a permitir una apuesta tan riesgosa. 
(El Diario de Hoy)

jueves, 25 de julio de 2013

Carta a Carlos Ponce

Estimado ‘criminalista’:
Durante varios meses me mantuve fiel a mi propósito de ni mencionarle en mis cartas o columnas, para no dar peso no merecido a su columna semanal anti-Munguía Payés.

Pero todo tiene su límite. También mi paciencia.

Tiene todo el derecho de criticar a David Munguía Payés. Quien no puede vivir con la crítica que no acepte un ministerio.

Tiene hasta razón cuando, en su última columna, critica el grotesco operativo militar de seguridad que armó el ministro de Defensa para presentarse a la Asamblea Legislativa. Hasta yo podría firmar esta parte...

Tiene todo el derecho de repetir semanalmente en su columna que no está de acuerdo con la tregua, aunque la repetición no necesariamente ayuda a sus argumentos.

Cada uno con sus mañas, fobias y obsesiones... Pero si la obsesión con David Munguía Payés, que usted obviamente heredó de su padre el general Emilio Ponce (QDEP), pasa de los límites de la calumnia, alguien se lo tiene que señalar. Se sabe que durante la guerra, Emilio Ponce y Munguía Payés tuvieron desencuentros muy fuertes sobre la legitimidad de ciertas órdenes dadas por el primero y cuestionadas por el segundo, y que mutuamente se amenazaron con llevarse a un tribunal de guerra, por ordenar crímenes de guerra y por desobediencia, respectivamente. Pero esto, señor Ponce hijo, fue un conflicto muy propio de las situaciones extremas en que la guerra puso a sus protagonistas, y no debería nublarnos la vista décadas más tarde, cuando vivimos en paz y discutimos políticas públicas de seguridad.

Ojo: Yo no soy partidario que se prohíban o sancionen como calumnias las opiniones expresadas en el ejercicio de la libertad de prensa. Critiqué incluso a la Sala de lo Constitucional por seguir penalizando este tipo de opiniones calificadas de calumnias. Pero esto no quiere decir que no voy a enfrentar en la tribuna pública a calumnias como las que usted publica sobre un adversario político; más bien sobre su adversario de todas las semanas: David Munguía Payés.

Usted puede hacer cualquier crítica, pero cuando escribe en este Diario que “El poder de Munguía trasciende al de los recursos a los que tiene acceso gracias a su puesto. También abarca el oscuro y letal alcance de las estructuras criminales con las que pactó durante su gestión al frente de Justicia”, usted esta cayendo en lo que los gringos laman “character assassination” – o sea en lo más bajo posible. Usted está diciendo que el ministro ejerce poder y dirección sobre “estructuras criminales”, o en salvadoreño: sobre las pandillas. Usted está diciendo que el ministro de Defensa puede usar a las pandillas contra sus adversarios políticos y por tanto se convierte “en una verdadera amenaza para la seguridad del país y, especialmente para aquellos que disienten con los torcidos caminos por los (que) ha traído y pretende llevar a El Salvador”.

Está progresando, señor Ponce. En la última entrega de su columna permanente contra Munguía Payés, hace menos de una semana, todavía se escondió detrás de otros cuando escribió que el ministro de Defensa era “señalado en un informe elaborado por una firma estadounidense, por presuntos nexos con estructuras criminales”. Bueno, detrás de Douglas Farah y su famoso “informe”...

¿Qué será lo siguiente en esta novela? Va a revelar un plan de Munguía Payés de usar un operativo conjunto de la Fuerza Armada con las pandillas MS13 y Barrio 18 para tomar el poder en un golpe de Estado?

Estamos pendientes, semana por semana, entrega por entrega. Saludos, Paolo Lüers
(Más!/EDH)

miércoles, 24 de julio de 2013

Diferentes lecturas del empate

Así que resulta que los tres candidatos están empatados. Hay varias maneras de interpretarlo, y todas tienen algo de verdad.
Primera lectura: Nadie ha logrado despegarse del pelotón, como se dice en el ciclismo. Cualquiera puede ganar, cualquiera puede ser el descalificado en primera ronda.

Otra lectura: ARENA ha hecho el giro en su campaña, Paco Flores ha asumido la dirección de la campaña, han empezado a gastar seriamente en medios – y no han logrado levantar a Norman Quijano. Por lo contrario, el candidato del FMLN ha tomado la delantera, y Saca ha cerrado la brecha.

Tercera lectura: Ya varios meses de todos contra ARENA (el presidente en cada aparición pública; los partidos del Bloque FMLN-GANA-PCN-PDC; más los 5 diputados comprados, más las quintas columnas a la Walter Araujo) y no han logrado provocar que el apoyo a Norman Quijano se desplome.

Repito: Todas estas lecturas tienen algo de verdad. Yo me inclino más a la primera, porque cualquiera de las otras dos interpretaciones tiene fuertes argumentos en contra. Por ejemplo: el giro de la campaña de ARENA bajo la dirección de Paco Flores es demasiado incipiente para poder haber cambiado la tendencia que desde hace meses se inclinaba hacia el empate entre tres. Además, hasta la fecha ARENA se ha concentrado exclusivamente en consolidar su voto duro – y exitosamente, porque ya no ha bajado en las encuestas. Pero ni siquiera se ha dirigido hacia los indecisos y los sectores fuera del partido. Por tanto, es muy temprano para el juicio que la ueva estrategia de ARENA fracasó.

Y la lectura más favorable para ARENA (que a pesar de tener que pelear contra todos, no se ha desplomado), también tiene su debilidad. ARENA no ha logrado capitalizar lo que debería ser su más fuerte ventaja: el monopolio de oposición contra un gobierno fracasado. Sin embargo, ARENA no supo evitar que el campo electoral de la derecha se dividiera en dos bloques casi iguales, a pesar de que la “otra derecha” (la de Saca) traicionó y abandonó la oposición al gobierno FMLN y dio sostenibilidad a las políticas erróneas de este gobierno. 

Lo realmente crítico para ARENA es que parece no entender si su problema es falta de oposición o más bien exceso de oposición. Por esto con frecuencia cae en cualquiera de estos dos excesos: A veces no ejerce la oposición que la población espera. Y de repente parece oponerse por ganas de joder. Muchos le hemos dicho a ARENA: Es por falta de claridad de la oposición. La cuestión no es cuánta oposición, sino qué tan clara, transparente y coherente es la oposición...

Me quedo con la lectura que todo está abierto. Luego de un año de campaña adelantada, al final todo se va a definir en los últimos meses de la campaña formal. Como debe ser. Haberse lanzado dos años antes a la jugada no le ha dado ninguna ventaja, ni a Quijano ni a Sánchez Cerén. Ni tampoco Saca, quien se lanzó más tarde, pero estuvo en campaña desde el 2009. Me gusta que así sea: tres candidatos, cada uno puede ganar. Cada uno tendrá que medir cada paso. Cualquier error grave le puede costar la descalificación a cualquiera de los tres. Tal vez así las campañas se compongan.
(El Diario de Hoy)

martes, 23 de julio de 2013

Carta al fiscal general de la República

Estimado Luis Martínez:
De esta manera inusual, pero por esto no menos cordial, me permito expresarle que me encantaría tener con usted una reunión privada para intercambiar ideas, críticas, propuestas - en un campo donde evidentemente tenemos interés común: construir una paz social basada sobre la vigencia del estado de derecho y la rehabilitación de nuestro tejido social, sobre todo en la comunidades donde se ha generado y se sigue reproduciendo la espiral de la violencia.
Ya le he expresado en diferentes mensajes que no puedo aceptar que nuestros esfuerzos sean incompatibles: el suyo, como fiscal general, de aplicar la ley y perseguir el delito; y el nuestro (de los mediadores de la tregua, más los sectores de la sociedad civil que nos hemos unido con el fin de darle sostenibilidad al proceso apenas iniciado con la tregua) de prevenir el delito y de rehabilitar a los miles de salvadoreños que se encuentran en conflicto con la ley.

Me niego a aceptar que sólo podamos escoger entre regresar al concepto fallido de mano dura, por una parte, y una alternativa que signifique lesionar o abandonar el estado de derecho. Debe haber una alternativa más constructiva e inteligente que busque conciliar la aplicación de la ley y la rehabilitación del tejido social (lo que incluye la reinserción de los que quieren ser parte de la solución; y la represión jurídica de los que se niegan a reinsertarse a la vida productiva y al sistema de leyes).

Este camino hay que buscarlo, y obviamente no es por la vía de la descalificación. No ayudan en nada sus comentarios sobre los municipios donde se está tratando de poner en práctica acuerdos locales de reducción de la delincuencia y violencia, acusando a sus alcaldes de construir una “pandillalandia”, donde reina la impunidad y el control de las pandillas.

Todos los actores de la vida institucional y política del país tienen todo el derecho (y usted como fiscal general, incluso el deber) de tener dudas, ser vigilante y plantear correctivos. Cualquier delito que cometa alguien en un municipio declarado libre de violencia, usted lo tiene que perseguir. Es su deber.

Pero no tiene sentido desde la FGR descalificar de antemano, sin investigación ninguna (y me atrevo a decir, a veces sin conocimiento de causa) la labor de estos 11 alcaldes, que han tenido el valor de unirse, encima de fronteras ideológicas y partidarias y en contra de la tendencia polarizante de la campaña electoral, para entrar de fondo en la labor de rehabilitar sus comunidades y así ir al origen de la cadena de violencia que padece la sociedad. Son alcaldes de 4 partidos diferentes, la mayoría de los dos partidos más enfrentados en la actual campaña, FMLN y ARENA. No representan municipios marginales, sino ciudades importantes y populosas como Ilopango, Santa Tecla, Sonsonate, Zacatecoluca, San Vicente, Ciudad Delgado, Quezaltepeque, Apopa, Nueva Concepción, La Libertad y El Triunfo.

Si en estos municipios hay manera de lograr que las pandillas abandonen las extorsiones (que es el propósito central acordado en los acuerdos locales), podremos superar este flagelo en todo el país. Cada uno de los pasos para acercarse a esta meta (que ya se están dando, de manera local y parcial, pero ya notable) es un logro que entre todo tenemos que cuidar, hacerlo sostenible, convertirlo en modelo...

Sobre todo esto me encantaría dialogar con usted, para remover malentendidos e información equivocada. En privado o en con el grupo que usted decida. Que sea una discusión franca, crítica y sincera. Ambos (usted como fiscal y yo como escritor) no estamos en campaña, no somos candidatos, no tenemos porqué polarizar.

Algunos van a decir: ¿y a título de qué este fulano se atreve a solicitar una reunión con el señor fiscal general de la República? A título de ciudadano.

Saludos, Paolo Lüers
(Más!/EDH)

jueves, 18 de julio de 2013

Carta a los 3 candidatos

Estimados amigos:
Me imagino que cada uno de ustedes tiene por lo menos un asesor de campaña que los anda convenciendo que estas elecciones las va ganar quien mejor maneje las redes sociales. O sea, quien mejor “conecte” con los jóvenes – y que los bichos están, por ejemplo, en twitter...


Entonces, ustedes comienzan a invadir twitter con docenas mensajes cada día. Como estos, por ejemplo:

“Este país tiene futuro porque tiene jóvenes, quienes son el presente de #ElSalvador”

“La juventud salvadoreña es quien construye el presente y futuro de nuestra patria.”

 “Creo en la juventud salvadoreña esa que día a día se despierta con el único objetivo de trabajar por alcanzar sus sueños.”

Para guardar el equilibrio, seleccioné una frase de cada uno de ustedes. Aquí no hay preferencia. Que se diviertan (o que se vuelvan locos) mis lectores, tratando de identificar de cuál de los 3 candidatos proviene cada una de estas profundas frases. Yo no lo voy a revelar, porque no tiene importancia ninguna. Hablan de polarización, hablan de graves peligros para el país en caso que el adversario asuma el poder – pero nadie puede distinguir sus discursos. Son frases que cualquiera puede decir... o dejar de hacerlo. No importa.
 
O tomemos esta frase, también de un mensaje en twitter de uno de ustedes:
“Un gobierno de hombres y mujeres que estamos para servir al pueblo y no para servirse del pueblo.”

Estoy seguro que ni el que puso esta frase el 22 de junio de este año, se recuerda con certeza si realmente fue él o a lo mejor uno de sus adversarios quien lo dijo. Así es con los lugares comunes.

Sería interesante hacer una prueba y pedir a gente en la calle que identifiquen quién dijo las siguientes dos frases, también mensajes twitter de candidatos presidenciales:

“Gracias a doña Mayra Delgado, de Moncagua, por abrirnos las puertas de su hogar para realizar la consulta ciudadana.” Creo que todo el mundo pensaría que es de Tony Saca, pero no es cierto.

O este tuit: “Tenemos que hacer cumplir la ley, ustedes saben que yo no ando negociando con pandilleros.” Todos dirían que aquí habla Norman Quijano. Pero tampoco es cierto.

No les voy a revelar quién es quién, porque realmente no importa. Solo digo a mis lectores que en esta carta cité dos voces a cada uno de los tres candidatos. Por la onda del equilibrio...

Si ustedes quieren conquistar a los jóvenes, no es suficiente invadir sus espacios cibernéticos. Así como lo están haciendo, están mandando un mensaje fatal: que piensan que los jóvenes son tontos.

Navegando en twitter y viendo las olas de bañera que provocan los candidatos, comienzo a imaginarme los debates televisivos entre ustedes tres, y no estoy seguro que quiero verlos.

Saludos, Paolo Lüers
(Más!/EDH)

lunes, 15 de julio de 2013

Carta a los habitantes de Valle del Sol

Estimados amigos:

Ustedes me invitaron, el sábado pasado, a una fiesta que jamás voy a olvidar. Yo ni sabía que existía en Apopa una comunidad llamada Valle del Sol, con más de 18 mil habitantes. Mucho menos sabía que este vecindario ha sido, durante años, una de zona de guerra, con a veces hasta 200 homicidios al año. Y ni idea tenía que ustedes son una de las comunidades que se tomaron en serio lo de la tal tregua de pandillas cuando surgió hace unos 15 meses. Más bien, la hicieron suya. La implementaron al pie de la letra, entre todos: los pandilleros del Barrio 18 que viven en la comunidad, las otras pandillas de la zona, la inmensa población juvenil de este sector de Apopa, la junta directiva de Valle del Sol, las iglesias de la comunidad, las escuelas... todos.


Esta celebración a la cual me invitaron tendría que reflejarse como noticia en todos los noticieros y periódicos: Hay paz en Valle del Sol. Entre los 18 mil habitantes de esta comunidad de Apopa han logrado reducir los homicidios a cero. Donde antes había tiroteos y amanecieron muertos cada rato, tienen 15 meses sin lamentar una vida perdida a la delincuencia. Claro, esta noticia no aparece, porque es demasiado buena para ser verdad...
En los sets de televisión donde los “analistas” diariamente declaran la muerte de la tregua, una mañana deberían estar sentados Don Víctor Barahona, el presidente de la comunidad Valle del Sol; y el doctor David Ramos, el pastor de Misiones Betania que ha puesto su iglesia evangélica en función de construir la paz en este rincón de Apopa; y uno de los líderes del Barrio 18 en Valle del Sol, que hace 15 meses decidieron que querían hacer la paz con su comunidad – y han cumplido. Tal vez, si lográramos de esta manera hacer visible lo que está pasando en los montes refundidos de Apopa, fuera diferente la discusión pública sobre la tregua...
Tal vez, si ustedes desde su experiencia en Valle del Sol lograran explicar al país cómo se hace para construir la paz social, cómo se logra que no sólo desaparezcan de la vida de una comunidad entera los homicidios, sino también los robos, las violaciones e incluso las extorsiones, este país tendría más esperanza...
Fui a la celebración en Valle del Sol para conocer, para escuchar, para preguntar. Luego de haber hablado con docenas de ustedes: con las pupuseras, con los directivos, con los profesores, con las pandilleros, con los feligreses, con los alumnos... no me queda duda ninguna: Ustedes lograron la paz. Ustedes están perdiendo el miedo. Ustedes caminan en la oscuridad de estas calles y veredas sin problemas. Los niños juegan libremente. Y los pandilleros se están convirtiendo en lo que siempre han pretendido ser y no lograron por su actuación delictiva: parte del barrio.
Y todo esto, sin ninguna intervención del gobierno. En Valle del Sol, la tregua se hizo sostenible, porque la comunidad se apropió de ella. No la comunidad internacional con millones de dólares, no el gobierno con sus anuncios engañosos de reorientar su gasto social hacía las comunidades. No, la comunidad de los habitantes.

Y ustedes no están solos. En la fiesta de Valle del Sol hablé con directivos y activistas de otras comunidades vecinas que quieren seguir su ejemplo. En Ilopango hay comunidades enteras que van por el mismo camino. Es cierto: Todavía son casos aislados, son islas de paz en un mar de delincuencia y miedos. Pero, ¿qué nos impide tomarlos como punto de partida de un proceso integral de paz en todo el país? ¿Y qué pasaría si el gobierno de verdad invirtiera en estos procesos comunales, con proyectos educativos, de salud y productivos?
Gracias, amigos de Valle del Sol, por esta lección; gracias a don Víctor y sus directivos; gracias al pastor Ramos y sus jóvenes activistas de Misiones Betania; gracias a “Donkey” y sus homeboys del Barrio 18... Paolo Lüers
(Más!/EDH)

sábado, 13 de julio de 2013

Carta al Fiscal General de la República

Estimado Luis Martínez:
Lo felicito por la creación de su comisión especial para investigar la corrupción en la CEL. Ya era tiempo...

También hay que felicitar a la Corte Suprema: Al fin decidió abrir los archivos de su Sección Probidad, donde descansa y agarra polvo la información sobre cuánto patrimonio tuvieron nuestros presidentes, ministros y funcionarios cuando asumieron su cargo, y con cuánto patrimonio salieron. Estos archivos, hasta ahora, han sido celosamente sellados, incluso para la fiscalía y sus investigaciones de enriquecimiento ilícito. Ya era tiempo de abrir esta caja de Pandora. A ver qué saldrá...

Entonces, al fin la fiscalía está investigando la corrupción en la CEL. Bueno, por lo menos un primer paso: Solicitaron a la Sección Probidad de la Corte toda la información financiera relacionada con los funcionarios que mandaron en la CEL bajo la presidencia de Francisco Flores. Como debe ser, no excluyeron de este escrutinio el patrimonio del presidente. Un primer paso importante que hasta ahora ningún fiscal general y ninguna Corte Suprema han tenido el valor de dar.

Pongo énfasis en “primer paso”. Entiendo que en algún punto hay que empezar. Como la comisión especial de la fiscalía sobre la CEL se estableció a partir del debate sobre el contrato que firmó la CEL con la empresa italiana ENEL para impulsar la industria geotérmica en nuestro país, ahí había que empezar, con los funcionarios de gobierno y de CEL de este momento.

Independientemente de lo que encuentren en esta primera ronda, por lógica el siguiente paso tiene que ser: pedir a la Sección Probidad todos los datos patrimoniales referentes a los funcionarios que luego asumieron el gobierno y la CEL: los presidentes Saca y Funes, y los diferentes presidentes que ellos nombraron en la CEL, en la GEO y en aquella sociedad anónima llamada INE a la cual traspasaron (algunos dicen: privatizaron) las acciones del Estado en el lucrativo negocio de la energía geotérmica.

La comisión gemela de investigación, creada paralelamente en la Asamblea Legislativa, ya decidió que sólo va a investigar a la administración Flores, y no a las administraciones de Saca y Funes, en todo el manejo de la CEL y de la GEO. Claro, pero esto es la Asamblea, donde manda la mayoría del bloque FMLN-GANA – pero usted representa la Fiscalía General de la República, que es un órgano independiente que no dependen de este bloque...

Por esto, ahora todo depende de ustedes, los fiscales. La Comisión Especial de la Asamblea no va a llegar al fondo del problema, porque tienen amarres partidarios. La fiscalía podría hacer la diferencia, investigando, paso por paso, toda la historia de la CEL y de la GEO, desde sus inicios bajo la administración Flores hasta la actualidad bajo los diferentes funcionarios que el presidente Funes puso en CEL, GEO e INE. Obviamente pasando por la administración de Elías Antonio Saca...

Me encanta que hayan dado inicio a esta investigación necesaria. De usted depende, señor fiscal general, que no se aborte cuando llegue a los años donde realmente se pondrá interesante el asunto...

Saludos, Paolo Lüers 
(Más!/EDH)

viernes, 12 de julio de 2013

Columna transversal: Araujo tiene que renunciar

La declaración de independencia del magistrado electoral Walter Araujo ha provocado un nuevo debate sobre el carácter del Tribunal Suprema Electoral, pero con argumentos sumamente hipócritas.

Dicen algunos: Que bueno que al fin un magistrado se haya declarado independiente de todas los amarres partidarios - ¿y no es esto lo que siempre pedimos: un tribunal con magistrados independientes?

Suena bonito. Sin embargo, es una gran falacia argumentar así. En un sistema como el nuestro, en el cual la confianza de los partidos en el proceso electoral está basada en la representación directa de los partidos en el Tribunal Electora donde se vigilan mutuamente para que nadie pueda hacer fraude, no se puede tocar la correlación de fuerzas dentro de este tribunal sin afectar la confiabilidad del proceso. Si un partido pierde a su magistrado de confianza, porque de repente se declara “independiente” (y al mismo tiempo entra en un gran berrinche público contra su partido), mientras que los demás magistrados mantienen su carácter partidario, la justicia electoral ya no está garantizada.

Esto nada tiene que ver con la reforma electoral que casi unánimemente está pidiendo la sociedad civil, y que consiste en cambiar de fondo el mecanismo de la justicia electoral, creando un Tribunal Suprema Electoral compuesto por magistrados jueces, por definición independientes de los partidos, que asuma la jurisdicción sobre los asuntos electorales. En este caso, obviamente, todos los magistrados dejarían de ser representantes de partidos y serán nombrados de otra manera: ya no de ternas propuestas por los partidos, sino de una forma parecida a la elección de magistrados de la Corte Suprema.

Confundir este exigencia de crear una instancia independiente y desvinculada de las militancias y los intereses partidarios con el actual debate sobre la situación del magistrado Araujo, es absurdo y engañoso.

Como no soy jurista, no estoy seguro si ARENA, en la situación creada por las declaraciones de Araujo, tiene derecho de exigir que se sustituya al magistrado que ha perdido la confianza de su partido. A lo mejor no. Lo que me parece obvio es que Walter Araujo, si tuviera intenciones sanas de aportar a la transparencia del proceso electoral, debería renunciar de su cargo en el Tribunal.

Walter Araujo, como cualquier otro, tiene todo el derecho del mundo de criticar y exigir cambios a sus antiguo partido, de descalificar a las autoridades partidarias, e incluso en convertir todo esto en una campaña pública. Solo que no es compatible con su investidura como magistrado del Tribunal Electoral. Y mucho menos con su responsabilidad específica de asegurar que el partido que lo propuso tenga plena confianza en el proceso electoral.

Por que esto es el mecanismo que como resultado de los Acuerdos de Paz se implementó en El Salvador para asegurar la justicia electoral en un país donde ningún partido confiaba en el otro. Luego de muchas discusiones, se optó por un Tribunal Supremo Electoral, en el cual los partidos se vigilan mutuamente. Y para organizar y administrar los eventos electorales, este mecanismo ha sido sumamente exitoso y confiable. Es por esto que no hemos tenido fraudes electorales ni mayores desconfianzas en el sistema. Pero insisto: Esto funciona, cuando los partidos se sienten representados dentro del TSE. Está basado en desconfianza.

Sigue pendiente la reforma electoral que separe la administración de las elecciones de la función jurisdiccional. O sea, hay que crear un Instituto Electoral que siga funcionando con participación directa de los partidos, y un Tribunal con magistrados jueces profesionales e independientes.

Lo que no se vale es, sin ninguna reforma, introducir la “independencia” de 1 solo magistrado y así cambiar la correlación interna dentro del TSE existente. Todos sabemos que una vez que un bloque de partidos adquiere 4 de los cinco votos en el TSE, tiene manos libres para cualquier decisión arbitraria. Con 2 magistrados cuidando los intereses  del FMLN, más 1 de Gana, más Walter Araujo en campaña, y sólo 1 magistrado que representando a la oposición, no puede haber confianza en el Tribunal. Walter Araujo tiene que renunciar.
(El Diario de Hoy)

jueves, 11 de julio de 2013

Carta a Rodrigo Samayoa Rivas

Señor:
A la Asamblea Legislativa no le va a quedar otra que volver a instalarlo como diputado, si usted lo solicita. Y a Usted le va a tocar morir de vergüenza.


Viéndolo como un problema legal, usted tiene derecho de que lo reinstalen, luego de que los tribunales competentes hayan calificado la palaza a su ex-esposa como “delito no grave’. Ley es ley. Ya la palabra de los jueces hay que obedecerla.
Viéndolo como un problema ético y político, usted no tiene ningún derecho de regresar a la Asamblea. El único paso posible para reconstruir su honor sería renunciar. Sin embargo, esto no va a pasar. Por lo contrario, leo en el periódico estas palabras suyas: “Soy inocente. No he hecho nada.”
Esta total ausencia de ética política parece ser denominador común entre ustedes que navegan con esta nueva bandera de Unidad: usted, incapaz de desistir de un recurso legal para cumplir con una obligación moral; Walter Araujo, incapaz de renunciar a su cargo como magistrado electoral, antes de declararle la guerra al partido que supuestamente representa; Andrés Rovira, quien no vio ningún conflicto de interés en ser presidente de un partido y al mismo tiempo magistrado de la Corte de Cuentas...
Así que a usted le va a tocar terminar su mandato como diputado, pero convertido en el símbolo del cinismo anti-ético. Tamaño favor que hará a su partido, a su movimiento Unidad y a su candidato.
Recomiendo a los partidos FMLN y ARENA de poner ninguna traba a su regreso a la bancada de GANA. No hay que manipular la ley para proteger a un sinvergüenza y su partido del suicidio político y moral. Si usted está dispuesto de ser, por dos años más, el hazmerreír y el símbolo de la perversión moral en la tribuna pública de la Asamblea Legislativa, es su pleno derecho.
Sin embargo, si preserva una pizca de honor, renuncie.
Sin malgastar más palabras en una causa perdida, Paolo Lüers
(Más!/EDH) 

La respuesta de Samayoa: 

 

Carta del Barrio 18

El sábado pasado publiqué una carta dirigida a los pandilleros. Quería retarlos a que se pongan claros: ¿Están o no comprometidos con pasar de la tregua entre pandillas a la pacificación, o están midiendo fuerzas con el gobierno? Dos días después recibí respuesta de manos del líder del Barrio 18, Carlos Ernesto Mojica Lechuga “El Viejo Lyn”, quien guarda prisión en el penal de Cojutepeque. Me consta que el texto es auténtico y que además cuenta con el apoyo de otros 11 voceros de la misma pandilla. Considero que la opinión pública, que en estos días está recibiendo mensajes y opiniones muy contradictorios sobre el estado actual de la tregua y sobre las intenciones de los pandilleros, tiene derecho de conocer la versión de uno de los protagonistas. Y sobre todo considero que es importante que los mismos miembros de las pandillas en todo el país, conozcan de primera mano la posición de uno de sus líderes históricos quien básicamente les hace un llamado a mantener el esfuerzo por la paz. Aquí el texto completo y no alterado de la carta que me entregaron.

-----

Al señor Paolo Lüers, al pueblo salvadoreño y a los demás pueblos del mundo:

Estimado y respetado Paolo, en respuesta a tu carta publicada en la sección editoriales de El Diario de Hoy de fecha 6 de julio del corriente año, deseamos aclarar y afirmar lo siguiente: Para empezar, queremos dejar en claro el profundo respeto que guardamos por monseñor Fabio Colindres, por Raul Mijango, por tu persona y por todos aquellos que al igual que tú han enfrentado mil obstáculos y críticas por el hecho de creer que el proceso de pacificación iniciado por las pandillas es parte de la solución al problema de la violencia pandilleril en nuestro país. A la vez también dejamos en claro que en ningún momento, desde el inicio de este proceso, ni el gobierno ha pretendido negociar con nosotros, ni nosotros hemos pretendido negociar con el gobierno. Tampoco se nos han dado concesiones, ni hemos pedido concesiones de ningún índole, ni privilegios especiales en las cárceles, tampoco tenemos aspiraciones o inclinaciones políticas por partido político alguno, pues sabemos que la política es amoral, ya que hemos sido engañados por regímenes anteriores.

Dimos inicio a este proceso conocido como la tregua después de una larga reflexión y consulta que trajo como resultado la clara comprensión de el daño ocasionado a nuestro pueblo, de los miles y miles de compañeros en la flor de su juventud vegetando y envejeciendo en bodegas humanas conocidas como centros penales en nuestro país; de los miles y miles de víctimas fallecidas a través de dos décadas de guerra entre pandillas, y por último del fracaso de las políticas criminales represivas de al final de cuentas fracasaron en su intento de darle solución aun fenómeno mucho más complejo.

Como tu mencionas en tu carta, nuestro compromiso no es con un gobierno, pues gobiernos van y vienen; nuestro compromiso es con nuestras comunidades, con la sociedad civil, con nuestro pueblo en general, y con nosotros mismos, ya que verdaderamente creemos de que nuestro pueblo ha sufrido ya mucho y pagado las consecuencias de una guerra sin sentido. En esto, Paolo, nadie ha ganado, todos hemos perdido. Pero una vez más y conciente del daño que hemos  causado, humildemente y desde los más profundo de nuestra corazones, pedimos perdón a nuestro pueblo y a todos aquellos familiares de las víctimas caídas en esta guerra entre pandillas.

Mencionas en tu carta también el tema de las extorsiones. Queremos dejar en claro que compartimos  tu opinión y que no pretendemos tapar el sol con un dedo, y que tenemos toda la intención de combatir desde nuestras filas este flagelo. Pero, Paolo, hemos repetido reiteradamente que somos parte de la solución, pero no podemos hacerlo solos, es imposible.

Mencionas en tu carta literalmente lo siguiente: ¿Y quién diablos dijo que a paz es más fácil que la guerra? Bueno, nosotros tampoco sabemos quién lo dijo, pero sí sabemos que son palabras sabias y verdaderas, pues hoy comprendemos cuan difícil es la construcción de la paz, porque, Paolo, nadie en este país tiene la más mínima idea cuántas barreras, cuántos obstáculos, cuántos problemas, cuántas dudas, cuánta resistencia hemos encontrado aún en nuestras filas internas, e incluso enfrentando el riesgo de perder nuestras vidas debido a un amplio despliegue hecho por un medio informativo, el cual afirmaba que al inicio de este proceso habíamos recibido $10 mil dólares. Sumado a esto estamos sabedores de la gran cantidad de detractores que incomprensiblemente este proceso ha atraído, hasta el grado de haber sido politizado y utilizado con fines electorales.

También lamentamos la escalada de homicidios sucedida en nuestro país en los primeros cuatro días del mes de julio del corriente año, y desmentimos y repudiamos rotundamente las declaraciones dadas por algunos detractores de este proceso, en los cuales alegaron que esto se debió a directrices emitidas por los líderes de pandillas, como una estrategia para presionar al gobierno. Pero cuanta ruindad y mezquindad puede haber en los corazones de quienes dicen que son buenos de la película.

No somos estrategas, ni expertos en la materia, pero nadie en este país ignora la gran campaña mediática de desinformación, en la cual se aseguraba que la tregua había terminado. Y sumado a esto el hecho de habernos cortado el acceso a los medios informativos, a través de los cuales llegábamos hasta nuestros bases. Y estos fueron dos factores que conllevaban a crear confusión, dudas, incertidumbres y caos en las filas de todas las pandillas envueltos en este proceso.

Más sin embargo, hemos logrado aclarar la situación, estamos haciendo un  esfuerzo titánico y reiteramos firmemente nuestra convicción de que este es el camino para lograr la paz en nuestro país, y que haga lo que haga el gobierno actual y los gobiernos por venir, seguiremos apostando a la paz, sabiendo en nuestras corazones que, a pesar de que muchos nos tildan de ser los malos de la película, estamos haciendo patria.


Para finalizar queremos agradecer profundamente a todos aquellos patriotas que de una u otra forma han contribuido a mantener vivo este proceso. A ellos les decimos que no les defraudaremos, que todo el esfuerzo, que todo el sacrificio que han hecho y todos los riesgos que han enfrentado no serán en vano, nuestra palabra va en ello.

Y por último hacemos un desesperado llamado a todos los actores y sectores sociales, a los candidatos presidenciales y a nuestro pueblo en general, a darnos el beneficio de la duda y a darle una oportunidad a la paz. Las victimas de este conflicto lo merecen y nosotros se los debemos. ¿Habrá una mejor manera de hacer patria?

Voceros nacionales de la pandilla dieciocho. Penal de Cojutepeque, El Salvador, julio del año dos mil trece.

Firma:
Carlos Ernesto Mojica Lechuga (“Viejo Lyn”)
(El Diario de Hoy)

martes, 9 de julio de 2013

Carta a Snowden

Dear Edward:
Ahí estás varado en el aeropuerto de Moscú, viviendo la pesadilla de Tom Hanks en la película The Terminal. Tu dilema: Los países donde quieres ir, no te dan asilo; y los países que te ofrecen asilo no son atractivos para pasar el resto de tu vida: Bolivia, Nicaragua, Cuba, Venezuela, Ecuador...

El problema es que lo hiciste muy mal desde el principio. No entiendo porqué te fuiste a Hong Kong y, cuando te diste cuenta que ahí no estabas seguro, a Moscú. Si de una sola vez hubieras caído, por ejemplo a Estocolmo, los suecos no te hubieran podido negar el asilo. Ni siquiera tienen convenio de extradición con Estados Unidos. Suecia albergó durante años a una buena cantidad de soldados norteamericanos que desertaron de sus cuarteles en Alemania en protesta contra la guerra en Vietnam. Me consta, porque fui parte de una red para protegerlos y llevarlos a Suecia...

El problema es que la mayoría de países sólo otorgan asilo a quien ya se encuentra en su suelo. Es absurdo que tú estás varado en Moscú y que tienes que escoger entre Bolivia y Nicaragua, cuando te has convertido en un verdadero héroe en toda Europa. Tú revelaste la manera cómo la NSA de Estados Unidos invade la privacidad de la comunicación de todos los europeos, incluyendo sus gobiernos, pasándose por encima de todas las constituciones y leyes del viejo continente que garantizan la protección de datos. Siempre tuvimos la sospecha que Estados Unidos estaba haciendo esto, pero preferimos hacernos los majes. Ahora, con la información que revelaste, ya no son sospechas sino hechos. Y de paso revelaste que los servicios secretos de Francia, Alemania y Gran Bretaña están haciendo lo mismo, que hay una división de trabajo entre todos, y al final intercambien toda la información, legal o ilegal....

Si te hubieras ido a Alemania, por ejemplo, la mitad de los ciudadanos hubieran exigido al gobierno a protegerte y darte asilo. Hubieran dicho: que nos ayude Snowden a entender hasta qué grado estamos siendo vigilados todos, todos los días, en toda nuestra comunicación. Se hubiera armado una batalla legal, política y moral muy fuerte – y el gobierno no hubiera podido extraditarte a Estados Unidos. Y en el camino, toda la problemática de la vigilancia estatal hubiera sido ampliamente discutida, haciéndolo imposible a los gobiernos a seguir con estas prácticas ilegales.

Espero que todavía puedes encontrar asilo en un país donde tiene sentido llevar hasta las últimas consecuencias esta discusión sobre el Estado de Vigilancia. Espero que no sea tu triste destino terminar en una dictadura bananera que solamente te quiere acoger para molestar a Estados Unidos.

La tuya es una lucha buena. No la puedes llevar si pides protección a un régimen autoritario.

Saludos, Paolo Lüers
(Más!/EDH)

sábado, 6 de julio de 2013

Carta a los pandilleros

Estimados amigos:
En los ya 15 meses que andamos en esta locura de la tregua les he ido conociendo. Ninguna frase que he escrito me ha atraído tanto odio y tanta incomprensión que la siguiente, que publiqué en una columna el 21 de febrero del 2013: “En estos meses de luchar para hacer funcionar y sostenible la tregua, he perdido el respeto a buena parte de nuestra clase política, y al mismo tiempo conocido en la cárceles y en las comunidades hombres y mujeres que han actuado totalmente diferente que todos pensábamos: con principios y con visión del país.”


Sostengo cada palabra. Lo que no significa que ustedes son angelitos. No lo son, con todo el daño que han hecho a la sociedad. Ni tampoco que esté resuelto el problema de la violencia, de la cual ustedes han sido los principales protagonistas durante años. Nada está resuelto. Esto lo mostraron los últimos días, cuando de repente se disparó de nuevo la violencia.

Ahora todo depende de ustedes. Ahora van a mostrar si era paja cuando dijeren: Vamos a avanzar en este camina hacia la paz, sean cuales sean los obstáculos. Ahora vamos a ver si son hombres de palabra. Porque siempre han dicho: El único capital que tenemos es nuestra palabra.

Ahora todo el mundo los está observando a usted los pandilleros. Y la única manera confiable de hablar para ustedes es por los hechos. Los muertos hablan, y en los últimos días los muertos han hablado mal de ustedes. Hoy tienen que mostrar que los muertos de los últimos días no fueron victimas de una estrategia de ustedes para extorsionar al gobierno. La única manera de comprobar lo contrario: redoblar sus esfuerzos para controlar nuevamente la violencia, y sin pedir nada. O están en esto porque realmente quieren contribuir a la reducción de la violencia y la construcción de la paz, o están en esto para presionar al gobierno y para conseguir algunas pinches concesiones.

Necesitamos escuchar de ustedes que no están dosificando la violencia para mostrar su poder. Yo necesito la reafirmación de la confianza que ustedes, en los barrios y en las cárceles, sigan apostando a la paz, haga lo que haga el gobierno. Yo entendí, y por esto me metí, que ustedes quieren ganarse el derecho a reinsertarse en sus familias, en sus comunidades, en la sociedad civil. Yo entendí que con ellas es el compromiso de ustedes, no con un gobierno. Gobiernos y ministros van y vienen, pero en la sociedad tenemos que convivir siempre.

No hay excusas: Tienen que defender la tregua y la oportunidad que se está abriendo con ella contra todos los problemas, incluyendo los internos de ustedes. Contra todas las dudas y resistencias, incluyendo las propias. Tienen que poner orden en sus filas. Tienen que mostrar con son líderes de verdad y que su palabra vale.

¿De dónde saco el valor de exigirles a ustedes, de hablarles de esta manera: Porque al igual que Raul Mijango, Fabio Colindres y sus docenas de colaboradores he apostado todo a este proceso: mi credibilidad, el único capital que tengo. Estoy asumiendo la presión política que esto acarrea, porque estoy convencido que vale la pena – ¡siempre cuando ustedes cumplan su palabra!

Tienen que erradicar, de una vez por todo, la sospecha que están jugando con la vida y el miedo de la gente. Y al sólo resolver este nuevo rebrote de violencia, inmediatamente ustedes tienen que asumir, en serio, la tarea de erradicar las extorsiones. Yo sé que no será fácil. ¿Pero quién diablos dijo que la paz es más fácil que la guerra? Se lo dice un tipo que ha estado en una guerra y en un proceso de paz.

Nos vemos, Paolo Lüers
(Más!/EDH)

jueves, 4 de julio de 2013

Carta a los diputados que redactaron el “decreto Saca”

Estimados señores analfabetos:
Digo señores, no por sexismo, sino porque en la lista de autores del decreto 412, comúnmente conocido como “Decreto Saca”, encuentro 10 nombres, y todos son de diputados del sexo masculino pertenecientes a los partidos GANA, PCN y PDC.

Y les digo analfabetos, porque el decreto legislativo redactado parece redactado por analfabetos luego de una larga noche de tragos. Ya estamos acostumbrados que las leyes que fabrica nuestra Asamblea son mal redactadas, tienen vacíos y contradicciones. Sabemos que muchos veces no es por ineptitud de los diputados, sino a propósito: ley ambigua y contradictoria es más fácil violar...

Pero este decreto 412 es la obra maestra de mala redacción. Empezando con el nombre: “Disposiciones transitorias para promover la participación democrática de los ciudadanos en el proceso de elección de presidente y vicepresidente de la República, sin afectar los derechos de los demás”.

¡Wow! Suena como si quisieran promover la participación de otros candidatos, más allá de los 4 que ya se postularon, y como si estos potenciales candidatos no se atreven lanzarse, porque su pasado los expone a demasiado crítica... ¿Alguien de los Perrones, por ejemplo, que necesita garantías que nadie les saque los muertos del sótano?

¡Paja! Esto no se trata de “promover la participación” electoral. Ustedes ya tienen candidato, y se trata de blindarlo. Ustedes están preocupados por su candidato y por las cosas que pueden mencionar de él en la campaña cuando arranque de verdad. Y tienen muchas razones de preocuparse: es un candidato sumamente vulnerable, porque ya gobernó. Y la mara inmediatamente lo entendió así y comenzó a hablar del “decreto Saca”...

Lo más chistoso es la cola que le pusieron al bombástico título de su decreto: “... sin afectar los derechos de los demás.” Bueno, el decreto sólo afectan cosas de poca importancia (para ustedes) como la libertad de expresión y la libertad de prensa. Sólo pone mordaza, no sólo a los partidos y sus campañas, sino a los medios y los ciudadanos que quieren participar democráticamente del debate...

Pero regresemos a la mera redacción. Así como lo escribieron, su decreto prohíbe cualquier actividad que desprestigie a cualquier persona, no sólo a los candidatos. ¿Cómo es esto? ¿De hoy hasta las elecciones tampoco puedo atentar contra el prestigio de ministros incapaces, funcionarios corruptos, golpeadores de mujeres?

¿Y cómo es esto de “incurriendo en cualquiera de las referidas prohibiciones” y “cometimiento de algunas de las prohibiciones establecidas en este artículo”? No se puede incurrir en prohibiciones ni cometer prohibiciones. Se puede incurrir en actos prohibidos, pero esto es otra cosa. Los únicos que están cometiendo la barbaridad de prohibiciones indebidas son ustedes.

Lo que más me gusta es la movida de Sigfrido: En vez de esconder este decreto impresentable, lo mandó a publicar en todos los periódicos. Es como decir: Vean qué estúpidos estos de UNIDAD. Nosotros del FMLN sólo dimos los votos, pero ellos se inventaron este adefesio...

Hoy le tocará al presidente Funes vetar esta barbaridad, para evitar que digan que es parte de esta nueva inconstitucionalidad. ¿O será parte?

Saludos, Paolo Lüers
(Más!/EDH)

miércoles, 3 de julio de 2013

Observador Político: ¿Está en crisis la tregua?

Por más que el actual ministro de Justicia y Seguridad, Ricardo Perdomo, la quiere hacer invisible, la tregua pandillera sigue viva - y funcionando. Los medios, el fiscal general, algunos políticos hablan de una crisis y del inminente rompimiento de la tregua, pero la realidad y los números son otros: el mes de junio 2013 va a cerrar con un promedio de 6 homicidios diarios. El hecho que este número haya subido unos decimales no es muestra del rompimiento de la tregua, sino resultado de las trabas que el nuevo ministro ha puesto al proceso. Su permanente discurso sobre supuestos privilegios para los pandilleros presos que bajo su gestión “se acabarán” y sobre medidas más estrictas de control en los centros penales han sembrado confusión y dudas, también entre los pandilleros. Y nuevas resistencias a acatar las ordenes de sus dirigentes, que casi todos están presos, y que invariablemente son: mantener la tregua, no sólo con la pandilla rival, sino también con las fuerzas policiales y militares; cumplir el compromiso de no violencia en las escuelas y contra el transporte público; y seguir trabajando en la reducción de las extorsiones en los 10 municipios, donde existen pactos locales entre alcaldes, empresarios locales y pandillas.
Caricatura de la Prensa Gráfica del 2 de julio 2013/Salomón

Estas dudas y las resistencias de acatar este lineamiento no son nuevas, son inherentes a un proceso complejo de pacificación mediante el diálogo. Sería raro que en una sociedad, en la cual todos los sectores tienen dudas respecto a este proceso, los pandilleros fueran los únicos exentos a dudas y resistencias. El equipo de mediadores permanentemente ha dado tratamiento a estos problemas y conflictos: viejos o nuevos pleitos internos; rebrotes de violencia, etc. En un esfuerzo de carpintería diaria han mediado entre los pandilleros dentro de las cárceles y en los barrios; entre las pandillas rivales; con pandillas y sus disidentes; entre todos ellos y las autoridades de centros penales, del ministerio de Seguridad y a veces de la policía; y crecientemente han hecho puentes entre pandillas y la sociedad civil expresada en municipalidades, directivas comunales, empresarios e iglesias locales... Resultado de este trabajo permanente, y no por arte de magia, se ha logrado mantener la tendencia a la baja de la estadística de la violencia y se ha avanzado en la reducción de las extorsiones en algunos de los municipios donde se lograron pactos locales.

Si ya las incongruencias en el discurso del gobierno, de por si, plantean problemas de credibilidad del proceso frente a los pandilleros y fomentan dudas y nuevos conflictos, este efecto se vuelve aún más grave cuando al mismo tiempo el nuevo ministro (presionado por el fiscal general y la opinión pública) toma dos medidas que complican la resolución de estos problemas: primero, la decisión del nuevo ministro de restringir los mecanismos de mediación, sobre todo en el sistema penitenciario. Medidas que afectan la fluidez y eficiencia de la comunicación entre los mediadores y los privados de libertad, y la credibilidad de los mediadores frente a la población reclusa. El problema de fondo: lo que para los mediadores son herramientas de su trabajo, para el nuevo ministro son privilegios y abusos.

El segundo error grave de Perdomo fue decretar una mordaza total a los líderes de las pandillas, que han sido instrumentales en todo el trabajo de control de violencia y resolución de conflictos durante los 15 meses de la tregua. No permitir que hablen en público le resta eficiencia a la tregua. Así de simple. Desde que asumió Ricardo Perdomo como nuevo ministro, ningún periodista ha podido entrar en un centro penal para entrevistar a los dirigentes de las pandillas y protagonistas de la tregua. O sea, ninguno de los máximos dirigentes ha podido mandar, mediante los medios de comunicación, mensajes a la sociedad y a sus bases en los barrios. Lo irónico: la mordaza a los voceros de las pandillas es, al mismo tiempo, una mordaza para los periodistas y sus medios. El nuevo ministro les niega el derecho de investigar la situación en las cárceles, de entrevistar a los pandilleros y de analizar la real situación de la tregua. Y lo más irónico: Los medios y los periodistas no protestan, no reclaman. Cuando tenían acceso a las cárceles, hicieron muy poco uso de este derecho, pero siguieron denunciando falta de transparencia. Hoy que su acceso a la información está seriamente restringido por el gobierno, nadie habla de transparencia.

Regresando al tema principal: Precisamente en un momento crítico, en el cual surgen dudas serias sobre la vigencia de la tregua, debido al cambio de ministro y del discurso del gobierno, los dos principales mecanismos de ‘damage control’ (control del daño) se ven obstaculizados: de manera parcial el trabajo de los mediadores y sus equipos; y de manera total la intervención pública del liderazgo histórico de las pandillas, o sea de los principales protagonistas y garantes de la tregua. En la manera que el ‘damage control’ no funciona, más daño habrá. Esto lo vemos reflejado en las estadísticas de las últimas semanas.

Son errores graves de un ministro que no está dispuesto a aguantar y resistir las presiones políticas por parte de la opinión pública, de miembros de las cúpulas empresariales, de la oposición política, del fiscal general y de los Estados Unidos. En esta situación, Ricardo Perdomo llama a un “Dialogo Social”, y para conseguir que los sectores opuestas al gobierno le abren la puerta para por lo menos escuchar sus planteamientos opta por desmarcarse de las políticas de su predecesor – y sobre todo de la tregua. De ahí el discurso incongruente del ministro. Quiere mantener los beneficios de la tregua, pero no los costos y riesgos políticos que implica. De ahí nace la incongruencia de su discurso y de su política.

El discurso incongruente del ministro, la obstaculización de la mediación, las amenazas permanentes de nuevamente suspender a los privados de libertad ciertos derechos (según el ministro privilegios: visitas familiares, acceso a información, mejoras de la comida, proyectos productivos y culturales en las cárceles...), la mordaza a los medios de comunicación, la restricción a los pandilleros de usar los medios de comunicación para explicar a sus bases que la tregua sigue vigente y no depende de caprichos de ministros– todo este conjunto vuelve bien complicado el trabajo de control de violencia y de resolución de conflictos. Lo que el ministro obviamente no entiende, o no quiere aceptar como realidad, que este mecanismo no es unilateral, sino requiere de dos partes: mediadores y sus contrapartes, que son los líderes históricos de las pandillas MS-13 y Barrio 18. Pero esta es la esencia de la tregua: Por una parte la decisión del liderazgo nacional de las pandillas de convertirse en socios activos en la tarea de la reducción de la violencia y la posterior reinserción de las pandillas. Y la otra parte de la medalla: la disposición del gobierno de facilitar que ambos (mediadores y dirigentes pandilleros) puedan trabajar en esta dirección; y de invertir en el mejoramiento de los barrios y en proyectos de resinserción...

Conclusión: No está en crisis la tregua como proceso entre las pandillas, entre pandillas y mediadores y entre pandillas y sociedad civil. No está en crisis la decisión del liderazgo histórico de las pandillas de avanzar en un proceso integral de pacificación. Lo he podido constatar en reuniones recientes con los principales líderes de ambas pandillas. Y sus acciones concretas me lo confirman. Lo que está en crisis es la disposición del gobierno de continuar facilitando este proceso. Y de asumir los costos políticos que esto implica. Así como no hay almuerzo gratis, mucho menos hay paz gratis.
(El Diario de Hoy) 

 

martes, 2 de julio de 2013

Columna transversal: Salarios competitivos o sobres debajo de la mesa

Durante años exigimos una Ley de Transparencia. Al fin la conseguimos. Durante meses presionamos al presidente a cumplir con su deber de nombrar a los comisionados del Instituto de Acceso a la Información Pública, para que la ley se cumpla. Lo conseguimos también. Ya son varios meses y el Instituto está trabajando, pero sin presupuesto, sin poder contratar al personal necesario, y sin poder pagar salarios a los comisionados, simplemente porque el gobierno no liberó los fondos, aunque ya estaban previstos en el presupuesto aprobado pare el año 2013. Entonces protestamos contra esta nueva traba a la transparencia.

Y ahora, cuando todo está listo, cuando todos los obstáculos al final están superados por la presión de la opinión pública, brinca otra traba, pero esta vez no puesta por el gobierno, sino por la mezquindad de la propia ciudadanía (o de lo que se manifiesta en representación de ella). Ahora, luego de tanto pleito y tanta urgencia de tener un Instituto de Acceso a la Información integrado por profesionales independientes y competentes, resulta que no les queremos pagar el salario correspondiente a su responsabilidad. Parece chiste.

En el presupuesto del Instituto aparecen $5,250 mensuales para el presidente y $5,000 para cada uno de los 4 comisionados restantes. Inmediatamente surgen voces de indignación en los medios, en la oposición política, en las iglesias, en la Asamblea: ¿Cómo se atreven estos comisionados a recetarse salarios de ejecutivos de banco?


Pues, este argumento populista toca precisamente el fondo del problema: Mientras no estamos dispuestos a pagar a los funcionarios públicos, que dirigen instituciones claves del Estado, salarios de ejecutivos de banco, los profesionales competentes van a buscar trabajo en bancos y otras compañías privadas, y vamos a continuar teniendo en los cargos públicos a la gente mediocre. O a la gente pícara que se complementa su modestos ingresos formales mediante la corrupción.

Uno de los argumentos en contra de pagar a los comisionados de Transparencia los salarios asignados es el siguiente, y a primera vista suena lógico: Ganarían más que la gente clave en los ministerios.
Lo que se les olvida decir es: Todos estos funcionarios claves en los ministerios y las autónomas, aparte de sus salarios reciben gastos de representación, viáticos, bonos de gasolina, etc. Y muchos de ellos reciben los famosos sobres, los sobresueldos. Todos los gobiernos, desde la Democracia Cristiana hasta ARENA y el FMLN, han mantenido esta práctica irregular de mejorar los salarios de sus funcionarios claves, simplemente porque los salarios oficiales en el servicio público no son atractivos para los profesionales competentes que necesita el Estado para funcionar.

Esta práctica es ilegal, no transparente y llena de corrupción. La única manera de salir de este problema grave: definir de una sola vez y de manera transparente salarios adecuados para los funcionarios públicos. Pagarles bien y no permitirles ningún ingreso oculto, nada de sobrecitos con efectivo, nada de comisiones, nada de corrupción.

La tradición de pagarles a los funcionarios un salario oficial bajo y completarlo de diferentes maneras informales abre la puerta a dos flagelos endémicos en el servicio público: la corrupción y la excesiva dependencia del funcionario de sus jefes. Si una parte de tu ingreso no es salario formal, sino depende de la buena voluntad de tu jefe, pierdes la dignidad profesional y el sentido de independencia.
Por todas estas razones, dejémonos de pajas: Dejemos de regatearles a los comisionados de Transparencia sus salarios. Paguémosles sus 5 mil dólares, pero exijámosles que jamás cobren ningún sobresueldo, ni acepten ningún pago extra de ninguna parte. Abandonemos la mala práctica de los sobresueldos, bonos y gastos de representación y asignemos a todos los funcionarios salarios dignos y transparentes.

El otro argumento es: No es justo pagar tanto, cuando los policías, maestros y enfermeras ganan tan poco. Correcto, no son justos los salarios de estos servidores públicos. Pero esta injusticia se resuelve subiéndoles los salarios a los que no tienen ingresos dignos, no bajándoles a los funcionarios claves. A menos que queramos equidad en la miseria, sobres debajo de la mesa.
(El Diario de Hoy)