martes, 17 de octubre de 2017

Otra carta a los trabajadores de Salud: Hablemos de prioridades

Estimados amigos:
La carta que publiqué el sábado pasado sobre mi experiencia en el hospital Rosales ha tenido un inesperado impacto. Docenas de personas – profesionales de salud como pacientes-, me mandaron mensajes, me hablaron por teléfono, publicaron comentarios en las redes sociales, y me abordaron en el Rosales o incluso en centros comerciales –agradeciendo mis palabras agradecimiento a los ángeles que en medio del caos compensan las deficiencias y carencias.

Esto me lleva a retomar el tema. Sólo escribí lo que vi, lo que experimenté y sentí en las salas de emergencia y en todo el Rosales. Aunque no conozco todos los hospitales del sistema público, a raíz de todo lo que me comentaron en los últimos días, me atrevo a hacer mis palabras de reconocimiento y admiración extensivas a todo el gremio. Tengo amigos que sirven de doctores, internos o enfermeras en el Bloom, en Zacamil, en el MQ del Seguro Social – y todos su reacción a mi carta fue contarme de sus lugares de trabajo.

Sólo mencioné de paso que “no entiendo porqué el Estado no tiene dinero para dar al Rosales todos los recursos que necesita y porqué el Estado regatea a los médicos y enfermeras su escalafón.” La verdad es que sí lo entiendo. Nuestros gobierno, no sólo el actual, nunca han definido con coherencia las prioridades de su gasto. Me parece bien que se estén ampliando las redes de puestos de salud en las zonas rurales. Pero no al costo de dejar en la miseria a los hospitales. Aparte de las carencias materiales, lo más grave es que el trabajo de los profesionales de Salud está siendo subvalorado. Igual que el trabajo de profesores y policías. Tienen salarios mediocres y condiciones de trabajo lamentables los que nos administran los tres servicios más importantes del Estado. Toda la discusión cínica sobre los escalafones, en la cual toda la clase política parece estar de acuerdo que cumplirlos sería una carga demasiado alta para el Estado, demuestra que tenemos mal las prioridades.

Tener personal bien formado y dignamente pagado en las escuelas, los hospitales y la policía es mucho más prioritario que pasos de desnivel, subsidios, y todo este inflado aparato gubernamental, el cual no produce servicios a la población y tampoco diseña políticas públicas adecuadas.

Les recomiendo que como gremio articulen con toda claridad lo que exigen de los futuros diputados y de los que quieren ser presidentes: una radical redefinición de prioridades en el gasto público.

Saludos y gracias,


44298-firma-paolo
(MAS! / EL DIARIO DE HOY)

domingo, 15 de octubre de 2017

Carta a los médicos y las enfermeras del Rosales: Son los ángeles del infierno


Estimados profesionales de salud:
Pasé dos días y una noche en Emergencia del Hospital Rosales, acompañando a nuestro tío de 89 años, en muy mal estado. Las primeras impresiones eran un shock. Esto me parecía una terminal de buses con camas. Una multitud de gente esperando atención, 6 o 8 camas ambulantes en cubículos para 4. Los familiares deambulando por todos lados. Cantidades de gabachas blancas corriendo de una cama a la otra, calmando a los pacientes desesperados, dando instrucciones a las enfermeras, explicando a los familiares. Igual cantidad de gabachas azules sacando muestras, poniendo sueros, limpiando pacientes…

Enfermeros abriéndose espacio para mover a pacientes en sus camas rodantes. Manadas de bichas y bichos internos rodeando a los médicos, que les explican cada caso, o ayudando a las enfermeras. Un bicho pasando horas bombeando aire, porque no hay ventilador de respiración. Y con la otra mano sobándole la cabeza al paciente. ¡Horas!

A la par nuestra una pareja de uniformados con fusiles (!) custodiando a un reo con grilletes y esposas. En las sillas o en el piso, gente comiendo pupusas…

Llevamos al tío al baño, y salimos huyendo por la suciedad y el mal olor.

Uno piensa: Por Dios, ¿adónde estamos metidos? Este es el famoso Rosales. Es un infierno.

Pero al rato la percepción cambia. Cambia en cuánto entrás en contacto con los médicos, internos, enfermeras; cuando ves la calma, la paciencia, el cansancio en sus ojos, su profesionalidad, el cariño que muestran con los pacientes y familiares angustiados; cuando ves que esta actitud contagia a todos; cuando te das cuenta que ya pasaste horas en este caos y nadie se pelea, más bien todos se dan ánimo mutuamente. De repente te das cuenta que en este infierno hay muchos ángeles, y que están haciendo milagros a pesar de las carencias.

De repente estás agarrando la mano de un señor desconocido, que está solo y sufre de a saber qué dolores. Vas buscando a la doctora y ella viene corriendo y te dice: Gracias por preocuparse. Calma al hombre, se va, y te deja una sonrisa a medianoche.

Nunca he visto en este país tantas sonrisas como en esta noche, en Emergencia del Rosales. Sonrisas cansadas, pero honestas, de pacientes, familiares, médicos, enfermeras.

Por más que pasás en este caos, te das cuenta que tu familiar está bien atendido. Que aquí lo van a cuidar – y si tiene cura, lo van a curar

A los dos días, con el tío ya internado, salgo del Rosales tranquilo, convencido que no lo dejamos en ningún infierno, sino en un hospital profesional, con profesionales de primera línea. Las condiciones físicas son lamentables, hay muchas carencias, tienen veces más pacientes que deberían atender – pero los ángeles que habitan este infierno van a dar todo – y un poquito más.

No entiendo porqué el Estado no tiene dinero para dar al Rosales todos los recursos que necesita para la multitad de gente que atiende diariamente. No entiendo porque el Estado regatea a los médicos y enfermeras su escalafón.

Esta carta es un homenaje a ellos. Saludos,


44298-firma-paolo
(MAS! / EL DIARIO DE HOY)

jueves, 12 de octubre de 2017

Carta a Nayib Bukele: Game over II

Alcalde:
Hace poco le dije en una carta que tiene dos opciones: torcerle el brazo al FMLN, o deshacerse del partido y la alcaldía y lanzarse desde ya a la carrera por la presidencia. Bueno, la primera no funcionó: Lo expulsaron.

Queda la otra opción: ir por la presidencia como “independiente”. Usted está tratando de llevarse las bases del FMLN, recogiendo su frustración con el gobierno inútil que maneja su partido, apelando a radicalidad histórica. Pero al mismo tiempo quiere hacerse vocero de los independientes, de esta mayoría frustrada con todos los partidos. Pero estos sectores no están ubicados en la izquierda, sino al centro del espectro ideológico de la sociedad.

Usted no podrá ubicarse al mismo tiempo a la izquierda del FMLN y al centro. Puede ser que este 60% porciento “independiente” apoyaría una tercera fuerza. Pero usted sería el último en poder aglutinarla. No sólo por la falta de un partido consolidado con presencia y liderazgos territoriales. Este centro no seguiría a un flautista de Hamelin, quien quiere enamorar a los jóvenes con mensajes mesiánicos. El centro busca a un líder sensato y responsable que vuelva a introducir a la política los dos componentes perdidos: racionalidad y ética.

El centro que decide elecciones no busca a un vendedor de ilusiones, nuevas ideas, nuevas visiones, mucho menos alguien que ponga su ego al centro de la política. Busca a un líder que les diga la verdad, aunque sea dolorosa. La mayoría no busca a alguien que venda anti política, sino alguien que sepa recuperar la política. La mayoría está frustrada de los partidos, pero quiere ver dirigentes que los compongan y renueven, no caudillos que los quieren destruir.

Usted es un hombre de espectáculos. Uno con talento, y esto le ha atraído los fan clubs que lo celebran en redes sociales. Pero se dará cuenta que esta popularidad del “show man” no se traduce en apoyo electoral, y mucho menos en un proyecto político serio, confiable e inclusivo.

En ambos partidos grandes aun no se han perfilado líderes que pueden transformar sus partidos y construir mayorías sólidas. Esto le deja cierto espacio a usted. Si tiene la disciplina y la perseverancia para construir partido, puede establecerse en este nicho. Pero sin sustancia, no se gana relevancia. Dudo que usted estaría dispuesto a conformarse con dirigir una fuerza política que puede hacer bulla pero que nunca será opción de poder.

Por esto, pensándolo bien, le repito: Game over, Mr. Bukele.
Saludos,

44298-firma-paolo

martes, 10 de octubre de 2017

Carta sobre el caso El Mozote

Querido amigo:
Un amigo me emplazó: ¿Cómo es posible que no fuiste a Gotera para escribir sobre el juicio contra los militares en el caso El Mozote? ¿Ya no te importa? Varios colegas periodistas de El Faro han expresado la misma crítica: ¿Por qué los otros medios no recogen los testimonios de los sobrevivientes de El Mozote?

Sí me importa El Mozote. Sí me importan las víctimas de esta masacre. Pero no creo en este juicio, ni en los otros que se están abriendo contra militares y guerrilleros, luego de que fuera declarada inconstitucional la amnistía. Siempre he dicho que me parece un error haber quitado la amnistía, y que ahora se están abriendo juicios penales en todos estos casos de crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad, y violaciones de Derechos Humanos cometidos en el marco de la guerra.

En Gotera se demuestra que llevar estos casos a la justicia penal no tiene sentido. Estos casos deberían ser objeto de investigación histórica, periodística, foros académicos, cuyos objetivos serían: dar voz a las víctimas; y establecer y analizar la verdad.

Pero esto no se cumple en un juicio penal. Ahí se trata de pruebas científicas y testimonios, bajo reglas estrictas de pruebas, para establecer, sin lugar a duda, la responsabilidad personal de los acusados. El juicio de Gotera demuestra que esto no es posible 36 años después de los hechos. Y no es, como muchos alegan, muestra de un sistema que promueve la impunidad, sino de que es un error llevar estos casos a la justicia penal.

Bajo las reglas de la justicia penal, casi nada de lo que aportan los testigos en Gotera es relevante. Y esto es una injusticia con las víctimas, los sobrevivientes y testigos. Tienen todo el derecho de contar sus historias. Tienen derecho de hacerlo donde sus historias sean relevantes – y esto no es ante el juez de Gotera.

Mi amigo me preguntó: ¿Por qué no testificás en este juicio, si vos estuviste ahí? Esta es la confusión que muchos tienen sobre este juicio. Yo estuve en El Mozote, pero días después de que el ejército se retiró. Puedo contar lo que pasó ahí, porque los sobrevivientes me lo contaron. Conozco la verdad, y la difundí al país y al mundo.

Pero no tengo nada que aportar a un juicio penal. Todo lo que sé sobre la masacre, es irrelevante ante un juez, porque no fui testigo ocular. Mi verdad es una reconstrucción periodística. De paso sea dicho: Lo mismo es válido para el informe de la Comisión de Verdad. Es muy relevante, pero no ante una corte que necesita comprobar hechos y responsabilidades individuales.

A mi no me vengan a decir que yo me estoy callando sobre El Mozote. Yo inmediatamente fui a El Mozote; traje a periodistas internacionales al lugar de las masacres. Hicimos las denuncias, reportamos los hechos. Pusimos contra la pared a la Fuerza Armada, al gobierno y a sus padrinos en Washington. Y luego fui parte del equipo que tendió la trampa al principal responsable, el coronel Domingo Monterrosa, a quién la gente de Morazán aplicó justicia por su crimen.

Está bien que El Faro dé volumen a las voces de los sobrevivientes. Pero que no confundan la verdad que ahí se revela, la verdad de las víctimas, con una verdad jurídica que permita establecer condenas penales. Sólo estarían aportando a más frustración.

Esto es lo que tengo que decir sobre el caso en Gotera. Saludos,
44298-firma-paolo
(MAS! / EL DIARIO DE HOY)

sábado, 7 de octubre de 2017

Carta a Luis Rodríguez: Antiguo Cuscatlán merece renovación

Estimado Luis:
Si fueras el típico militante del FMLN corriendo por una alcaldía, no me llamarías la atención. Pero sos un académico que enseña en escuelas prestigiosas como la ESEN y la Mónica Herrera. Te conocí como encargado de prensa de CEL, y me quedé impresionado por tu profesionalismo, cuando me facilitaste una entrevista con tu jefe, sabiendo que lo iba a asaltar con preguntas incómodas.

Asumiste el reto de desbancar a la alcaldesa de Antiguo Cuscatlán, doña Milagro Navas, lanzado por una iniciativa ciudadana, en alianza con Cambio Democrático… y el FMLN. ¿Y qué?

Así que te hablé para que me cuentes qué ondas con tu candidatura. Y luego de esto, decidí mandarte esta carta. Para sorpresa de muchos, la carta comienza así:

Si viviera en Antiguo, yo votaría por vos.

Luego de 29 años, Antiguo necesita un relevo. Y como ARENA no lo permite y postula a doña Mila para un onceavo mandato, alguien más lo tiene que hacer.

No tengo problema de apoyarte, me da igual con qué bandera vas, con tal que tus propuestas sean sensatas, prácticas y viables. El único miedo que tenía era que puedes tratar de subirte a la ola de Bukele y su discurso populista.

Me di cuenta que no sos ningún Bukele, sino un profesional con las patas en la tierra. No estás vendiendo una figura, sino una propuesta de renovación para Antiguo, con énfasis en una ciudad vivible e inclusiva. Si algún municipio puede lograr esta meta es Antiguo, con la alcaldía más rica del país – siempre y cuando estés dispuesto de trabajar de la mano con los que han invertido en El Espino, en Santa Elena, en La Laguna.

Tus propuestas de modernización me parecen prácticos y necesarios. Lo que en 29 años no ha hecho doña Mila, tampoco lo hará en otro mandato más. No tengo nada contra la alcaldesa, pero nadie debería estar gobernando por vida, bloqueando la renovación y modernización. No conviene a Antigua, y tampoco a ARENA.

Si vos te mantenés lejos del populismo mentiroso, pacientemente exponiendo tus propuestas de solución para el municipio, no veo porqué los miles de residentes de clase media de Antiguo no puedan votar por vos; y porque los cientos de empresarios que invirtieron en este municipio, no trabajarían con vos, en caso que salieras electo.

No veo ninguna razón que la gente de Antiguo, sólo por razones ideológicas y de afinidad con ARENA, tienen que bloquear la renovación en su ciudad. Como te dije: Hubiera preferido que ARENA misma apostara a la renovación, pero no se atrevió. Tal vez aprenden algo si pierden su baluarte Antiguo – por necios o por falta de valor.

Te deseo suerte, Luis. Saludos,

44298-firma-paolo

Esta carta se publicó en MAS! en una versión más corta

Para más información: https://www.facebook.com/SVLuisRodriguez/

(EL DIARIO DE HOY)

viernes, 6 de octubre de 2017

Columna Transversal: Rueda de Caballitos. Cambiar para que todo siga igual


La seguridad pública está en manos de dos instituciones: por una parte, en la del Presidente de la República, quien por mandato constitucional es el responsable directo tanto de la Seguridad Nacional (con sus instrumentos Fuerza Armada y Organismo de Inteligencia del Estado), como de la Seguridad Pública (con sus instrumentos Ministerio de Seguridad, PNC y Dirección General de Centros Penales). Por otra parte, la Fiscalía General de la República. Ante el fracaso de sus gestiones, ambos –Presidente y Fiscal General- están haciendo el mismo movimiento: echar a andar una rueda de caballitos, cambiando sus piezas claves de un cargo al otro. El Fiscal General cambió a 90 (!) jefaturas, pero sin depurar a nadie. Lo mismo va a anunciar el Presidente de la República en estos días: el ministro de Seguridad iría a Casa Presidencial, como Comisionado de Seguridad; el director de la PNC sería nombrado ministro de Seguridad; el subdirector de la PNC ascendería a director; el director de Investigaciones subiría a subdirector.

En ambos casos, ninguna depuración. Parece que ninguno de estos funcionarios ha fallado en nada y ninguno de ellos es responsable del fracaso de las políticas de Seguridad –porque nadie fue destituido. En el caso del Ejecutivo, todos ascendieron a más poder. En el caso de la Fiscalía, simplemente los rotaron.

Tampoco hay ninguna reingeniería, que muchos expertos consideran necesaria para dar más eficiencia a la PNC, Centros Penales y FGR. La misma estructura, con otras caras…

Nadie sabía cuál era la competencia de Hato Hasbún como Comisionado Presidencial de Seguridad, en comparación a Óscar Ortiz, que tienen un título parecido. Y nadie lo sabrá ahora que el ministro Ramírez Landaverde asume este cargo vacante por la muerte de Hato Hasbún. El Consejo de Seguridad Ciudadana no funcionaba cuando lo coordinaba Hato Hasbún, porque solo producía planes románticos que el aparato de Seguridad, controlado por Landaverde y Coto, nunca implementó. Donde el “Plan El Salvador Seguro” del Consejo hablaba de la prioridad de la prevención, la PNC hablaba con hechos represivos: militarización de la PNC, despliegue de tanquetas, formación de batallones de choque en la PNC, enfrentamientos en vez de inteligencia y detenciones, grupos de exterminio, , medidas extraordinarias (Estado de Excepción en los penales)…

Si Hasbún como generador de gobernabilidad y concertación no pudo hacer valer el Consejo, ¿cómo lo va a hacer el policía Ramírez Landaverde? Vienen tiempos más oscuros para los hombres y mujeres de buena voluntad que están poblando este Consejo…

Lo único que se puede concluir de los cambios del gabinete de Seguridad es que los halcones van a tomar el control total. Los hombres de la guerra contra las pandillas ya no van a dejar ningún espacio para los que hablan de la guerra contra la pobreza, la marginación y la violencia.

Con este equipo, Salvador Sánchez Cerén va a dirigir su política de seguridad en los 600 días que les quedan en el gobierno. Más el ex jefe de las fuerzas antipandillas de la PNC, Marco Tulio Lima, quien asume la dirección de Centros Penales. Más el omnipresente vicepresidente Óscar Ortiz que ha asumido el rol del gran comunicador del gabinete de Seguridad. Si fuera de las cámaras tiene incidencia real sobre los planes de guerra, esto es una de las grandes incógnitas de este gobierno.

Sin depuración, sin asignación de responsabilidades por los fracasos, sin reingeniería y sin un cambio radical de planes, estrategias y formas de operar, es difícil suponer que las cosas van a cambiar para mejor. Todo indica el cambio será para peor: habrá más improvisación; más represión sin focalización, afectando (y por tanto radicalizando) a todo el contorno social que convive con las pandillas en las comunidades marginadas; proyectos de prevención diseñados con criterios electorales…

Precisamente por estas razones ha fracasado la política de seguridad del FMLN. Los planes de represión apuestan al exterminio, no a la aplicación de la ley ni mucho menos a la generación de paz. Los planes de prevención no funcionan porque son percibidos por las comunidades como parte complementaria del plan de guerra, no como esfuerzos para erradicar la marginación. Además su diseño e implementación están en manos de una extraña mezcla de activistas partidarios y burócratas, que tienen en común que poco se ensucian las botas, poco patean calle, poco se relacionan con los liderazgos comunales.

Mientras todo esto no cambia, el Plan El Salvador Seguro será pantalla, y detrás de ella avanzaría la respuesta violenta del Estado a fenómenos que necesitan respuestas integrales e inclusivas. Esto se expresa en los números de homicidios, que nunca bajan de manera sostenida. Se expresa en una población marginada que comienza a ver a la PNC como amenaza… y mañana como enemigo.

(EL DIARIO DE HOY)


jueves, 5 de octubre de 2017

Carta a los que anhelan un ‘Segundo Acuerdo de Paz’: No sean ilusos

Estimados amigos:
Ahora están diciendo que fue por culpa de la oposición que se frustró la misión del embajador Andión y el mandato del Secretario General de Naciones Unidas de generar un “acuerdo de nación”. Primero lo dijo Rubén Zamora y luego El Faro, en una nota que fue más cuento que reportaje.

Claro que ARENA puso reservas y condiciones. Así lo hicieron el FMLN y el gobierno. Claro que ninguno de los dos entró con mucho entusiasmo a este proyecto, sino más bien con escepticismo. Así la sociedad salvadoreña entera.

Esta iniciativa estaba condenada al fracaso cuando se comenzó a hablar de un “segundo acuerdo de paz”. Los Acuerdos de Paz del 1992 eran posibles porque estábamos en guerra y todos llegaron a la convicción que nadie la podía ganar. Ahora no estamos en guerra, por lo menos no en guerra entre derecha e izquierda. Y no es cierto que nadie puede ganar. Estamos ante dos elecciones cruciales, y alguien las va a ganar.

Los Acuerdos del 1992 tuvieron como objetivo erradicar el uso de la violencia para alcanzar o defender el poder; desmilitarizar al Estado; e incluir a la izquierda en un sistema político pluralista. Para cumplir esto, había que refundar la república, reformar la Constitución, y establecer nuevas reglas para el juego político.

Hoy no estamos ante la necesidad de refundar la República, y quien lo exige, lo hace con malas intenciones. Tampoco necesitamos reformar la Constitución. Urge cumplirla y hacerla cumplir. Ponerse la meta de producir un nuevo Acuerdo de Paz significaba de antemano que iba a fracasar.

También fracasó porque no nació de la ciudadanía, ni siquiera de una iniciativa conjunta de las fuerzas políticas. Nació en Casa Presidencial.

Fracasó porque dejaron afuera los dos principales problemas del país: la crisis fiscal, porque la delegaron a una mesa paralela con mediación del Banco Mundial; y la crisis de seguridad y violencia, porque el gobierno tuvo miedo que por esta vía iban a entrar al diálogo las pandillas, como principales protagonistas del problema. Mejor vetaron el tema.

Y finalmente, el diálogo fracasó porque se inició a destiempo, cuando el país estaba al punto de entrar en dos años electorales, que van a definir el rumbo del país. Hay que dejar que se defina en las urnas, no en mesas de diálogo. Una vez que la nueva correlación de fuerzas esté definida, es el momento de sentarse y llegar a acuerdos.

Tengan paciencia. Saludos,


44298-firma-paolo
(MAS! y EL DIARIO DE HOY)

martes, 3 de octubre de 2017

Carta al gabinete de Seguridad: ¿Cuál reducción? ¿Cuál El Salvador Seguro?

Ustedes proclaman que han reducido la violencia. Con este éxito, su partido quiere ganar las elecciones del 2018 y del 2019. Porque otros éxitos no pueden mostrar.

Veamos si este éxito es verdad o mentira.

Ustedes están conduciendo la Seguridad desde el 1 de junio el año 2014. En los primeros 5 meses del año antes de que asumieran el mando, 1,466 salvadoreños habían muerto por homicidio: un promedio de 293 al mes, y de 9.7 al día. Este fue su punto de arranque.

En los siguientes 5 meses (de junio a octubre 2014), 1,677 salvadoreños murieron asesinados: un promedio de 335 al mes y de 11 al día. ¿Cuál reducción?

En el año 2015, cuando ustedes ya tenían lista su estrategia, su famoso ‘Plan El Salvador Seguro’, y sus planes operativos de topar a las pandillas, murieron asesinados 6,657 salvadoreños: 2,745 más que el año 2014 cuando asumieron el mando. Estamos hablando de 555 homicidios al mes y a 18.3 al día. ¿Cuál reducción?

En el año 2016, hubo 5,278 homicidios: 1,366 más que el año 2014 cuando ustedes tomaron el control. Equivale a 440 al mes y 14.5 al día. ¿Cuál reducción?

En el 2017, los homicidios sí bajaron. Pero en el recién concluido mes de septiembre, nuevamente llegaron al promedio del año 2016, con 435 mensuales.

Comparemos los meses de septiembre:
Septiembre 2012: 156 homicidios
Septiembre 2013: 242
Septiembre 2014: 333
Septiembre 2015: 685
Septiembre 2016: 344
Septiembre 2017: 435
¿Cuál reducción?

Viendo los números, que son los únicos que no mienten en el debate sobre Seguridad Pública, sus políticas han fracasado, y su discurso de reducción y éxito es mentira. En próximas columnas voy a explicar porqué fracasaron. Ahora sólo les adelanto el punto central: Están haciendo todo lo contrario al tal ‘Plan El Salvador Seguro’, que supuestamente es resultado de una gran concertación con todos los sectores representados en el Consejo de Seguridad Ciudadana que armaron. Este plan prioriza la prevención. El plan real que ustedes implementan en el terreno no sólo prioriza la represión, la lleva al extremo – incluso a chocar con la legalidad. Los miembros de este Consejo están frustrados, se sienten engañados, o ya dejaron de asistir.

Ustedes venden dos mentiras: El Plan El Salvador Seguro, que es puro adorno; y la reducción de homicidios. Ambos no resisten ningún análisis objetivo. La gente les va a cobrar la factura. Saludos,

44298-firma-paolo
(MAS! / EL DIARIO DE HOY)

sábado, 30 de septiembre de 2017

Carta a la Secretaría de Cultura: ¿Y el Palacio Nacional, para qué y para quién sirve?

Fui a un evento en el Palacio Nacional. Impactante el evento. Maravillosa la locación: El Palacio Nacional es una joya. En medio del caos del centro, una oasis de tranquilidad, una belleza arquitectónica. Felicito a los artesanos que han recuperado estas salas, estos techos, corredores y patios.

 Pero, ¿para quién brilla esta joya? Que bueno que de vez en cuando lo alquilen para eventos. Que bueno que uno, pagando un dólar, pueda incluso recorrerlo, como si fuera un museo. Que bueno que este palacio albergue un archivo. Pero museos y archivos son lugares pasivos y muertos. Estos espacios privilegiados en medio de lo inhóspito deberían llenarse de vida, de acción, de comunicación – todos los días.

El Palacio debería ser la sede de los artistas, de su producción, sus talleres, ensayos, exposiciones, espectáculos. Sus famosas salas, donde antes despacharon presidentes, militares, diputados y magistrados, deberían llenarse todos los días de bailarines, quienes ahora tienen que ensayar en lugares precarios; y todas las noches de los capitalinos viendo sus obras. Donde ahora hay oficinas, que podrían funcionar en cualquier otro edificio administrativo, deberían funcionar talleres de escultores, estudios de grabación para los músicos, clases de piano, etc.

¿Qué le pasa a nuestro país para que la Colección Nacional de pinturas esté colgada en la residencia presidencial (o sala de té de la primera dama), donde sólo se puede entrar por invitación de la pareja presidencial y por afinidad ideológica?

¿Qué le pasa a nuestro país para que el Palacio Nacional, maravillosamente restaurado en todo su esplendor, no tenga vida y no se convierta en espacio público y centro de encuentro cultural?

Todas las noches debería este palacio ser escenario de eventos como el que visité: la “Biblioteca Humana”, una iniciativa de Claudia Cristiani y Isabel de Sola. Imagínense: el Palacio Nacional abierto para que un montón de personas que jamás han tenido oportunidad de hablar con un ex pandillero, con una transexual, con un ex combatiente guerrillero, con una empresaria exitosa, con un deportado, con jóvenes de comunidades marginadas, tengan que enfrentarse a sus propios prejuicios y resentimientos. Todos estos personajes, convertido en libros humanos para que usted los lea y entienda…

Abran el Palacio, para que actividades como estas puedan tener lugar todas las noches. Si no, ¿para qué tenemos una Secretaría de Cultura y un patrimonio como el Palacio Nacional? Saludos,

44298-firma-paolo

 Pié de página:
Por el formato de mis cartas en los periódicos MAS! Y EDH no era posible explicar bien el carácter del evento que menciono. Fue un evento de ‘Foro Paz’, que es una iniciativa de Isabel de Sola, a través de la Fundación de Sola, junto con Contextos, una ONG educativa. La ‘Biblioteca Humana’, que se presentó en este evento, es un proyecto de AccesArte, una fundación cuya misión es potenciar el rol que la cultura juega en el proceso de nuestro desarrollo humano individual y colectivo, dirigida por Claudia Cristiani.
(MAS! / EL DIARIO DE HOY)

jueves, 28 de septiembre de 2017

Carta a todos los políticos: La verdad les hará creíbles


Parece que hay acuerdo sobre la reforma de pensiones. ¿Es la ideal? No. Es la posible y la necesaria.

Nunca las pensiones fueron el principal causante del déficit fiscal, siempre lo fue el exagerado aumento del gasto gubernamental. Por eso, la crisis fiscal va a continuar. Un poco aliviada por el arreglo de las pensiones, pero siempre habrá un déficit. Nos salvamos del impago, pero solamente del más inminente, el peligro sigue.

Con el problema pensiones resuelto, hay que retomar las negociaciones fiscales que el gobierno abandonó. Ya estaban bastante avanzadas, entre gobierno, FMLN y ARENA, y con mediación de los organismos financieros internacionales. Ya había el diseño de un acuerdo integral, con una fórmula bien simple: calcular y sumar todo el déficit de los años 2017, 2018 y 2019; dividirlo en 3 partes iguales: uno para cubrirlo con reducción de gastos del Estado; otro cubrirlo con aumento de impuestos; y el restante cubrirlo con financiamiento del Fondo Monetario Internacional. De manera que en tres años el presupuesto estará equilibrado.

Sobre esta fórmula general hubo acuerdo. Pero como siempre, el diablo está en los detalles. ¿Dónde recortar el gasto? ¿A quién afectar y a quién no?¿Cómo aumentar los impuestos? ¿El IVA? Además, ¿cómo calendarizarlo, o sea en cada año, cuánto ahorrar, cuánto recaudar y cuánto prestar?

Técnicamente, matemáticamente, fiscalmente será fácil terminar este acuerdo. La traba es política. Antes de las elecciones, nadie quiere hablar de impuestos, mucho menos de aumentar el IVA. Y no viene una elección, vienen dos seguidas. El gobierno obviamente no quiere recortar subsidios o congelar salarios estatales en medio de una campaña electoral permanente.

Pero la solución no es postergable. No podemos esperar hasta que pasen las elecciones del 2019. Mientras pelean por el poder, se arruinaría el país que quieren gobernar. No pueden ir a dos campañas hablando de cualquier cosa, menos de decirle a la gente la verdad: Cualquiera que llegue a gobernar, necesita recortar gastos y aumentar impuestos.

Hay una solución: Que todos digan la verdad, por amarga que sea, y juntos asuman el costo político de decir la verdad y hacer lo correcto. Y si no todos, por lo menos los que dicen que vienen para componer al país…

Las elecciones no las va a ganar quien trate de engañar a la gente, sino quien tenga el valor de decir la verdad y se atreve a hacer lo necesario. Saludos,

44298-firma-paolo

(MAS! / EL DIARIO DE HOY)

martes, 26 de septiembre de 2017

Carta al alcalde: Game over

Estimado señor Bukele:
Trataré de escribir esta carta lo más desapasionado posible. Realmente no importa lo que pienso yo de usted, sino lo que piensan los militantes del FMLN y los muchos ciudadanos que se sienten frustrados de los partidos.

No le va a funcionar su jugada. Usted provocó un pleito con el FMLN, con dos opciones de desenlace: Que el partido, por miedo de perder la alcaldía y la presidencia, se deje extorsionar y le postule candidato a la alcaldía y luego a la presidencia. La otra opción: Que el FMLN le expulse y victimice, lo que le permitiría convertirse en el caudillo que se ponga a la cabeza del malestar con los partidos y lanzar su proyecto político propio.

Pero ambas opciones son irreales. El FMLN no tiene problemas de hacer alianzas de conveniencia con personeros como Mauricio Funes o usted, pero jamás les va a entregar el partido. Al tratar de capitalizar las dudas, angustias y frustraciones que pueden existir en la militancia del FMLN, y al ponerse retóricamente a la izquierda del partido, se convierte en adversario a combatir y a aplastar. Y precisamente esto va a pasar. Además, por más que quiera abrirlo, no hay espacio a la izquierda del FMLN.

Veamos la otra opción a la que apunta: Desmarcarse del FMLN, deshacerse de la alcaldía, y lanzarse desde ya como candidato presidencial contra ambos partidos mayoritarios. Esto sólo podría funcionar bajo dos condiciones: primero, que logre llevarse una buena parte de las bases del FMLN; segundo, que logre que los amplios sectores que se sienten frustrados con ambos partidos, lo acepten como alternativa. Ambas condiciones no se van a dar: Al sólo salir del FMLN, usted se dará cuenta que la militancia y el voto duro del FMLN son disciplinados y jamás van a cambiar la bandera de su partido por seguir a un caudillo. Para ellos, usted era un aliado útil (para algunos, un tonto útil), para ampliar el alcance del FMLN. Esta utilidad vence el día que usted rompe con el partido. Este día se convierte en adversario.

Queda la pregunta si usted puede capitalizar el descontento de amplios sectores con los partidos y de esta manera construir y encabezar una tercera vía. Ahí se va a topar con un problema que parece que usted todavía no lo ha entendido: Estos sectores que se desmarcan tanto del FMLN como de ARENA están ubicados en el centro del espectro ideológico de la sociedad, y esperan opciones racionales, constructivas, concertadoras, capaces de superar el bloqueo que mutuamente se están haciendo los dos partidos mayoritarios. Pero cuando uno escucha sus críticas al gobierno y la cúpula partidaria del FMLN, se da cuenta que usted los ataca por no ser suficientemente radicales.

Usted exige al FMLN políticas aún más populistas en cuanto a reforma fiscal, reforma de pensiones, subsidios. Usted exige una política más radical, sin concesiones, frente a la empresa privada y la oposición. Mucha suerte con este radicalismo estéril.

Con esto, usted se ubica en el extremo del espectro político, no en el centro, donde se encuentran los sectores que podrían apoyar una tercera vía, ya que se sienten frustrados por ARENA y FMLN. La disputa por la confianza de los sectores frustrados con las políticas tradicionales de ambos partidos va a ser, a corto plazo, entre Javier Simán y Carlos Calleja; y a la larga la van a dar Johnny Wright, Juan Valiente y otros liderazgos emergentes de la sociedad civil. Usted, con las posiciones y actitudes que defiende, no califica para esta disputa por el centro de la sociedad.

Usted recibió mucho apoyo de gente que ingenuamente pensaba que usted podría ser la nueva cara del FMLN, el que sacuda este partido y lo lleve al siglo 21. Pero saliendo del FMLN, usted no tiene futuro político.

Usted tiene dos opciones: salirse dignamente de la política, o darse en la madre tratando de ir contra FMLN y ARENA. Espero que algún día exista un proyecto político que pueda competir contra ambos, pero no tendría nada que ver con el populismo irracional de usted.

Saludos,
44298-firma-paolo

Una versión más corta de esta carta sale en el periódico MAS!

(El Diario de Hoy)

sábado, 23 de septiembre de 2017

Carta a la Comisión de la Santa Inquisición de la Asamblea Legislativa: Exorcicemos al mal

Diputados:
Celebro que al fin se ha constituido una comisión legislativa que se encargue de la moral en este país. Hemos conocido que su primera acción será revisar y limpiar nuestra cultura de nombres y vocablos que invocan el mal. Una integrante de la comisión me hizo llegar la agenda con los primeros conceptos que van a erradicar.


Puerta del Diablo → Puerta del Santo


Diputado Carlos “El Diablito” Ruiz → diputado Carlos “Santito” Ruiz


Cantón Ateos → cantón Creyentes


Cerveza Cadejo → Cerveza Cordero de Dios


Cerveza Santo Coraje → (prohibirla por blasfemia)


Vino Casillero del Diablo → vino Casillero del Papa


Playa El Tunco → playa Paloma (disculpen, esto tal vez va en contrasentido)


Calle Schafik Handal → calle Roberto D’aubuisson


Calle Roberto D’aubuisson → Calle Schafik Handal (ah no, eso ya lo arregló Bukele, todavía se llama Calle San Antonio Abad)


Jamón del Diablo → Jamón del Cura


La Siguanaba → La Santa Patrona


“…la tumba de los rojos…” → “…el paraíso donde todos nos entendemos…”


¡Muerte a la oligarquía! → ¡Larga vida a José Luis Merino!

Hago un llamado a los lectores a completar esta lista, porque el mal está expresándose por todas partes. Pueden dirigir sus denuncias y propuestas a la Honorable Asamblea Legislativa, Comisión de la Santa Inquisición, o directamente a su presidenta, la diputada Lucy de León.

Espero que sea su comisión que redacte los planes y materiales de estudio para la nueva materia de “moral, urbanidad y cívica”, que el Ministerio quiere introducir a todas las escuelas del país.

En una segunda fase, sea bueno que también revisen el Código Penal, para establecer severos castigos para los portadores del mal. No es suficiente limpiar el lenguaje, hay que limpiar la sociedad…

Saludos,


44298-firma-paolo
(MAS! y EL DIARIO DE HOY)

viernes, 22 de septiembre de 2017

Voto joven. Columna Transversal

Es un círculo vicioso: los que deciden sobre prioridades son las generaciones que no necesariamente tienen interés en soluciones de largo plazo, sino en sus propios intereses de supervivencia.


El Salvador es un país de jóvenes, pero las elecciones son decididas por los viejos. Según un estudio de Fusades, para el 2018 el 30 % de los aptos a votar son jóvenes entre 18 y 29 años; y si sumamos los adultos entre 30 y 39 años, hay una mayoría de 50.8%.

Pero ambos grupos mostraron una participación electoral marcadamente menor que los salvadoreños de 40 años para arriba.

Por otra parte, los problemas más importantes pendientes de resolver son temas que afectan prioritariamente a los jóvenes y su futuro: educación, pensiones, seguridad pública. En los tres campos hay una enorme deuda con el futuro, o sea con los ahora jóvenes. En los tres campos urgen políticas públicas que por su carácter integral y estructural son de largo plazo: no van a definir la vida de los ahora adultos, sino predeterminar el futuro de los ahora jóvenes o niños.

Resulta absurdo que los jóvenes sigan dejando estas decisiones en manos de la generación de sus padres y abuelos. Parte del absurdo es que en un país demográficamente tan joven nadie da prioridad a la tarea de promover la participación política y electoral de los jóvenes. Es un círculo vicioso: los que deciden sobre prioridades son las generaciones que no necesariamente tienen interés en soluciones de largo plazo, sino en sus propios intereses de supervivencia.

Desde el punto de vista de sus propios intereses, la generación que sigue controlando al Estado, la economía y la sociedad, tiene razón para sospechar que los jóvenes, al tomar protagonismo, llevarían al país hacia otros rumbos.
En Alemania se practica desde hace 20 años un experimento que se llama “Juniorwahl – elecciones junior”. Una semana antes de cada elección general, se celebran elecciones donde los jóvenes entre 15 y 18 años votan -sobre la misma oferta electoral de los partidos. Este año se espera que en 3,500 escuelas participen más de un millón de adolescentes.

Lo interesante es que, según los resultados de las “elecciones junior”, en las 4 últimas elecciones federales (de 2002 a 2013) hubieran salido mayorías parlamentarias (y por tanto gobiernos) muy diferentes a los electos en las elecciones de sus padres.

En las elecciones federales de 2002, los socialdemócratas salieron empatados con los conservadores, pero junto con Los Verdes lograron una mínima mayoría de diputados, y su canciller Gerhard Schroeder pudo seguir gobernando. Pero en las “elecciones junior”, los socialdemócratas ganaron una clara mayoría (43 % en vez de 38.5 %), y sus socios del partido Los Verdes lograron un sensacional 14.6 %, en vez de los 8.6 % en las elecciones reales. Los jóvenes hubieran dado un claro mandato al programa de reformas de los socialdemócratas y verdes y esta colación no hubiera sufrido el fracaso que obligó a Schroeder a convocar elecciones adelantadas en 2005.

En 2005, la coalición reformista socialdemócratas/verdes perdió el poder. Pero tampoco la alianza conservadores-liberales logró una mayoría. Se estableció la “coalición grande” entre socialdemócratas y conservadores, bajo la dirección de Angela Merkel. Pero en las “elecciones junior” el resultado fue al revés: los socialdemócratas ganaron a los conservadores, y Los Verdes ganaron claramente a los liberales. Según los jóvenes, la alianza reformista hubiera continuado gobernando, con una mayoría parlamentaria.

En 2009, pasó algo insólito: el electorado (adulto) castigó a los socialdemócratas por haber entrado en coalición con los conservadores. Perdieron en grande, bajando a 23% frente a los conservadores con 33.8%. Merkel logró una mayoría parlamentaria en coalición con los liberales. Hora de la contrarreforma…

Sin embargo, en las “elecciones junior”, el resultado fue diferente: los jóvenes castigaron parejo a ambos partidos de la “gran colación”. Ambos bajaron a un miserable 19%, y los verdes se convirtieron en la primera fuerza, con 21%, y los emergentes Piratas ganaron 12.2%. Este partido rebelde, en las elecciones reales, quedaron con 2 % fuera del parlamento. Es decir, los jóvenes también querían sustituir la gran coalición, pero dieron mayoría absoluta a una coalición reformista aún más radical, incluyendo a los Piratas.

En 2013, el gobierno conservador-liberal fracasó. Los liberales ni siquiera lograron entrar al parlamento. Con 41.5%, Angela Merkel derrotó claramente a los socialdemócratas y verdes, que juntos sólo llegaron a un 34.1%. La única forma de garantizar la gobernabilidad: una nueva “coalición grande”, bajo dirección de Merkel.

Muy distinto fue el resultado de las “elecciones junior”. Los adolescentes entre 15 y 18 años dieron un mandato para una coalición reformista entre socialdemócratas, verdes y Piratas.

En las 4 “elecciones junior”, los jóvenes dieron apoyo a los partidos que propusieron reformas profundas en los campos educación, justicia social/pensiones, medio ambiente y (en el caso de los Piratas) transparencia y revolución digital. Si hubiera dependido de los jóvenes entre 15 y 18 años, Alemania hubiera sido gobernado por coaliciones reformistas, conducidos por cancilleres socialdemócratas, desde 1998, cuando Gerhard Schroeder puso fin a 16 años de gobiernos conservadores bajo Helmut Kohl, hasta la fecha…

Tradicionalmente, los resultados de las “elecciones junior”, aunque son celebrados una semana antes, se dan a conocer en la noche de las elecciones generales. Con un argumento absurdo: para que los jóvenes no influyan a los votantes adultos. Pero los jóvenes tienen todo el derecho del mundo de influir en las elecciones generales, porque es su futuro que está en juego.
(MAS! / ELDIARIO DE HOY)

martes, 19 de septiembre de 2017

Carta a Milena “tu amiga”: Ya no hay indios que se dejen engañar con espejitos

Estimada candidata a diputada:
Esta carta, dirigida a vos, va a todos los candidatos que piensan que para ganar simpatía y votos hay que regalar cosas a los pobres. Incluso es un poco injusto que a vos te estén haciendo leña en las redes sociales por los lentes que estabas repartiendo. Es injusto, porque casi todos los candidatos, de todos los colores, siguen esta mala tradición electorera. Unos regalan escobas, otros dulces, láminas, juguetes, consultas médicas…

Y vos regalás lentes, lo que es peor, ya que las láminas y los juguetes por lo menos no hacen daño a nadie, pero lentes no idóneos sí.

Tampoco sos la primera (ni la última) candidata que usa a los niños para llegar a los padres que sí votan. Claro, a los bichos es más fácil ganárselos con cualquier cosita – y tienen la gran ventaja que no hacen preguntas a los candidatos, no esperan propuestas políticas.

Pero los adultos sí esperan que quienes les pidan el voto les expliquen cómo piensan actuar diferente a los actuales diputados que, según todas las encuestas, tienen tan poca credibilidad.

Los partidos lanzan todas estas “caras nuevas” al juego electoral para convencernos que hay renovación, que hay apertura, que esta vez será diferente. Entonces, ¿qué sentido tiene que estas “caras nuevas” se comporten igual que las generaciones de candidatos que han llegado a las comunidades con piñatas y con discursos vacíos, para luego sentarse en la Asamblea y olvidarse de las necesidades de la gente? Ninguno.

Incluso si sólo se tratara de conseguir votos, esta táctica ya no funciona. La gente no es tonta. Agarran los regalos, porque tienen necesidad; dicen gracias y hacen fila para ver qué traen los otros candidatos vestidos de otros colores. Y se olvidan de tu cara, de tu nombre y tu sonrisa. Pero tengo entendido que no sólo se trata de ganar votos, sino de renovar la política, así me dicen todos los candidatos nuevos, jóvenes, guapos y elocuentes. Y para esto, para renovar la política, para restablecer la confianza en la política y la credibilidad de los diputados, los lentes y juguetes que ustedes regalan a los pobres son tan inútiles como fueron los espejitos que los conquistadores regalaron a los indios; y como fueron los botes de leche en polvo que el ejército repartió a los sobrevivientes de bombardeos y masacres en la pasada guerra civil.

Así no se gana ni el corazón ni mucho menos la mente de la gente. Hay que hacer un poco más: primero, escucharlos, para entender su situación y sus necesidades; segundo: ofrecerles soluciones a los problemas de violencia, desempleo, marginación, abusos policiales. Te digo a vos y a todos los candidatos que hoy andan de barrio en barrio: Si no tienen ganas de aprender, y si no tienen propuestas concretas, mejor no vayan a las comunidades, porque así como lo hacen sólo abonan más a la decepción y la frustración de la gente.

En resumen: O entrás a la política para renovarla, o te exponés a la sospecha que sólo estás buscando los privilegios que reparten en la Asamblea. Y como te dije: Este mensaje va para todos los candidatos, de todos los colores, y por supuesto también a los que buscan la presidencia.

Sólo te digo lo que la gente en las comunidades sienten, pero lo que por cortesía –o por necesidad- no te dicen en la cara. Saludos,

44298-firma-paolo
(MAS! / EL DIARIO DE HOY)

sábado, 16 de septiembre de 2017

Telegramas para explorar otro enigma: ¿Hacia dónde va ARENA?

En la última entrega de telegramas, explorando el enigma ‘N’, anuncié a los troles que no se preocupen: “Los próximos telegramas van a los areneros.” Ellos son un enigma también que vale la pena descifrar…

A ARENA: Para mover algo en Washington, hay que hablar claro y franco. ¿Es posible en una delegación conjunta con el FMLN y el gobierno, simulando unidad nacional y obviando las contradicciones? ¿Por qué no piensan en una delegación conjunta con sociedad civil? 

A Luis Parada:
Si nadie te invita a formar parte del lobby que hay que hacer en Washington por el TPS, hazlo por cuenta propia. Vos te puedes zampar a la Casa Blanca y hablarles sin tapujos.

A Eduardo Barrientos, Sherman Calvo y Rolando Alvarenga:
¿Cuándo van a tener la decencia de renunciar al COENA y dejar el camino libre a la renovación de ARENA? 

A Mauricio Interiano:
¿Qué pasó con la renovación del COENA que prometiste? ¿Cuándo vas a incorporar a Juan Valiente para que todos dentro y muchos fuera del partido se sientan representados?

A los candidatos a diputados:
Dejen de llevar regalitos a las comunidades. Lleven propuestas concretas. Si no, nadie les va a parar bola.

A la fracción:
Con el gobierno están hablando de aumentar impuestos. Pero nadie quiere hablar de esto en la campaña. Digan: Estamos dispuestos a compartir el costo político con el FMLN, y nosotros damos la cara.

A Rodrigo Ávila y Chato Vargas:
Si entran en una competencia con el FMLN de quién será más macho aplicando mano dura, el país se va al carajo. Esperamos alternativas.

A Javier Simán:
Solo serás candidato y presidente si llenás el terrible vacío que todos los presidenciables (no sólo de ARENA) dejan en cuanto a propuestas concretas y valientes.

A Carlos Calleja:
Te digo lo mismo que advertí a Mauricio Interiano, cuando fue electo presidente del COENA: Si no te hacés independiente de los que empujan tu candidatura, tal vez llegarás a la meta, pero con las manos atadas.

A las bases:
Si no exigen ahora a los candidatos (a diputados y la candidatura presidencial) que asuman el liderazgo para renovar su partido y abrirlo a la ciudadanía, luego no se quejen que pierdan elecciones.

A Johnny Wright:
Sea cual sea el papel político que adoptés al terminar tu mandato, tu responsabilidad es ante las expectativas de liderazgo alternativo que despertaste. Dentro y fuera del partido.

A Neto Muyshondt:
No creas que sin Bukele tendrás chiche ganar la alcaldía. No será fácil derrotar al FMLN – ni las taras en tu propio partido. La gente no quiere regresar al pasado sino avanzar.

A los candidatos nuevos:
Tienen que darnos una razón para votar por ustedes. Para esto, tienen que tomar posiciones claras.

Al COENA:
Si no garantizan una carrera por la candidatura presidencial justa, de altura y libre de manipulaciones, su candidato no tendrá ventaja sobre el designado del FMLN.

A todos: Quien se enoja, pierde. Saludos,

44298-firma-paolo

(MAS! / EL DIARIO DE HOY)
 

jueves, 14 de septiembre de 2017

Carta a Rossemberg Rivas: ¿Quién puede representar a los salvadoreños?

Estimado amigo: Vos ya estás acostumbrado a que los imbéciles de este país, que no son pocos, te ataquen, te hagan burla, te insulten. Lo que me encanta de vos es que te vale.

Por tanto, no hace falta consolarte por toda esta basura que salió a la luz a raíz de una foto que salió de vos a la par del canciller Hugo Martínez, presentándote como “embajador de marca país”. Y como los intolerantes también suelen ser ignorantes, tal vez pensaban que Hugo te había nombrado embajador para representar al país en alguna capital del mundo. Y pegaron el grito a lo ancho de Twitter, Facebook, y seguramente de todos los chupadero de machos…

De paso sea dicho: Si Hugo te hubiera nombrado embajador en Paris, Berlin o Roma, le hubiera felicitado. Ninguna ofensa a los señores embajadores en estas capitales, a los cuales desconozco - pero sí conozco algunos embajadores salvadoreños, que no tienen ni de cerca la calidad humana y profesional tuya.

Los imbéciles pegaron el grito de indignación por tu orientación sexual y tu manera de vestirte. “¿Cómo nos va a representar a los salvadoreños un perverso? ¿Qué van a pensar de nosotros?” Pero los mismos imbéciles parece que se ven bien representados por Sigfrido Reyes y José Luis Merino, ambos altamente cuestionados por enriquecimiento ilícito; ambos sí representando oficialmente a El Salvador ante el mundo; ambos con elevados salarios y viáticos, aparte de la inmunidad que les garantiza su cargo…

Pero te atacan a vos, quien por buena gente se dejó embaucar, no sé por quién, para dar la cara por la campaña “marca país”, que el gobierno se ha inventado para pintar de bonito un país que ellos mismos han llevado a estado fallido. Lo único que los imbéciles unidos han logrado con sus ataques de intolerancia es darle validez a esta farsa de “marca país”. No cuestionan la farsa, pero cuestionan al único componente decente de esta campaña, que son los tipos buena onda como vos, que por amor al país se dejaron convencer a participar en ella, sin cobrar nada - y con el peligro de hacerse los ridículos, ya que se van a topar afuera con una “marca país” ya establecida, que es muy diferente: marcada por pandilleros que matan a policías, por policías que ejecutan a pandilleros, y por corruptos que gozan de inmunidad.

Conozco a varios de los “embajadores de marca país”, y todos son como vos: buena gente, tal vez un poco ingenuos, pero actuando por amor al país, porque les da pena cómo nos ven en el mundo.

Mientras todavía las fotos tuyas con los enfermizos comentarios se viralizan en las redes, nadie cuestiona que hayan escogido a Guillermo Gallegos para encabezar una delegación a Washington para mejorar la mala imagen de El Salvador, la cual el gobierno del FMLN ha creado con su apoyo a dictaduras y su tolerancia con escuadrones de la muerte.

¿Es Gallegos un digno representante de El Salvador, pero vos no? Es al revés. Gallegos dentro de poco va a enfrentar un juicio por enriquecimiento ilícito; y como no logra realizar su sueño de implementar la pena de muerte, apoya a los escuadroneros que la aplican al margen de la ley. Según los imbéciles, este señor sí los puede representar dignamente, pero no un artista reconocido, pero controversial por la franqueza con la cual vive su homosexualidad. Vos sos honesto y transparente, mientras Sigfrido, Merino y Gallegos son cuestionados por corrupción. Ellos pueden representar al país y cobrar caro, pero vos no puedes representarlo ad honorem. El mundo al revés…

Siga adelante, Rossemberg, así como sos. Te saluda Paolo Luers

(MAS! / EL DIARIO DE HOY)