jueves, 27 de febrero de 2014

Carta al candidato Sánchez Cerén

Estimado Salvador:
En repetidas veces rechacé, en público, cuando tus adversarios te querían descalificar por tu participación en la guerrilla. Como si en este país fuera pecado haber sido guerrillero. Como si los que fuimos guerrilleros no tuviéramos derecho de optar por cargos públicos. Como si no hubiéramos suscrito los Acuerdos de Paz para asegurar que todos, sin exclusión política o ideológica ninguna, seamos parte de la reconstrucción del país y de la vida democrática...


Por esto, cuando salió la señora Maritza Herrera Rebollo con sus anuncios cuestionando tu derecho de postularte para la presidencia, yo escribí en mi carta del 31 de octubre 2013: “Me indigna que ARENA, que igual que el FMLN tiene su origen en la época de la violencia política y la guerra, utiliza la trágica historia de su familia como argumento electoral.”
¿Por qué? Por esto: “La incorporación de la izquierda alzada en armas era igual objetivo central de los Acuerdos de Paz que el desmontaje de los escuadrones de la muerte y de los cuerpos de seguridad represivos.”
Yo no votaré por ti, Salvador. Pero no es por tu pasado. Es por el futuro que nos prometes. Incluso tu pecado principal (las masacres de San Vicente, cometidos contra nuestros propios compañeros, cometidas bajo tu liderazgo o negligencia) para mi no es razón de no poder darte mi voto - si estuviera viendo que has aprendido de la historia y los errores de la izquierda. Lamentablemente veo lo contrario.
Cuando digo: no votaré por ti, no por tu pasado, sino por el futuro que nos prometes, me refiero al menosprecio que ustedes siguen teniendo para lo que la izquierda marxista siempre ha llamado, casi con asco, la “democracia burguesa”, con sus reglas como el respeto a las minorías, la alternancia en el poder y la independencia de las instituciones creadas para controlar al poder (Corte Suprema, Sala de lo Constitucional, fiscalía, Corte de Cuentas, Tribunal Electoral, etc.)
Si tú y tus camaradas en la dirección del FMLN hubieran superado este menosprecio a la democracia liberal y sus reglas, no podrían mantener como referentes las revoluciones de Cuba, Venezuela y Nicaragua. Si tuviéramos aun dudas sobre tu vocación democrática o autoritaria, se nos quitan ahora cuando en Venezuela salan estudiantes a la calle – y la “revolución bolivariana” les da palo y plomo. Y tú defiendes esta barbaridad. No te causa asco el hecho que tu amigo Maduro está reprimiendo a los estudiantes.
Yo podría votar por personas que en el pasado han cometido errores, incluso violaciones a los derechos humanos, porque todos hemos actuado dentro del esquema de una guerra civil: o me matas o te mato. Estas deudas mutuas las saldamos con los Acuerdos de Paz – y con nuestro compromiso de construir un país donde nunca más el Estado reprime a sus ciudadanos.
El problema es que nunca cambiaste. En el fondo sigues convencido que la izquierda debe construir un estado revolucionario, como en Venezuela, donde ya no caben la huelga, la protesta, las manifestaciones de estudiantes – a menos que sean “contrarrevolucionarios” o “fascistas”. Y a estos se puede reprimir, torturar, matar – a nombre de la revolución. Como en aquel entonces en San Vicente. Como hoy en Venezuela.
Repito, Salvador: Tu problema no es tu pasado, sino el hecho que este pasado sigue siendo presente. Y si te conviertes en presidente, amenaza nuestro futuro.
Saludos, Paolo Lüers
(Más!/EDH)

martes, 25 de febrero de 2014

Carta a los viejos chambrosos

Estimados señores:
No voy a hablar de “viejas chambrosas”, porque no quiere correr el riesgo que (¡Dios guarde!) me comparen con el profesor Sánchez Cerén, quien dijo que no va a debatir con su contrincante Norman Quijano, porque esto sería un “chambrerío de viejas” – y mire cómo le fue al pobre con este comentario: hasta las feministas las tiene encima, menos por supuesto las que juraron sumisión a los hombres que conducen al FMLN...

Así que me dirijo a los que difunden “chambrerío de viejos”: Dejen de joder al pobre presidente con el Ferrari. Dejen que el presidente se componga del trancazo, sea cual sea que haya sido, por que el hombre tiene cosas importantes que hacer. Por ejemplo, ganar unas elecciones...
Les voy a decir cómo yo veo este asunto. No tengo ni idea quién iba en el Ferrari que se hizo torta contra el pobre arbolito en la Plaza de la Bandera a las 3 de la mañana del día 18 de febrero. ¿Y saben qué? No importa. Los que andan en Ferrari en este país, sean empresarios o presidentes u otro tipo de playboys, no me importan. Pueden hacerse torta donde quieren, mientras no matan a nadie en el intento...
Lo importante ya pasó: ustedes, los “viejos chambrosos” comprobaron una tesis interesante, y esta es válida independientemente de que sepamos o no quién iba a en el Ferrari y quien no: Aquí la mara ya no se sorprende de nada que digan del presidente. Aparte de su alero de toda la vida Hato Hasbún, aquí nadie dijo que era impensable que nuestro presidente haya andado en un Ferrari – esto ya nos parece lo más normal. Tampoco nadie dijo que era impensable que nuestro presidente hubiera andado en zumba, ni mucho menos que fuera capaz de poner al batallón presidencial y la PNC para ocultar un accidente...
Me explico: ya no es tan importante saber quién anduvo en el Ferrari, sino el mero hecho que nos causa tan poca sorpresa cuando ustedes, los “viejos chambrosos” digan que fue el presidente.
En Nicaragua, cuando su propia hijastra acusó a Daniel Ortega de haberla violada desde su infancia, nadie escuchó a los nicaragüenses pegar el grito que esto era impensable. Igual, nunca sabremos si era cierto o no. Pero el hecho es que a su pueblo no le sorprendió por nada la acusación.
En cambio, si alguien trataría a contarles a los uruguayos que su presidente Pepe anduvo en un Ferrari, lo declaran loco. Y punto, discusión terminada. O si alguien me quiere vender la historia, aunque sea con fotos, que la señora Merkel se escapa de noche en el Ferrari de un amigo empresario, me muero de risa al solo tratar de imaginármelo. Aquí nadie se murió de risa. Ni en Francia, cuando dijeren que el presidente Hollande, para ver a una su amante, atravesaba Paris en una moto escondido detrás de un casco.
Para ser justo: Cuando salieron algunos “viejos chambrosos” hablar sobre Paco Flores y los cheques chinos, tampoco escuchamos a nadie gritar: ¿Paco? ¡Imposible!
La verdad: Lo que nos sorprendió no fueron los cheques chinos sino la forma torpe como se defendió (mas bien, no defendió) ante la comisión de la Asamblea.
¿Y Saca? Nadie se sorprende al ver las fotos de la mansión que se construyó, aunque parece de mentira.
Entonces, ¿qué tipo de gobernantes tenemos que nadie se sorprende, por más increíbles que sean las historias que nos cuenten de ellos?
Dejen de chambrear, viejos. Aquí no pueden competir con la vida real.
Saludos, Paolo Lüers
(Más!/EDH

Vimos morir a demasiados periodistas durante la guerra, como para tolerar que en tiempos de paz sigan matando a colegas

La semana pasada fui a Honduras, invitado como conferencista en un foro llamado “Periodismo en situación de riesgo”. Participaron 80 colegas de Honduras, de todos los colores políticos y de todo tipo de medios.
Antes de tener que hablar, escuché las historias de horror que contaron y analizaron los otros invitados, colegas muy experimentados de Colombia y México: periodistas asesinados, medios atacados, silencio impuesto... Pero a la vez eran historias de esperanza, porque contaron cómo los colegas y los medios se unieron para defender nuestra profesión, para exigir a los gobiernos que rompan con la impunidad.

Luego hablaron los colegas de Honduras: 39 periodistas asesinados en los últimos 5 años; impunidad total; miedo y, como resultado: silencio ante la corrupción y sobre todo, ante los vínculos entre policía y crimen organizado. Pero lo más desconcertante: la profunda división del gremio, reflejando la extrema polarización del país. Y dependiendo a quién asesinaron - a un periodista que apoyaba el golpe contra Zelaya, o a un colega identificado con la resistencia contra el golpe-, cada muerte fue llorada por la mitad del gremio y silenciada (o incluso aplaudida) por la otra mitad...

Cuando al fin me tocó hablar sobre el periodismo en El Salvador y los riesgos que enfrentamos, casi les pedí disculpa a mis colegas de Honduras, México y Colombia por no poder compartir historias de horror. Les dije que en El Salvador vimos morir a demasiados compañeros periodistas durante la guerra, como para tolerar que en tiempos de paz sigan matando a colegas, y como para permitir que nuestras diferencias nos inhiban a actuar como gremio, unidos y solidarios...

Les conté que en El Salvador nuestras diferencias políticas y sobre cómo hacer periodismo son reales, las debatimos con pasión, pero en la guerra aprendimos dos cosas (y pagando un altísimo costo humano): que solo juntos nos podemos defender; y que la única protección no es el Estado (porque normalmente de sus “autoridades” proviene la amenaza) sino solamente la sociedad, cuando reconoce la calidad y la credibilidad de nuestro trabajo.

Me atreví a improvisar una tesis: para explicar porqué en El Salvador, desde los Acuerdos de Paz, no tenemos violencia contra periodistas. Ni la policía, ni las pandillas, ni nadie nos mata. Tenemos todo tipo de violencia, pero no esta violencia infame que sofoca la libertad de prensa e impone silencio, como pasa en amplias regiones de México y de Honduras. No tenemos esta flagelo en El Salvador, porque los periodistas, durante la guerra y en el proceso de paz, nos pusimos las pilas y jugamos un papel importante y valiente, creando transparencia, ejerciendo crítica y denuncia, expresando las aspiraciones de la ciudadanía – y porque la sociedad reconoce este papel clave del periodismo, y por ello protege a nuestra profesión y no permite que nadie la intente de callar, ni con balas, ni con otro tipo de represión. Y hasta las pandillas respetan este consenso no escrito.

Quiero pensar que estoy en lo correcto con esta tesis. No significa que el periodismo nuestro sea ideal. Falta mucho. Pero la guerra nos hizo aprender las lecciones que  ahora en Honduras y en México están obligados a aprender.

Tampoco significa que aquí no existan peligros para la prensa y el ejercicio de su libertad. Existen, y siguen proviniendo del los gobiernos, sean de derecha o de izquierda, que no quieren transparencia, no toleran crítica, chantajean a los medios, y niegan acceso a información. En El Salvador, los peligros para el periodismo no provienen del crimen organizado. Quien lo sostiene, distrae la atención del problema que se llama gobierno.

La experiencia nos dice: Para garantizar que la sociedad nunca más permita violencia política y contra los periodistas, tenemos que mejorar la calidad de nuestro trabajo, consolidar nuestra credibilidad y unirnos a pesar de nuestras diferencias. Hay tiempo para pelearnos entre nosotros, y tiempo para pelear juntos contra las fuerzas que atentan contra la libertad de expresión.

Los colegas de Honduras nos aseguraron que van a ir en esta dirección, superando las tentaciones del periodismo militante que les ha impedido a unirse contra los peligros, y también a mejorar su trabajo.
(El Diario de Hoy)

sábado, 22 de febrero de 2014

Carta a ARENA

Estimados amigos:
Al fin Norman Quijano puso orden en su partido, tomando la iniciativa de expulsar a Paco Flores. Un poco tarde - el partido hubiera tenido que hacerlo cuando inmediatamente después de la primera declaración de Flores ante la comisión de la Asamblea. Pero al fin, es una muestra del liderazgo que Quijano está asumiendo.
Ustedes, los areneros, tienen que entender que el mensaje que los votantes dieron el 2 de febrero. Su candidato está demostrando que lo entendió.

La primera lección: La gente ya no tolera la impunidad frente a la corrupción de sus gobernantes. Parece que Norman aprendió el mensaje - y está dispuesto a actuar. Con su demanda al Tribunal de Ética, Norman está diciendo a Paco Flores: Si sos culpable, no te vamos a defender, ni el partido, ni mucho menos un futuro gobierno de ARENA. Ni a vos, ni a nadie -sea quien sea- que se haya enriquecido dentro de un gobierno de ARENA.

Y de paso se deshizo de un pésimo asesor y comenzó a reparar el daño que Flores ha hecho a su campaña, diseñando mensajes que en vez de confianza, dieron miedo a la gente. El hecho que Norman Quijano, cuando al fin comienza a revelar con qué tipo de personas piensa gobernar, primero presenta a Facundo Guardado como su futuro ministro y a Salvador Samayoa como su principal asesor en asuntos de  Seguridad, muestra dos cosas fundamentales que pueden dar un giro a la campaña: Primero, que a partir del 2 de febrero ya no es una campaña de ARENA, sino de todos que estén dispuestos a unirse para defender la democracia y para poner al país nuevamente en el camino del crecimiento económico. O sea, ustedes los areneros tienen que entender y abrazar la idea que en esta campaña ya no se trata de que ARENA recupere el país, sino de que el país recupere su rumbo a la democracia y a la creación de oportunidades. Por esto, Quijano hizo lo correcto y necesario cuando involucra a Facundo y al Pollo Samayoa en la principal del próximo gobierno: resolver el problema de la violencia que tiene enfermo al país. Con esto demuestra que entiende que esto trasciende el interés y la capacidad del partido. Ojala que ustedes lo entiendan también

El otro mensaje importante que transmite Norman Quijano con la decisión de nombrar a Facundo y Samayoa en Seguridad: No vamos a revivir recetas ya fracasadas tipo la mano dura, sino vamos a abrir un capítulo nuevo, con un concepto integral que nadie ha intentado poner en práctica: centrar la estrategia en la inversión en los barrios y en la reinserción de los que están fuera de la vida productiva y al margen de la ley.

Puedo dar fe que Norman Quijano realmente ha entendido el mensaje que le mandó el electorado, sobre todo en las zonas más afectadas por la delincuencia: No queremos políticas que inyectan más conflicto en mi vecindario, sino políticas que inyectan inversión, oportunidades y armonía. En este sentido, con separarse de Paco Flores (el que inventó la mano dura) Norman Quijano manda tres mensajes fundamentales: no habrá inmunidad; habrá apertura, mucho más allá de ARENA, y habrá un rumbo nuevo en la política del combate a la violencia y la delincuencia. Los nombres y las trayectorias de los que ahora son sus principales asesores y mañana serían las principales piezas de su gobierno demuestran lo certifican. Ahí están, aparte de los ya mencionados: Claudia Umaña, Joaquín Samayoa, Raul Melara. Miguel Ángel Siman, y el economista Rivera Campos.

¿Por qué escribo todo esto en una carta dirigida a ustedes, los cuadros y bases de ARENA? Porque si ustedes no entienden y abrazan hacía una campaña que trasciende su partido, de nada sirve el esfuerzo de Norman, René y su equipo. ARENA no es suficiente para ganar estas elecciones, pero sin ARENA es imposible. Ustedes tienen que hacer un esfuerzo sobrehumano en el territorio y convertirse en portadores del nuevo mensaje de inclusión, apertura y lucha contra la corrupción.

Saludos, Paolo Lüers 
(Más/EDH)

jueves, 20 de febrero de 2014

Columna Transversal: Historia en vivo

El pasado martes me quedé todo el día pendiente de lo que iba a pasar en los dos lugares del mundo, donde movimientos ciudadanos están al punto de derrocar sus gobiernos autoritarios: en Ucrania y en Venezuela.

Era un día de trabajo, así que no era opción quedarme viendo tele todo el día. La solución: twitter. De todos modos, en la tele salió poco. En twitter, salió hasta demasiado. 
En Venezuela, el joven y dirigente opositor Leopoldo López había convocado a los estudiantes y a toda la alianza democrática a acompañarlo en el momento de entregarse a la Guardia Nacional, que lo estaba buscando por haber convocado las grandes marchas del 12 de febrero, cuya represión cobró 3 muertos. En Kiev, a la misma hora la policía se aprestaba a asaltar a una multitud opositora que tiene semanas de acampar en la céntrica Plaza de la Independencia, el Maidan, pidiendo que su país salga de la histórica dependencia de Rusia.
En Twitter, recibí minuto por minuto un flujo permanente de información, fotos y videos que facilitó que los momentos de máxima tensión que vivieron los manifestantes en Kiev y en Caracas se conocieran, en vivo, en todo el mundo. El problema: es abrumadora la cantidad y a veces confusa la calidad de la información que nos tiran en twitter. Y muy dada a la manipulación y la mentira.
Pero en Kiev andaba una muchacha que admiro mucho, sin conocerla fuera de redes sociales: Marina Weisband, alemana de origen ucraniana, dirigente del partido Los Piratas en Alemania - bajo el indicativo @afelia una gran tuitera. Marina estuvo en la Plaza de la Independencia tuiteando emociones e informaciones. Y en Caracas andaban, en medio de la concentración de camisas blancas, muchos amigos míos, entre periodistas y dirigentes opositores, todos usando twitter para transmitir el momento histórico: toda la dirigencia opositora, incluyendo Henrique Capriles, en la plaza Brión en Chacaito, junto con cientos de miles de ciudadanos, rodeados por tanquetas, batallones de antimotines y francotiradores en los techos. Y aparece Leopoldo López. Máxima tensión. Nadie sabe cómo va a reaccionar la Guardia Nacional. De repente, el ministro del Interior anuncia su orden a la Guardia de no intervenir y retirarse a un anillo más periférico. La multitud celebra, pero la tensión se mantiene. Una colega tuitea: “Puede ser la calma antes de la tormenta.”
Estas noticias se mezclan, en mi TL, con otras aun más dramáticas: en Kiev, la policía política anuncia que en el Maidan solo quedan terroristas y que procederá contra ellos con toda la fuerza disponible. Ya hay muertos y heridos. @afelia escribe: “¡20 mil terroristas! Hoy podría ser la noche más sangrienta de la historia de Ucrania.”
Desde Caracas, cientos de testigos reportan el dramático momento cuando Leopoldo, luego de llamar a la multitud a mantenerse firme pero pacífica, se entrega a la Guardia Nacional, que lo mete en un vehículo y lo saca de la plaza. Docenas de tuiteros acompañan el vehículo y reportan adónde lo llevan. Cientos de fotos del dirigente dentro de un blindado. Hasta que desaparece de la vista del mundo en la base de la Fuerza Aérea La Carlota. Fotos del helicóptero que se levanta...
Las fotos que desde Kiev y Caracas se parecen, las imágenes se confunden en una historia universal de resistencia y represión. Pelotones de antimotines con cascos, fusiles y escudos se ven iguales en todo el mundo. Las caras de angustia, de rabia y de coraje de estudiantes enfrentando a estos pelotones, se ven idénticos hasta en la China. Mujeres entregando rosas o tacando violín a los policías antimotines – y otras sangrando de impactos de bala son imágenes universales que nos hablan de cobardía y coraje. Me viene a la mente la foto que recorrió el mundo desde Praga en 1968: un estudiante sentado en la calle bloqueando el camino a una columna de tanques rusos. Una foto que impulsó a los estudiantes del mundo entero, que ya estábamos protestando contra la invasión americana en Vietnam, a protestar igualmente contra la invasión rusa en Checoslovaquia.
Hoy todo esto lo sabemos al instante, en twitter. Y esto complica la vida terriblemente a los gobernantes represivos, sean en Ucrania, en Venezuela o en Siria. A Leopoldo López no lo pueden torturar ni desaparecer, porque se entregó en público, acompañado por medio millón de venezolanos, y miles de ellos mandaron al mundo fotos, videos, palabras. En Kiev, aunque también hay cientos de celulares transmitiendo todo, la vida vale aún menos. Pero todos los que presencian el asalto policial al Maidan coinciden: sin el monitoreo mediante twitter, esta noche hubiera terminado con no con 18 muertos, sino en una terrible masacre.
Mi amiga cibernética @afelia escribe: “Los cinco canales de televisión de Kiev están fuera del aire.” Ahora todo depende de los reporteros ciudadanos con sus iphones.
Génesis, antes, durante y luego de la acción paramilitar contra los estudiantes en Valencia. El día siguiente falleció.

Y de repente aparece, entre tanta imagen de horror, la foto de una de estas bellezas venezolanas que conocemos de revistas: la reina de turismo de Valencia, Génesis Carmona. En el texto el tuitero @RAPS14 pide donaciones de sangre para Génesis: la belleza ha sido destruida por un balazo en la cara. Me meto en su twitter. El último RT de Génesis: “La oposición unida debe defender a Leopoldo López y Maria Corina Machado ante intención del gobierno de encarcelarlos.”
(El Diario de Hoy)

Carta a un colega

Estimado Ciro Granados:
Cuando vos denunciaste que “un dirigente de un partido político de derecha” te había amenazado de muerte, inmediatamente te mandé un mensaje en tuit diciendo: “Nadie tiene derecho a amenazar la vida de otros, mucho menos de periodistas.”


Esto fue hace una semana. Pero a la fecha vos no has dicho quién te amenazó. Que yo sepa no has ido a la fiscalía para hacer una denuncia concreta contra una persona concreta, con nombre y apellido.
¡Esto no se vale, colega!
Si alguien te amenaza, tenés varias opciones para responder. La más lógica: Lo denunciás con nombre, apellido y pruebas ante la fiscalía y ante la opinión pública. No lo hiciste.
O, si la amenaza es tan seria que pensás que puede desembocar en un acto violento, vas a la fiscalía y la policía, de manera confidencial, para que intervengan y pongan preso al político que te está amenazando.
La tercera opción que tenés es olvidarte de la fiscalía y de la PNC, porque de todos modos no hace nada, y enfrentar al político que te manda amenazas en público. Esto es lo que yo haría.
Pero las tres opciones solamente funcionan si tenés pruebas. Porque si no, cometés el delito de acusación falsa y difamación.
Vos no no te fuiste por ninguna de las tres opciones, sino por una cuarta, que es chuca: Pegar el grito, pero sin decir de quién estás hablando: Yo sé quién me está amenazando, es un alto dirigente de un partido de derecha; yo denuncio el hecho, pero no revelo quién es el hechor.
¡Esto no se vale, colega! Si tenés pruebas, presentálas, y puedes resistir cualquier demanda de difamación. Y todos los colegas te brindaremos solidaridad y protección.
Pero si no tenés pruebas y seguís manteniendo la acusación de manera confusa, para que nadie te pueda contestar, para que nadie se pueda defender – es campaña sucia.
Me extraña que instituciones como la Asociación de Periodistas APES y la Procuraduría de Derechos Humanos hayan echo eco a esta denuncia sin exigirte que la hagás como se debe: con nombre y apellido y pruebas.
Si hay una amenaza contra un periodista, no me importan las diferencias políticas y de ética profesional que podemos tener: voy a estar del lado del colega. Pero si la denuncia es maniobra chuca y tan poco transparente, no cuente conmigo.
Saludos, Paolo Lüers

miércoles, 19 de febrero de 2014

¿Por qué no logra construir mayoria el FMLN?

El FMLN, aunque en primera ronda sacó una cómoda ventaja de 10 puntos porcentuales sobre ARENA, no ha crecido. Ha pasado gobernando 5 años, ha aumentado el clientelismo heredado del gobierno de Tony Saca, ha recibido de Venezuela cientos de millones de dólares; ha recibido todo el apoyo (incluso ilegal) de Casa Presidencial. Pero no ha logrado convertirse en mayoría.
Cuando digo mayoría, no hablo de ganar elecciones. Es posible que el FMLN gane la segunda ronda de las elecciones con más de 50% de los electores. Estoy hablando de la mayoría que tiene que construir una izquierda que quiere transformar al país. No importa si la izquierda es revolucionaria o reformista, siempre plantea una transformación cultural, social y política que no funciona ni con mayorías electorales coyunturales ni mucho menos con imposición. Requiere de la capacidad de construir una mayoría capaz de hacer sostenible los cambios. De esto estoy hablando.

¿Cuáles son los factores que han impedido al FMLN crecer para construir esta mayoría, a pesar de todas las ventajas? ¿Y qué tendría que hacer el FMLN, en los próximos años, para poder construir una mayoría transformadora?

El FMLN ha perdido apoyo en el sector más importante de la población: la clase media urbana, compuesta por profesionales y empleados. Esto se hizo evidente en las elecciones parlamentarias y municipales del 2012, cuando el FMLN perdió control de casi todo el Gran San Salvador, incluyendo centros urbanos de clase media baja y de obreros, como Ilopango, Soyapango, San Martin, Apopa, Mejicanos...

Es una población con fuertes aspiraciones de movilidad social, que entiende que la consolidación de su posición económica-social depende del crecimiento económico del país, de su modernización, de su desarrollo productivo, de su productividad. Ya que las aspiraciones de estos sectores están concentrados en sus hijos, la calidad de la educación, incluyendo educación superior, tiene mucha importancia para estos sectores. Ven que el FMLN, y sobre todo su candidato, no han hecho nada para mejorar la calidad de la educación.

Estos sectores, o no son beneficiarios de las políticas de subvención de el FMLN, o por lo menos no dependen de ellas. Seguramente, no se dejan comprar por un par de zapatos. Exigen más bien políticas sostenibles que garantizan que la movilidad social, experimentada en las últimas dos décadas (los famosos “20 años de ARENA”) siga abriéndoles oportunidades de superación – a ellos y sobre todo a sus hijos.

Para construir una mayoría sólida, el FMLN no puede seguir priorizando el gasto social y las subvenciones. Tal vez le sirve para ganar unas elecciones, pero no para consolidar un proyecto político. Para esto, la izquierda tiene que generar confianza y esperanza en los sectores de la clase media urbana.

Por su exposición a los medios impresos, su acceso a las nuevas tecnologías de comunicación, y por la integración de sus hijos a la educación superior, en estos sectores se está consolidando una nueva cultura de ciudadanía, mucho más crítica y demandante que la tradicional. En estos sectores tienen impacto los permanentes atropellos a la independencia de las instituciones por parte del FMLN. Son ciudadanos que exigen a los partidos apertura, tolerancia, pluralismo, debate.

El otro factor que impide crecimiento de la izquierda es la confrontación con la empresa privada. El FMLN y Funes parten de un análisis superficial, pensando que los empresarios son un sector minoritario, y que pasar cinco años atacándolo y insultándolo les da rédito electoral. No toman en cuenta que, aunque los empresarios grandes y exitosos son estadísticamente pocos, millones de salvadoreños en el fondo quieren ser como ellos. El Frente no entiende el factor de las aspiraciones, que para las decisiones electorales pueden ser hasta más decisivas que las experiencias vividas. Muchísimos salvadoreños están estableciendo negocios, emulando a los empresarios que Funes vilipendia cada rato, y millones comparten esta aspiración para sus hijos. Apelar al resentimiento social todavía es el eje central de la identidad política y cultural de la izquierda salvadoreña, y como tiene su rédito electoral en ciertos sectores, en otros sectores (los crecientemente importantes) su explotación excesiva marca límites al crecimiento de esta izquierda.

Cuando se habla del factor confianza, siempre se refiere al capital, a los inversionistas nacionales e internacionales. Pero igual de importante es para un partido de izquierda construir confianza en los sectores de clase media: la confianza que sus aspiraciones de superación y de movilidad social no choquen con las políticas de justicia social, de equidad, y a veces de venganza social por parte de la izquierda.

Superando estas limitaciones auto-impuestas, y creando esta confianza en los sectores medios, sobre todo los urbanos y profesionales (y otros que están al punto de hacer este paso), la izquierda perfectamente podría construir una mayoría que le permita promover reformas sociales y políticas económicas de corte socialdemócrata, combinadas con reformas políticas que consoliden la democracia y sus instituciones.

No es que no hay mayoría para la izquierda. No hay mayoría en El Salvador para una izquierda retrógrada, autoritaria, anti-empresarial, que privilegia el populismo sobre el desarrollo y la intervención estatal sobre la iniciativa privada.

La suerte del FMLN ha sido que ARENA también enfrenta muchos obstáculos y claudicaciones internas en su intento de responder a las aspiraciones de esta gran clase media, con sus múltiples aspiraciones de superación. El 2 de febrero esto se manifestó en que ambos partidos grandes fueron castigados. El FMLN logró movilizar su voto duro y otro sector nuevo, principalmente rural, que responde al sistemático clientelismo. ARENA se quedó muy debajo de su voto tradicional, debilitado por una parte por la división de la derecha, por otra parte por la lentitud de la renovación  de su liderazgo y su ideario.

Los problemas que el FMLN tendrá que resolver para crecer son más de largo plazo, por esto su crecimiento en la segunda ronda depende exclusivamente de pactos y negociaciones clientelistas. En este sentido, su táctica de crecimiento electoral y cortoplacista puede convertirse en un obstáculo para su crecimiento a largo plazo.

El FMLN, antes de poder crecer. tiene que pasar por un largo y doloroso proceso de revisión de toda su cultura política. Y estos procesos son más fáciles hacerlos desde la oposición, no desde el gobierno. Otra razón más, para mi, de preferir que el FMLN no gane, sino que al fin se embarque en su transformación en la izquierda democrática, plural y deliberante que necesita el país. La izquierda con la dirección e ideología actuales, y con esta dependencia del gobierno de Venezuela, es contraproducente para el país y para ella misma. 
(El Diario de Hoy)

martes, 18 de febrero de 2014

Carta a Leopoldo López, dirigente opositor venezolano

Querido Leopoldo:
Hoy te entregas a las autoridades que te andan buscando en toda Venezuela, por revoltoso. Convocaste a los estudiantes, que de todos modos tienen días de estar protestando en las calles, y a toda la oposición a acompañarte. Vi el llamado que hiciste en los redes sociales, ya que los medios están callados o al punto de ser callados por la censura del gobierno chavista. Llamaste a los venezolanos que quieren recuperar su democracia y su economía: “Acompáñenme hasta cierto punto en el camino al Ministerio de Seguridad. Entréguenme todas las exigencias que ustedes tienen al Estado: que liberen a los presos políticos, que desarmen a los grupos paramilitares, que garanticen libertad de expresión y movilización... Y luego yo caminaré solo para encarar al gobierno que me quiere enjuiciar por haber apoyado sus protestas...”


Leopoldo, tengo que decirte en buen salvadoreño: ¡Tienes huevos! Pero esto no es nada nuevo para mi. ¿Te recuerdas de la primera vez que te entrevisté, en el 2008, tú todavía siendo alcalde de Chacao? Llegué a la alcaldía para la cita, y me dijeron que me subiera a un carro de tu seguridad, me iban a llevar adónde te habías ido, en tu moto, sólito, para responder al pedido de solidaridad de los trabajadores del Hospital de Coche.
Cuando llegamos al hospital, había un gran tumulto. En la entrada los doctores las enfermeras y otros trabajadores que estaban en huelga, porque no tenían con qué recursos dar atención a sus pacientes. Tú, el alcalde de otro municipio y líder opositor, en medio de ellos, discutiendo con los sindicalistas. Y todo este grupo rodeado por una multitud roja que los chavistas habían movilizado contra los huelguistas.
Para llegar adónde estabas, primero tuve que pasar por el cerco de los vestidos de rojo y escuchar todas los insultos y las amenazas, por cierto extensivos a mi como periodista. Al fin llegué al centro del anillo, donde estuviste dando un discurso inyectando ánimo a los trabajadores de salud. Tuviste que gritar por encima de los gritos de odio de unos mil activistas. Los sindicalistas formaron un anillo de defensa para sus dirigentes y para protegerte a ti (y a mi, que fui el único periodista, porque esto no fue un evento mediático, sino la vida real de Caracas...).
Cuando al fon pudimos hablar, te pregunté: ¿Leopoldo, no es peligroso andar así? Tu respuesta: Bueno, ya ves, con escolta no me puede meter aquí, así que mejor voy asolo, en mi moto, y me va a tener que defender la gente...
Y lo hicieron. Nos sacaron de este hospital sin ningún problema de seguridad, mientras la turba quedó gritando y amenazando afuera por varias horas más...
Hoy te van a tener que defender nuevamente, Leopoldo, y no tengo duda que lo harán. Pero de todos modos, al final vas a estar solo, encarando a un gobierno en defensiva. Y ambos sabemos, Leopoldo, que un gobierno autoritario en defensiva es lo más peligroso.
Te deseo mucha suerte, Leopoldo, en esta nueva aventura. Paolo Lüers
(Más!/EDH)

lunes, 17 de febrero de 2014

Venezuela enre paz y guerra

Venezuela está en el punto crítico entre la paz y la guerra. La típica encrucijada. No estoy hablando de que las protestas masivas de los estudiantes en las calles de casi todas las ciudades de Venezuela pueden desbordar en una guerra civil. Estoy hablando de que la manera como el Estado-partido chavista está reprimiendo a las protestas estudiantiles puede desembocar en una futura guerra civil.
Es la misma encrucijada que El Salvador enfrentó en los años 70. Todos los espacios de oposición, crítica, libre expresión se cerraron, uno tras otro, y de manera violenta: universidades, comunidades cristianas, sindicatos, radios, periódicos independientes. Y por más que el gobierno reprimía, mataba, torturaba, los opositores no se dejaron callar. Cerraban la universidad, y los estudiantes se fueran a las calles. Mataban a dirigentes sindicales, y los obreros se fueron a las calles. Primero pacíficamente, pero al ser reprimidos, comenzaron a organizar su autodefensa y armarse. Primero de piedras, luego de pistolas, al fin de fusiles...

La decisión entre paz y guerra estaba en manos de los gobernantes y los coroneles. Podían seguir reprimiendo - y habrá guerra. O podían dialogar y volver a abrir espacios de expresión, crítica y oposición - y habrá paz. Ya sabemos qué decisión tomaron los militares salvadoreños. Ya sabemos adónde nos llevó. Ya sabemos cuánto nos costó.

La misma situación existe ahora en Venezuela. El gobierno chavista, dominado por militares y paramilitares, está cerrando los espacios democráticos, los estudiantes van a la calle, son reprimidos, reciben el apoyo de toda la oposición democrática. Maduro tiene que decidir si permite a sus paramilitares y milicianos chavistas de seguir usando las armas contra los estudiantes – o si busca el diálogo con la oposición. Pero con la oposición no puede negociar, si no está dispuesto a desarmar a sus milicias, liberar a los presos políticos, y abrir espacio para la construcción de un gobierno de transición.

La única alternativa, si los chavistas no están dispuestos a este camino pacífico de transición, es aumentar más la represión y convertirse en una dictadura militar abierta – y hacerle la guerra a su propio pueblo. Si existe amenaza de guerra en Venezuela, emana del chavismo, no de la oposición. En Venezuela, todas las armas están en manos de los chavistas: en la Fuerza Armada controlada por ellos, en la Guardia Nacional controlada por ellos, en las milicias construidas por ellos, en las bandas paramilitares financiados y dirigidos por los chavistas.

La oposición venezolana ha tomado una posición clara: Sumarse a las movilizaciones de los estudiantes en las calles, pero llamando a la no violencia. El gobierno de Maduro ha tratado de dividir a la oposición, ofreciendo a una parte del liderazgo cárcel - y a otros diálogo. Incluso algunas cabezas calientes de la oposición han caído en esta trampa tratando de armar ahora un pleito sobre el “verdadero liderazgo” de la oposición. Todo esto es infructuoso, porque el “verdadero liderazgo” de la oposición es plural y ha desarrollado una división de trabajo muy inteligente. Leopoldo López, hoy buscado por la policía de Maduro, tiene un papel específico como organizador y movilizador muy cercano al liderazgo de los estudiantes. Maria Corina Machado, la diputada a la cual quieren quitar su fuero para perseguirla, tiene otro papel importante como vocera de la oposición. Y Henrique Capriles, el gobernador de Miranda y ex-candidato a la presidencia, tiene otro papel, más de estadista de la alternativa democrática. Leopoldo López y Maria Corina Machado han sido cruciales para movilizar a la oposición. Esta ha sido la tarea de ellos, no de Capriles. El gobernador ha sido la voz de la razón, llamando a estudiantes y opositores a mantener pacífica su protesta, a no caer en la trampa de la provocación violenta, y a no perder de vista los profundos problemas económicos y de inseguridad del país. Pero con la misma firmeza que llama a la no violencia, Capriles ha expresado su total solidaridad con Leopoldo López, con los estudiantes detenidos, y con los medios de comunicación censurados.

Desde que conocí a Henrique Capriles y Leopoldo López, en varios viajes periodísticos a Venezuela a partir del 2008, he dicho que “juntos estos dos líderes son invencibles”. Al principio diciendo esto
casi me costó la amistad con ellos, porque se encontraban en una fuerte disputa de liderazgo. Pero luego la dinámica de la unidad opositora los convirtió en socios y al final en amigos. Leopoldo López se convirtió en el primer activista de la campaña presidencial de Capriles. Y hoy Capriles es el primero que defiende a Leopoldo López a la hora que Maduro lo quiere convertir en preso político.

Nadie va a dividir a estos dos hombres y así a la Unidad Democrática venezolana. Están condenados a mantener la unidad – y lo saben perfectamente. No hay ruptura de la unidad opositora. Lo que hay son visiones y papeles diferentes dentro de la unidad. Esto la hace tan fuerte y tan amplia.

Muchos pensaban que Capriles no iba a respaldar a los estudiantes en las calles, pero termina llenando el vacío que deja Leopoldo López, quien se pasó a la clandestinidad para evitar su captura, y llama a movilizarse en las calles: “Marcharemos en contra de la violencia, la escasez, el desabastecimiento y a favor de quienes sufren porque no consiguen alimentos, ni medicinas. Dejemos solos a los violentos. A la protesta pacífica y legítima hay que ponerle foco, es obvio que el Gobierno no lo quiere”, dijo Capriles en conferencia de prensa.

Ninguno de los líderes de la oposición apuesta a la violencia. Pero tampoco aceptan el chantaje del gobierno. Así como en los años 70 en El Salvador, en Venezuela hoy la decisión de ir a la paz o a la guerra está en manos de los gobernantes. Si la izquierda salvadoreña se niega a entender esto, está traicionando su propia historia.
(El Diario de Hoy)

sábado, 15 de febrero de 2014

Carta al director presidente de La Prensa Gráfica

Estimado José Roberto Dutriz:
¡Qué regalo del día de la amistad le dio al candidato del FMLN! Foto en portada, dos páginas enteras - y un titular que, de boca del director de un periódico y vicepresidente de la Sociedad Interamericana de Prensa SIP, suena como declaración de amor: “Sánchez Cerén se compromete con libertad de expresión.”
Y no es por primera vez. El 8 de febrero su periódico le hizo un regalo parecido, titulando: FMLN se compromete que no impulsará reforma a la Constitución...

¿Realmente cree que haciendo al candidato del FMLN un compromiso con la libertad de prensa plasmados en la Declaración de Chapultepec garantizará que, en caso que salga electo, su gobierno respetaría estos principios?

La pregunta: ¿Cómo Sánchez Cerén hará compatible este compromiso adquirido con la libertad de expresión con su compromiso firme con los regímenes de Cuba y Venezuela que sistemáticamente reprimen la libertad de expresión de sus ciudadanos?

Faltando semanas a las elecciones decisivas, el candidato nos va a suscribir cualquier cosa que le sirva para disipar las fuertes dudas existentes en su vocación democrática y su respeto a las libertades. Pero antes de ser candidato a la presidencia, Sánchez Cerén fue para Venezuela, se paró a la par de Hugo Chávez y dijo: “Usted es el faro que alumbra el camino para América Latina...”

El compromiso que tiene la dirección del FMLN con la “revolución bolivariana” de Chávez, hoy conducida por Nicolás Maduro, no es simbólica: Son compromisos amarrados con millones de dólares que de Venezuela, vía ALBA, ingresan al partido. Estos millones no son regalos, son inversiones, de los cuales esperan réditos políticos.

¿A usted, como dueño de un medio de un periódico, no le causa urticaria prestar su medio como tribuna para que el candidato del FMLN firme un compromiso que su socio en Venezuela está violando todos los días, negándole a los periódicos independientes las divisas que necesitan para importar papel, cerrando radios y canales de televisión? Incluso, mientras usted celebra la firma de Sánchez Cerén de un principio que tan obviamente no comparte, sus socios en Venezuela están reprimiendo con fuerza policial y militar a estudiantes que hacen precisamente esto: usar la calle como último recurso para expresarse...

¿Qué les pasa a los medios de comunicación salvadoreños que, con pocas excepciones, parecen ya haberse resignado ante la política de garrote (amenazas) y zanahoria (atractivos contratos de publicidad), con la cual Casa Presidencial los está tratando como si fueran caballos con anteojeras.

¿Cómo es posible que un presidente puede chantajear a los medios, amenazándolos con sanciones evidentemente inconstitucionales - y en vez de denunciarlas le hacen caso?

Yo no sé si usted también ha recibido este tipo de presiones, o si simplemente ya se resignó que vamos a tener a un presidente comprometido con revoluciones de corte  autoritaria. Parece que los medios, en vez de dar la batalla para evitar que se cumpla la amenaza de “continuar, profundizando y hacer irreversible los cambios” iniciados por el FMLN, prefieren quedar bien con quienes podrían terminar consolidando su poder.

Usted puede ser ingenuo, pero no tanto para creer que el FMLN, al poner a Sánchez Cerén y firmar un papel, va a abandonar su profunda desconfianza al periodismo independiente y a los medios privados que exigen rendición de cuentas al gobierno.

Daniel Ortega también firmó la tal Declaración de Chapultepec, cuando era candidato y necesitaba votos. Y mire cómo trata a las libertades y la Constitución, una vez que consolidó su poder, con la pequeña ayuda de los ingenuos y los oportunistas...

Saludos, su colega Paolo Lüers
(Más!/EDH)

jueves, 13 de febrero de 2014

Carta a un mentiroso compulsivo

(No muy estimado) diputado Guillermo Gallegos:
Como ferviente defensor de la libertad de expresión, siempre he propuesto despenalizar los ‘delitos’ de difamación, calumnia e injuria. Si me insultan, mi respuesta nunca es una demanda, sino encarar al autor con una respuesta política.

La respuesta a la patraña que usted dijo el lunes en la noche en ‘8 en Punto’ es: Usted es un mentiroso compulsivo. Espero que usted tome esta descripción de su carácter como lesivo a su honor, por qué así es mi intención. ¿Qué tal si me demanda y se compruebe ante la corte que usted es un mentiroso que no tiene honor que ofender? ¡Adelante, diputado!

Aquí reproduzco literalmente lo que usted dijo en la entrevista con Sergio Méndez: “…los principales asesores en materia de comunicación del partido ARENA son Marvin, eh, Galeas, dirigente de la Radio Venceremos junto con el mercenario de Paolo Lüers, que vino al país traficando armas y hoy es el, y hoy es el gran panacea en comunicaciones dentro del partido ARENA...”

Primero el punto importante: Si yo fuera el principal asesor y la panacea en comunicaciones de ARENA, no hubieran perdido las elecciones como las perdieron el 2 de febrero. Lástima que no me dedico a este negocio. Más no voy a decir sobre esta parte de su mentira.

Ahora la parte calumniosa, o sea lo del traficante de armas. Se trata de un delito serio.  Implica hacerse rico a costa de vidas y sufrimiento humano. Sólo un ignorante y difamador profesional como usted, diputado, puede tratar de vender la absurda idea que un escribano como yo, probadamente inútil para negocios, puede haberse dedicado a un negocio como el tráfico de armas.

Lo que alguno de sus nuevos amigos en el Frente le habrán contado es que yo, antes de llegar a El Salvador en el 1981, fui promotor en Alemania de una campaña que se llamaba: Waffen für El Salvador (Armas para El Salvador). Tal vez en su fantasía limitada y distorsionada usted se imagina que Armas para El Salvador significaba que yo compraba armas en el marcado negro para venderlas a la guerrilla. Entiendo que está fuera del alcance de su comprensión que se trató de una campaña política y mediática de solidaridad, con la cual provocamos que sindicatos, empresarios, profesionales y hasta grupos religiosos alemanes donaran más de 3 millones de dólares para apoyar la insurgencia.

Otra cosa que trasciende su comprensión, diputado: Fue una de las acciones políticas que me siguen llenando de mucho orgullo. Logramos, desde la ciudadanía, hacer un poco de contrapeso a los millones de dólares con los cuales Estados Unidos armó al ejército contrainsurgente.

Claro, usar estos hechos históricos para hoy decirme traficante de armas no es algo que los compañeros del FMLN pueden hacer sin perder la cara. Para esto usan a sinvergüenzas como usted. ¡Qué pobre papel le han asignado, honorable diputado! Así que no me sorprendo si mañana le ponen a decir que yo solito, sin consultar a ellos, me volé el Puente de Oro y me tomé la Tercera Brigada en San Miguel.

¿Qué más le puedo decir para motivarlo a demandarme? Tal vez otra verdad: Una vez que usted le haya ayudado a ALBA-FMLN SA de CV a consolidarse en el poder, la patada con la cual le van a agradecer será de dimensiones olímpicas. Y nadie, absolutamente nadie en este país, le va a echar una mano.

Saludos, Paolo Lüers
(Más!/EDH)

miércoles, 12 de febrero de 2014

¡Dejen de llorar y hagan su trabajo!

Muchos análisis del resultado de la primera ronda electoral, incluyendo las que expresan dirigentes de ARENA, se quedan en la lista de factores desfavorables para su partido y su candidato: que el TSE no hizo nada para promover una participación masiva, sino más bien puso obstáculos; que Funes lanzó en televisión y radio una campaña multimillonaria contra ARENA, incluso el mismo día de las votaciones; que el TSE dejó pasar esta campaña ilegal del gobierno durante todo el mes de enero, y la paró cuando solo faltaban 90 minutos para el cierre de los locales electorales; que Funes personalmente ejerció presión sobre los dueños de los medios para que pautaran su ofensiva proselitista el mismo día electoral; que hubo informes de varios lugares donde pandilleros ejercieron presión sobre los ciudadanos de no votar, en particular de no votar por ARENA; que ARENA tuvo que enfrentar no sólo al FMLN con su socio ALBA, y a Funes con todo el aparato gubernamental y sus recursos, sino al mismo tiempo a Tony Saca y UNIDAD, que dividieron el voto de la derecha... etcétera, etcétera..

Todo esto es cierto. Pero no explica el resultado tan desfavorable que sacó ARENA el 2 de febrero. Es más, hablar tanto de los factores externos desfavorables impide ver los propios errores de ARENA, y por tanto su corrección. Cuando uno pierde la primera ronda y tiene la oportunidad de remontar en la segunda, mejor que enfoque en las razones de la derrota que puede influir – porque las otras van a repetirse igual o peor en la segunda ronda.
ARENA se quedó 300 mil votos debajo del voto alcanzado por el FMLN, más que por culpa de sus adversarios, por culpa de sus propios errores. Una se llama Paco Flores. Un partido no nombra jefe de campaña (y prácticamente del partido) a un señor que tiene la cola pateada, ni siquiera cuando fuera un verdadero mago como estratega. Pero mucho menos, cuando ni siquiera es buen estratega ni mucho menos un unificador del partido.
Si ya fue un error confiar que Paco Flores iba a enderezar la campaña, mantenerlo al frente de la campaña cuando, a pesar de que no fue capaz de aclarar las sospechas de corrupción, fue un error casi fatal. Separar a Flores de la campaña mientras que es sujeto de una investigación de corrupción fue una medida impostergable. Esperar con esta medida lógica hasta que el presidente Funes pidiera insistentemente la cabeza de Flores es un error que se paga caro en las urnas. Es regalar al adversario un triunfo.
La gente esperaba una posición clara de Norman Quijano y su partido respecto a la lucha contra la corrupción. Si Norman Quiano no logra comunicar que no va a proteger a ningún político o funcionario corrupto, aunque sea de su partido, no va a ganar.
El otro error que costó muchos votos a Norman Quijano fue haberse dejado imponer por Paco Flores y su gente una campaña mediática centrada en la guerra contra las pandillas. Así por lo menos lo han entendido, no solamente los pandilleros y sus familiares, sino en general la población en los municipios que más viven la inseguridad y la violencia. Con este mensaje tan agresivo, y que no planteó ninguna receta alternativa que no fuera represión, Norman Quijano no solamente perdió el voto de la gente vinculada a las pandillas (que fácilmente pueden ser unos 300 mil), sino al mismo tiempo infundó miedo entre los habitantes de municipios como Soyapango, Ilopango, Mejicanos, Aopa, Quezaltepeque, Tonacateqpeque, San Martín, etc. Incluso la gente más contraria a las pandillas, sus propias víctimas o potenciales víctimas, entendieron el mensaje de Norman como el anuncio de más conflictividad, más violencia, más guerra en sus barrios y comunidades. Y el 2 de febrero rechazaron este mensaje.
Es por esto que Norman Quijano perdió tantos votos en el los municipios tradicionalmente conflictivos del Gran Salvador. Es una muestra clásica de una campaña de miedo con un resultado contraproducente: al fin la gente tiene más miedo del remedio que de la enfermedad.
El tercer problema de ARENA y su campaña es que no entendieron que para atraer todos los votantes que están dispuestos de votar contra la continuidad del FMLN en el poder, por los peligros que significa para la institucionalidad democrática y para el futuro económico del país, ARENA tiene que renovarse. Son votos potenciales de ARENA, pero no cautivos.
Al no renovarse ARENA, el peligro no era que estos sectores se fueran al FMLN. De hecho, el caudal electoral del FMLN no creció. El peligro era que esta gente, al no ver que ARENA tome en serio sus inquietudes y sospechas, o votara por Tony Saca o se abstuviera. Y esto es precisamente lo que pasó. 300 mil votos para UNIDAD, y medio millón de ciudadanos que prefirieron no votar.
Si Norman Quijano, como candidato, y Jorge Velado como presidente del partido, muestran liderazgo, audacia y visión, pueden revertir esta situación desfavorable, con tal que logren dar respuestas positivas a los tres grandes errores que afectaron el voto de ARENA.
1) Tienen que lanzar un discurso claro y consecuente respecto a la corrupción, afecte a quien afecte dentro de sus propias fila. Adiós, Paco.
2) Tienen que matizar y complementar el mensaje a los habitantes de los municipios más afectados por la violencia y la presencia de pandillas: No vamos a inyectar más violencia y tensión a sus barrios y comunidades, sino más inversión y más oportunidades. No vamos a negociar con criminales, sino con los alcaldes que presentan proyectos de inclusión, prevención y reinserción.
3) Dar los primeros pasos de la renovación y apertura del partido, que son ineludibles si ARENA quiere atraer el voto de los sectores urbanos bien educados y críticos, que exigen transparencia, austeridad, política basada en ética y profesionalidad – y que por esta razón no quieren optar por el FMLN, pero tampoco por una ARENA anclada en el pasado. Los dos primeros pasos impostergables de renovación son: remover las caras desgastadas del COENA y de la campaña, y lanzar algunos nuevos voceros y dirigentes, como muestra de que sí hay relevo, apertura y pluralidad; y centrar el resto de la campaña en la capacidad de incorporar a personas fuera del partido, de trayectoria democrática y con criterio de independencia y profesionalidad al futuro gobierno.
Si Norman Quijano, René Portillo Cuadra y sus equipo dan respuestas positivas y contundentes a estas tres interrogantes, y si saben comunicar esto de manera contundente en su campaña de recta final, la carrera presidencial podría ser otra vez abierta. Si siguen con los mismos mensajes que llevaron al resultado del 2 de febrero, el de la segunda ronda será igual. Tienen que mostrar que han escuchado y toman en serio el mensaje del electorado.
Un análisis correspondiente sobre lo que el FMLN tendría que hacer para pasar construir una mayoría basada en confianza haré en una próxima columna. 
(El Diario de Hoy)

sábado, 8 de febrero de 2014

Carta a José el náufrago

Muy estimado compatriota:
¡Salvadoreño tenía que ser!, exclamamos todos cuando nos dimos cuenta de tu odisea de 14 meses sobreviviendo en alta mar...
Alecus, el caricaturista, quien tiene este talento raro de llevar las cosas a su punto, te dibujó llegando a tierra firme, y los periodistas te preguntan: ¿Cómo hizo para sobrevivir tanto tiempo sin comer, sin rumbo, sin esperanza – y aun así está animado? Y vos contestás: Es que soy salvadoreño...

Sobrevivir es la virtud ejemplar que caracteriza a los salvadoreños. Más bien: naufragar y sobrevivir. Más bien: naufragar, sobrevivir, y seguir jodiendo, de buen humor, con ánimo y filosofía... Este es el temple que guerras, pobreza, migración, dictaduras y malos gobiernos han impregnado al salvadoreño. Es como los salvadoreños se ven, con orgullo.

El salvadoreño más guanaco que he conocido fue Guayo Molina, el autor del librito Guanaquiando. Lo conocí cuando ya habían pasado unos 15 de los 33 años que tengo de vivir entre salvadoreños. Me preguntó cómo describiría, en una sola frase, a los salvadoreños, y le contesté: Nunca dejarse joder, y nunca dejar de joder. Guayo hizo famosa esta frase mía, citándola en su libro, en columnas, en sus jodederas, que tanto nos hacen falta desde que se fue a otro mundo.

¿Qué hubiera dicho Guayo, viéndote a vos, llegando a unas islitas a fin del mundo, cerca de Australia, gordito, sonriente, como si nada hubiera pasado? Algo así: ¡¿Y qué!? Aquí somos 6 millones de guanacos naufragando en un paisito sin rumbo, comiendo mierda, con un capitán que pasa drogado de rabia, ¡y seguimos jodiendo!

O tal vez mi amigo Guayo hubiera dicho algo parecido a aquel tuitero anónimo que puso: Chis, esto baboso bien feliz, se ahorró los 14 meses que nosotros sufrimos la campaña electoral, y cabal viene a votar el 9 de marzo...

Ya ves, José, esta aventura tuya aquí todos la vivimos con pasión. Sos nuestro héroe, casi a la altura de aquellos otros pescadores de la selecta de playa: gente que nunca se rinde. Aquí te esperamos, apuráte que el 9 de marzo tenemos elecciones - si alguien sabe cómo enderezar un barco sin rumbo (o como seguir flotando a la deriva) sos vos.

Un abrazo te manda Paolo Lüers

Posdata: si ahí en las Islas Marshall ves una chava que te gusta, le puedes decir: Nuknuk eo e-aibujuij. Quiere decir que su vestido es bonito. Es la única frase en marshalés que he encontrado en Internet. Vaya uno a saber...
(Más!/EDH)

viernes, 7 de febrero de 2014

El documento escondido de ARENA

Hay un documento fantasma que tiene 4 años de circular entre los areneros. Muchos lo han mencionado, pocos lo han leído, casi nadie lo ha debatido. Nadie lo ha agarrado como bandera para dinamizar su partido.

Tal vez sea tiempo que alguien lo haga. Tal vez esto sea el giro que ARENA necesita para recuperar la credibilidad y la atracción que ha perdido para los que prefirieron quedar en casa en vez de ir a votar. Tal vez Norman Quijano nos de la sorpresa y abraza la renovación de su partido y del país.
Ustedes nunca se dieron cuenta de la existencia de este documento, que en marzo del 2010 fue entregado a ARENA por un grupo de intelectuales preocupados por la profunda crisis de este partido luego de su salida del poder y de la separación de muchos de sus cuadros de dirección. Roberto Murray Meza hizo la convocatoria y accedimos Luis Mario Rodríguez, Claudia Cristiani, Salvador Samayoa, Federico Hernández y el autor de esta columna. La propuesta de renovación que entregamos a Alfredo Cristiani fue discutida en el partido, pero en círculos muy cerrados y selectos. La militancia nunca la conoció. Estoy convencido que la única forma para ARENA de salvarse de una nueva crisis es su radical y audaz renovación. Por esta razón tomé la decisión de publicar el documento entero en mi blog (siguientepagina.blogspot.com). Aquí algunos fragmentos del documento llamado “Un nuevo compromiso para El Salvador”.
---
La introducción
ARENA vivirá y será un Partido fuerte mientras mantenga su audacia, su capacidad de renovarse, su compromiso con el bienestar de los salvadoreños y su decisión de impulsar las reformas económicas y políticas que el país necesita.
Muchos piensan que la audacia más grande de ARENA fue haber asumido, en medio de la guerra, la defensa de la libertad pero el logro más audaz de ARENA fue otro: escuchar el clamor popular por la paz, terminar la guerra y encabezar la más profunda y democrática reforma de nuestro sistema político.
Esta es la audacia que ARENA debe recuperar ahora. Y debe hacerlo reconociendo que después de encabezar durante más de 20 años la defensa de las libertades democráticas, la reconstrucción nacional y las reformas que posibilitaron un progreso sin precedentes en la calidad de vida de millones de salvadoreños, ARENA ha perdido en los últimos años mucho de la audacia y de la capacidad de renovación que la convirtieron en la primera fuerza política del país (...)
Ante los peligros para la democracia, ARENA propone más democracia. Ante la crítica que el FMLN hace a la democracia representativa, proponiendo modelos autoritarios como los de Cuba y Venezuela, ARENA se compromete a reformar las instituciones democráticas para preservarlas y fortalecerlas.
La reforma es la mejor defensa que podemos hacer de nuestro sistema de libertades y contra las amenazas autoritarias de la ‘derecha populista’ y del ‘Socialismo del Siglo XXI’. Por eso, ARENA se declara como el Partido que defiende las libertades públicas y promueve las reformas democráticas (...)
La autocrítica

Pusimos fin a la guerra y creamos un sistema plural, al cual la izquierda se pudo insertar sin restricciones. Desde entonces, ARENA y el FMLN han venido librando una batalla política, en la cual dos visiones del mundo totalmente diferentes se han sometido al escrutinio de la voluntad popular. En cuatro ocasiones los salvadoreños votaron mayoritariamente por ARENA, lo cual produjo el más largo período de estabilidad democrática, paz y progreso de la historia del país.
En este período de estabilidad, bajo la responsabilidad de ARENA y, a pesar del boicot permanente del FMLN, se produjo una ampliación sin precedentes de las capas medias urbanas; se redujo la pobreza; se ordenaron las finanzas públicas; se mejoró significativamente la infraestructura; aumentó la oferta y mejoró la calidad de los servicios públicos, sobre todo las carreteras y caminos, y los servicios de salud y educación; hasta el punto de traducir su impacto en un considerable incremento del índice de desarrollo humano.
Esos logros son innegables.  Están a la vista de todos. Pero también se cometieron muchos errores. Hubo aspectos sociales del crecimiento económico a los que no se les dio la debida importancia. Uno de estos aspectos fue la desprotección del ciudadano ante instituciones y conglomerados empresariales que abusaron del régimen de libertades, castigando sistemáticamente a las familias de menores ingresos con injustos contratos de servicios, comisiones voraces y cobros indebidos.
Además de la tolerancia del gobierno a los abusos empresariales, también contribuyó al sentimiento de frustración e indignación ciudadana el descuido de las instituciones del Estado y su evidente utilización al servicio de los que detentaban el poder. Este comportamiento, muy pronunciado en los últimos años, afectó gravemente la cultura de la legalidad hasta situar al país ante el riesgo de infiltración del crimen organizado en sectores decisivos de los tres Órganos del Estado (...)
Sobre la derrota del 2009
Las derrotas preocupantes, vergonzosas o desmoralizantes son las que se producen por cualquier forma o modalidad de autoritarismo o de corrupción, tanto en la dirección interna del Partido como en el ejercicio del poder gubernamental. ARENA no perdió ante el planteamiento del adversario. Perdió por el desempeño de sus propios dirigentes y por la desmotivación que ellos produjeron en amplios sectores de su base social.
En ese sentido, la derrota electoral sufrida por ARENA debe motivar una profunda reflexión porque conlleva un juicio popular sobre el desempeño del Partido en el poder, pero también porque el partido ganador, el FMLN, aún y cuando llevó a un candidato fuera de sus filas, sigue siendo un partido marxista y simpatizante del antidemocrático proyecto bolivariano que impulsa desde Caracas Hugo Chávez (...)
Mirar hacia adelante
No es suficiente reconocer los errores. Hay que crear los mecanismos necesarios para que no se repitan. Debemos construir y fortalecer la democracia interna de nuestro Partido. Debemos fortalecernos como derecha democrática frente a la derecha populista y debemos fortalecernos como derecha con ética frente a la derecha corrupta. Este es el verdadero contenido de la renovación actual de ARENA (...)
Debemos mirar hacia delante. Los que siempre han querido destruir el sistema democrático están envalentonados y hablan ya de cambiar los artículos pétreos de la Constitución y promueven la ‘democracia directa’ y plebiscitaria, siguiendo fielmente el guión escrito en Venezuela.
Hay mucho trabajo por hacer. El Partido no puede perder un solo día más en un debate estéril con los oportunistas. Hay que echar mano ya a la renovación y el fortalecimiento, no sólo del Partido, sino de la oposición democrática en su conjunto.
ARENA debe renovar su forma de relacionarse con la gente, modernizar su estilo de trabajo, recuperar la mística, y abrir las puertas a todos aquellos patriotas identificados con la democracia representativa como único sistema que garantiza las libertades y el desarrollo económico (...)
Defender la democracia y el sistema de libertades
Nuestro Partido debe construir una alianza nacional para defender la Constitución de la República como garante de la democracia representativa y el sistema de libertades. Para esto, ARENA debe abrirse hacia todas las fuerzas democráticas, incluyendo las del centro y las de la izquierda democrática, como democratacristianos, socialcristianos, y socialdemócratas (...)
Habiendo aprendido las lecciones de su paso por el gobierno y por la oposición, ARENA deberá centrar su mensaje a la nación en la erradicación de la delincuencia criminal; la erradicación de los factores económicos y sociales que producen inseguridad; el combate frontal y ejemplar contra la corrupción en las estructuras del Estado; el repudio a los  pactos oscuros que permiten que grupos de interés se apoderen de instituciones del Estado; la prohibición del uso de fondos discrecionales sin su debida rendición de cuentas por parte de la presidencia de la República; la transparencia sin excusas de la gestión gubernamental; y la realización de una reforma electoral profunda que dé a los ciudadanos el pleno derecho de elegir a los diputados de su preferencia en vez de ratificar planillas partidarias (...)
Superar la pobreza
A la derecha se le reconoce siempre su eficacia en la creación de riqueza, pero se le acusa de no poner el mismo empeño en la superación de la pobreza. Esta acusación no es del todo cierta, pero cuando el río suena es porque lleva piedras. Ahora nos corresponde asumir el combate a la pobreza con la misma responsabilidad y seriedad con que asumimos la creación de riqueza. El día que aprendamos a hacer bien las dos cosas seremos invencibles y el pueblo no se detendrá ni un instante a escuchar mentiras y  promesas de falsos redentores (...)
Defender al ciudadano
ARENA no debe confundir los intereses de algunas empresas con el desarrollo económico del país. El desarrollo económico debe sustentarse siempre en la libertad creativa de los individuos y reconocemos que el impacto del esfuerzo de las empresas y empresarios que las lideran sostienen la creación de la riqueza nacional, pero el desarrollo económico también debe sustentarse siempre en la dignidad y derechos de todos los ciudadanos. Así como lucharemos contra el chantaje político, así también lucharemos contra el chantaje económico (...)
La ética en la política
ARENA asume un renovado compromiso con la ética como elemento central de su renovación y fortalecimiento. La ética no sólo como compromiso de trabajar apegados a la ley, sino como compromiso de ir más allá de lo que exige la ley (...)
En este sentido, como una consecuencia de nuestro compromiso con la ética, nos comprometemos con la democratización y con el ejercicio del pluralismo al interior de nuestras filas, pero también nos comprometemos con la rendición de cuentas, no solo ante nosotros mismos sino ante la sociedad entera.
En igual sentido nos comprometemos con la defensa de los ciudadanos contra los abusos de cualquier tipo y a cualquier nivel; con la protección del medio ambiente; con el combate a la delincuencia y, sobre todo, con la lucha contra la corrupción en todas sus formas y manifestaciones. ARENA debe colaborar de manera permanente en la construcción de una cultura de legalidad, que empieza con el respeto a las leyes de tránsito y llega hasta el rompimiento con la impunidad de políticos y empresarios que se alían con el crimen común y organizado. La ética, como la ley, o es para todos igual o pierde vigencia (...)
Manos a la obra
Anclados firmemente en estos principios y compromisos, ahora ARENA tiene que terminar la tarea de renovar y fortalecer el partido. A partir de ahí, ¡manos a la obra de asumir nuestro rol de defensa de nuestro sistema democrático y de la economía social de mercado!
Si esta defensa requiere que asumamos nuestro papel de oposición, ARENA sabrá luchar. Si esta defensa requiere que asumamos nuestro papel de construir gobernabilidad, ARENA sabrá negociar y concertar.
Pero nuestra tarea a largo plazo no sólo es defender el sistema, sino mejorarlo a través de reformas políticas y mediante la construcción de estabilidad y crecimiento. Para esto es indispensable que, junto con las alianzas que sepamos construir, ganemos las siguientes elecciones y volvamos a asumir el compromiso de conducir el país.
---
No se olviden: Este documento data del 2010. Es tiempo que alguien en ARENA lo agarre, lo desempolve, lo actualice y lo ponga en práctica. Tal vez el susto del 2 de febrero fue necesario para enfatizar nuevamente la urgencia de la renovación.
Un lector de mi blog me preguntó: ¿Por qué ARENA? ¿Por qué no escribe sobre la renovación del FMLN? Muy simple: Por qué nadie en el FMLN me ha dado señales que quieren discutir una propuesta de renovación. Si algún día hubiera una dirección del FMLN que me convocara a participar en la elaboración de un documento para la renovación de la izquierda, con gusto lo aceptaría. Porque yo parto de una hipótesis: Quien moderniza y democratiza a uno de os dos partidos mayoritarios, moderniza y democratiza al país. Porque el otro partido no podría quedar rezagado.
Ojo: Aquí reproducimos fragmentos de un documento mucho más integral.
El texto completo lo pueden consultar en mi blog siguientpagina.blogspot.com

jueves, 6 de febrero de 2014

Carta a Salvador Sánchez Cerén

Estimado candidato que nos pide nuestro voto:
Siempre suele ser así: Candidato que tiene ventaja, no quiere exponerse a un debate público. Dice: ¿Por qué voy a arriesgarme, si ya voy ganando? Y candidato en desventaja siempre busca el debate con su adversario, para ganar puntos.
La campaña actual no es la excepción. Por esto Norman Quijano lo está retando a usted - y no a un debate, sino a varios, sobre los temas que más preocupan a los salvadoreños: empleo, seguridad, educación. Igual René Portillo Cuadra está retando a Oscar Ortiz.

Usted se quiere zafar del debate. “No me voy a prestar a un chambrerío de viajas”, dijo usted, quien siempre está haciendo hasta lo lingüísticamente imposible para quedar bien con las feministas y con Vanda. Vaya, pero dejémosle pasar su desliz machista. Luego usted le explica a las Dignas. Aunque hubiera dicho “chambrerío de viejos” (políticamente correcto, y además más adecuado dada la avanzada edad que tengo el honor de compartir con usted y Norman), siempre hubiera sido una falacia política de grandes dimensiones. Una gran cagada, como decimos, una vez que dejamos al lado “lo correcto”. Porque mucho más allá de ofender a las mujeres, usted está insultando a la inteligencia de la ciudadanía entera.

Lo que usted no entiende (simplemente porque los conceptos de tolerancia, debate y pluralismo no forman parte de su visión autoritaria y simplista del mundo), es que el verdadero desafío a debatir no proviene de sus contrincantes, proviene de los ciudadanos. Fue Herman Bruch, un representante bélico de la sociedad civil, no un vocero de ARENA, quien le estaba pidiendo enfrentarse a un debate serio y sincero con Norman. Y a quien contestó con las “viejas”...

En este corto período entre primera y segunda vuelta, los finalistas tienen dos opciones para tratar de construir su mayoría: mediante pactos oscuros con personajes oscuros, o buscando convencer a los ciudadanos mediante sus argumentos y propuestas. Ya vimos a Oscar Ortíz, el día después de la primera vuelta, negociando con Will Salgado – y seguramente ya estaban esperando en la antesala emisarios de ARENA, queriendo susurrarle al oído al alcalde migueleño...

Te puedo asegurar que esto no funciona, ni para el FMLN ni para ARENA. Tony Saca ya dijo en público: “Estos votos no son míos, vengan a convencer a la gente, no a mi.” Y tiene razón. La única manera de construir mayoría no es con pactos, mucho menos con liderazgos desprestigiados. La única vía es ir al encuentro de la gente, con argumentos. Y el método más eficiente de ir al encuentro de los ciudadanos, en tan corto plazo, es el debate. ¿Por qué no convocan un town meeting en San Miguel, con las fórmulas que quieren participar, en vez de tratar de comprar el apoyo del alcalde?

Usted va a escuchar esta demanda por donde vaya: Si tiene ideas, expóngalas frente al adversario y al pueblo. Si tiene propuestas, arguméntalas. Si tiene críticas al candidato de ARENA, encárelo. Sus mismos simpatizantes lo están pidiendo: Quieren sentir el orgullo de ver a su candidato defendiendo la causa que comparten.

Bueno, si no tiene argumentos, o si no se siente capaz de sostenerlos en un debate, o si piensa que su causa es indefendible - entonces tiene razón: Mejor siga corriéndose del debate y del escrutinio ciudadano.

De veras lo quiero ver defendiendo su causa, Leonel. Tal vez no me convence, pero por lo menos me permitiría guardarle respeto. Como siempre lo tuve a Schafik.

Paolo Lüers
(Más!/EDH)

martes, 4 de febrero de 2014

Carta a los que no fueron a votar

Estimados ciudadanos:
Ustedes se quedaron este domingo 2 de febrero en casa. Estoy hablando de los 47% aptos a votar. Pero en especial me dirijo al 12 % que normalmente han ido a las urnas, pero esta vez no fueron. Y muy en particular estoy hablando a los 300 mil salvadoreños que en el 2009 votaron por Rodrigo Ávila y que esta vez se quedaron en casa.



Les pregunto: ¿Qué les pasa? Con su abstención, por un pelito llevan al FMLN al poder. No me digan que esto era su intención, porque entonces hubieran votado de un solo por el FMLN – y no lo hicieron. El FMLN no creció ni un sólo voto del 2009 al 2014, sino perdió incluso algunos votos en su camino por el gobierno.
Muchos de ustedes no votaron, simplemente porque no les gusta el candidato Norman Quijano. Pero tampoco les gusta Salvador Sánchez Cerén. Pero por la inacción de ustedes, casi sale electo en primera ronda, aun sin que su partido, con todo el apoyo y abuso del gobierno, haya crecido en votos.
Muchos dicen: Ningún candidato me gusta, por eso no voy votar. Pero uno de los candidatos será presidente, aunque con la mitad de la mitad de los que tienen derecho a votar. Pero será presidente y gobernará por 5 años, sirviendo a los intereses de un cuarto de la población.
Muchos de ustedes viven en los municipios periféricos de San Salvador que más sufren de la violencia. Le han retirado masivamente el voto a ARENA en Soyapango, Ilopango, Mejicanos, Apopa, Tonacatepeque, San Martin, Quezaltepeque – y me dicen: “No nos convence la campaña de Norman Quijano, nos da miedo que con él regresemos a los métodos de la mano dura. No queremos que nuestras comunidades vuelvan a ser zonas de guerra...”
Tienen razón. Comparto esta preocupación. Pero no se engañen: El FMLN tampoco tiene la más mínima idea de cómo resolver los problemas que sus comunidades sufren, y el gobierno Funes tampoco ha invertido ni un cinco en la rehabilitación de estas comunidades. La reacción de ustedes no puede ser quedarse en casa y dejar que una minoría ponga presidente. Ustedes tienen que votar por el que más confianza ofrece que va a crear crecimiento económico y oportunidades de empleo. Y no es el profesor Sánchez Cerén.
Muchos otros de ustedes no están satisfechos con la poca apertura y renovación dentro de ARENA. 100% de acuerdo. Yo tampoco. Me hubiera gustado un candidato de la reovación ideológica, de la apertura; un paladín de la reforma social, de la defensa de la democracia, y de la lucha contra la corrupción. No surgió este príncipe azul. Pero por retirarle el voto a la oposición es una especie de suicido. Por que si no votamos, con seguridad el 9 de marzo sale victorioso el candidato que representa todo lo contrario: el autoritarismo, el partido que centraliza el poder, la erosión de la independencia de los poderes del estado...
En la segunda ronda, el 9 de marzo, ustedes van a tener que salir a votar. Todos. El voto por un candidato no es declaración de amor, tampoco es un cheque en blanco.
A partir de hoy, observen las señales que van a mandar los dos candidatos y los personajes que los rodean y que completarán sus equipos de gobierno. Obsérvenlos todos los días, con desconfianza, con exigencia. Y al final tomen la decisión y aporten a que uno de los dos se convierta en presidente. Si no quieren que uno de ellos asuma el poder, tienen que votar por el otro, aunque no sea su príncipe azul. No ir a votar el 9 de marzo no es opción. Es un voto para el FMLN que ya tiene a todo su voto histórico y potencial movilizado, disciplinado y uniformado.
Nos vemos el 9 de marzo, esta vez haciendo colas largas para decidir el rumbo del país.
Saludos, Paolo
Posdata: Todo lo de arriba aplica igualito a los 300 mil votantes de Tony Saca que a partir de hoy forman parte de los que piensan que no tienen opción.
(Más!/E