sábado, 28 de noviembre de 2015

Carta a la Iglesia Católica sobre el caso Jesús Delgado

Lastimosamente, ciertos temas uno no los puede tocar críticamente sin verse obligado a hacer aclaraciones preventivas – para evitar interpretaciones equivocados y malintencionadas. A veces, aunque uno lo detesta, hay que afirmar cosas que supuestamente se entienden sin expresarlas…

En este sentido, antes de entrar en mi tema, afirmo: Para nadie, mucho menos para dirigentes religiosos, debe haber impunidad en casos de abuso sexual contra menores. Por supuesto, la Iglesia debe actuar con justicia y transparencia, cuando uno de sus representantes está siendo acusado de este crimen, esté o no prescrito ante la ley penal.

Habiendo aclarado de esta manera que no estoy defendiendo al padre Jesús Delgado, puedo entrar al tema que quiero tocar: el comportamiento escandaloso de Vanda Pignato en este caso.

Si una mujer, que tiene 25 años de cargar con el trauma de un abuso sexual sufrido en su infancia y adolescencia, llega a Ciudad Mujer para al fin hablar de su historia, posiblemente los profesionales que la atendieron tienen derecho de informar a la máxima autoridad de su institución, la Secretaria de Inclusión Social Vanda Pignato – pero solamente para que ella reporte el caso a las autoridades pertinentes. En este caso, a las autoridades eclesiales. Sin embargo, esta información confidencial no debería haber sido utilizada por la funcionaria para un espectáculo de proyección personal, como el que hizo en un programa de radio y luego en una entrevista televisada.

Es éticamente inadmisible que la ex primera dama haya mezclado (como lo hizo en el programa de Pencho & Aida) las frívolas intimidades de su amor y desamor con Mauricio Funes con una denuncia pública del caso de abuso sexual que la señora reportó en Ciudad Mujer. Mucho menos es aceptable que la funcionaria, en vez de hablar con los obispos e insistir que traten el caso de Jesús Delgado con transparencia, les tire un ultimátum público: “O ustedes dan a conocer el nombre del acusado, o lo haré yo, la protectora y vengadora de las mujeres mal tratadas…”

Vanda Pignato convirtió la información confidencial, que una mujer había hecho a una entidad profesional (Ciudad Mujer), en un instrumento para lucir su poder. Además la convirtió en un chambre venenoso: Al no decir el nombre del acusado, pero sí revelar que se trata de uno de los 5 religiosos que recientemente fueron recibidos por el Papa, esto desató una ola de especulaciones sobre cada uno de los 5 religiosos. Corrieron por las redes sociales y chats los ecos de estos chambres: ¿Crees que fue monseñor X? – Fíjate que siempre me pareció raro monseñor Y. – Nombre, no puede haber sido monseñor Z, mas bien tiene que haber sido monseñor X…

A mi una persona me habló para preguntarme: “Vos que sos amigo de XYZ, crees que es capaz de hacer esto?”

Estoy seguro que ustedes, quienes dirigen la Iglesia Católica salvadoreña, de todo modos hubieran actuado con transparencia, una vez que las autoridades de Ciudad Mujer les exponen la denuncia recibida – y que no necesitaban de este show de Vanda Pignato para actuar.

Quiero pensar que la Iglesia de monseñor Romero no necesita asesoría en ética por parte de la pareja Mauricio Funes/Vanda Pignato; y que para actuar tampoco requiere de comunicados como el que inmediatamente sacó Casa Presidencial, donde felicitan a Vanda Pignato: Reconocemos la valentía y determinación de la secretaria de Inclusión Social, Vanda Pignato, quien al conocer un hecho de tal magnitud supo exponerlo ante la opinión pública para que este no quedara en el silencio y la impunidad.”
 
No, señor presidente: Su funcionaria “estrella” no supo exponer bien el caso. No supo olvidarse de su ego y responder a lo serio del caso, al dolor de la víctima, y a lo que está en juego para la Iglesia y la sociedad. ¿Y cuál valentía?

Espero que la Iglesia Católica sepa manejar con responsabilidad y transparencia este caso, a pesar de la manera accidentada como llegó a la atención pública. Está en sus manos dejar cristalinamente claro que la Iglesia no tolera abusos sexuales.

Saludos,
5d6de-firma-paolo 
(Mas!/ El Diario de Hoy)

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Carta a los “opinadores”: Enfoquen bien su crítica

Esta bicha Cristina hace una semana me robó una mi carta que iba a mandarle a Funes. Escribió una “defensa al ex presidente”, que resulta más demoledora que cualquier acusación.
Mi carta iba a arrancar así: “Cada político tiene derecho de decidir cómo quiere entrar en la memoria de su pueblo. Si vos preferís que te recuerden como el ex presidente que ya no puede costearse Blue Label ni putas de clase, y que tiene que conformarse con las mujeres y el Cinta Negra que le consigue otro entrevistador fracasado, es tu libre decisión y tu pleno derecho. ¿Quién soy yo para juzgarte?”
Pero bien, Cristina López ya escribió todo lo que había que decir sobre el asunto. Sólo me queda razonar sobre el fenómeno en general: Muchas veces aquí descalificamos a los políticos por razones equivocadas o pecados menores, habiendo tantas razones válidas para hacerlos pedazos…
¿Por qué atacan a Funes por su mal gusto en mujeres, en vez de seguir preguntándole por Polistpeque, la empresa que montaron sus cheros brasileños y que por orden del presidente acaparó con todas las cuentas de publicidad del gobierno? ¿Porqué hacen burla de tu notoria obsesión con productos de silicona, cuando este es su pecado menor, comparado con el Chapparral o el SITRAMSS?
A Salvador Sánchez Cerén lo atacan por su pasado de guerrillero, cuando esto ha sido lo más decente que ha hecho en su vida. Es absurdo reclamarle esto, cuando hay que preguntarle porqué no honró los principios revolucionarios y no paró a tiempo a su súbdito Mayo Sibrián y las matanzas de San Vicente…
Igual de absurdo es reclamarle su pasado guerrillero a Benito Lara, en vez de hacerle responsable de sus malas decisiones como ministro de Seguridad. Y lo mismo en el caso de los ex militares: el coronel Ochoa pudo haber cometido errores durante la guerra, pero estos quedan saldados con los Acuerdos de Paz y la amnistía. Sin embargo, ¿por qué nunca le obligaron a explicar bien los enredos millonarias que dejó como presidente de CEL? Si en vez de encubrirlo, le hubieron hecho rendir cuentas, ARENA se hubiera evitado los problemas que Ochoa le causó años después cuando “se transfugó”…
En general: Dejen de querernos contar que el país está mal por los pecados de los militares y los guerrilleros durante la guerra, o porque no sirvieron los Acuerdos de Paz. Estamos como estamos por los errores, pecados y negligencias de la postguerra. No busquen justificaciones en la guerra.
Otro ejemplo: Marcos Rodríguez. Lo atacan porque no nació en El Salvador, como si esto fuera pecado. Pero no hacen un análisis de su actuación en Casa Presidencial. Otros lo quieren descalificar, porque su mujer tiene un alto cargo en Fosalud, aunque nadie pudo argumentar que ella no está capacitada. Yo lo defendí en ambos casos, por principio. Sin embargo, mantengo que Marcos debe renunciar. No por nepotismo, mucho menos por “extranjero”, sino por los abusos que la Secretaria de Transparencia está cometiendo…
A Gallegos, ¿cómo es posible que lo atacan por sus viajes, cuando estos son sus pecados menos serios? A este hombre lo descalifica su rol en la compra-venta de diputados, y su campaña permanente para que la gente tome la justicia en sus manos y por legitimar a los grupos de exterminio…
Así que, estimados formadores de opinión pública, sobre todo los que operan en las redes, sean más selectivos y serios en sus críticas. Apunten bien, no tiran ráfagas a la loca. No se dispersen con los pecados menores.
Saludos,
f4519-d851d-firma-paolo 
(Segunda Vuelta)

sábado, 21 de noviembre de 2015

Carta a Angela Merkel: Usted tiene coraje

Liebe Frau Merkel:
Necesito expresar que me siento orgulloso de Usted. Jamás me hubiera imaginado que iba a decir esto sobre alguien de la Democracia Cristiana. 
Cuando usted decidió decir a los miles de refugiados sirios varados en Hungría que eran bienvenidos en Alemania, usted sabía que esto le podía costar el apoyo de su propio partido - y tal vez el poder. Usted, la pragmática, la eterna buscadora de consensos, tomó una decisión basada en principios, poniendo todo su prestigio personal y todo su capital política en juego para mover a la opinión pública de su país a la única posición éticamente aceptable: dar la bienvenida y protección a los seres humanos que huyeron del fuego cruzado entre dos fuerzas igualmente diabólicas: la del dictador Assad y la de ISIS. 

Su gesto tan enérgico y claro tuvo el impacto esperado: Los alemanes, en su gran mayoría, adoptaron lo que se dio a llamar la “cultura de la bienvenida”: una ola de solidaridad y colaboración práctica sin precedentes. Miles de ciudadanos alemanes recibiendo a los refugiados, ofreciéndoles techo, comida, y calor humano. Voluntarios trabajando día y noche en los albergues abiertos para los refugiados. Parecía que bajo su liderazgo, Frau Merkel, el país se unía alrededor de una nueva identidad nacional: de generosidad, tolerancia, y hermandad. Pocos políticos logran esto.
Pero cuando el flujo de refugiados no cesaba y llegaba al millón de personas, la opinión pública comenzó a cambiar. Todavía seguían trabajando los miles de voluntarios, pero a  la mayoría de la gente le comenzaron  entrar dudas: ¿Puede nuestro país acoger a tanta gente, además de otra cultura y religión? Los moderadores de los talk shows comenzaron a cuestionar la posición de su gobierno. En su propio partido surgió crítica. Comenzaron a asustar con el fantasma de la ultra derecha.
Pero usted siguió diciendo: Somos un país rico y fuerte que puede y debe absorber a los refugiados. Tenemos la capacidad si tenemos la voluntad…
Surgió una exigencia dentro de su propio gobierno y partido: Hay que reducir el flujo. Hay que definir un límite. Hay que cerrar las fronteras.
Pero usted sigue diciendo: El derecho humano al asilo no conoce límites. Los valores que nos definen nos obligan a acoger a los seres humanos que buscan asilo en Alemania y Europa.
Pasó lo de Paris, y creció la presión de cerrar las fronteras para que no entren más extraños. Surgió la frase: Seguridad va encima de humanidad.
Usted dice: No. Vamos a reforzar la seguridad para evitar atentados terroristas, pero no vamos a cerrar las fronteras a los que precisamente huyen de este terrorismo.
En Estados Unidos, el presidente Obama adopta un discurso parecido, frente a la exigencia de los republicanos de no dejar entrar a ningún sirio al país - ya vieron lo que pasó en Paris. Pero hay una diferencia abismal entre usted y Obama: Usted dio asilo a cientos de miles de sirios, arriesgando su capital político, ya están en Alemania, tienen techo, comida, seguridad y acogida. En cambio,  Obama solo habla y habla y habla – y hasta la fecha no ha acogido a nadie. Y Hillary se hace la maje…
Son muy contadas las ocasiones cuando el discurso de los políticos (la declamación de principios) es coherente con su acción. Es muy extraño que los polítcios, para aplicar un principio, están dispuestos de arriesgar su poder. Cuando esto pasa, presenciamos historia. Cuando esto pasa, podemos volver a confiar en el liderazgo político. Usted, Frau Merkel, ha dado este extraño ejemplo. Con esto se gana el respeto de muchos.
Saludos, 
(Mas!/El Diario de Hoy)

Columna transversal: Errado discurso del FMLN… y errada política de ARENA

"Errado discurso del FMLN ” es el título de una reciente columna de Claudio de la Rosa, asesor de ARENA  en la Asamblea Legislativa. Totalmente de acuerdo: El discurso del FMLN es erróneo, aunque hay que preguntar: ¿Cuál es la novedad?  Pese a que en tiempos de campaña electoral el FMLN  tiende a ocultarlo, en el fondo nunca ha renunciado a su carácter revolucionario, sus pretensiones socialistas, su forma partidaria leninista, y su teoría marxista. Así que la frase de Claudio de la Rosa es correcta, pero de ninguna manera puede dar pauta a sorpresa  ni a la indignación que resulta de la sorpresa.

ARENA tomó el contenido de los documentos aprobados por el FMLN  en su Congreso como pretexto para renunciar a la Interpartidaria. Digo pretexto, porque entiendo que ARENA se encontraba en una situación sumamente incómoda dentro de la tal Interpartidaria: Bajo presión de la OEA y Naciones Unidas, ARENA había cometido el error de entrar a esta instancia sin tener una estrategia. ARENA fue a la reunión de Ataco sin tener claro que participar en la Interpartidaria solo tenía sentido si se lograba convertir este foro en el mecanismo para producir los cambios necesarios a las políticas públicas del gobierno, sobre todo en materia de Seguridad. Entonces, el error inicial fue no insistir en que la agenda de la Interpartidaria comenzara con un exhaustivo análisis crítico de las políticas del gobierno.

Tal vez el FMLN, que obviamente no está dispuesto a someter sus políticas, por más fracasadas que sean, a un mecanismo de revisión y corrección de este tipo, se hubiera negado. Bueno, en este caso ARENA, luego de un debate transparente sobre este tema, habría tenido todo el derecho de decir: A una Interpartidaria que de antemano solo sirve para avalar políticas ya definidas no me incorporo.

Un partido de oposición tiene todo el derecho del mundo de condicionar su entrada a un mecanismo interpartidario de concertación. Tiene derecho de no entrar si no hay condiciones para que la concertación sea provechosa para el país. Pero una vez que se siente en la mesa, tiene que tener claro que levantarse y abandonarla tiene un altísimo costo político.

Sin embargo, ARENA no tuvo un concepto estratégico claro cuando entró a la Interpartidaria  y,  por lo tanto, cayó en la emboscada de Ataco. La oposición aceptó tácitamente el plan “El Salvador Seguro” como guión, y permitió que la concertación no arrancara con una revisión de este plan, sino que solamente había que buscar consenso sobre la forma más adecuada de financiarlo. Como dicen: Solo les quedó escoger entre la forma en que nos van a estrangular con nuevos impuestos y más endeudamiento…



Claro que al darse cuenta de esta trampa, ARENA  comenzó a sentirse sumamente incómodo en la Interpartidaria. Y ahí cometió el segundo error: agarró el primer pretexto para retirarse. En este sentido, los impresentables documentos aprobados por el FMLN  en su primer congreso le llegaron como un regalo a ARENA… supuestamente.

Resulta que fue el peor pretexto que ARENA  podía escoger para corregir su error anterior de  ir a la Interpartidaria sin una estrategia clara. Lo correcto habría sido comenzar a convertir la Interpartidaria de verdad en mesa de debate político,  pero  con  los puntos concretos sobre la mesa, no sobre el carácter marxista o no democrático del FMLN . ARENA tuvo la oportunidad de aprovechar la Interpartidaria para poner a discusión, de manera transparente y profunda, la política de Seguridad Pública y el equivocado uso de la fuerza represiva para confrontación letal sin sentido estratégico; el presupuesto que no refleja prioridades ni mucho menos focalización en el gasto público; el erróneo uso masivo de subsidios; la falta de calidad en los sistema de educación y salud, etc.

Tal vez esta discusión pública, aprovechando la Interpartidaria, no hubiera llevado a acuerdos,  pero sin duda,  a más transparencia, a más claridad en la sociedad civil, a mejores condiciones para construir mayoría alrededor de propuestas claras. Y tal vez, quien sabe, en algún momento una salida lógica y digna de la Interpartidaria, en caso  de  que este mecanismo hubiera agotado su potencial.

Claro, para sostener esta discusión, la oposición primero tiene que tener propuestas propias claras para mejores políticas públicas - y saberlas comunicar, con voceros creíbles y competentes. Ahí existe una deficiencia de ARENA que explica sus errores…

Haberse salido de la Interpartidaria, con un razonamiento que, a todas luces,  es pretexto, sin ni siquiera haber puesto a prueba este mecanismo y agotado su potencial, fue un error más de ARENA. El tiempo para las elecciones de 2018 y 2019 corre, y no habrá espacio  para muchos errores más.
(El Diario de Hoy)



martes, 17 de noviembre de 2015

Carta al presidente Ortega: ¡Dejálos pasar!

Daniel:
Las imágenes de Peñas Blancas, con mas de mil migrantes cubanos barrados en la frontera, bloqueado su paso por el ejército y la policía de Nicaragua, parecen mucho a las fotos que durante semanas hemos visto de Hungría, Eslovenia, Croacia y Serbia.

En ambos casos hay gente que solo pide paso libre para llegar adónde su sueño y su desesperación los llevan y dónde se sienten bienvenidos y respetados. Los que el ultraderechista y racista gobierno húngaro no quiso dejar pasar por Hungría, eran refugiados que huyen de las guerras en Siria, Irak y Afganistán y quieren llegar a Alemania o Suecia, y los que vos reprimís en Peñas Blancas son cubanos que no creen en el cambio en Cuba y quieren llegar a Estados Unidos. 

¿Quién sos vos para juzgar si tienen razón y derecho de haber salido de su país? ¿Qué te importa? Ellos no piden asilo en Nicaragua, solo libre paso. En vez de hablar por teléfono a Castro para que te diga que los detengás, la única cosa que tenías que hacer es hablar con los gobiernos de Honduras, El Salvador, Guatemala y México para organizar que lleguen a Estados Unidos.

Para vos, no son refugiados. Bueno, que yo sepa, pasar en lanchitas o baldas por un mar para salir de un país a riesgo de ahogarse no lo inventaron en el Mar Mediterráneo, lo inventaron en Cuba. Repite: ¿Quién te nombró juez sobre esta gente que está dispuesta de ir caminando de Ecuador a Estados Unidos?

Los gobiernos solo les tienen que dar la visa de paso, nada más. Estoy seguro que los nicas se harán cargo de darles comida, techo y consuelo. Igual que lo haríamos en El Salvador, si nuestros gobiernos se ponen de acuerdo de abrir las fronteras y dejarlos pasar.

Los centroamericanos no somos menos hospitalarios que los pueblos de Europa que recibieron con solidaridad a los refugiados de medio oriente. Los que no saben responder con humanismo son los gobiernos. Bueno, algunos gobiernos, como el tuyo aunque se dice revolucionario.

Simplemente déjalos pasar, Daniel. Ni al gobierno cubano ni al tuyo le conviene que los medios estén llenos de cubanos que se enfrentan a garrotes y fusiles sandinistas. Entienda una cosa: Una multitud que viene caminando  atravesando continentes, sufriendo hambre, enfermedades y hostilidades burocráticas, nadie la va a detener, a menos que esté dispuesto de masacrarlos. No creo que tengás el estómago para esto, Daniel.

Simplemente dejálos pasar. Saludos,

(Mas!/El Diario de Hoy)

lunes, 16 de noviembre de 2015

Carta a los cibernautas y los nuevos comunicadores en las redes sociales

Hay quienes quieren pintar como violación a la libertad de expresión la primera acción judicial contra un troll center que se dedica a ataques cibernéticos contra empresas y personas. Esto es perverso.
 La primera reacción pública de Nayib Bukele al allanamiento de la agencia de trolls “bunker”, que tiene entre sus clientes la Alcaldía de San Salvador, va en esta dirección: “Y mientras hacen el show con el supuesto "troll center", dejan la mesa servida para aprobar mañana la Ley Mordaza (que censura el Internet)”, dijo en twitter Bukele el día que estalló el escándalo alrededor de su agencia de difusión digital “bunker”. Y el día siguiente, matando su chucho (aunque no creo que a tiempo), cambió su perfil en twitter, poniéndose este indicativo: “Nayib Bukele @nayibbukele. Alcalde de San Salvador, Líder del Ejército de Troles, Protector de la Libertad de Expresión.”


Esto es la reacción cínica de alguien que sabe que la investigación de este caso puede llegarle muy cerca, a varios de sus colaboradores de confianza, o incluso a él mismo.

Puede ser que por cuestión de cobertura legal los troll centers como “bunker” también se dedican a actividades que son legales y gozan de las garantías de la libertad de expresión. Pero el caso “bunker” demuestra que detrás de esta fachada comercial se dedican a actividades ilegales, que lejos de ser ejercicios de la libre expresión son lo contrario: ataques sistemáticos a la libre expresión.

Roberto Rubio, quien fue uno de los primeros en públicamente denunciar estos ataques y su posible vinculación con entidades estatales, se convirtió en víctima de ataques a su dignidad y su familia por el hecho de ser un líder de opinión incómodo para el gobierno y su partido. Lo mismo pasó anteriormente a otros columnistas. Siempre con impunidad y bajo el manto del anonimato…

Hasta que se metieron con instituciones fuertes como La Prensa Gráfica, que tienen la capacidad de iniciar una investigación propia y luego confrontar a la Fiscalía General con pruebas. Al mismo tiempo que el alcalde Bukele inició una campaña de criticas fuertes contra los dos periódicos grandes del país, tanto El Diario de Hoy como La Prensa Gráfica fueron sujetos de ataques cibernéticos, con la publicación de páginas falsificadas con contenidos falsos adjudicados a los periódicos. Mientras la campaña de Bukele era expresión de mal gusto y mal cálculo político, pero perfectamente legal y protegida por la libertad de expresión, los ataques cibernéticos ya pasaron la raya. Por primera vez la fiscalía y la PNC se ven obligados a actuar. Las investigaciones los llevan a la agencia “bunker”, que tiene entre sus clientes la Alcaldía de San Salvador.

Lo preocupante no es que en agencias como “bunker” operan trolls que manejan cuentas anónimas y publican tonterías, mentiras, groserías sobre personajes considerados “enemigos”. Esto es incómodo, pero hay que aguantarlo. Para mi criterio, incluso está protegido por el derecho a la libertad de expresión, y me opongo a cualquier legislación que quiere penalizar la expresión de opiniones críticas e incluso abusivas.

No así el uso sistemático y mercenario de las tecnologías informáticas para implantar identidades de empresas y personas, para difamar a periodistas, columnistas, empresarios, o dirigentes partidarios o cívicos. Estos sí constituyen delitos, incluso en la legislación actual, y deben investigarse hasta dar con los autores intelectuales.

Ustedes, los cibernautas, los surfeadores del Internet, los nuevos comunicadores en las redes sociales, no se sientan amenazados cuando al fin se persigue a los delincuentes informáticos. Son ellos  los que atacan la libertad de expresión, y por eso hay que pararlos.

Saludos,

(Mas!/El Diario de Hoy)

jueves, 12 de noviembre de 2015

Carta a Francisco Flores

Estimado Paco:
Tenía toda la intención de no escribir más sobre tu caso mientras no concluya el juicio formal. Pero demasiado predominante se ha vuelto el juicio paralelo, político y mediático - en detrimento de la posibilidad de que la justicia pueda funcionar sin presiones externas.
Ya no es un peligro, es un hecho: Existe un juicio paralelo – y una pre condena política y mediática que impiden un juicio justo ante la corte. Si es así, no puede ser que en esta  batalla ante la opinión pública nadie hable por el acusado y en contra de sus acusadores. Lo haré yo.
Lo haré, no por afinidad contigo, sino porque me cae mal que no tengás un juicio justo. Y no solo me caen mal los incesantes ataques y pre condenas, me cae hasta peor el silencio de tus amigos.
Y esto lo digo yo que nunca he sido amigo tuyo. Más bien, siempre me cayó mal tu soberbia. No me gustó tu estilo de gobernar, aunque tengo que reconocer que armaste un gabinete de gobierno competente. No me gustó la manera como impusiste la dolarización y el TLC, aunque ambos eran necesarios. Y me cayó remal la manera cómo dirigiste (e echaste a perder) la campaña presidencial de Norman Quijano, imponiéndole este enfoque errático de seguridad pública. Solo para que nadie diga que estoy defendiendo a un chero.
Hablemos del caso, de las acusaciones que te hacen. He dicho en varias columnas que es inaceptable que un presidente acepte cheques de otro gobierno (o de cualquier otra fuente), a menos que inmediatamente los remese a la arca pública. Aceptar que un gobierno extranjero compre la voluntad de nuestros presidentes es igualmente condenable, desde todo punto de vista moral, ético y político. Pero tanto el fiscal general Mauricio Funes como sus colaboradores Luis Martínez, Guillermo Gallegos, Chico Merino y Benito Lara no han podido comprobar los dos delitos de los cuales te han acusado formalmente (enriquecimiento ilícito y peculado), ni el tercero que te imputan extrajudicialmente (lavado de dinero).
Es bien simple: peculado es malversación de fondos públicos, y para que exista este delito, la fiscalía tiene que comprobar que los cheques en cuestión correspondían a fondos públicos. Precisamente esto no lo han podido comprobar. No existen ni actas, ni recibos, ni protocolos, ni convenios que indican que los fondos en cuestión estaban destinados a proyectos estatales acordados entre los gobiernos de Taiwán y El Salvador. Aunque fue una aberración, el gobierno de Taiwán te mandó estos cheques para la campaña presidencial de Elías Antonio Saca.
Para que exista el delito de enriquecimiento ilícito, primero tiene que existir enriquecimiento – y no hay ninguna prueba que vos o tu familia se hayan enriquecidos con los fondos provenientes de Taiwán.
Y para que exista lavado, primero tiene que existir lo sucio, o sea dinero producto de una actividad ilícita. Lavado de dinero significa: agarrar un dinero mal habido por una actividad ilícita, pasarlo por varios filtros financieros para que al fin regrese a la fuente, ya limpio. Nada de esto es el caso con los cheques de Taiwán: ni su origen es criminal, ni regresaron como fondo limpio a los chinos. Por esto, el fiscal auxiliar Luis Martínez, por más que Funes y el FMLN se lo pidan, no puede acusarte de este delito. Haría aun más el ridículo que con el caso CEL-ENEL…
Queda la acusación de “desobediencia de particulares.” ¿Todo el juicio del siglo por un delito menor?
Es evidente que en tu juicio se trata de venganza política y del uso de la justicia para fines políticos partidarios. Funes y el FMLN ya le sacaron a este caso el máximo millaje partidario: Con el juicio político y mediático contra vos ganaron unas elecciones que de otra manera hubieran perdido. No perder elecciones luego de 5 años de mal gobierno de Funes y con un candidato tan impresentable como Sánchez Cerén solo fue posible gracias al caso Paco Flores.
A esta altura es muy difícil que la opinión pública acepte que jurídicamente sos inocente y que no cometiste ningún delito penable. Ya estás condenado, resultado de las permanentes campañas de guerra sicológica de tus acusadores, pero también resultado del silencio cómplice de los que sabemos distinguir entre pecados políticos y éticos por un lado, y delitos penables por el otro. En esta situación es difícil que haya un juicio justo, mucho menos con este fiscal auxiliar que representa no los intereses de la sociedad y del Estado, como manda la Constitución, sino de dos ex presidentes de dudosa reputación…
No quiere seguir siendo cómplice. Por esto digo: Paco Flores es inocente de los delitos que le imputan, muy a pesar de sus graves faltas a la ética política. Si permitimos esta grave manipulación del sistema judicial, la víctima no será Paco, sino el país.
Saludos, Paolo Luers
(Mas!/El Diario de Hoy)

lunes, 9 de noviembre de 2015

Carta homenaje a Raul Otero

Raul Otero Dalmau
De repente apareció en la barra de La Ventana, todavía en la San Luis, cada noche con otra chica. Al principio me cayó mal: demasiado macho, demasiado cool… ¿Qué iba a tener en común con un fotógrafo de moda que estaba haciendo la campaña para Pilsener?

Luego Raul convenció a mi esposa Daniela de ayudarle a producir una exposicion de retratos de los artistas salvadoreños con su obra – y comenzaron ellos a poner en escena las fotos. Cuando me las enseñaron, comencé a cambiar de opinión. Las imágenes me impactaron: Este cubano-americano-salvadoreño era cosa seria con su cámara, hacía retratos y juegos de luces alucinantes con los personajes y sus obras. Comenzamos a preparar la expo, que de hecho la estrenamos en La Ventana, y a soñar con convertirla en un libro (que nunca hicimos, porque Raul se regresó a Estados Unidos).

Pero antes de que se fuera, vinieron los terremotos – y nos metimos en otra locura. El 13 de enero del 2001, día del terremoto, Daniela y yo estábamos en La Ventana dando sopa a la gente que pasaba caminando por la calle rumbo a su casa porque no circulaban buses, cuando apareció Raul, cámara en mano, lleno de polvo. Venía de Las Colinas de tomar fotos, lloraba de emoción. Me decía: “Qué estás haciendo aquí, man, I thought you were a photographer. El país está cayendo, and where’s your fucking cámara?”

El día siguiente comenzamos un tour por todo el país, que duró una semana y que luego del segundo terremoto del 13 de febrero lo tuvimos que repetir: Raul, el fotógrafo de moda y de las bodas de la alta sociedad; Paco Campos, el veterano fotógrafo-reportero de la calle, de los Comandos de Salvamento y de la guerra; Sebastián Alejo y yo, fotógrafos de guerra. Ojos de fotógrafo totalmente diferentes; ritmos de trabajo incompatibles. Nosotros tirando ráfagas, siempre apurados a llegar al siguiente lugar; Raul sentado en una piedra esperando que bajara el sol a cierto ángulo para hacer su foto. Raul pintaba las fotos en su mente antes de tomarlas.
Nosotros, los fotógrafos reporteros, le hicimos bromas al fotógrafo artista. Pero al final, él tuvo las mejores fotos…

En Santa Tecla, Raul nos hizo esperar media hora, esperando que apareciera “una vieja con canasta en la cabeza” que cruzara su foto. “Si no, la foto está muerta…” Yo le ofrecí conseguirle una señora, de estas que estaban sentadas al otro lado del parque. Raul solo dijo: “Tiene que ser auténtica la foto…”

Luego, Raul y yo nos subimos al campanario de la iglesia del Carmen. Temblaba cada rato, y yo estaba convencido que el campanario se iba a caer. La táctica guerrillera: hacer tus 6 shots e irte a la mierda. La táctica de Raul: balancearse sobre el puentecito entre los dos campanarios, para tener otro ángulo mejor… y esperar ahí la luz correcta. Abrazado de una de las columnas, para no caerme, yo odiaba a Raul…

El 13 de febrero, día del segundo terremoto, nos dimos cuenta que al hospital militar en la Bernal estaban llegando los helicópteros con heridos evacuados de San Vicente. Corrimos Raul y yo a tomar fotos. Cuando un oficial nos invitó a subirnos en un helicóptero que llevaba personal médico a San Vicente, Raul inmediatamente se subió – y no me quedó otra que unirme a la expedición improvisada. Volando sobre la ciudad de Cojute, Raul se sentó en la puerta abierta como si nada, patas en el aire, y tomó fotos impresionantes del centro destruido. Las foto mías no sirvieron para nada, porque no tuve el valor de sentarme en la puerta. “Vos sólo conocés los choppers desde abajo, Paolito, corriendo por cobertura, so you don’t know you’ll never fall from a chopper, el viento no lo permite…” –“¿Y vos como sabés?” – “¿Y qué putas pensaste que yo hice en Vietnam, shoot fotos?”
El reciente 8 de noviembre, Raul Otero murió luego de una larga batalla contra el cáncer. Veterans day is close, Raulito, and Daniela and this photographer vamos a beber en tu honor.

Your friend 


(Mas!/El Diario de Hoy)

sábado, 7 de noviembre de 2015

Carta a los alcaldes: Tomen control de los proyectos de prevención

Estimados amigos:
El jueves leí en La Prensa Gráfica una noticia fuera de serie. Era sobre la embajadora Mari Carmen Aponte, quien presentó los ambiciosos planes de prevención que la AID ha preparado para 20 municipios salvadoreños. Y en esta nota decía dos cosas que me hicieron dudar del mundo. Primero que AID había gastado 24.8 millones de dólares para elaborar estos planes: “Esos fondos fueron destinados al diagnóstico de los factores de riesgo y posteriormente a la elaboración de los planes y sus líneas de acción en cada municipio.” Wow!
Y segundo: “Para la ejecución de estos planes, las 20 municipalidades esperan el financiamiento de parte de instituciones del Estado, organizaciones de la sociedad civil, el sector privado, iglesias, cooperación de la comunidad internacional y grupos comunitarios…” What? Vaya, ojalá tengan paciencia…
Momento, pensé yo: ¿No tienen pisto para implementar los planes de prevención, lo están esperando del Estado – pero ya gastaron 24.8 millones en los diagnósticos y la elaboración de los planes? ¿Por qué diablos no le dieron a cada uno de los 20 alcaldes su millón para que haga algo ya, y se hubieran quedado todavía con 3.8 millones para acompañar y supervisar los proyectos?
LPG20151105 - La Prensa Gráfica - PORTADA - pag 9
Precisamente esto lo posteé en twitter, pero como no había suficiente espacio para explicarme bien, tomé una decisión: Sobre esto será mi carta para sábado, la voy a dirigir a los alcaldes. Y ya comencé a formularla…
El día siguiente la US-AID me informó que la cosa no era así: los 24.8 millones eran el presupuesto para los 5 años de trabajo de prevención en los 20 municipios, no es que se los gastaron en consultorías y estudios. ¡Menos mal! Me restablecieron mi confianza en el sentido común de Mari Carmen Aponte, aunque no necesariamente en la sabiduría de los estrategas de la prevención que durante décadas han gastado miles de millones de dólares sin prevenir absolutamente nada. Veamos los resultados…
Pero entonces, al darme cuenta que se trató de un error de los colegas de la Prensa, me surgió otra interrogante: Cualquiera puede entender mal unas declaraciones y cifras, pero ¿cómo diablos el periodista y su editor no brincaron ante lo inverosímil de la cosa que estaban reportando? ¿Cómo es que no interrogaron a Mari Carmen, que no le reclamaron, que no se enfurecieron ante el supuesto hecho que se gastaran 23.8 millones en hacer estudios y planes, sin que hubiera pisto para la implementación?
Pido disculpas a Mari Carmen y la AID que les creía capaz de semejante aberración. Me da cierta esperanza, aunque no certeza, que ahora los millonarios fondos para prevención realmente se van a invertir en transformar los barrios, las comunidades precarias, los focos de marginación urbanos y rurales. Tengo cierta esperanza por una sola razón: Creo en los alcaldes. Por esto esta carta va a ustedes, señores alcaldes, y no será una carta pesimista, sino más bien esperanzadora…
En los últimos años me he metido en el tema de la violencia y su prevención, y me di cuenta de lo decisivo que es bajar los proyectos y las inversiones a los municipios y las comunidades. Son los alcaldes y los líderes comunitarios que conocen el problema y las palancas de solución – y que además están bajo escrutinio directo de la gente.
No sé cómo han escogido los 20 municipios, ojalá que lo hicieron evaluando si en estos lugares hay liderazgos sólidos y con voluntad de atacar el problema. Me gusta este criterio: Hay que avanzar donde hay condiciones…
Pronto veremos si estos millones resultan siendo otros fondos botados o realmente inversiones transformadoras. Poco depende de la AID y sus expertos, mucho menos del gobierno y sus burócratas – depende de ustedes, los alcaldes. Ojalá  que ustedes se atreven a tomar estos proyectos en sus manos y no se dejen manipular y limitar ni del gobierno, ni de los pelotones de consultores y expertos. Ustedes pueden marcar la diferencia.
Manos a la obra, alcaldes, les saluda

(Mas!/El Diario de Hoy)

jueves, 5 de noviembre de 2015

Tregua no, diálogo sí

El otro día un amigo (que siempre ha sido muy escéptico de la tregua y crítico de mi participación en ella) me preguntó: Luego de toda la sangre que ha corrido este año, ¿vos creés que una nueva tregua sería posible para otra vez bajar los niveles de violencia? Porque ya no veo otra posibilidad… ¿O será que todos los puentes están quemados, ahora que incluso Raúl Mijango tiró la toalla y predice 5 o incluso 10 años de matanzas? (vea su entrevista en El Faro)


Sin pensar mucho, le contesté: Tregua no, diálogo sí. Primero, una nueva tregua no me parece factible, porque la opinión pública no la permite, luego de que el gobierno, de el FMLN, el fiscal general, los medios y también la derecha se han dedicado a culpar la tregua del 2012/2013 (y no su rompimiento por parte del gobierno y del FMLN) por el aumento de la violencia en 2014/2015.
Segundo: Incluso si fuera factible, una nueva tregua ya no sería la solución al problema. Ya no estamos en el año 2011/2012, cuando el motor de la violencia era la guerra entre la MS y la 18. En aquel entonces, si uno quería parar la escalada de la violencia y crear una situación más calmada en los barrios para poder entrar con programas de prevención e inversión social, tenía todo el sentido del mundo gestionar una tregua entre las pandillas. Esto se hizo en marzo del 2012 y tuvo éxito durante los 15 meses que el gobierno de Funes lo permitió.
Hoy, como resultado del cambio radical de las políticas de seguridad, apostando todo al enfrentamiento, el motor de la violencia ya no es el conflicto entre las pandillas, sino el conflicto entre el Estado y todas las pandillas. Ya no depende de la relación entre MS y 18 si el próximo mes va a terminar con 500, con 700 o con 900 homicidios, sino depende de las decisiones estratégicas-políticas del gobierno y tácticas-operativas de los aparatos de Seguridad e Inteligencia. Y obviamente también depende de las decisiones que toman los nuevos jefes de las pandillas, que asumieron el mando después de que el liderazgo de la tregua fue neutralizado y aislado en el penal de Zacatecoluca.
En el 2012/13, las ranflas históricas de las diferentes pandillas, que por decisión del gobierno Funes en marzo 2012 pudieron retomar el mando y control de sus estructuras nacionales para implementar la tregua, se convirtieron en interlocutores difíciles, pero sorprendentemente racionales y congruentes para los mediadores. En permanente discusión con ellos (y entre ellos) se logró llegar a acuerdos que efectivamente redujeron el grado de conflictividad entre las pandillas, pero también entre pandillas y población y con las autoridades. Estos éxitos parciales (pero concretos y sorprendentemente sólidos) fueron posibles por una razón: este grupo de jefes históricos de las pandillas discutió los problemas del presente con una visión de futuro, que de una manera tal vez no muy clara y concreta, pero suficiente fuerte vislumbraba una superación de la violencia y una inserción en la sociedad productiva del país. Por muy difusa que esta visión hay sido, es por ella que se logró avanzar en lo concreto y cotidiano, incluso, en algunos lugares, reduciendo la extorsión.
Resulta absurdo que el único lugar en el mundo de las pandillas, donde esta visión de alguna manera ha sobrevivido, es en las celdas subterráneas de máxima seguridad de “Zacatraz”, donde el gobierno ha concentrado, bajo estrictas medidas de aislamiento a todos los protagonistas del proceso de la tregua. Este aislamiento incluso raya con ilegalidad: Durante los meses de agosto, septiembre y buena parte de octubre del 2015 el gobierno no les permitió a los internos en Zacatecoluca ni siquiera las visitas de sus abogados y de los delegados de la Cruz Roja Internacional.
Los pandilleros que hoy han tomado el control y el mando en las cárceles regulares y en los barrios, en su gran mayoría, o nunca compartieron esta visión que llevó a la tregua, o hoy la consideran fracasada en una situación que perciben como “de guerra”. Con un gobierno que les declaró la guerra sin cuartel, a estos cabecillas mucho más jóvenes, inexpertos y radicales les cuesta mantener viva la visión de que hay que construir una salida alternativa a la escalada de violencia. Ellos toman todos los días decisiones que igual que las del gobierno y de la PNC abonan a más violencia.
Y del lado del Estado, ¿quién toma la decisiones? Todo indica que las reales decisiones que inciden sobre vida o muerte (estas decisiones de las cuales depende si vamos a cerrar un mes con 900 muertos o “solamente” con 600) no las toman los funcionarios que están sujetos a debate y escrutinio público. No parece que las toma el ministro de Seguridad Benito Lara o el Comisionada Presidencial de Seguridad Hato Hasbún – y mucho menos el presidente. Mucho indica que estas decisiones se toman en cuartos cerrados y aislados de las estructuras de inteligencia, mezcladas con líneas de mando partidarios. Estas dos líneas se cruzan en personas como Manuel Melgar, el ex ministro de Seguridad de Funes y ahora secretario privado del presidente, o Eduardo Linares, el ex jefe de Inteligencia de Funes y actual gobernador de San Salvador.
Entonces, le dije a mi amigo: Incluso si se pudiera, ¿entre quiénes habrá que gestionar una tregua? ¿Entre estos operadores ocultos del gobierno del FMLN y los liderazgos atomizados y ahora mucho más anárquicos que las pandillas? Difícil de imaginar. Y tampoco me puedo imaginar quienes podrían mediar entre estos dos mundos, luego de que el gobierno ha puesto casi al margen de la ley a todos los que estuvimos actuando como mediadores…
-Por la gran p…, me dijo mi amigo, entonces no hay nada que hacer, solo seguir matándonos… o mejor irnos al carajo.
No sé. La verdad es que no sé. Hay que tratar de retomar el diálogo, aunque no sé de qué forma – pero debe haber una forma. Me gustaría ir a Zacatraz y encarar a los cabecillas ahí recluidos, para sondear si hay hilos que todavía se podrían retomar para tejer un nuevo diálogo. Lo haría mañana, y sé que alguien como monseñor Fabio Colindres y otras personalidades gran prestigio me acompañaran. Pero el gobierno no lo va a permitir. Ni siquiera permite el intento, el sondeo. Mucho menos, si el sondeo fuera positivo, permitiría que gente como el “Diablito”, el “Sirra”, el “Muerto de Las Palmas” o el “Chino 3 Colas” nuevamente tomaran iniciativas para intervenir en las decisiones y actitudes de sus pandillas. Si para el gobierno su gran logro es haberlos aislado y neutralizado – en esto existe una extraña coincidencia con la política de los gobiernos de ARENA, que también estaban convencidos que por más aislados y jodidos tenían a estos líderes, menos peligrosos se harían las pandillas. Esto fue mentira cuando lo dijeron René Figueroa y Rodrigo Ávila, y es mentira ahora que lo dicen Hato Hasbún o Benito Lara.
Slide1

Carta a los empresarios responsables

Amigos:
Enfrenté el desafío de hablar, ante una sala llena de empresarios y ejecutivos sobre lo que como ciudadanos y empresarios podemos (y debemos) hacer para enfrentar la crisis de violencia e inseguridad. Roberto Murray, como presidente de la Fundación Rafael Meza Ayau, había invitado a sus familiares, socios y amigos, a los ejecutivos de las empresas de la familia, para pasar un día entero discutiendo cómo convertirse en “parte de la solución” ante los retos del medioambiente y de la violencia.
Para el segundo tema compartí el podio con dos religiosos: el pastor general del ELIM, Mario Vega, quien adentro del Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana es la voz crítica más articulada ante el intento del gobierno de usar esta instancia como pantalla para su política de mano dura; y el padre Luis Paredes, de la parroquia Cristo Redentor en La Escalón, quien está haciendo un trabajo extraordinario con los jóvenes de las comunidades, que diariamente viven las consecuencias de las políticas del gobierno que dentro de un año han resultado en la duplicación de los homicidios y en angustia permanente en las comunidades con presencia de pandilleros.
Lo que más me impresionó fue el alto grado de receptividad y sensibilidad de la audiencia ante la cruda realidad que le pintamos. A mi me tocó llevar el debate al punto crítico: Entonces, ¿qué podemos hacer? Porque lo peor que nos puede pasar como país es que todos (ciudadanos, empresarios, profesionales, académicos, iglesias, fundaciones…)  nos dejemos paralizar ante la incapacidad del gobierno de formular un plan integral, dentro del cual todos podemos aportar a la solución, cada uno desde su capacidad y desde su interés.
Si es cierto que con el gobierno no podemos hacer nada para aportar a solucionar el problema (por lo menos mientras no haya un cambio de su política, o un cambio de gobierno), también es cierto que la empresa privada y la sociedad civil pueden actuar por su propia cuenta. No tenemos que esperar al gobierno. No podremos arreglar el país, pero no estamos condenados a hacer nada.
Podemos (y debemos) seguir trabajando en determinados territorios donde hay condiciones. Si todo el problema de la violencia y delincuencia se ha generado por la desintegración de los tejidos sociales, podemos hacer labores de rescate, preservación del tejido social a escala de comunidades específicas.
Lo que juntos la Asociación Escalón, Fundemas, la Fundación Meza Ayau, con apoyo de la AID, estamos haciendo aquí en La Escalón, es la prueba que esto tiene sentido e impacto, a pesar de la inoperancia del gobierno.
Mientras en general el país, y en particular la ciudad capital, se han vuelto más conflictivos en los últimos dos años, en La Escalón no, porque hace 5-6 años unos empresarios y residentes decidimos lanzar un proyecto que construya relaciones de buenos vecinos con los residentes de La Escalón, las comunidades marginales que nos rodean y que nunca han sido parte de la vida económica, social y cultural de la colonia. Cosas parecidas se han logrado en Las Palmas (colonia vecina de San Benito de 10 mil habitantes), y en Valle del Sol (colonia de 20 mil habitantes, una isla de paz en Apopa). Con pocas inversiones de algunas empresas estos logros pueden hacerse sostenibles.
El padre Paredes, el pastor Vega y este servidor nos llevamos la certeza que entre los empresarios hay suficiente compasión y disposición para seguir avanzando en chiquito, en proyectos específicos en comunidades particulares, aunque a nivel nacional todo parece paralizado. Salí este día de la encerrona y debate más optimista que entré. Espero que los participantes se hayan llevado la misma certeza: Podemos ser parte de la solución, aun cuando el gobierno no asume su responsabilidad.
El día se cerró con brocha de oro con una ponencia de Jorge Melguizo, protagonista de la transformación de Medellín de ciudad más peligrosa del mundo (título que ahora sostiene San Salvador) en modelo de pacificación e inclusión social. Jorge contó las maravillas que se pueden hacer si gobierno (en este caso gobierno municipal, que en Colombia realmente es gobierno), empresa privada y sociedad civil trabajan juntos, con una sola prioridad: transformar los barrios donde nace y se reproduce y se multiplica la violencia y la desintegración social.
Con gran satisfacción registro que lo que pasó en esta sala ya no es un fenómeno aislado. Así como Bobby Murray, hay docenas de empresarios que quieren trascender la caridad y altruismo, incluso el concepto tradicional de responsabilidad social, e invertir en soluciones a los problemas sociales detrás de la violencia y  delincuencia. Lo único que les pido: No se dejen paralizar por la incapacidad del gobierno de liderar este esfuerzo.

Saludos, 

(Mas!/El Diario de Hoy)

martes, 3 de noviembre de 2015

Carta a doña Gloria: el arte de ser tolerante sin dejar de ser beligerante (y al revés)

Estimada Gloria Salguero Gross:
Revisé el archivo de mis 1051 “Cartas de Paolo” y me di cuenta que nunca te mandé una. Disculpá, por favor, esta negligencia. No significa que no hayas merecido una carta. Siempre lo controversial atrae mi atención, y vos siempre has sido artista del debate polémico.

Lastimosamente, cuando renunciaste al partido llamándolo “ARENA S.A. de C.V.”, todavía no tenía columna en ningún periódico. Me hubiera encantado entrar en esta controversia.

Igual cuando fundaste tu propio partido, y cuando este fracasó en las elecciones del  2003 y desapareció; cuando regresaste a ARENA, y cuando Tony Saca se inventó para vos el cargo de “Secretaria de Gobernabilidad” (que lo heredaste a Hato Hasbún), todo esto se escapó de mi escrutinio crítico, porque aún no tenía el privilegio de tener una columna.

Poco después, cuando conduje para El Faro y el PNUD estas memorables cenas de debate llamados “Encuentros”, tuve el gusto de tenerte en varias tertulias. Pero tampoco te dediqué una columna.
Ni siquiera lo hice cuando en 2006 mi amigo Sebastián, El Torogoz de Morazán, me invitó a acompañarlo para recibir un premio de Derechos Humanos que le iba a otorgar Beatrice de Carrillo, entonces Procuradora de Derechos Humanos. Las otras dos personalidades que recibieron premio fueron German Cáceres, el conductor de la Orquesta Filarmónica, y vos, Glorita. En esta combinación de personajes se reflejó el talento de doña Beatrice para el reality show…



Con el Torogoz nos sentamos en la última fila del auditorio, y le expliqué quién era quién en esta selecta audiencia. Cuando me preguntó de quién era la señora (en mayúscula) con el peinado exótico, le expliqué que era doña Gloria Salguero Gross, fundadora de ARENA y actualmente Secretaria de Gobernabilidad del Presidente.

Sebastián, con esta cara de campesino pícaro que tiene, dijo: “No jodás, ¡la ‘vieja doña Oligarquía’ en persona!”, refiriéndose a una famosa canción que los Torogoces compusieron para Radio Venceremos, de estas canciones que se burlaron de los jefes militares y los dirigentes políticos del campo enemigo. La frase célebre de esta canción que todo combatiente del FMLN sabía de memoria: “Le da diarrea a la vieja doña Oligarquía / el golpe que da la guerrilla…”. Y Sebastián me contó que cuando escribió la canción, y siempre cuando la cantó, estaba pensando en doña Gloria Salguero Gross, para él la personificación de la oligarquía cafetalera.

Ya le veía mala intención en la cara: “Sebas, no empecés, cabrón”, le susurré. Me contestó: “No te preocupés, sé que ya no estamos en guerra, y además la señora, viéndola así se cerca, me cae bien…”.
Cuando le llamaron para entregarle su premio, y cuando lo vi agarrando su guitarra, le dije: “Cantá ‘Heroico Morazán’, no armés berrinche…”.

Llega el Torogoz al podio, recibe de doña Beatrice su premio, da la mano al gran maestro German Cáceres y a vos, y dice: “Ya que tengo aquí en frente a doña Glorita, quiero confesarle que durante la guerra le dediqué una canción. No se ofenda, Glorita, así era la guerra, nos ofendimos y nos matamos, pero ahora estamos en paz. Con el permiso del maestro German, voy a tocar la canción ‘La Vieja Oligarquía’...”

Se me paró el corazón, retuve la respiración  porque sabía que siempre cuando cantaba esta canción, El Torogoz la comenzaba con un bestial grito de guerra: “¡Muerte a la oligarquía!”.

Pero esta vez Sebastián omitió el grito, y comenzó con una suave secuencia de su guitarra, para luego cantar a doña Glorita de como “la vieja doña Oligarquía” / fue derrotada por la guerrilla.

Y vos, Gloria, muerta de risa, acompañando al cantante guerrillero con zapatazos, y luego dándole aplausos y un gran abrazo.

En esta escena pienso ahora que te fuiste, y al fin te dedico la carta que merecés: Yo siempre te amé por esta tan extraña mezcla de beligerancia y tolerancia.

Saludos,
(Mas!/El Diario de Hoy)